Sign up with your email address to be the first to know about new products, VIP offers, blog features & more.

Cáncer de próstata : Su prevención y tratamientos

Continúo con los artículos sobre cánceres específicos basados en los contenidos del libro que se titula “Plantas Medicinales, Medicina Natural, Alimentación y Cáncer” que espero que la Editorial  lo lance prontamente a imprenta.

En cada uno de los cánceres presentados en el libro, se parte con una descripción breve del órgano o sistema afectado por este mal, para después hacer referencia al cáncer mismo.

Antecedentes sobre la próstata

La próstata es un órgano glandular exclusivamente masculino, que forma parte del aparato reproductor; cuando es sana, normal, tiene forma y tamaño de una nuez grande y pesa entre 15 a 25 gramos.

Está ubicada frente del recto, detrás del pubis, debajo y a la salida de la vejiga urinaria. Se localiza justo por delante del recto (tramo final del intestino), por esto es muy fácil palparla mediante un tacto rectal. Rodea a la uretra; tener presente que esta tiene dos funciones, la primera es dar paso a la orina que se acumula en la vejiga y la segunda, darle pasada al semen durante la eyaculación.

El semen es una mezcla de esperma que proviene de los testículos y líquido producido en la próstata.

La próstata con los años aumenta de tamaño, debido al crecimiento benigno de la zona periuretral.

También la próstata actúa como una vejiga secundaria que hace presión para que el semen sea expulsado de la uretra al exterior; además actúa cerrando el paso de la vejiga para impedir que se vacíe orina durante el coito.

La próstata se conecta al escroto por los conductos deferentes, los cuales ascienden un nivel más alto de la vejiga lo cual evita que la orina contamine el escroto.

Nota: Escroto es la bolsa de piel rugosa y delgada, prolongación de la pared ventral, que cubre los testículos y las membranas que los envuelven.Inmediatamente encima y a los lados de la próstata se encuentran las vesículas seminales que producen la mayor parte del líquido seminal.

Las hormonas masculinas estimulan el desarrollo de la próstata desde el mismo feto. Esta continúa su crecimiento hasta que se alcanza la edad adulta y mantiene su tamaño mientras se producen las hormonas masculinas.

Enfermedades más frecuentes de la próstata

Ellas son la prostatitis, la hiperplasia benigna de próstata y el cáncer prostático.

La prostatitis. Es una inflamación de la próstata; puede ser o no infecciosa. Puede generar síntomas de infección urinaria. Las prostatitis agudas pueden ser causadas por enfermedades de transmisión sexual; las crónicas suelen asentarse en las próstatas grandes, en personas de más de 50 años, con hipertrofia prostática benigna. Los síntomas pasan generalmente desapercibidos. El tratamiento antibiótico suele tardar semanas en eliminar las prostatitis.

La hiperplasia benigna de próstata (Hiperplasia Prostática Benigna (HPB) o adenoma prostático). No se trata de cáncer, sino de crecimiento del órgano hasta hipertrofiarse. Puede generar una serie de problemas como síntomas de irritación de la vejiga, urgencia para orinar, menor fuerza del chorro de orina, u orinar repetidas veces; esto se denomina prostatismo. Como complicaciones derivadas están infecciones urinarias repetidas, retención urinaria, insuficiencia renal, hematuria(orina con sangre) y litiasis vesical(cálculos).

El cáncer de próstata. Es muy común en los hombres.

Referencia específica al cáncer de próstata

Cáncer de próstata es el que se desarrolla en uno de los órganos glandulares del sistema reproductor masculino llamado próstata. Este se produce cuando algunas células prostáticas mutan y comienzan a multiplicarse descontroladamente.

Estas también pueden propagarse a otras partes del cuerpo, especialmente los huesos y los ganglios linfáticos originando una metástasis.

La próstata puede ser afectada por metástasis de otros cánceres; se mencionan de vejiga, colon, pulmón, melanoma y linfoma. Además habría de otros orígenes.

El cáncer en sus etapas iniciales no genera síntomas. Al manifestarse éstos generalmente reflejan la presencia de un cáncer avanzado. Este cáncer, entre otros síntomas, puede causar dolor, micción dificultosa (disuria); además tenesmo vesical o tenesmo urinario el que es un deseo imperioso de orinar que obliga a hacerlo constantemente; polaquiuria o deseo de orinar con mayor frecuencia; nicturia o deseos frecuentes de orinar en la noche; retención de orina; goteo, y orina final con sangre (hematuria terminal).

Se desarrolla más frecuentemente en individuos mayores de 50 años.

Es el segundo tipo de cáncer más común en hombres. Puede tener más prevalencia, ya que muchos hombres pueden tener este cáncer en forma desconocida ya que no han mostrado síntomas y desde luego no han tenido tratamientos.

Casi la totalidad de estos cánceres (99%) se desarrollan sobre célula glandular; este es un cáncer denominado adenocarcinoma.

La mayoría de los cánceres de próstata crecen muy lentamente y persisten durante mucho tiempo sin causar síntomas importantes. Un alto porcentaje no se detecta clínicamente en vida, se estima del orden de un tercio.

Causas

No se tiene conocimiento preciso de sus causas; se atribuyen a genética y a la alimentación. Por ello no es fácil prevenirlo.

Favorecería su presencia la alimentación que contengan grasas saturadas y productos lácteos. En la prevención serían favorables las verduras y frutas, e incluso los fenoles del vino; también se recomiendan cereales, preferible integrales.

Detección del cáncer

Ayuda a su detección principalmente la prueba en sangre del antígeno prostático específico, llamado PSA (del inglés de prostate-specific antigen) y el tacto rectal para examinar físicamente la próstata y así determinar su tamaño y otras características de ella como la presencia de nódulos o áreas de consistencia dura (leñosa), que a menudo indican la existencia de cáncer. Las detecciones anteriores hechas anualmente pueden contribuir a una detección precoz; se recomienda especialmente para los mayores de 50 años.

Un PSA alto no necesariamente significa presencia de cáncer como también, uno muy bajo, su ausencia.

Los resultados permiten apreciar su anormalidad y sospechar la presencia del cáncer. Otra anormalidad como la hiperplasia benigna de próstata puede generar un índice PSA alto.

La comprobación de existencia de cáncer al haber información de riesgo derivada del índice PSA y del tacto rectal, se hace a base de la ecografía prostática transrectal y mediante la biopsia y su examen posterior en microscopio.

Recientemente un nuevo antígeno prostático (Antígeno de Cáncer de Próstata-2) daría información muy favorable para identificar la presencia de cáncer, con seguridades del orden de un 98%.

Tratamiento por la medicina tradicional o científica

El tratamiento puede considerar cirugía, radioterapia, tratamiento hormonal, braquiterapia de baja tasa, criocirugía, quimioterapia, o bien una combinación de toda.

Nota: Braquiterapia consiste en la colocación de un material radiactivo directamente dentro o cerca de un tumor.

La cirugía está tendiendo a usarse menos, especialmente en edades más avanzadas.

El tratamiento del cáncer de próstata debe ser individualizado, especial para cada paciente considerando el estadio o etapa de un cáncer. Es el factor más importante para elegir la opción de tratamiento más adecuada y predecir el pronóstico del paciente.

Si se confirma un cáncer, es necesario practicar más pruebas diagnósticas para saber la extensión del cáncer dentro de la próstata y fuera de ella (en la vecindad de la próstata o en otras partes del cuerpo: enfermedad a distancia, diseminada o metastásica). Este proceso, llamado estadificación, ofrece información acerca del cáncer con varias pruebas para determinar la extensión del cáncer.

El tratamiento del cáncer de próstata se rige por la información científica disponible que se adapta al sistema sanitario y a los recursos económicos de cada región o país. Debe ser individualizado y considerar muchos factores, sobre todo:

  • La edad y la expectativa de vida.
  • Las preferencias del paciente con respecto a los efectos secundarios asociados a cada tratamiento.
  • Cualquier enfermedad grave que padezca el paciente.
  • El estado y el grado del cáncer.
  • La probabilidad de que cada tipo de tratamiento sea curativo.

Se aconseja no descansar en la recomendación de un solo urólogo.

Cirugía

La prostatectomía radical (extracción total) es la cirugía que se realiza con la intención de curar el cáncer de próstata. Tradicionalmente, la cirugía se ha efectuado en varones menores de 70 años, que no han comprometido otros tejidos u órganos.

Radioterapia

La radiación trata el cáncer de bajo grado que está confinado en la próstata o que solo ha invadido tejido vecino. Si la enfermedad está más avanzada, la radiación puede usarse para disminuir el tamaño del tumor y proporcionar alivio de síntomas actuales o futuros. Tradicionalmente se ha reservado la radioterapia como tratamiento de primera línea en los varones entre 70 y 80 años de edad con cáncer de próstata y con otros problemas de salud que contraindican la cirugía.

Terapia hormonal para el cáncer de próstata

Utiliza una cirugía o medicamentos para reducir los niveles de hormonas sexuales masculinas en el cuerpo de un hombre. Esto ayuda a frenar el crecimiento del cáncer de próstata.

Braquiterapia de baja tasa

La braquiterapia de baja tasa de dosis es un tratamiento mínimamente invasivo que consiste en el implante de ínfimas fuentes radiactivas (semillas), generalmente de Paladio o I-125, directamente en la próstata. Con resultados iguales o mejores que la cirugía radical y la radioterapia externa en el tratamiento del cáncer de próstata localizado de bajo riesgo, presenta una menor morbilidad y mejores índices de calidad de vida del paciente.

Criocirugía

La criocirugía, también llamada crioterapia o crioablación, se emplea algunas veces para tratar el cáncer de próstata localizado. Nota: La criocirugía (crioterapia) es la aplicación de frío extremo para destruir tejido anormal o enfermo.

Quimioterapia

Algunas veces se recurre a la quimioterapia si el cáncer de próstata está extendido fuera de la glándula prostática y el tratamiento hormonal no hace efecto (hormonorresistencia).

El objetivo de este tratamiento no es eliminar todas las células cancerosas, pero puede disminuir el crecimiento del cáncer y reducir el dolor.  La quimioterapia no está indicada como tratamiento en caso de cáncer de próstata precoz.


La medicina natural ha mostrado resultados extraordinarios contra cáncer prostático. Se tiene la experiencia de un caso desahuciado, de cáncer terminal, se sanó rápidamente con el tratamiento a base de Galium aparine y carbón vegetal. Este tratamiento lo recomendó el ingeniero Roberto Williams a base de lo aconsejado por María Treben.

Eso significó que se introdujera en Chile este tratamiento para mucho de los cánceres.

También se sabe de resultados positivos del uso del aranto (Kalanchoe daigremontiana) contra éste y otros cánceres. Especial experiencia se ha descrito de una persona tratada con el aranto, quien ha entregado su testimonio y ofrece la planta desde Coyhaique.

Como preventivo de este cáncer se aconseja el trébol rojo y la uva. Para atacarlo también se hace mención de graviola, artemisia annua, BIRM, zapallo, Selenio y Zinc, cannabis, alacrán cubano, manzana, gorgojo chino y tomare.

Para obtener más información de los tratamientos, buscar el Google, mencionando el cáncer, el agente que interviene en el tratamiento por ejemplo Galium y finalmente el apellido Chateauneuf.

 

 

 

0Sin voto aún

No hay comentarios todavía

Qué piensa usted ?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.