ALIMENTACIÓN, MEDICINA NATURAL Y CÁNCER. UNA VISIÓN DE CONJUNTO

En este artículo he tratado de reunir material que sirva para una visión más integrada de cómo atacar el cáncer a base de la medicina natural, la alimentación y otras prácticas convenientes de integrar. Los temas también pueden ayudar a prevenir esta compleja y grave enfermedad.

El tratamiento debe ser en lo posible holístico, atacando el cáncer desde distintos frentes.

En el tratamiento, a nivel individual, debe considerarse entre otros temas:     

– Aspectos psicológicos.

– La alimentación

La actividad física4.     

 – La medicina holística que considere entre otros procesos el reforzamiento del sistema inmunológico, el uso de plantas medicinales y en general la medicina natural y los conocimientos de la medicina de los pueblos originarios

A estos temas me refiero más adelante. Además trato inicialmente materias generales sobre el cáncer y sus causas, que estimo que son útiles para luchar contra este flagelo. Estoy consciente de que omito muchos temas, pero he pretendido abordar los principales, sin demasiada maduración, para no demorar la entrega de este aporte que me ha parecido conveniente basado en las consultas que me han llegado. La visión holística es muy importante.

Introducción

 Desde hace más de 20 años entré al tema de las plantas medicinales y la medicina natural, especialmente a través de la recolección de información, dando como resultado la publicación ya de dos ediciones del libro titulado “Plantas medicinales y medicina natural. Conversaciones con el Ingeniero Roberto Williams Benavente”, que he preparado con la antropóloga de la Universidad de Chile, Marcela Benavides Muñoz.

El Ingeniero Williams sabe mucho de medicina natural y sus conocimientos se van enriqueciendo día a día; por ello nos pareció conveniente rescatar sus conocimientos y esfuerzos en estas publicaciones como también recurro habitualmente a él cuando me llegan consultas que no puedo contestar o no tengo mucha seguridad de que mi respuesta sea la mejor..

Además desde hace varios años tengo una página web, www.rochade.cl, en que abordo diferentes temas, entre éstos los de alimentación y nutrición, medicina natural y plantas medicinales. Con esta página he entregado información y además he recibido interesantes aportes.

Uno de los temas de los cuales me he preocupado especialmente es el del cáncer. Mi página presenta los contenidos clasificados en “categorías”; por cada categoría se puede tener un más fácil acceso a mis artículos por temas. Al abrir la página, si se desciende y leyendo por la derecha se llegará a las “categorías”;.Si se pincha en la que interesa se tendrán los artículos que abordan a lo menos parcialmente ese tema. Como lo había señalado, una de las categorías es “cáncer”.

Debo informar que en mi página web hay nuevos contenidos, en relación a lo que el libro aporta en su segunda edición, como consecuencia de las informaciones que se ha dispuesto posteriormente. Por ejemplo en el libro nada se dice del aranto o auluga, planta que aporta grandes beneficios a la salud humana, dentro de los que se destaca su acción contra el cáncer; tampoco nada contiene la publicación sobre la semilla de albaricoque o damasco.

La Editorial Ocho Libros, que nos ha distribuido la segunda edición del libro antes mencionado, me ha sugerido que saquemos un libro en el que se aborde especialmente el tema del cáncer, se entiende que en su relación especialmente con la alimentación, la medicina natural y las plantas medicinales. Estamos en esa tarea, que demorará bastante.

El tema del cáncer es uno de los más serios que enfrenta la salud pública mundial. Su morbilidad se ha visto aumentada en parte, a mi juicio, por los progresos logrados en la prevención y atención a otras enfermedades. Al aumentar la esperanza de vida también las enfermedades de cáncer van teniendo una presencia porcentualmente mayor. La agudización de problemas medioambientales también seguramente ha contribuido al aumento de su morbilidad.

Análisis sobre causas del cáncer. Es importante detenerse un poco en este tema, tema que daría para mucho; lo que aquí planteo además de lo limitado en su cobertura, puede tener otras deficiencias, a consecuencias de que no soy un especialista en la materia. De todos modos me parece conveniente arriesgarme en aportar mis conocimientos en estas materias y mi visión sobre varios de estos asuntos.

 Al analizar las causas de cáncer, se puede apreciar que algunas van siendo paulatinamente más importantes en el tiempo. Entre éstas está la alimentación; la mala alimentación causada entre otras razones por los mayores ingresos, que conducen a un más alto consumo de alimentos que favorecen el desarrollo del cáncer; la grasa animal se le considera un factor importantes para diferentes tipos de cáncer, uno de ellos es el mamario, que caracteriza a los sectores de mayores niveles de ingreso y a los países con más alto consumo de carnes rojas. También la reducción de la ingesta de fibras contribuiría a favor del cáncer del aparato digestivo.

Determinadas fertilizaciones de los cultivos podría favorecer al cáncer, como también ciertos aditivos a los alimentos preparados, entre ellos a las bebidas gaseosas. De actualidad está el tema de componentes de las tan importantes bebidas colas, como la Coca Cola y la Pepsi Cola.

El crecimiento económico tiende a generar mayores tensiones, lo que contribuiría a favor del cáncer, al debilitar el sistema inmunológico. Varias otras enfermedades, especialmente entre ellas a las mentales, las que se verían favorecidas con este fenómeno negativo del desarrollo económico, que genera tensiones, angustias e inseguridades.

 La contaminación ambiental favorecería la presencia de cáncer, dependiendo especialmentge de la naturaleza de esta contaminación. El deterioro de la capa de ozono sería un causante primario importante de la creciente prevalencia del cáncer a la piel.

Copio a continuación un párrafo de una muy reciente carta mandada a El Mercurio que dice relación con la contaminación ambiental, especialmente la urbana. “Hace unos días, la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC), vinculada a la Organización Mundial de la Salud, estableció que el humo del diésel tiene una relación directa con el cáncer de pulmón, y probablemente con el de vejiga. Es decir, el diésel está al mismo nivel que el amianto, el tabaco y el alcohol”.

Esta clasificación del IARC merece la máxima atención, porque dicha agencia se caracteriza por ser exageradamente prudente (más bien conservadora) antes de emitir un pronunciamiento sobre el potencial cancerígeno de un elemento.

El cigarrillo también es un importante contribuyente al cáncer, especialmente al pulmonar.

El sedentarismo, en cierto grado consecuencia del mayor uso del automóvil, de la televisión y de la computación, sería un factor favorable a muchas enfermedades y entre ellas al cáncer. Copio a continuación el inicio y parte de un reciente artículo relacionado con el cáncer mamario publicado en El Mercurio sobre la reducción de la grasa corporal, la actividad física y el mejoramiento del sistema inmunológico.

Estudio a 3 mil mujeres: El ejercicio moderado reduce en 30% el riesgo de cáncer de mama

La protección se debería a una reducción de la grasa corporal y a una mejoría del sistema inmune de las personas.

S. Urbina (autor del artículo) 

Las mujeres que hacen ejercicio moderado tienen un riesgo un 30% menor de desarrollar cáncer de mama. Así lo demuestra un estudio realizado en 3 mil mujeres por investigadores de la Universidad de Carolina del Norte, Chapel Hill, que se publicó ayer en la revista Cáncer.

Según la investigadora que dirigió el trabajo, doctora Lauren McCullough, una explicación posible de este efecto protector sería que «la actividad física reduce los niveles de grasa del cuerpo. Este exceso de grasa produce hormonas como los estrógenos, así como factores de crecimiento, que son sustancias que estimulan el crecimiento de los tumores».

Asimismo, el ejercicio estimula al sistema inmune(inmunológico) de la persona mejorando sus defensas, y aumenta la eliminación de desechos tóxicos del organismo, lo que permite limpiarlo de sustancias que lo dañan y que, a la larga, pueden provocar un cáncer.

En la ocasión se vio que aquellas que hacían entre 10 y 19 horas de actividad física a la semana, en el amplio sentido del término -es decir, incluyendo desde andar en bicicleta, caminar o jardinear-, tenían un tercio menos de posibilidad de tener esta enfermedad, en comparación con las sedentarias.

Nota personal: Debe tenerse en cuenta que esta investigación se ha desarrollado en una realidad que puede ser algo diferente a la nuestra.

Recuerdo lo que nos contaba un guía turístico en Siria. Los beduinos no sufren de cáncer; seguramente ello está relacionado con su alimentación, su actividad física y un medio ambiente en que viven, menos contaminado.

No puede dejar de mencionarse que el cáncer tendría relación también con factores genéticos. Habría familias con mayor propensión al cáncer. El médico, frente a un nuevo paciente, habitualmente interroga sobre la presencia de cáncer en la familia. Pero esto no debe preocupar mayormente a las familias más propensas genéticamente.

 ___________________________

Un factor importante causante del cáncer sería el aumento de la acidez del organismo, un pH menor que el normal, una mayor acidez, favorecería el desarrollo de los tumores cancerosos; esto tomaría importancias en el ataque al cáncer con la medicina natural que actúe reduciendo la acidez, como lo sería el consumo del limón y el uso del bicarbonato. La alimentación también es importante, hay alimentos que elevan la acidez como las carnes rojas y otros que la reducen como las frutas y verduras. Para algunos médicos el tema de la acidez explicaría un alto porcentaje de los cánceres existentes.

 El debilitamiento del sistema inmunológico favorece la presencia y el agravamiento de muchas enfermedades y dentro de ellas especialmente del cáncer,

La lucha contra el cáncer en la medicina alopática descansa principalmente en la cirugía, en la radioterapia y en la quimioterapia. Estos tratamientos, especialmente los dos últimos, afectan seriamente al organismo en diferentes aspectos.

El cáncer no respeta edades ni sexos. Impresiona ver a niños atacados por este mal; da la impresión que el cáncer en niños ha aumentado su morbilidad. En mujeres el cáncer mamario y en hombres el prostático son característicos de los ligados al sexo. Ambos tienen graves consecuencias; la medicina natural entrega importantes tratamientos exitosos a estos males.

He conocidos dos casos que me parece interesantes mencionar. Un adulto mayor que venía de zona rural afectado por un grave cáncer, es sometido a una operación. Al abrirlo el médico se da cuenta que nada puede hacer y lo cierra. Vuelve al campo con la certeza del médico que el operado inútilmente, pronto moriría. Varios años después regresa el paciente desahuciado a agradecer al médico que lo había sanado. Eso me fue contado hace muchos años atrás.

Un relato más reciente me lo dio un exalumno salesiano de La Cisterna, del liceo del cual yo también soy exalumnos. Él a veces trabaja un taxis y acostumbra a trasladar a un médico a atender a pacientes en sus casas. A este profesional le tocó operar a una persona importante atacada gravemente de cáncer; el pronóstico era tremendamente negativo y por ello destacados médicos no habrían querido operarlo; su muerte los desprestigiaría. Este médico lo operó, lo abrió y lo cerró de inmediato; nada se podía hacer. Esa persona operada sana; este médico habría manifestado que eso le generó un aumento fortuito del aprecio del cual él ya contaba.

Son dos casos muy interesantes. Pueden plantearse varias hipótesis de su sanación. Una de ellas sería el efecto placebo, – el paciente cree que el tratamiento, la operación lo sanará y eso favorece su sanación. La depresión y la desesperanza favorecen el desarrollo del cáncer. Otra hipótesis que yo me permito plantear es la de que al abrirse se produce una oxidación, una aireación de los tejidos, la que ocasionaría su sanación. He leído que la oxigenación en determinadas circunstancias actuaría contra el cáncer.

Un prestigiado médico me decía que todos los cánceres a veces se sanaban solos. Uno de los más habituales de sanación espontánea era el de la piel con cerca de un 10% de los casos. De los peores era el de próstata con una cifra del orden del 1%. Es interesante saber a qué se debe eso; podría deberse a un reforzamiento del sistema inmunológico por diferentes razones como también la enfermedad misma lo pueda llevar a consumir determinados alimentos que tienen la capacidad de sanarlo.

En nuestro libro se informa de un caso, el de un señor desahuciado de leucemia que se habría ido a vivir a Horcones con los pescadores, para allí morir. Esta persona se habría sanado; se puede atribuir que ello habría sido consecuencia de un alto consumo de erizos.

.Otro caso que conocí fue de un muchacho que tenía leucemia; él manifestaba deseo de consumir erizos; eso me lo contó su madre. El médico no se lo recomendaba por el colesterol que contenía y la abuela consideraba que se le dejara consumir lo que deseaba.

Recuerdo haber leído que nativos de una localidad africana identificaban plantas beneficiosas contra enfermedades observando lo que buscaban consumir los animales enfermos. El instinto los llevaría a buscar una alimentación distinta a su habitual.

El lisado de corazón lo habría descubierto un profesional uruguayo al observar que los perros cuando se enfermaban desenterraban corazones de sus víctimas que ellos habían ocultado desde tiempo bajo tierra.

Los antojos de las embarazadas, consumir repentinamente algo en mayor cantidad, algo que no es habitual, puede corresponder a que su estado fisiológico de mayores exigencias nutricionales en cantidad y calidad, les genere esos “antojos”, que la sabiduría popular considera necesario satisfacerlos para evitar la pérdida de la “guagua”, de ese ser en gestación.

Conozco el caso de una mujer que cuando estaba en estado de gravidez deseaba consumir limón. Después se supo por un médico homeópata que ése era un comportamiento característico de una embarazada con deficiencia de un elemento específico, deficiencia que seguramente se agudizaba por los requerimientos de mayores nutrientes en el embarazo.

Un caso muy interesante es el de la ausencia de cáncer en los hunza, un poblado de Paquistán. Ya en la década de los 20 del pasado siglo XX los investigadores Robert McCarrison y John Dark comprobaron que había una población donde el cáncer era desconocido, los hunza, que vivían en la falda de una colina de la localidad paquistaní de Kashmir cercana al Himalaya. Su población contaba además con un alto promedio de personas mayores de 100 años. Así que decidieron examinar sus costumbres y descubrieron que la ingesta de semillas de damasco (albaricoque) era algo común entre ellos y que además cocinaban con el aceite de esas semillas. Luego constatarían que muchas otras frutas de las que consumían eran ricas en lo que hoy se conoce como vitamina B17. Esto me recuerda lo que sucede en una localidad europea en que se consume mucho la semilla de calabaza o zapallo y nadie padece de problemas a la próstata; tengamos presente la recomendación actual del aceite de pepa de calabaza o zapallo contra la prostatitis.

Se supo también que cuando hunzas salen de su ambiente, enferman de cáncer. Genéticamente no serían inmunes a esta enfermedad.

________________________

Ataque integral al cáncer en el individuo. Me he formado el juicio de la conveniencia del ataque integral al cáncer al nivel individual y que es posible que a todo cáncer se le puede combatir con resultados exitosos. Con el Ing. Williams Benavente tenemos varios casos de personas que se han sanado después de haber sido desahuciados por la medicina alopática.

Muy importante es el prevenir el cáncer, donde la alimentación tiene un papel muy importante.

Reitero, el cáncer debe ser atacado holísticamente, no sólo con la tradicional medicina alopática sino que también con la medicina natural, la homeopática y con otras prácticas.

En el tratamiento debe considerarse entre otros temas, a nivel individual:

– Aspectos psicológicos

– La alimentación

– La actividad física

– La medicina holística que considere entre otros procesos el reforzamiento del sistema inmunológico, el uso de plantas medicinales y en general de la medicina natural; muy importante son los conocimientos de la medicina de los pueblos originarios que cada día se van más conociendo.

Estos temas están en grado importante interrelacionados.

En lo psicológico es muy importante que el enfermo tenga siempre la esperanza de sanar, evitar que se deprima. La depresión no sólo puede contribuir a acentuar un cáncer sino que también a que éste, sin existir se haga presente. El pesimismo y la depresión contribuyen a debilitar el sistema inmunológico. En repetidas oportunidades he señalado que la lucha contra el cáncer debe ser como un partido de tenis, que mientras no se pierda la última pelota, el partido puede ganarse; estoy convencido que el que lucha con todas sus fuerzas usando las diferentes armas, finalmente lo va a derrotar.

Con el ingeniero Roberto Williams tenemos varias experiencias en que personas desahuciadas por la medicina alopática han sanado con tratamiento de la medicina natural.

Los resultados están en torno principalmente a cáncer prostático y a cáncer mamario. También se tienen resultados extraordinarios en cáncer a la cabeza, en particular a tumores

Experiencias en esta reacción conocemos especialmente con el uso de la aloevera en su combinación con miel y un destilado alcohólico de alta graduación y del Galium aparine asociado con carbón vegetal..

Cada día se van conociendo nuevas plantas y nuevos tratamientos, muchos de ellos derivados de la medicina de los pueblos originarios. Hace pocos días recibí de un gran amigo boliviano la información de resultados notables contra el cáncer de una planta de Bolivia denominada “kchela”, cuyo nombre científico no lo he podido conocer. Así van apareciendo nuevas planta interesantes.

No creo conveniente extenderme demasiado en este tema por ahora, sino que señalar puntualmente los aspectos que me parecen más importantes.

Es conveniente considerar para los tratamientos algunas hipótesis sobre la causa del cáncer.

 

Necesidad de reforzar el sistema inmunológico.

En torno a esto es importante lo que yo ya he mencionado en la conveniencia de darle confianza al enfermo de su posibilidad de sanar y que es muy importante el esfuerzo que haga por ello. Tengo el caso de un familiar muy directo afectado con cáncer pulmonar en que la quimioterapia no había dado resultados positivos; capté que con varios tratamientos naturales, especialmente en torno a medicina natural y al consumo de espárragos, había una manifiesta mejoría, reduciendo el uso del oxígeno. Pero un día fue a un control médico y percibió que el pronóstico era negativo, se deprimió de inmediato y al día siguiente falleció de una infección respiratoria. El médico de cabecera, al igual que yo, quedamos convencido que la depresión que se le generó con la negativa noticia captada; le debilitó el sistema inmunológico y facilitó la infección respiratoria.

Son muchos los productos que pueden mejorar la inmunología del individuo;  se podría destacar entre éstos a la uña de gato (Uncaria tomentosa). También la equinácea purpúrea tendría cualidades en este sentido.

Debe tenerse presente que el reforzamiento inmunológico tiene importancia para evitar o mejorar  otras enfermedades.

Los antibióticos y la quimioterapia debilitan mucho el sistema inmunológico.

 La adecuada alimentación contribuiría al reforzamiento del sistema. Debe ser lo más variada posible.

Frente a la causa de cáncer atribuida al aumento de la acidez del organismo, reitero que aparecen varios tratamientos interesantes, como el consumo del limón y del bicarbonato de sodio, una sal muy básica. Sin duda pueden haber muchos otros tratamientos que persiguen en atacar a esta causa de cáncer.

Creo conveniente señalar nuevamente que se ha planteado que un porcentaje importante de los cánceres tendría como causa esta acidez. La alimentación puede perjudicar esta acidez como también contribuir a reducirla. Las carnes la motivarían en cambio las verduras y frutas la reducirían.

Parece extraño que el limón haga bajar la acidez, teniendo un ácido en su contenido, el cítrico, y al consumirlo se siente su marcada acidez. Un ácido tiende a transformarse en una sal; esa sal, a ser una sal básica.

 

Otros tratamientos con similitud a la quimioterapia

Dos tratamientos a base de medicina natural se asemejan a la quimioterapia alopática, que tanto daña al organismo y que a veces los pacientes no son capaces de resistir el tratamiento completo. Uno de los tratamientos es del aloevera, con miel de abejas y con el destilado alcohólico de alta graduación. Se señala que la aloevera contiene el germanio orgánico, éste produce un efecto en la sangre que se traduce en que ésta oxigena a las células malignas y las transforma en normales; la miel ayuda a distribuir el efecto del germanio en todo el organismo y el destilado alcohólico dilataría los vasos capilares con lo cual la sangre tratada llega hasta el último lugar del organismo.

El otro tratamiento es a base de semillas de albaricoque o damasco, que contiene la denominada vitamina B 17, que porta cianuro. Este cianuro no daña a las células normales que disponen de una enzima que trasformaría el cianuro en alimento de la célula. Las células cancerígenas no dispondrían de esa enzima, por lo cual perecen. Este tratamiento sería propiamente una quimioterapia orgánica y muy selectiva.

Copio textualmente lo que al respecto he colocado en el artículo de mi página web sobre la semilla de damasco:

Se ha descubierto, según se señala en la bibliografía, que las propiedades curativas de la vitamina B-17, específicas en contra del cáncer, se deben a que en presencia de agua y de la enzima beta-glucosamidasa, la molécula de B-17 genera cianuro y benzaldehido. Estos compuestos son, individualmente sumamente tóxicos, pero funcionando en simbiosis se multiplican sus efectos por un factor que se calcula los hace cerca de 100 veces más potentes. Esta enzima, la beta-glucosamidasa, se encuentra en cantidades significativas en las células cancerosas, y muy poco en el resto del cuerpo. Por consiguiente, estas sustancias tóxicas destruyen únicamente a las células cancerosas. Una verdadera quimioterapia, específica, localizada y muy eficaz.

A la interrogante ¿cómo es que, con el tiempo, no se envenena el resto del cuerpo sano? Sse ha respondido que hay otra enzima, la rodanasa, identificada como una “protectora” del organismo (desde 1965 se conoce a la rodanasa como tiosulfato de transulfurasa). La rodanasa neutraliza al cianuro y lo transforma en subproductos que no solamente no son tóxicos, sino que resultan en nutrientes benéficos para el organismo. Esta enzima abunda en todo el cuerpo, pero no la hay en las células cancerosas, que por lo tanto, no tienen protección ni defensa.

Por ello se ha llegado a recomendar el consumo de la semilla del damasco para quienes tengan cáncer.

____________________________

Algo sobre el Galium aparine. Éste tiene un efecto muy positivo sobre los tumores cancerosos. Tendría la cualidad de aislar el tumor, impedir que éste se alimente y así se reduce y finalmente necrosa(mueren sus células). El organismo finalmente lo enquista. Se han tenido efectos extraordinarios y rápidos sobre tumores a la próstata y tumores del interior del cráneo. Incluso habría efectos positivos contra todo tipo de cáncer. Hay productos homeopáticos que ya lo contienen.

Combinaciones de hierbas que combaten con pleno éxito el cáncer uterino. Según la Dra. Marina Lorenz de Enríquez, con el lavado intrauterino con una infusión de tres hierbas, llegó a sanar todos los casos de úlceras y cáncer uterino. Las hierbas son el llantén (Plantago major), el matico (Buddleja globosa) y la manzanilla (Matricaria chamomilla). El llantén sería el anticancerígeno, el matico cicatrizante y la manzanilla descongestionante.

El llantén, y en general las especies del género plantago tendrían, cualidades anticancerígenas; desde antaño se les conocía popularmente en diferentes culturas por esa cualidad, hoy ya se sabe que contiene a lo menos un principio anticancerígeno. Actuaría contra todos los cánceres y se le puede incorporar a la alimentación, especialmente sus hojas, en ensaladas frescas.

Para cáncer de piel, buenos resultados se obtienen de la aplicación sobre el cáncer del jugo obtenido de la planta de caléndula (hojas, flores y tallos) y también jugo de la hoja de aranto. Debe aplicarse varias veces al día.

_________________________

Alimentos y cáncer

Éste es un tema muy amplio de informar y analizar. Sólo deseo destacar unos pocos casos importantes.

Son conocidos los aspectos positivos contra el cáncer del aparato digestivo de las crucíferas, las del género brassica, entre las más conocidas: el repollo, la coliflor, el brócoli, los repollitos de Brusela y coles.

La guanábana y la chirimoya en general actuarían contra todos los cánceres. En el caso de la guanábana también tendrían sus hojas destacadas cualidades contra el cáncer; el producto está en el mercado.

El cambio de la alimentación habitual favorecería el ataque del organismo contra el cáncer. Se saben de efectos positivos el dejar de consumir alimentos de origen animal, es decir de proteínas de ese origen; desde luego las grasa animales. También reducir las leguminosas, consumir muchas frutas y hortalizas especialmente frescas, como también consumir cereales en lo posible sin mayor refinación. Dejar de beber las tradicionales bebidas comerciales y reemplazarlas por agua natural y jugos de vegetales. Eliminar el consumo de azúcar refinada. Este tipo de dieta poco o nada alimentaría a las células cancerosas, a los tumores. He sabido que este tipo de dieta a lo menos reduce el tamaño de tumores cancerosos.

El espárrago tendría cualidades extraordinarias contra el cáncer, incluso el producto en conserva, por lo cual se puede consumir en cualquiera época del año.

Estos tratamientos actuarían contra todo cáncer.

 _________________________

Plantas que actúan en beneficio de todo el organismo y son anticancerígenas

Entre éstas se puede mencionar especialmente al aranto o auluga, que tiene propiedades anticancerígenas notables. Se mencionan éxito con cánceres de boca, próstata y piel. Sus hojas pueden incorporarse a la alimentación habitual. Es conveniente analizar con más detalle esta, al parecer, extraordinaria planta, que era muy utilizada en las precolombinas culturas de México y Centro América.

 

Alimentos que contienen antioxidantes.

 La presencia de antioxidantes es muy importante en las cualidades anticancerígenas de los alimentos. Relenante es la presencia del Omega 3. Sobre el tema habría mucho más que decir.

Algunos alimentos que se destacan por estos contenidos son en general las semillas oleaginosas, aceitosas, como las nueces. Las semillas de uvas, tendrían estas cualidades, especialmente de las uvas negras y desde luego de las pasas. Es conveniente masticar las pepas. La chía ha ido tomando mucha importancia y entre las verduras, una maleza habitual, la verdolaga que contiene bastante Omega 3.

El vino tinto en una ingesta moderada constituye un importante alimento entre otros contenidos por sus antioxidantes. Lamentablemente su consumo prudente no se ve alentado; los precios al que se vende en restaurantes es muy alto y en algunos populares no está autorizada su venta. Las ridículas y demagógicas exigencias de límites tan bajos en la alcoholemia están motivando una baja de su consumo especialmente en comidas abundantes, lo que daña a la población. Debe haber un control más generalizado respecto a los consumos en exceso y controlarse especialmente las altas velocidades, que al parecer cada día menos se controla.

El consumo de los pescados provenientes de aguas frías, se recomienda especialmente por sus contenidos de Omega 3.

Entre las frutas debe destacarse entre otras  la palta o aguacate, que tiene cualidades antioxidantes y además nutrientes valiosos que refuerzan el poder inmunológico del organismo.

Al terminar este artículo recomiendo que quienes sufren de cáncer o tienen familiares o amigos con este mal, lean de a poco todos los artículos que sobre el tema tengo en mi página. Recomiendo entre ellos lo escrito sobre el alpiste, al cual no me he referido en este artículo.

0Sin voto aún

Algo que decir ? comparta con nosotros sobre este artículo :

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

6 Comments
  • Maritza Godoy Rojas
    14 julio 2012

    Hola, me gustaría contactarte o si es posible que me orientaras por un caso de Astrocitoma Anaplásico grado 4, es una amiga muy querida. A Belén la operaron hace 7 años y ahora le volvió el tumor más agresivo. Quisiera más información por medio de tus conocimientos naturales. Muchas gracias.
    Maritza Godoy Rojas
    maritzagodoy@hotmail.com

  • RChateauneuf
    15 julio 2012

    15 de julio de 2012
    Maritza: trataré de conseguir información al respecto. Atentamente. Rolando

  • maria ines
    17 septiembre 2012

    mi marido tiene un adenocarcinoma en el pulmon que hizo metastasis en los huesos e higado
    como lo puedo ayudar
    gracias;))

  • RChateauneuf
    19 septiembre 2012

    19 de septiembre de 2012
    María Inés: He consultado el caso con el Ing. Roberto Williams Benavente. Me ha recomendado lo siguientes:
    «que tome el Preparado de Aloe y además, comsumir Omega3, en dosis diarias de 4000 milígramos, para evitar que se siga extendiendo el cáncer. Ver cuantos milígramos trae una cápsula y así, ver cuantas unidades debería tomar distribuidas durante el día. Que empiece con 4 cápsulas diarias, durante una semana y luego, ir aumentando el número de cápsulas, cada 3 días, hasta llegar a los 4000 milígramos».
    eL preparado dee aloe es a base de aloe vera, miel de abejas y un destilado alcohólico de alta graduacióan. Para más información sobre el preparado consulte en Google » Aloe vera, cáncer, Chateauneuf», así llegará fácilmente a un artículo mío en mi página web http://www.rochade.cl. Atentamente. Rolando

  • german
    29 noviembre 2012

    Saludos.
    Es verdad lo que dice el señor RChateauneuf, en sus artículos, lo PRIMERO de lo que se alimenta el cáncer es del MIEDO, porque es el primer golpe que se recibe, por eso es muy importante cambiar lo antes posible de actitud, la visión de las cosas, a mi juicio es lo más IMPORTANTE, luego viene el cambio de dieta y los ejercicios.
    Yo tengo cáncer, leucemia actualmente en remisión, y en tratamiento, ya hace 10 meses aprox, después de estar muy mal, en etapa acelerada y critica, ¿Cómo se puede ir mejorando?
    Hay muchas cosas que se pueden hacer, yo puse en práctica varias, ya que siempre se escucha comentarios, se lee por aquí por allá, recomendaciones de por aquí y por allá, ¿pero quién sabe si esas cosas dan resultado? Y comprobé que hay varias que SI dan resultados, tanto en cambios internos psíquicos, alimentación y cultura física.
    Saludos y mucha FE.

  • rochade1
    30 noviembre 2012

    30 de noviembre de 2012
    Germán: Valiosos sus mensajes. Atentamente. Rolando