Sign up with your email address to be the first to know about new products, VIP offers, blog features & more.

Diferencias entre Alzheimer y demencia senil. Características y causas. Tratamietos

Me ha parecido interesante hacer un breve análisis sobre dos anormalidades que afectan al adulto mayor, que pueden confundirse, pero que realmente son muy diferentes.

 

Me refiero al “Alzheimer” y a la “Demencia senil” que para no pocos son consideradas como enfermedades similares.

 

Escribí en septiembre del 2013, en mi página web www.rochade.cl  un artículo titulado “El Alzheimer es una enfermedad que podría aliviarse y quizás sanarse con el consumo de Omega3, asociado a una alimentación adecuada. Hay una serie de medidas que se recomiendan para prevenir este mal”.

 

En ese artículo se da un caso que muestra un extraordinario resultado, que lo trasmito nuevamente: Leyendo el libro del Dr. Barry Sears “En la Zona con Omega3 Rx”, junto a la observancia de su programa dietético, el consumo de aceites Omega3 en cantidades de 9000 miligramos o más, le cambió la vida a pacientes de Enfisema, Bronquitis, Asma, Inflamaciones gastro-intestinales (Mal de Crohn); Artritis; Cáncer y Metástasis; Parkinson, Esclerosis múltiple, Alzheimer, etc., pero a condición de que el aceite Omega3 sea destilado y refinado.

 

Cuenta que en una Casa de Reposo para enfermos de Alzheimer, dándoles Aceite Omega3, en cantidad sobre 9000 miligramos diarios, en breve tiempo reaccionaban muy bien. A la tercera semana, un matrimonio, ambos padeciendo Alzheimer, la esposa empezó a recordar el pasado y a reconocer a su esposo. En un par de meses, llevan una vida casi normal y con los otros residentes afectados por el mismo mal, juegan a las cartas, pasean y conversan animadamente”.

 

Después de leer más sobre Alzheimer y Demencia senil, pienso que posiblemente haya un error en el último párrafo y no se trate de pacientes de Alzheimer sino residentes más bien que experimentan Demencia senil. Me parece muy difícil que el resultado tan positivo se genere en personas que sufren Alzheimer; es más probable que se trate de un grupo afectado principalmente por Demencia senil.

 

Presento a continuación un análisis comparativo entre Alzheimer y Demencia senil. Además incluyo publicaciones y párrafos interesantes sobre el tema

 

  1. Diferencias entre Alzheimer y Demencia senil.

 

En resumen son dos anormalidades diferentes.

 

  1. Al Alzheimer se le considera una enfermedad en cambio a la demencia senil algunos no la consideran propiamente una enfermedad, si no sólo un deterioro de las capacidades mentales de una persona asociado a la edad, generalmente se presenta a partir de los 65 años.

 

  1. El Alzheimer es una enfermedad considerada mortal. Desde que aparece tiene una esperanza de vida de alrededor de 10 años. La demencia senil no afecta mayormente la mortalidad o esperanza de vida.

 

  1. A ambas se les considera irreversibles, pero en mi opinión existe alguna probabilidad de reversibilidad, mayor en la demencia senil.

 

  1. Los medios de prevención y de generar retardo en su aparición serían mayores en la demencia senil.

 

__________________

 

 

Más información detallada sobre estos temas

 

He encontrado información que señala que la Demencia senil “no es una enfermedad sino un deterioro de las capacidades mentales de una persona” en cambio “el Alzheimer, por su contra, sí que es una enfermedad que se desarrolla de manera progresiva en un paciente”.

 

Otra fuente de información (1) considera la demencia senil como una enfermedad. Se señala en ella “La demencia senil es una enfermedad que provoca el deterioro de la memoria y otras capacidades del razonamiento relacionadas con el lenguaje, la percepción o el juicio.

 

Estos síntomas, producidos por una falta de comunicación en las células nerviosas, interfieren en la vida cotidiana del paciente y, en las fases más avanzadas, lo convierten en dependiente.

 

Al ser una patología que no diferencia por sexos u edades, ya que cualquier persona puede padecerla, su etimología ha variado en la actualidad. Cuando se habla de demencia senil sólo se hace referencia a aquella que se producen después de los 65 años, por lo que, lo más apropiado, sería determinarla, únicamente, como demencia.

 

(1) Fuente: Megan Álvarez O’Hanlon Jueves, 25 de Febrero de 2016 – 18:33Fte: http://www.cuidateplus.com/enfermedades/neurologicas/2016/02/25/diferencias-semejanzas-demencia-alzheimer-109880.html

 

Nota de R. Chaetauneuf. No comparto que sea apropiado denominarla sólo como “demencia”, ya que se hace presente a edad avanzada, después de los 65 años. Existen otras demencias e incluso se hace presente también la llamada “demencia precoz”

 

La palabra demencia tiene dos acepciones en español. 1. Locura, trastorno de la razón y 2. Deterioro progresivo e irreversible de las  facultades mentales que causa graves trastornos de conducta. Diccionario de la Lengua Española. Real Academia Española (Vigésima segunda edición).

 

Nota de R. Chateauneuf. Llama la atención el carácter que se le da de irreversible. He sido informado a lo menos de dos situaciones de grados importantes de recuperación de la demencia senil.

______________________

 

Existe también la llamada “demencia precoz”, incluso se le ha llamado así a la Esquizofrenia. A continuación presento una información bibliográfica, en la que se menciona el tema; me ha llamado la atención que en ella se señala:“Demencia precoz” como una forma de demencia que se diferenciaba de aquella más tardía (relativa al mal de Alzheimer).

 

Nota de R. Chateauneuf. Se aprecia que indirectamente parece que se están considerando como lo mismo la demencia senil y el Alzheimer.

“Demencia precoz: La Esquizofrenia según Kraepelin”

¿Sabías que a finales del 1800 la Esquizofrenia se llamó “Demencia precoz”? Conoce parte del trabajo de Emil Kraepelin en el siguiente artículo.

Emil Kraepelin (1856-1926) fue un renombrado psiquiatra de origen alemán. Se le considera el fundador de la Psiquiatría científica moderna e –incluso- de la psicofarmacología y genética psiquiátrica.

En su libro “Tratado de Psiquiatría”, publicado en 1883, postuló que las enfermedades psiquiátricas tenían un origen principalmente biológico y genético. Tesis que aún sigue influyendo fuertemente el campo de la Psiquiatría contemporánea.

Entre las enfermedades que detalló, habló de la “Demencia precoz” como una forma de demencia que se diferenciaba de aquella más tardía (relativa al mal de Alzheimer).

Diez años más tarde, en 1893, describió este cuadro de Demencia precoz como una “serie de estados clínicos que comparten una peculiar destrucción de las conexiones internas de la personalidad psíquica”

 

Fte: https://www.guioteca.com/psicologia-y-tendencias/demencia-precoz-la-esquizofrenia-segun-kraepelin/

 

 

 

Volviendo al tema de usar sólo “demencia” para denominar a la “demencia senil”.

Especial información y opiniones presenta la doctora Sagrario Manzano de la Sociedad Española de Neurología (SEN):

 

Presento a continuación extractos bibliográficos sobre el tema:

 

 “Debemos desterrar términos trasnochados del pasado que sólo generan confusión. La demencia no implica que sea senil, del mismo modo que tampoco implica que sea Alzheimer”, confirma Sagrario Manzano, doctora y coordinadora del Grupo de Estudio de Conducta y Demencias de la Sociedad Española de Neurología (SEN).

 

La enfermedad de Alzheimer es la demencia más frecuente, pero puede aparecer a edades más tempranas y sus síntomas se van agravando a medida que progresa la patología, implicando, en algunos casos, la muerte del paciente, factor que la demencia no tiene porqué conllevar.

Según la doctora Manzano, ambas patologías presentan características que la diferencian.

 

Diferencias y similitudes entre demencia y Alzheimer

 

Tanto la demencia como el Alzheimer se engloban dentro de las denominadas enfermedades neurológicas, siendo ambas irreversibles y degenerativas, lo que implica que las funciones orgánicas dañadas o pérdidas del paciente no puedan regenerarse.

 

La diferencia es que, en el caso del Alzheimer, éste degenera hasta provocar la muerte de la persona en la mayoría de los casos, mientras que la demencia no es causa directa de fallecimiento.

 

Además, “no es lo mismo una fase leve, tanto de demencia en general, como de Alzheimer en particular, en la que no hay apenas alteración, que una fase más avanzada, en la que se sumen otros problemas. Por tanto, no hay una única enfermedad, sino un sinfín de enfermos, cada uno con sus peculiaridades”, afirma Manzano.

 

En cuanto a las causas, en el caso del Alzheimer éstas son desconocidas, pero en la demencia puede ser la secuela de una infección, del consumo de drogas, de tumores, de otras patologías como el Parkinson u otras de carácter degenerativo.

 

En ambos casos, que un familiar directo padezca alguna de las dos patologías, mantener niveles de presión arterial altos o ser mujer pueden ser factores  de riesgo.

 

Según Manzano, “un bajo nivel educativo premórbido, seguir una dieta escasamente cardio saludable, la ausencia de un estilo de vida sano, como el ejercicio físico regular”, también suponen elementos que aumentan las probabilidades de padecer Alzheimer.

 

Por otro lado, tanto las personas con demencia como aquellas que tienen Alzheimer, poseen una misma percepción de la realidad y sólo existen diferencias en los síntomas dependiendo de la fase en la que se encuentre el paciente.

 

En conclusión, ambas se engloban dentro del término demencia pero, según su nivel de evolución, conllevan características y síntomas que las convierten en enfermedades diferentes.

 

 

Consejos para los familiares de pacientes

 

No existen medidas preventivas que puedan evitar la aparición de ambas afecciones, aparte de las medidas que pueden aplicarse a la vida cotidiana: seguir una alimentación saludable o realizar ejercicio rutinario.

 

“De forma práctica y entendible, la idea es retrasar al máximo el momento demencia de la enfermedad, para que, de esta manera, se pueda evitar la dependencia”, explica la especialista.

 

Para ello, es necesario implicar al paciente en un estilo de vida saludable, controlar los factores de riesgo cardiovascular o fomentar sus reservas cognitivas y motivacionales.

 

En el momento en el que la persona padezca demencia o Alzheimer, los especialistas deben recomendar a sus familiares que sean, que empleen un lenguaje claro y sencillo y, sobre todo, que eviten reprochar sus errores a la persona enferma.

 

El consejo principal, según la experta, es que los cuidadores traten de orientar al paciente a la realidad, de forma pausada y sin forzarle, a través del refuerzo positivo y, si lo precisan, con la ayuda de las asociaciones como punto de apoyo fundamental para hacer frente a la enfermedad.

_____________________________

 

He recogido al pasar este mensaje: Ejercicio y dieta mediterránea, claves en la prevención del Alzheimer. Habría bastante información sobre este tema.

 

 

Presento a continuación otros artículos sobre estos temas

 

  “Cuál es la diferencia entre demencia senil y Alzheimer”

 

Fte https://salud.uncomo.com/articulo/cual-es-la-diferencia-entre-demencia-senil-y-alzheimer-34697.html

 

El Alzheimer y la demencia senil no son, en absoluto, enfermedades iguales; de hecho, la demencia no es considerada como enfermedad sino como un deterioro de las capacidades mentales de una persona. En este artículo de un Como te aclararemos cuál es la diferencia entre demencia senil y Alzheimer para que las conozcas y sepas diferenciarlas, así, si tienes a algún familiar con deterioro podrás ayudarle y entender sus necesidades.

 

También te puede interesar: Cómo prevenir la demencia senil

 

Índice

 

  1. Demencia senil
  2. Alzheimer
  3. Diferencias entre Demencia senil y Alzheimer

 

  1. Demencia senil

Cuando hablamos de demencia senil no nos referimos a una enfermedad sino que, únicamente, hacemos referencia a su pérdida de capacidad mental donde las funciones de conducta o de conocimiento del mundo se han visto perjudicadas. Este tipo de paciente requiere de la supervisión continua y de ayuda para llevar a cabo su rutina diaria puesto que, su concepción de la realidad está alterada. Por eso, es importante aprender a hablar con un paciente con demencia senil pues sus facultades de comprensión no son las mismas.

Así, es factible que una persona con esta afección pueda ver alucinaciones, creer que está en otro año o incluso hablar con personas que no están junto a ellas. Dependiendo del tipo que se tenga, los síntomas de la demencia son unos u otros; en este artículo de un Como te detallamos cuáles son los tipos de demencia senil para que sepas reconocerlas.

Las causas de la aparición de la demencia senil en una persona vienen dadas por el propio paso de los años o por padecer otras enfermedades que provoquen esta pérdida de capacidad mental. Entre las enfermedades más propensas a desarrollar demencia destacamos las siguientes:

  • Enfermedad de Parkinson
  • Enfermedad de Pick
  • Síndrome de Down
  • Padecer tumores
  • Demencia vascular

 

  1. Alzheimer

En cambio, el Alzheimer sí que es una enfermedad mental cuya cura todavía se desconoce pero sí que se pueden llegar a controlar sus síntomas con fármacos y tratamientos que deben siempre ser recetados por un especialista. En este artículo de un  Como te contamos cuál es el tratamiento del Alzheimer dejando siempre claro que todavía no existe una cura específica.

El Alzheimer es una variante de la demencia senil pero puede aparecer en edades más tempranas; la diferencia principal es que cuando una persona padece Alzheimer su esperanza de vida es de 10 años aproximadamente y, en cambio, la demencia no implica la muerte del paciente.

El Alzheimer aparece porque las neuronas del paciente se mueren de manera progresiva por lo que distintas zonas del cerebro se ven atrofiadas por esta acción. Como enfermedad, presenta diferentes síntomas que dependen de las etapas en las que se encuentre el paciente; en este artículo de un Como te detallamos los síntomas del Alzheimer.

 

  1. Diferencias entre Alzheimer y demencia senil

A modo de conclusión, cabe remarcar que las principales diferencias entre la demencia y el Alzheimer son:

  • La demencia no es una enfermedad sino un deterioro de las capacidades mentales de una persona; el Alzheimer, por su contra, sí que es una enfermedad que se desarrolla de manera progresiva en un paciente.
  • La demencia aparece por diferentes causas entre las que destaca el paso del tiempo o el padecimiento de otras enfermedades; el Alzheimer, por el contrario, no se conocen sus causas pero sí que se sabe que es un estadio más de la demencia senil. En este artículo de unComo te contamos si el alzheimer es hereditario.
  • La esperanza de vida de un paciente con demencia no se ve alterada por sufrir este deterioro; sin embargo, una persona con Alzheimer sí ve reducida su esperanza de vida a, aproximadamente, 10 años.

 Este artículo es meramente informativo, en unCOMO no tenemos facultad para recetar ningún tratamiento médico ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cuál es la diferencia entre demencia senil y Alzheimer, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Enfermedades y efectos secundarios.

______________

 

Otra publicación que recomiendo leer in extenso es

 

“Demencia y Alzheimer”

 Información para niños y adolescentes

Folleto 04 de la Asociación Alzheimer de Monterrrey, A.C

Fte: http://www.alzheimermonterrey.com/publicaciones/folletos/folleto-04.html

 

Presento algunos párrafos de esta  interesante publicación

 

¿Qué es una demencia?

La gente con demencia es como si ésta perdiera la memoria: tienen dificultad para hablar, platicar y comprender a los demás. Son personas que tienen problemas para poder pensar, reconocer a la gente (incluso a miembros de su propia familia), olvidando para qué sirven algunos objetos tan simples (como un cuchillo o un tenedor). La persona que tiene demencia podrá verse saludable por fuera, pero por adentro su cerebro es como si estuviera descompuesto, pues no funciona ni trabaja adecuadamente.

 

¿Qué diferencia hay entre la enfermedad de Alzheimer y la demencia?

Pudiéramos decir que existen varios tipos de demencia. Y que el Alzheimer es la más común de las demencias. Es por ello que en este folleto nos referiremos casi siempre al Alzheimer como el tópico central de nuestro tema.

 

¿Es la demencia una enfermedad mental?

No, más bien es una enfermedad del cerebro. Como tú ya has de saber, nuestro cerebro es como si fuera nuestro control maestro, nuestro control central: todo lo que hacemos, decimos y pensamos es controlado por nuestro cerebro. Cuando el cerebro está mal, enfermo o dañado, entonces tenemos problemas con todas nuestras acciones o cosas que hacemos, como son el recordar, hablar, comprender, aprender o adquirir nuevas habilidades, poder caminar y muchas cosas más.

 

¿La demencia o el perder la memoria es algo que le sucede a toda gente grande o viejita?

No. Todos nosotros también olvidamos cosas de vez en cuando, especialmente si estamos nerviosos, preocupados, tensos, y quizá, un poquito más, si ya estamos más viejos. Un ejemplo de algo que una persona grande, ya de edad, pero sin demencia, podrá olvidar, es dónde puso las llaves de su casa o automóvil Sin embargo, una persona con demencia, no sólo hará esto, sino que incluso olvidará para qué, de qué o de quién son esas llaves.

Arriba de los 65 años pudiera decirse que el número de personas que con demencia pudiera ser hasta de un 10 por ciento. Sin embargo, a medida que la gente se hace más grande o se hace más vieja, la probabilidad de que tenga o padezca demencia es cada más mayor. Digamos, la gente entre 85 y más años, 20 y hasta 50 de cada 100 pueden tener demencia.

 

¿Le puede dar también demencia a la gente joven?

 Sí, aunque son muy raros los casos; por ejemplo, puede haber gente muy joven como de 30, 40 o 50 años, que pueda presentar demencia, pero en realidad son muy pocos los casos.

 

¿Qué clase o qué tipo de problemas tiene la gente con demencia?

 No toda la gente con demencia tiene estos problemas; pero lo que aquí te presentamos son algunas de las cosas que tú podrás ver y observar o que pueden pasar o suceder: La persona:

  • Tendrá olvidos cada vez mayores.
  • No será capaz de aprender nueva información o seguir instrucciones.
  • Hará la misma pregunta una y otra vez.
  • Repetirá a cada rato la misma cosa un montón de veces.
  • Tendrá dificultad para encontrar las palabras adecuadas o tendrá dificultad para completar una frase.
  • Confundirá u olvidará los nombres de las personas.
  • No podrá comunicarse ni hablar bien, sus palabras y frases serán ininteligibles, todas por ningún lado, todas revueltas, sin que éstas tengan sentido alguno.
  • Perderá las cosas a cada rato.
  • Esconderá y ocultará las cosas en los lugares más increíbles que te puedas imaginar, para luego, al no encontrarlas, culpar a los demás de habérselas robado.
  • Tendrá confusión sobre la fecha, el día y la hora que es, dónde está y quiénes son los demás.
  • Podrá querer salirse de la casa diciendo que esa no es su casa.
  • Mostrará miedo, nerviosismo, tristeza, enojo o depresión.
  • Llorará por cualquier cosa y podrá parecerte boba, tonta o francamente muy “simple”.
  • Podrás notar que ya no se arregla, ni se viste bien, como antes.
  • Olvidará cómo hacer tareas tan simples, sencillas y cotidianas como: manejar, prender la tele, abrir una puerta, cocinar, comer, alimentarse, bañarse, peinarse o cepillarse los dientes.

 

¿Puede uno morirse de Alzheimer?

 Sí. Desafortunadamente no hay cura para el Alzheimer. A medida que transcurre el tiempo, la persona con esta enfermedad empeora día a día. En México, el Alzheimer es la cuarta causa de muerte más común entre la gente grande.

 

¿Cuánto tiempo dura?

Algunas veces la gente puede vivir hasta 20 años después de haber presentado signos o síntomas de Alzheimer; pero, por lo general, la edad promedio de vida es de ocho a diez años.

 

¿Como pueden saber los doctores que alguien tiene Alzheimer?

 No hay ninguna prueba específica. Existen, eso sí, varias pruebas o estudios médicos que deben hacerse, lo mismo que contar con información dada por un familiar cercano, ya sea la esposa, el esposo, un hijo o una hija, o bien, alguien que conozca o haya convivido por un buen tiempo con la persona enferma.

 Hay que aclarar, que hay algunas enfermedades que pueden parecer como si fueran demencia, pero no lo son. O que si lo son, éstas son tratables; es decir, que se pueden curar. Si se toma en cuenta esto o se descartan otras posibilidades, el doctor podrá entonces ser capaz de decir o no si la persona tiene un tipo particular de demencia, o si bien es Alzheimer.

 

¿Qué ocasiona la enfermedad de Alzheimer?

Hay muchas teorías acerca de la causa de esta enfermedad. Existen numerosas investigaciones que se están llevando a cabo en todo el mundo, pero desgraciadamente, aún no se conoce el origen o causa de la misma. Sin embargo, se sabe que la cuestión genética (genes, células, cromosomas), está muy relacionado con todo esto, lo mismo que otros factores como pequeños infartos en el cerebro, problemas de tipo vascular, aunque también se estudian otros factores como los ambientales, nutricionales, aspectos bioquímicos, virus, cuestiones electromagnéticas y muchas otras cosas más.

 

El niño, el adolescente, el enfermo y los amigos

 

Nota de R. Chaetauneuf. En el artículo se dan valiosos consejos sobre como mejor tratas a quien sufre de estas demencias

 

Algunas recomendaciones extraídas de una extensa presentación. Para los niños trata de ser comprensivo y tolerante, trata de entender su condición y sentimientos

 

Actividades pudieran los niños hacer con la gente que padece demencia

 Hay muchas. Las actividades simples, tranquilas, seguras, que no impliquen ningún riesgo, pueden ser algunas de las cosas que pudieras hacer con tus familiares enfermitos. Por ejemplo, las tareas que involucran repetición pude ser una de las mejores opciones, tales como acomodar y doblar la ropa que se lava, el cepillar el pelo de la persona, el enrollar una bola de estambre, romper papeles que no sirven, el ayudarle a que camine por el pasillo de la casa, sacarlo a la terraza o al jardín, el regar las plantas, o el zacate(hierba opasto). Darle de comer al gato, al perro o a los pajaritos, en caso de que tengan animales o mascotas en casa.

Muy frecuentemente la gente con demencia puede recordar cosas que sucedieron hace muchos años, pero no las cosas que acaban de pasar. Invítalo a que miren juntos un álbum de fotografías de la familia, y que “él te enseñe quiénes están ahí”, o pon música y tratar de cantar con él o ella canciones viejas que pudieran recordar y que de seguro les traerán bonitos recuerdos.

No te olvides que la persona únicamente podrá ser capaz de concentrarse por un espacio de 20 ó 30 minutos, máximo, tal vez menos, pero no más. Detente, para o cambia la actividad si crees que empiezan a ponerse cansados, nerviosos, o los notas ansiosos o distraídos.

Recuerda también que, aún de que tal vez ellos no te pueden reconocer, tu amor y comprensión puede ser de gran alivio y consuelo para ellos. Abrazarlos, darles un beso, una caricia, tomarles de la mano, sobarles un brazo, son cosas que funcionan y funcionan bien. La mejor ayuda que puedes ofrecer es el darles seguridad y hacerles saber que te preocupas por ellos.

 

 ¿Qué pueden hacer los niños para hacer la vida más fácil, agradable y llevadera a una persona con Alzheimer?

  • Aprende todo lo que puedas sobre la enfermedad.
  • Ten calma y paciencia.
  • Se cariñoso.
  • Involúcrate.
  • Comprométete
  • Se comprensivo.
  • Trata de ayudar en las tareas de la casa.
  • Cuídate.
  • Explícale a tus amigos lo que pasa; que no te de pena, ellos te entenderán.

 

¿Qué pasa si la persona se enoja?

 Trata de no discutir con ellos, no les ganarías; además, nunca aceptarán ni comprenderán que están equivocados. Entiende que su enojo y mal humor se deben a su enfermedad y que sus estallidos de cólera, corajes o berrinches no son ni lo hacen con el fin de fregarte o molestarte. Su enfado es el resultado de la enfermedad y no por algo que tú hiciste o dejaste de hacer. En estos casos, lo mejor que puedes hacer es salir tantito del cuarto o lugar donde estés y volver luego cuando su genio o mal humor haya pasado.

 

Cómo manejar tus sentimientos

 Debes comprender que todos los sentimientos que tienes o te invaden, son normales. Y es que el mirar a un padre, un abuelo, un tío, así, con quien has pasado momentos ¡bien padres!, agradables y bonitos, esto significa como una gran pérdida para uno.

 Recuerda que de repente, ellos no podrán saber ni quién eres, ni quiénes son ellos mismos. Y esto es doloroso, pero tú eres fuerte y vas a saber hacerlo. No olvides que, aún si la persona llega a enojarse, a gritarte o hacer cosas extrañas, tú como si nada. Mantén la calma, respira tantito, aguanta y ten fe en ti mismo. Recuerda que ellos andan mal de su cerebro y… ¡Pobrecitos! ¡No saben lo que hacen! Su mente es como si anduviera en otro mundo, ven cosas que no son, escuchan ruidos que no existen. De repente hacen cosas que hasta te da risa, como poner una plancha en el refrigerador, los anteojos debajo del colchón, el cepillo de dientes en la bolsa de su saco… Muchas, muchas cosas. Tú no te preocupes demasiado, todas estas cosas están más allá de tu control y su control. No te culpes de lo que pasa, simplemente trata de comprender y seguir tu vida.

 

Comparte tus sentimientos

 Si es tu abuelito o abuelita quien presenta estos síntomas de Alzheimer, habla con tus papás, pregúntales lo que quieras, diles cómo te sientes, desahógate, exprésales tus sentimientos y no te de pena que alguien en tu familia tenga esta enfermedad. Si tus papás no te hacen caso – pues tal vez ellos también, al igual que tú, traigan problemas, estén angustiados y tengan sus propias dudas- trata de acercarte a otro miembro de tu familia.

Fte: http://www.alzheimermonterrey.com/publicaciones/folletos/folleto-04.html

______________________________

 

A continuación presento el artículo que ya publiqué en mi página web  www.rochade.cl En septiembre de 2013.

 

“El Alzheimer es una enfermedad que podría aliviarse y quizás sanarse con el consumo de Omega3, asociado a una alimentación adecuada. Hay una serie de medidas que se recomiendan para prevenir este mal”.

 

En la preparación de la Tercera Edición ampliada del libro “Plantas Medicinales y Medicina Natural. Conversaciones con el Ingeniero Civil Roberto Williams Benavente”, en la última entrevista que le hemos hecho con la antropóloga Marcela Benavides, nos hemos encontrado con el siguiente mensaje: Leyendo el libro del Dr. Barry Sears “En la Zona con Omega3 Rx”, junto a la observancia de su programa dietético, el consumo de aceites Omega3 en cantidades de 9000 miligramos o más, le cambió la vida a pacientes de Enfisema, Bronquitis, Asma, Inflamaciones gastro-intestinales (Mal de Crohn); Artritis; Cáncer y Metástasis; Parkinson, Esclerosis múltiple, Alzheimer, etc., pero a condición de que el aceite Omega3 sea destilado y refinado.

 

Cuenta que en una Casa de Reposo para enfermos de Alzheimer, dándoles Aceite Omega3, en cantidad sobre 9000 miligramos diarios, en breve tiempo reaccionaban muy bien. A la tercera semana, un matrimonio, ambos padeciendo Alzheimer, la esposa empezó a recordar el pasado y a reconocer a su esposo. En un par de meses, llevan una vida casi normal y con los otros residentes afectados por el mismo mal, juegan a las cartas, pasean y conversan animadamente”.

 

Estos antecedentes permitirían suponer que el Alzheimer(EA) sería mejorable a pesar de las informaciones generalizadas que aseveran que esta enfermedad es incurable y que sólo se puede actuar en forma preventiva o aminorando su avance una vez que ésta aparezca.

 

Algo similar sobre su condición de incurable se ha planteado con respecto a la esclerosis múltiple, que como he señalado en artículos anteriores, se sanaría con un tratamiento integral, en lo que tiene importante presencia una adecuada alimentación. También a esta enfermedad el Dr. Sears la incluye entre las beneficiadas con el Omega3.

Esto me ha llevado a buscar más información sobre el tema. El análisis de lo que he recogido daría para un largo documento. Prefiero trasmitir luego antecedentes que me parecen muy importantes y que puedan ser desde ya útiles.

 

Más adelante me extiendo en caracterizar esta enfermedad, analizar sus posibles causas y revisar recomendaciones para prevenirla y para aminorar sus avances.

 

Por una parte he recogido información bastante negativa sobre el Alzheirmer: algunas definiciones de esta enfermedad así lo señalan:

– Enfermedad degenerativa y demencial que se caracteriza por la pérdida progresiva de la memoria y la habilidad mental y funcional, a veces acompañada por cambios en la personalidad y por inestabilidad emocional. Comienza alrededor de los 50 ó 60 años y ataca a hombres y mujeres por igual. La causa es desconocida, y hasta ahora no existe cura, Fte. Diccionario médico práctico para el hogar Editorial América. S.A. Se desconoce año de la publicación.

 

La enfermedad de Alzheimer (EA), también denominada mal de Alzheimer, demencia senil de tipo Alzheimer (DSTA) o simplemente alzhéimer, es una enfermedad neurodegenerativa que se manifiesta como deterioro cognitivo y trastornos conductuales. Se caracteriza en su forma típica por una pérdida de la memoria inmediata y de otras capacidades mentales, a medida que las células nerviosas (neuronas) mueren y diferentes zonas del cerebro se atrofian.

 

La enfermedad de Alzheimer es la forma más común de demencia, es incurable y terminal, que aparece con mayor frecuencia en personas mayores de 65 años de edad.

 

La enfermedad suele tener una duración media aproximada después del diagnóstico de 10 años, aunque esto puede variar en proporción directa con la severidad de la enfermedad al momento del diagnóstico. Fte: Wikipedia.

 

Preocupante es lo que se señala sobre el futuro del Alzheimer en el mundo.

 

La buena noticia es que la gente está viviendo más tiempo. La mala noticia es que van a existir más pacientes con Alzheimer. Un estudio reciente de la Universidad John Hopkins indica que en el 2050 el número de gente que vivirá con la enfermedad de Alzheimer aumentará en un 400 por ciento. Además, se estima que en el 2050 una de cada 85 personas tendrá la enfermedad de Alzheimer. Aunque estamos consiguiendo mejoras en descifrar qué pacientes desarrollarán esta enfermedad, tenemos muy pocas drogas para revertir sus efectos. ¿O sí?. Nota:  Publicado por Iván de León en junio 18, 2007. Fte: Fuente: Dr. Sears – Alzheimer’s epidemic is coming. http://evidasana.com/blog/viene-una-epidemia-de-alzheimer-toma-tus-precauciones/

 

La morbilidad crece con la edad. El aumento de la esperanza de vida y el envejecimiento de la población por menores tasas de natalidad, ocasionan una tendencia a que la morbilidad de este mal aumente; posiblemente también contribuya a ello los nuevos sistemas de vida y de alimentación.

 

Papel tras papel siguen apareciendo en la literatura científica afirmando que el alto consumo de pescados y ácidos grasos Omega3 son una fuerte medida preventiva para evitar su desarrollo. Sabemos que el Alzheimer es una enfermedad neuro-inflamatoria y los ácidos grasos omega-3 tienen propiedades profundamente anti-inflamatorias si es dado en cantidades suficientes. ¿Pero qué es una cantidad suficiente? Si no tienes Alzheimer, el Dr. Barry Sears recomienda tomar 7,5 gramos de EPA y DHA por día. Si tienes los primeros indicios de esta enfermedad, entonces incrementa a 10-15 gramos por día. De todos los órganos que debes proteger contra los ataques inflamatorios, el cerebro es el número uno. Si no lo haces, entonces es probable que el Alzheimer será tu compañero cuando envejezcas.

Fuente: Dr. Sears – Alzheimer’s epidemic is coming.http://evidasana.com/blog/viene-una-epidemia-de-alzheimer-toma-tus-precauciones/

 

Sobre sus causas

 

Por lo que he podido leer me encuentro que ya se tendrían amplios conocimientos de sus posibles o hipotéticas causas como también habría recomendaciones para prevenirla, dentro de éstas, especialmente una mejor alimentación y cierto tipo de actividades.

 

Las causas del alzhéimer no han sido completamente descubiertas. Existen tres principales hipótesis para explicar el fenómeno: el déficit de la acetilcolina, la acumulación de amiloide o tau y los trastornos metabólicos.

 

Se afirma que el Alzheimer sería causado por insuficiencia de insulina en el cerebro, sería una diabetes cerebral, por lo tanto lo que necesitan los pacientes de esta enfermedad es el proceso a través del cual se le dé al cerebro la insulina que necesita y una dieta sana. Los alimentos procesados en los que se usan nitratos y nitritos serían muy perjudiciales.

 

Otra fuente revisada señala: “Algunos científicos sostienen que la enfermedad de Alzheimer no es sino una patología neuroendocrina, una especie de diabetes que se presenta cuando desaparecen la insulina y otras proteínas relacionadas del cerebro”.

 

Otro estudio da continuidad a esta hipótesis.

 

Reducir los niveles de insulina y de sus proteínas asociadas en el cerebro produce enfermedad de Alzheimer, según expone un estudio que se publica hoy (24 de marzo de 2006) en Journal of Alzheimer’s Disease. Este hallazgo completa una línea de investigación iniciada por el equipo del Hospital de Rhode Island, en Providence (Estados Unidos), que coordina Suzanne de la Monte.  Fte Diario Médico 24 de marzo de 2006

http://www.google.cl/url?sa=t&rct=j&q=&esrc=s&source=web&cd=1&ved=0CDUQFjAA&url=http%3A%2F%2Fwww.fundaciondiabetes.org%2Fadjuntos%2F03_2006%255C55.pdf&ei=nROLUfOyCoaK9QTB_YCIBQ&usg=AFQjCNHPr0JyoF-6gMLo78a2UnTGdp1q5w&sig2=7zMFliLmk1HkXs4TrMZdvw&bvm=bv.46226182,d.eWU

 

Hace un año, la neuropatóloga presentó un estudio donde indicaba que la insulina y sus factores de crecimiento no sólo se producen en el páncreas, sino también en el cerebro, favoreciendo la supervivencia de ciertas células nerviosas cuyo deterioro se implica en la enfermedad de Alzheimer. Nota: de la misma fuente anterior, marzo del 2006.

Estas conclusiones llevaron a De la Monte a considerar la enfermedad de Alzheimer un trastorno neurodegenerativo e incluso sirvieron para acuñar un nuevo término para la patología: diabetes tipo 3.

 

Más recientemente, otro trabajo de este equipo indicaba que durante las primeras etapas del Alzheimer se producía un descenso de los niveles de insulina y de sus receptores, lo que abundaba en la hipótesis del nuevo tipo de diabetes.

 

En el estudio que se publica hoy(2006), De la Monte ha conseguido reproducir la progresión de la enfermedad de Alzheimer a partir de la disminución de insulina en modelos de experimentación animal, con todo lo que ello implica: depósitos de placa, ovillos neurofibrilares, deterioro de la función cognitiva, pérdida neuronal y degeneración global del cerebro. Nota: de la misma fuente anterior, marzo del 2006.

 

Consecuencias

 

“Demostramos que la pérdida de insulina en el cerebro favorece la aparición del Alzheimer, probablemente debido a que la hormona hace funcionar a las células nerviosas; las consecuencias de la escasez de insulina en el cerebro son el aumento del estrés oxidativo, deterioro neuronal y cognitivo, y aparición de placas y ovillos, todo ello señal inequívoca de la enfermedad neurodegenerativa”, asegura De la Monte.

 

Los científicos han inyectado en cerebros de ratas estreptozotocina; este compuesto, al metabolizarse, destruye las células beta de los islotes pancreáticos y produce la diabetes.

 

Al inocularlo directamente en el cerebro, esta sustancia originó neurodegeneración, pero no afectó al páncreas, que permaneció intacto.

 

Cuando la cantidad de insulina cerebral descendió, las neuronas murieron y el cerebro redujo su tamaño a la mitad, una atrofia que constituye un rasgo prominente del Alzheimer. Además, se elevó la actividad de la cinasa GSK-3 beta, que aparece sobreexpresada en la patología, dando origen a la fosforilización de la proteína tau.  Nota: de la misma fuente anterior, marzo del 2006.

 

La otra causa que aparece importante es la acumulación de las placas amiloides que se depositan en el cerebro de los pacientes con enfermedad de Alzheimer. La viamina D el ácido docohexaenoico (DHA), del tipo Omega3 mejorarían la capacidad del sistema inmunológico para limpiar al cerebro de estas placas; además se inhibiría la muerte celular que solerían causar las placas amiloides. Por otra parte la beta amiloide es una proteína esencial para el buen funcionamiento del cerebro; no puede simplemente eliminarse. Fte: http://www.muyinteresante.es/salud/articulo/vitamina-d-y-omega-3-contra-el-alzheimer

 

También es interesante lo que se conoce sobre el contenido orgánico de ácido fólico y la presencia del Alzheimer. La presencia de la enfermedad aparece asociada a bajos niveles de este ácido orgánico. Ello refuerza el tema de una adecuada alimentación.

 

También me ha llamado la atención que se mencione la importancia del consumo de espárrago para prevenir el Alzheimer por su aporte en ácido fólico.

 

Me surge la impresión o hipótesis de que el espárrago por su efecto positivo contra la diabetes, pueda generar un efecto favorable contra la EA, por su acción que tendría contra la diabetes. Recordemos que una de las causas hipotéticas de la enfermedad sería la diabetes cerebral.

 

La presencia del Alzheimer estaría relacionada también con factores genéticos. Es frecuente que quienes enferman tengan antepasados con manifestaciones de esta enfermedad.

 

El Dr. Ricardo Maccioni Barahona, Ph.D. de la Universidad de Chile (1975), Profesor Titular de Biología Celular y Molecular de la Facultad de Ciencias y Profesor Titular de Ciencias Neurológicas de la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile, ha trabajado durante más 30 años en estos temas. Sus investigaciones y resultados merecerían un análisis especial. El tema queda pendiente.

 

Alimentación y relación con el Alzheimer

 

La mala alimentación contribuiría a la aparición de esta enfermedad. Generaría esa diabetes cerebral. Se destacan en esto los alimentos procesados con el uso de nitratos.

Hay que evitar sobre todo: carnes ahumadas de todo tipo, incluyendo el pavo ahumado, cecinas; quesos procesados, de todos preferir el queso fresco; cervezas en que en su proceso se usen nitratos; harinas y azúcares refinados que usan nitratos para su blanqueo.

 

Se aconseja especialmente: comer lo más natural posible… como se comía en la granjas antiguamente; quesos frescos; legumbres; frutas y verduras frescas.

Importancia del Omega3

 

Varias fuentes destacan la importancia de estos ácidos grasos.

 

Papel tras papel siguen apareciendo en la literatura científica afirmando que el alto consumo de pescados y ácidos grasos omega-3 son una fuerte medida preventiva para evitar su desarrollo. Sabemos que el Alzheimer es una enfermedad neuro-inflamatoria y los ácidos grasos omega-3 tienen propiedades profundamente anti-inflamatorias si es dado en cantidades suficientes. ¿Pero qué es una cantidad suficiente? Si no tienes Alzheimer, el Dr. Barry Sears recomienda tomar 7,5 gramos de EPA y DHA por día. Si tienes los primeros indicios de esta enfermedad, entonces incrementa a 10-15 gramos por día. De todos los órganos que debes proteger contra los ataques inflamatorios, el cerebro es el número uno. Si no lo haces, entonces es probable que el Alzheimer será tu compañero cuando envejezcas.

Fuente: Dr. Sears – Alzheimer’s epidemic is coming.

 

El aceite esencial del Omega3 es la suma de sus componentes EPA y DHA, no la cantidad de aceite de la cápsula o de la cucharada, si es líquido. La mejor fuente es la de los peces de aguas profundas y frías. De los vegetales, las semillas de chía son las más potentes; son importantes aportadores otros como las semillas de colza, de lino y nueces, poseen Omega3. También debe mencionarse a la verdolaga como planta que dispone de estos ácidos grasos. Todas son antiinflamatorias.

 

Como prevenirla

Se mencionan los ejercicios neurobióticos. El Alzheimer se puede prevenir, con el simple hecho de cambiar de mano al cepillar los dientes. Al cambiar algunas rutinas, se obliga la estimulación del cerebro derecho. Esta es una nueva técnica para mejorar la concentración, desarrollar la creatividad y la inteligencia, al realizar estos simples ejercicios de Neuróbica.

 

Un descubrimiento dentro de la “Neurociencia “, revela que el cerebro tiene una extraordinaria capacidad de crecer y mudar el padrón de sus conexiones. A mi juicio esta aseveración podría ser un argumento sobre la posibilidad de revertir la presencia del Alzheimer.

 

Los autores de este descubrimiento, Lawrence Katz y Manning Rubin (2000), revelan que la Neuróbica , o la “aeróbica de las neuronas” es una nueva forma de ejercicio cerebral, proyectada para mantener al cerebro ágil y saludable, creando nuevos y diferentes padrones de comportamiento, y de las actividades de las neuronas de su cerebro.

 

Cerca de 80% de nuestro día a día, está ocupado por rutinas, que a pesar de tener la ventaja de reducir el esfuerzo intelectual, esconden un efecto perverso: limitan y atrofian el cerebro, no permitiendo la renovación y crecimiento de sus neuronas.

Para contrarrestar esta tendencia, es necesario practicar algunos “ejercicios cerebrales” , que hacen que la persona piense solamente en lo que está haciendo, concentrándose en esa tarea. El desafío de Neuróbica, es hacer todo aquello contrario a la rutina, obligando al cerebro a un trabajo adicional.

 

Algunos de los ejercicios para desarrolar la Neuróbica:

  • Use el reloj en el pulso contrario al que normalmente lo usa
  • Cepíllese los dientes con la mano contraria
  • Camine por la casa, de espalda (en la China , esta rutina lo practican en los parques)
  • Vístase con los ojos cerrados
  • Estimule el paladar con cosas de sabores diferentes
  • Vea las fotos, de cabeza para abajo (o las fotos, o usted);
  • Mire la hora, en el espejo;
  • Cambie el camino de rutina para ir y volver a casa
  • Usted puede hacer muchos otros ejercicios neuróbicos, dependiendo de su propia inventiva.

 

La idea es cambiar los comportamientos de rutina. Para esto, hay que hacer algunas cosas diferentes, para que ejercite el otro lado de su cerebro (el derecho), estimulándolo de esa manera. ¡Bien vale la pena probar! ¿Que tal si comienza practicando ahora mismo, usando el Mouse (ratón), con la otra mano, y enviando ahora este mensaje a sus amigos( DE KATZ  Y RUBIN)

 

El ayuno ayudaría a prevenir el Alzheimer. En reciente publicación de El Mercurio, que se presenta más adelante se expresa textualmente: “Tenemos antecedentes de que esta situación activa ciertos mecanismos que ayudan a las células a manejar las sustancias tóxicas que se producen en el organismo”, dice el doctor Mark Mattson, neurocientista del Instituto Nacional del Envejecimiento de EE.UU. Entre las sustancias que el ayuno elimina se cuenta la proteína beta-amiloide, cuya acumulación facilita el alzheimer.

El Mercurio, 17 my 13

 

Estudio piloto:

Hacer ayuno protegería el cerebro del alzheimer

Estrategia se probará en Estados Unidos, en 20 mujeres de entre 55 y 70 años.

Sin llegar al extremo de pasar hambre, los científicos intentarán probar que hacer ayuno en forma periódica ayuda a retardar el envejecimiento cerebral y a mantener la mente activa.

 

Una disminución potente de la cantidad de alimentos que se ingieren ha demostrado tener un cierto efecto estresante en el organismo. “Tenemos antecedentes de que esta situación activa ciertos mecanismos que ayudan a las células a manejar las sustancias tóxicas que se producen en el organismo”, dice el doctor Mark Mattson, neurocientista del Instituto Nacional del Envejecimiento de EE.UU. Entre las sustancias que el ayuno elimina se cuenta la proteína beta-amiloide, cuya acumulación facilita el alzheimer.

 

Por esto se han reclutado 20 mujeres de entre 55 y 70 años que participarán en un estudio piloto. Ellas tienen un alto riesgo de alzheimer porque son obesas o tienen resistencia a la insulina. Durante ocho semanas, ellas comerán cinco días lo que consumen habitualmente y dos días en que recibirán solo 600 calorías diarias. En ese tiempo se les tomarán exámenes con el fin de evaluar la protección que se logra a nivel del cerebro.

 

Retrasar el avance

El avance de la enfermedad puede ser más rápido o más lento en función del entorno de la persona con alzheimer. No es una situación fácil y la familia tendrá que hacer grandes esfuerzos para ofrecerle a la persona con Alzheimer un entorno lo más favorable posible.

 

Aceleradores de la enfermedad

  • Estrés familiar
  • Cambios bruscos en las rutinas diarias
  • Cambio a un domicilio nuevo y desconocido (como son las residencias de mayores).

 

Retardadores de la enfermedad

  • Ambiente familiar feliz
  • Hacer ejercicio
  • Socializar con sus amigos u otras personas

 

Termino aquí este artículo, quedando con bastante material pendiente. Espero más adelante aportar más antecedentes. Quisiera que quedase en claro que no domino esta materia y sólo estoy contribuyendo con antecedentes bibliográficos y de otras fuentes.

23 de septiembre de 2013

 

La cúrcuma (Curcuma longa), una especia muy interesante en la alimentación y en la medicina natural. Se destaca frente al cáncer y al Alzheimer

 

Posted on 29 Julio 2016

 

Recomiendo finalmente revisar mi artículo:

“La cúrcuma  (Curcuma longa), una especie muy interesante en la alimentación y en la medicina natural. Se destaca frente al cáncer y el Alzheimer”

Publicado en mi página web el 29 de julio de 2016. En ella se señala que no sólo prevendría la presencia del Alzheimer sino que también tendría algún efecto  recuperativo.

 _______________

0Sin voto aún

Sin comentarios aún.

Qué piensa del artículo?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *