Las ortigas y sus cualidades alimentarias

Las ortigas tienen cualidades alimentarias extraordinarias y pueden conseguirse a muy bajo costo.

Tener presente la existencia principalmente de dos especies, la Urtica dioica u ortiga mayor, también llamada ortiga verde, que es perenne y la Urtica urens u ortiga menor, que es una planta anual. Esta última crece habitualmente en manchones en sectores más bien sombríos y húmedos; ricos en materia orgánica.

La ortiga menor es de disponibilidad claramente estacional. Es posible que pueda ser cultivada; hay interesante documentación sobre su cultivo. En cambio de la dioica se pueden recoger sus hojas, que es lo más aprovechable como alimento, todo el año; aunque es preferible cosecharlas antes de su floración.

Tendrían ambas ortigas cualidades medicinales y alimenticias similares.

Este artículo destaca como materias en su contenido:

  1. Nutrientes importantes de estas especies.
  2. Usos alimentarios. Algunas recetas.
  3. Sobre su cultivo.

 

1. Nutrientes importantes de estas especies.

Estas dos ortigas en general presentan muchos nutrientes tradicionales y muchos otros compuestos de valores nutricionales y medicinales especiales

Contenidos importantes de la ortigas

No es fácil separar sus efectos nutricionales de los medicinales.

Sustancias activas: En sus pelos urticantes poseen ácidos fórmico, gálico, acético. Por ello puede ser conveniente aprovechar sus contenidos y consumir sus hojas frescas y crudas.

Posee muchas otras sustancia activas en sus hojas como la histamina, acetilcolina, ácido fórmico, diversas vitaminas, sales minerales (especialmente hierro), clorofila, enzimas y una sustancia reductora del nivel de azúcar en sangre.

Debe recordarse su contenido en vitaminas. Las ortigas poseen vitaminas A, especialmente, y C y del complejo B como niacina, riboflavina, tiamina, B6.

Además posee hierro, ácido salicílico y proteínas.

En general la planta presenta ácidos cafeico, ferúlico, fólico; y en sus semillas se han detectado linoleico, oleico y palmítico.

También contiene colina en las hojas, mucílago; y lecitina, histamina, acetilcolina; taninos en toda la planta pero especialmente en la raíz; minerales como nitrógeno, potasio, hierro, calcio, azufre, magnesio, aluminio que se encuentran especialmente en las hojas así como clorofila y el glicerol presente además en semillas.

Contiene proteínas 6 a 8% y seca sube a 30 a 35%. Fibras, un 9%.

 

Contenido nutricional de las ortigas
Entre las propiedades de la ortiga se destaca su gran aporte de clorofila, carotenoides, minerales (calcio, hierro, etc.) y proteínas

Las ortigas proporcionan considerables cantidades de vitamina A.

 

Nutrición básica

Una porción de 1 taza de ortigas contiene 37 calorías y 0,1 gramos de grasas. Basados en una dieta de 2.000 calorías, una comida regular debe contener aproximadamente 550 calorías, calculando tres comidas y dos meriendas, así que para lograr una comida balanceada en ese rango de calorías, considerar la posibilidad de servir una porción de ortigas con un alimento proteico, tal como pescado, pollo o pavo, junto con un cereal nutritivo o almidón vegetal.

La ortiga proporciona pocos hidratos de carbono y también una pequeña cantidad de proteínas. Una taza contiene 6,6 gr de hidratos de carbono y 2,4 gr de proteína.

Se debe complementar la dieta con alimentos ricos en proteínas y carbohidratos para cubrir sus objetivos nutricionales, por lo general 130 gr de hidratos de carbono y de 46 a 56 gr de proteína.

 

Minerales

La ortiga aporta hierro, cada porción de 1 taza contiene 7,7 a 17,5 por ciento de la ingesta diaria recomendada, dependiendo de tus necesidades nutricionales. El médico puede indicar consumir más alimentos ricos en hierro, como las ortigas, para combatir la anemia o los trastornos de actividad y déficit de atención.

Tener presente que el hierro de vegetales en general es poco asimilable, no así el de origen animal.

El contenido de calcio de las ortigas es también significativo: 1 taza proporciona del 32,9 al 42,8 por ciento de la cantidad que necesitas diariamente. El calcio fortalece los dientes y huesos, y también puede reducir los síntomas del síndrome premenstrual, evitando los dolores de cabeza, los cambios de humor y la distensión abdominal.

 

Vitaminas

Incluir ortiga en la dieta aumenta bastante la vitamina A.

Una porción de 1 taza contiene 1.790 UI de esta vitamina, casi tres veces la cantidad que se necesita en un solo día.

La vitamina D trabaja con el calcio para fortalecer los huesos y dientes, aunque su función principal en el cuerpo es normalizar la cantidad de calcio y fósforo en la sangre. El cuerpo es capaz de almacenar la cantidad extra de vitamina A, por lo que las vitaminas adicionales que se consumen no se desperdician. Las ortigas también son una excelente fuente de vitamina K, una vitamina que necesita el cuerpo para la coagulación de la sangre. Cada porción de 1 taza contiene del 369 al 493 por ciento de la ingesta diaria recomendada. Al igual que con la vitamina D, el cuerpo puede almacenar vitamina K para su uso posterior.

En cuanto a su vitamina C, debe considerarse que al cocerse experimenta destrucción. Sería importante su aporte en la medida que se consuman sus hojas crudas.

 

2. Usos alimentarios. Algunas recetas.

Como verdura cocida, su sabor es parecido a la acelga o la espinaca.

Se dice que no solo son similares en su sabor sino que además no contiene oxalato sódico y posee otros principios activos beneficiosos. Tener presente que los oxalatos desmineralizan al organismo y pueden generar piedras en riñones.

Las ortigas pueden constituir un alimento excelente, cuando se preparan como una verdura más o en combinación con otras verduras y hortalizas, como las espinacas o las papas o patatas.

Para ello se deben recogerlas y dejar reposar durante medio día. Se dice que ya no picarían, aunque otras fuentes señalan una mayor demora para dejar de picar.

También se informa que dejándolas en agua pierde su característica de picar.

Al guisarlas de todas maneras dejan de picar, al eliminarse el ácido fórmico que contenían cuando estaban frescas; para algunos fines no es conveniente dejar la cualidad de picar por la pérdida de algunos componentes, especialmente el ácido fórmico.

Una vez hervidas son muy ricas (sabrosas) especialmente en tortillas; pueden reemplazar a espinacas y acelgas con la ventaja como ya se ha señalado que la ortiga carece de oxalatos que los poseen las otras dos verduras.

Estas preparaciones de ortigas contienen gran parte de las propiedades medicinales presentadas en un artículo anterior.

 

Como consumirlas

Se le puede consumir incluso fresca en ensaladas mixtas; se recomienda consumirlas con aceite de oliva y algo de sal. La ortiga menor es de fácil obtención temporal, de muy bajo costo o de costo nulo. Crece en muchos jardines como una maleza o mala hierba. La ortiga mayor puede aporta las hojas todo el año.

Se pueden cocinar como una verdura cualquiera y en combinación con otras verduras y hortalizas.

Recordar que su sabor es parecido a la acelga o las espinacas; posee otros principios activos beneficiosos,

En resumen, las ortigas son muy saludables; ricas en vitaminas y minerales

 

Advertencias

Se señala que no es conveniente abusar de su consumo; puede generar reacciones estomacales. Por los lugares en que se desarrolla con abundancia de materia orgánica puede acumular muchos nitratos. Esto sería especialmente en la especie dioica que a veces se desarrolla y prospera en los basurales. Como todo alimento no debe abusarse de él-
Se señala en la bibliografía que a veces puede generar reacciones cutáneas.
La raíz, que en general poco se usa como alimento, puede ocasionalmente generar molestias gástricas y reacciones alérgicas cutáneas. La ingesta de cocción de las raíces puede ocasionar irritaciones de la mucosa gástrica.
No deben consumir esta planta personas con edemas ocasionados por insuficiencia renal o cardíaca. La ingesta de 20 ó 30 semillas puede producir un efecto purgante drástico.

 

Recetas culinarias

Se las puede cocinar diariamente como cualquier otra verdura; supera los beneficios y propiedades de otras.

Para preparar la ortiga y poder cocinarla hay que dejarlas remojando unos minutos antes de manipularla retirándole previamente los tallos ya que es desagradable masticarlos por su consistencia.

Se puede consumir en forma de “sopa de ortiga”. Otra manera de prepararla es como “tortilla de ortiga”, siendo esta muy rica y excelente para las personas que padecen el colesterol elevado.

Como “té de ortiga”, el que se prepara hirviendo agua colocando 3 ramitas de ortiga en ¾ de litro de agua y agregando el jugo de 3 limones. Este té sirve para combatir infecciones.

 

Crema de ortigas.

Esta receta es indicada para cuatro personas, el tiempo de preparación es de 30 minutos. Sus ingredientes son: 1kg de ortigas tiernas, 2 papas medianas, 1 cebolla grande, aceite de oliva, 40 g de mantequilla, sal, ½ l leche.

Se lavan las ortigas. Seguidamente, poner una olla de greda al fuego con el aceite de oliva y la mantequilla; cuando está fundida, se fríe la cebolla previamente picada y cuando esté algo dorada se le agregan las papas cortadas en trozos pequeños para después agregarle las ortigas, un poco de sal y agua para cubrir toda la mezcla.

Se le pone a cocer a fuego lento y con la olla tapada.

Después se le agrega más agua y se le hace hervir a fuego más alto.

Una vez todo cocido, se tritura el contenido de la olla y se pasa por el colador. A la crema resultante se le hace hervir y se le añade la leche caliente y si es necesario se le agrega sal.

La crema resultante se puede servir caliente o fría según la época del año.

 

Algo en particular sobre la ortiga verde (Urtica dioica)

Las hojas y la parte aérea deben ser recolectadas preferentemente antes de la floración que en nuestro hemisferio se presenta entre diciembre y febrero. Las raíces deben ser recolectadas en primavera (septiembre) u otoño (mayo).

Las hojas viejas no deben ser utilizadas, pues resultan irritantes y tóxicas para los riñones.

Las hojas de esta ortiga pueden ser utilizadas frescas o secas.

 

Como utilizar la ortiga verde, perenne

Cuando se pone en agua ya no pica.
Después 24 horas de su recolección esta ortiga ya no pica e incluso se puede comer en ensalada. Preferible aquí los brotes más tiernos.

Cocinadas tal y cual las espinacas pueden ser disfrutadas en sabrosos platos. Con papas, en tortillas, pizza, pasta, etc.

La hoja fresca se puede utilizar para zumos verdes, riquísimos en clorofila y muy nutritivos.

Las hojas y raíz secas se pueden consumir en infusiones.

Se señala la conveniencia de consumir esta infusión

Se le recomienda para tortillas y sopas con apio y cebollas. Para ello cocerlas durante 20 minutos.

Posibilidades de consumirlas crudas. Mezclas con muchas otras hortalizas. Consumirlas con aceite de oliva.

Se plantea la posibilidad de consumirla a partir de secas, producto con alto contenido de proteínas y fibras.

 

3. Sobre el cultivo de las ortigas.

Si bien las ortigas analizadas se desarrollan en forma natural, en cierto modo como malezas o malas hierbas, se les puede cultivar.

Buscando en Internet se puede conseguir información sobre su cultivo. Este puede tener interés comercial. Desde luego puede cultivarse para consumo familiar, teniendo presente su alto valor alimenticio y medicinal.

También se le puede usar como insecticida.

Requiere de suelos fértiles, especialmente ricos en nitrógeno y fósforo. Necesita humedad.

Debe diferenciarse la dioica de la urens.

Se le considera un cultivo fácil y una vez establecido; la dioica puede durar 6 y hasta 10 años. Se le pueden dar un par de cortes anuales. Es susceptible de ser secados. Se puede reproducie por esquejes.

Se señala que no es fácil de eliminarla, puede transformarse en una planta invasora.

Una vez sembrada al mes y medio se puede obtener producción extraíble.

Yo sugiero para uso familiar o comunitario el cultivo de la ortiga menor en forma semi natural. Trasplantarla las que salgan en forma natural a sectores adecuados para que se establezca permanentemente o bien trasladar tierras superficiales de sectores donde se dispone de plantas en la temporada anterior.

Además estimo que puede dejarse tierras guardadas con sus semillas y expandirla en tierras nuevas preparadas en sectores semi sombríos, más avanzada la temporada, a fines de primavera o principios de verano y regar el terreno. Así saldrán plantas nuevas fuera de la temporada tradicional.
__________________

¿Algo que decir? comparta con nosotros un mensaje:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Aún no hay comentarios para este artículo.