Sign up with your email address to be the first to know about new products, VIP offers, blog features & more.

Eduardo Porte Fernández, un destacado académico y un brillante ingeniero agrónomo, merece mayores reconocimientos

Posted on 0 Sin etiquetas 0

Usted fue uno de esos hombres que nos toca conocer no muy seguido; una persona especial, capaz, sincero y con una humildad que caracteriza a las personas sabias

Párrafo de las palabras de César Núñez en Catapilco a nombre del directorio de la Federación de Criadores de Caballos Chilenos, en la despedida de sus restos mortales.

Eduardo Porte Fernández fue un profesional y académico extraordinario. Con este artículo pretendo iniciar un trabajo que más adelante pueda enriquecerse con otros antecedentes. Probablemente se aporten varios testimonios.

Él dedicó gran parte de su vida a la Universidad de Chile. Se alejó triste y desilusionado; sufrió la negativa evolución que ha tenido esta casa de estudios.

Nos conocimos como alumnos de Agronomía de la Universidad de Chile en los comienzos de los años 50, cuando estudiábamos en la Quinta Normal. No fuimos compañero de curso, yo estaba un año antes que él. Fue una época muy importante para nuestra Universidad y para nuestra facultad, escuela y carrera de Agronomía. Más adelante me referiré algo más a esa época y a nuestras relaciones en la universidad. Fui académico de la Facultad desde 1952, gran parte de los años fueron a jornada parcial; sólo tuve jornada completa entre mediados de 1955 y mediados de 1957. Muchos años después fui decano de la entonces Facultad de Ciencias Agrarias entre 1990 y 1994. En ese período se reanudaron los contactos; fue a su iniciativa que llegamos a crear en Centro Ecuestre Cultural de la Universidad de Chile, con la valiosa contribución de ese gran arquitecto y académico de la Casa de Bello, Alberto Moreira, lamentablemente también fallecido. Los últimos años tuve contactos esporádicos con él. Sobre estos temas universitarios me referiré más adelante. En parte importante son antecedentes inéditos que estimo conveniente queden registrados como aportes a una acumulación de antecedentes históricos.

Me ha llamado la atención la poca información escrita que he podido conseguir en la Universidad de Chile. Incluso no me fue posible obtener la documentación que la Facultad de Ciencias Agronómicas presentó al Consejo Universitario para que fuera designado Profesor Emérito de la Universidad de Chile. Contrasta esto con las valiosas informaciones obtenidas de las organizaciones y personeros  relacionados con el caballo chileno. Especialmente, las que reúnen a los criadores y al deporte del rodeo. Es en ellas donde se recogen los grandes reconocimientos de su trabajo.

Primero me parece conveniente presentar lo que entregó el Departamento de Producción Animal de la Facultad de Ciencias Agronómicas de la Universidad de Chile, poco después de su muerte. Es un muy buen resumen de lo que él aportó a la Universidad.


Ha fallecido uno de nuestros más distinguidos académicos y profesor del la Facultad de Ciencias Agronómicas de la Universidad de Chile, Departamento de Producción Animal.

El Profesor Porte fue uno de los máximos referentes en bovinos de carne y en el caballo chileno. En Bovinos de carne, con una visión de futuro, importó a Chile la raza Hereford y creó en la Estación Experimental Rinconada de Maipú, un plantel del cual se generó la mayor parte del germoplasma que se repartió a través de todo el país, incluyendo la Isla de Pascua.

Conjuntamente con ello, el profesor Porte desarrolló una extensa línea de investigación en esta raza, cubriendo temas reproductivos, genéticos, nutricionales y de manejo, línea que duró más de 30 años y que continúa con un rebaño que se llevó a la estación experimental Oromo situada en la Comuna de Purranque. De esta investigación se generaron una gran cantidad de publicaciones en revistas científicas y técnicas.

El prof. Porte editó el libro Bovinos de carne, a través de la Editorial Universitaria, publicando tres ediciones. Por el conocimiento que él tenía en los estudios de canal de bovinos, el Gobierno de ese entonces lo nombró presidente de la Comisión de Tipificación de la carne bovina, la cual elaboró la actual ley de tipificación.

En relación al caballo chileno, fue un ferviente admirador de esta raza y fue el principal responsable de crear los estandares de la raza. Fue director honorario de la Federación de rodeo y de la Asociación de criadores de caballo chileno.

En la Estación Experimental Rinconada desarrolló una línea de investigación sobre el caballo chileno, obteniendo ejemplares de las mejores líneas de Chile, así como también creó una línea de investigación en caballos de tiro, importando ejemplares de la Raza belga Ardenés.

Producto de esta investigación generó diversos libros referentes a la raza chilena y al manejo del caballo.

Posteriormente a su jubilación como profesor, fue nombrado Profesor Emérito de la Universidad de Chile, honor que se confiere sólo a las grandes personalidades académicas.

Posterior a su jubilación siguió desarrollando actividades de asesoramiento en planteles de caballo chileno y dando conferencias en las distintas asociaciones así como participando como jurado en las diferentes exposiciones de animales.

La partida del profesor Porte es una gran pérdida para el país, para la ganadería y para esta Facultad.


Más adelante señalo otros antecedentes y reconocimientos, que especialmente se le han hecho después de su muerte. Me extiendo más adelante, como ya lo he señalado, con materias relacionadas con nuestra Universidad de Chile.

Homenajes y recuerdos relacionados con el mundo exterior a la Universidad

Emotivo es lo que ha escrito Miguel Ángel Moya Badilla, distinguido periodista del “Portal Oficial Federación del Rodeo y de Criadores de Caballos Chilenos”, que ha publicado poco después de su muerte. Con cariño en varios momentos se lo menciona con el amigable apodo “Don Yayo”; me recuerda como muchos lo llamábamos el “Yayo Porte”.

El artículo disponible en Internet dice así:

Eduardo Porte Fernández, un defensor acérrimo del Caballo Chileno

Su deceso es una gran pérdida para el mundo de la crianza.
Autor: Miguel Angel Moya. Fecha: Lunes 15 de abril de 2013

EdoPorteFdz

“Don Yayo” siempre compartió sus conocimientos. (Fotos: Vicente Pérez)

 

Eduardo Porte Fernández, Don Yayo Porte, puso todos sus conocimientos y luchó por elevar cada día el nivel de la crianza. Escribió libros, juró incontables exposiciones regionales, dio muchas charlas sobre Morfología, juró Sellos de Raza en los Campeonatos Nacionales y también evaluó ejemplares en las Exposiciones Nacionales, encabezó equipos de trabajo destinados a dar a luz proyectos en beneficio del Caballo de Pura Raza Chilena y también fue criador, dueño del criadero El Boldal Catapilco.

Por ello, su partida el sábado 13 de abril en la noche, aquejado de una cruel enfermedad, significa una gran pérdida para quienes supieron de su caballerosidad y de sus tareas como director honorario de la Federación de Criadores de Caballos Chilenos, jurado de exposiciones, destacado zootecnista, profesor emérito de la Universidad de Chile, autor de libros como “Cría, doma y arreglo del caballo a la chilena” y “Evaluación técnica del Caballo Criollo Chileno 1893-1993“, además de varios trabajos publicados en los Anuarios de la Federación del Rodeo Chileno.

Don Yayo” partió a los 81 años de edad, pero tras sí ha dejado un enorme legado, hecho que fue reconocido, por ejemplo, el año 2009 por la Federación de Criadores.

En esa ocasión, en una ceremonia muy significativa realizada en el marco de la Cena de Premiación de la Exposición de Caballos Chilenos de la Semana de la Chilenidad, se le hizo entrega de un hermoso galvano cuyo leyenda decía: La Federación de Criadores de Caballos Chilenos a don Eduardo Porte Fernández, Director de la Federación de Criadores de Caballos Chilenos por más de 50 años y por su destacado y constante aporte a la investigación y desarrollo del Caballo Chileno“.

Recordemos lo que dijo en aquella ocasión respecto del homenaje que se le había rendido.

“Yo creo que es un bonito recuerdo que se me entrega, que lo voy a poner en un lugar muy destacado de mi casa y que lo voy a tener que leer todos los días para no olvidarme del Caballo Chileno. Así que es una cosa muy agradable para mí, muy emotiva, muy significativa, rodeado de grandes amigos, de los amigos de siempre y ustedes los periodistas, con quienes creo haber mantenido una muy buena relación siempre, son solamente en la parte tecnológica deportiva, sino también en la parte más afectiva, que también ha sido muy agradable y tremendamente satisfactoria para mí. Yo guardo el mejor de los recuerdos tanto de la Federación como de la gente que está trabajando en la Federación”.

También agregó que fue una sorpresa muy agradable recibir dicha distinción.

“Y muy impactante también porque no pensaba que iba a pasar esto ni mucho menos y sobre todo en esa magnitud. Y más que nada pensando que yo siempre he tenido una postura más modesta, más tranquila en mi gestión. Yo siempre he sido un hombre muy amante de los caballos, muy interesado en el tema de los caballos, sobre todo el Caballo Chileno y del aspecto ganadero en general, porque yo no solamente me he dedicado a los caballos, sino que también a los vacunos, que han sido mis dos grandes áreas profesionales”, añadió en esa oportunidad.

Asimismo, expresó: “Después de tantos años dedicado a esto, casi 50 años, todo lo que se ha hecho en tanto tiempo con tantos amigos que se han conocido, con tantos caballos que se han visto, con tantas exposiciones que se han jurado, con tantos directivos que me ha tocado colaborar, participar y apoyar, este tipo de actitud es como que le cala hondo a uno. Y con esto uno sigue viviendo y sigue caminando por este largo país lleno de tantas cosas agradables y tan tradicional en sus costumbres”.

Dijo que antes de recibir este homenaje impensado estaba como retirándose de estas actividades.

“Pero esto es un aviso que nos dice: No, usted no se puede retirar todavía, si para algo sirve. Entonces, encantado y tengo el mejor de los ánimos de siempre de seguir colaborando y de seguir siendo útil en el tema donde se pueda. Yo creo que el que nace chicharra muere cantando. Y cuando uno nació en las patas de los caballos, bueno, tendrá que seguir en los caballos hasta el último día de la existencia que Dios le dé bien en el futuro”.

Lamentablemente, el cáncer tronchó su existencia faltando meses para cumplir cuatro años desde aquel homenaje, pero queda indeleble entre los criadores su fecundo trabajo energizado por esa gran pasión por el Caballo Chileno que siempre demostró.

Trabajando siempre por el Caballo Chileno

Pruebas tangibles de su labor son, por ejemplo, el Centro de Datos de Caballo Chileno, valiosa herramienta de evaluación genética y la creación de un Registro de Reproductores.

Rindiendo un informe en un Consultivo realizado en La Serena como presidente de la Comisión Técnica, expresó: “Creo que el grupo de trabajo que ha estado en torno a este gran proyecto que llamo yo, porque creo que es indispensable para el Caballo Chileno tener esta nueva herramienta de evaluación genética, ha cumplido sus objetivos”.

“Cuando empezamos a plantear el proyecto Registro de Reproductores, nos encontramos con que había una base genealógica con muchos errores que había que mejorar, porque si no eso lo íbamos a multiplicar después en la evaluación de los caballos. Así que una cosa trajo a la otra; hicimos un gran trabajo y como dije en otras oportunidades, el apoyo de Felipe Lara ha sido extraordinariamente valiosísimo y de alta calidad genética”.

En esa ocasión manifestó que toda esa labor apuntaba a una genética cuantificada, precisando: “Aquí no podemos estar disparando a la bandada, tenemos que disparar al individuo. Y ese individuo evaluarlo en lo que es él, en lo que genera en su descendencia. O sea, ver su capacidad de transmisión genética y ver también qué es lo que viene atrás de él. O sea, ascendientes y descendientes y perfomances individuales. En lo funcional del Rodeo, en lo morfológico o zootécnico y en todo aspecto”.

También señaló que el Banco de Datos permitirá trabajar genéticamente muy bien la parte morfológica del caballo futuro.

“Es decir, una vez que se tenga una muy buena base de datos, se van a poder promediar parámetros genéticos morfológicos, por regiones incluso, de manera de determinar cuán mejoradoras son determinadas características morfológicas y cuán desmejoradoras son otras”, acotó.

En ese terreno, también aludió positivamente al uso del microchip en los caballares, calificándolo como un sistema moderno de individualización de individuos, en este caso de los caballos, y que también representaba una contribución muy eficaz al desarrollo del Banco de Datos del Caballo Chileno.

Asimismo, su labor también dejó huellas en la jura de exposiciones, donde participó activamente en reuniones destinadas a acordar un criterio común con los otros jurados, presentando ante la Federación proyectos con este propósito y también para formar a nuevos jurados.

Generoso con sus conocimientos

Además, fue muy generoso con sus conocimientos, entregándolos a través de charlas realizadas con distintas asociaciones de criadores, clubes de rodeo y otras instituciones afines al ejemplar equino nuestro.

Recordamos que en una ocasión llegó hasta la medialuna de Antofagasta enviado por la Federación de Criadores junto a José Luis Pinochet (quien hizo una demostración de Amansa Racional), para responder a las necesidades de conocimientos de los socios del Club de Rodeo local.

En esa oportunidad (año 2005), Don Yayo hasta tuvo que tusar un par de caballos para demostrar cómo puede ganar un ejemplar teniendo en cuenta estos detalles de presentación. Y hablando de lo que fue esta visita a la Región de Antofagasta.

“Por el volumen de personas que asistió (más de 60), como por el nivel de preguntas y la cantidad de las mismas, creo que tuvieron interés en los temas que se expusieron. Que son dos temas muy candentes de actualidad. La Morfología es uno de ellos porque es y seguirá siendo importante y continuará siendo una preocupación de los criadores. Y la parte Alimentación porque es una condición vital. El que cría o maneja caballos de rodeo, tiene que tener nociones mínimas y básicas de formas de alimentar caballos, higiénicamente y en las cantidades adecuadas. Racionarla como se debe, sobre todo cuando los caballos son estabulados y que se generan problemas de alimentación cuando ésta es mal manejada”.

Nociones que siguen muy vigentes, y que don Yayo Porte se encargó siempre de difundir entre los criadores, de entregar sus conocimientos sin mezquindades y a todo aquel que los necesitara, teniendo siempre como norte el Caballo Chileno…hasta que Dios lo llamó a su lado, porque dicen que el Supremo Hacedor también es criador y corralero y necesitaba a Don Yayo para que les cuidara sus caballos celestiales.

Un segundo documento que me parece conveniente presentar es el que obtuve de http://www.criollos.cl/?p=1981 . Una ventana al mundo del caballo. Del 9 de noviembre de 2013.  En el capítulo titulado “Conversaciones en la Catedral…” Escrito el 5 agosto 2011, por Editor. Contiene un valioso video que recomiendo especialmente revisar.

De la página de la apertura copio lo siguiente.

En visita no programada al efecto, y en calidad de humilde discípulo que simplemente portaba la entrega de un impreso, visitamos al distinguido profesor don Eduardo Porte Fernández en su campo de Catapilco, un agrado que quisimos compatir con ustedes y que registramos brevemente a la hora del bajativo, una conversa de chimenea que envasamos para el disfrute de los verdaderos amantes del caballo, atendiendo un par de conceptos potentes que el destacado zootecnista una vez más nos regaló con su cariño de gran formador de criadores.

Prometimos regresar luego para seguir hablando de caballos, un privilegio imperdible que, además, se complementará con la tarea de achicar el licor de níspero que hace don Yayo para él y que macera en invierno.

Vaya aquí este video que solo la confianza y el respeto permitió registrar sin aviso ni preparación previa alguna, dejando en claro la gran estatura científica de nuestro querido Profesor Porte.

A ese video se tiene acceso. Me impresionó verlo y oírlo. Hay que hacerlo; ojalá se pudiera transferir a un escrito, si es que aún no se ha hecho. Presentación con tan rico contenido, con una exposición precisa y sencilla, con una entrega eficiente y eficaz que motiva seguirla con mucha atención. El verlo y oírlo después de fallecido, genera un sentimiento muy especial. A uno lo lleva a recordar su personalidad, sus expresiones que dan confianza y que demuestran su sencillez, humildad y firmeza; seguridad en lo que trasmite y con el contenido inmenso de mensajes.

Me ha parecido conveniente incluir los ocho comentarios que se presentaron en la edición.

  1. Dina Arrigoni
    Estimado Vicente: Que buena la entrevista a Don Eduardo Porte y su análisis claro y científico, como destaca la necesidad de la Rienda , el arreglo de la Boca para el Rodeo y los demás deportes con el caballo Chileno,
    Que nuestro caballo es una Raza luego de 100 años de registro cerrado, la necesidad de iniciar un Registro de Mérito para mejorar la crianza y seguramente estándares definidos morfológicos.
    Don Eduardo nos apoyó muchas veces siendo jurado de Morfología en los Finales Nacionales de las Pruebas Ecuestres Chilenas las cuales mejoraron considerablemente la morfología de los caballos participantes al darles un % alto en la evaluación final de la Competencia.Fue un gusto verlo y escucharlo Don Eduardo.Saludos
    Dina Arrigoni
  2. Hugo Espinoza
    Muy buena entrevista……. Toda mi admiración para el Profesor Porte… lejos el Zootecnista Contemporáneo que más aporte ha hecho a favor del Caballo Chileno sin desmerecer a nuestros antepasados Criadores.Sería muy bueno que se homenajeara en vida al Sr. Porte. Rescato su humildad y bajo perfil.Atte.
    Hugo Espinoza
  3. Randall Ray Arms
    Vicente lo felicito por figurar al Profesor Eduardo Porte en tu portal porque difícilmente hay una persona que se merece más respeto y agradecimiento dentro de la industria moderna del Caballo Chileno. Siempre lleno de información, un hombre culto y educado como el solo, generoso para compartir sus conocimientos, en fin todo lo que pueda decir respecto las características de él como hombre y como profesional es poco. A pesar que Chile regaló más del 60% de su territorio y quedó geográficamente chico al lado de sus vecinos, nuestro país se ha distinguido en gran parte por tener figuras dinámicas que han enaltecido a nuestra patria de manera poco común.Nuestra industria del Caballo Chileno no es excepción ya que se ha aventajado de tener grandes contribuidores en los objetivos prácticos al mismo tiempo que ha tenido excelentes guías tecnológicas dentro de la ciencia de la producción animal. Criaderos con el Principal, Quilamuta, El Parral de Doñihue, Aculeo, Curiche, Las Camelias, Santa Elba y Santa Isabel solo son una muestra de grandes criaderos formado por hombres que dieron la pauta de perseguir la excelencia en el Caballo Chileno.Ciertamente creo que la formación de nuestra raza empieza mucho antes de la creación de los registros que formalizaron los esfuerzos de los antiguos criadores dentro de nuestra isla geográfica. Pero si podemos decir que los logros prácticos fueron certeros; también hay que decir que esto se debió a más que el “instinto” de un buen criador, ya que Chile ha tenido unos “gigantes” de la producción animal que nos han guiado más allá de su presencia física en este mundo. La buena fortuna de contar con profesores, investigadores, autores y profundos pensadores sobre la materia de producción animal como lo han sido Uldaricio Prado y Eduardo Porte es un privilegio MUY grande que ha tenido nuestro país. Desgraciadamente el justo reconocimiento de Uldaricio Prado P. no le tocó en vida y espero que no repitamos este error con Eduardo Porte F. que ha sido un pilar enorme para el Caballo Chileno moderno. Se merece todo los elogios y galardones que le podemos dar. No por estar jubilado de la Universidad de Chile debiéramos desistir de tenerlo en puestos donde puede continuar aconsejándonos sobre el camino más prudente a seguir. En nombre de muchos que sé que lo piensan, pero posiblemente no tienen la oportunidad de expresarlo, le damos nuestras más sinceras gracias nuestra muy querido Eduardo Porte!!!
  4. Macarena García Morales
    GRACIAS DON EDUARDO….SIEMPRE ES UN PLACER ESCUCHARLO HABLAR DE NUESTROS CABALLOS………..UN BESO GRANDE PARA UD…..QUE DIOS LO BENDIGA……..MACARENA GARCIA
  5. Juan Montecinos
    Cuándo vamos a ver esto en caballo y rodeo, y páginas similares. . . CORRESPONDE homenajear al hombre como corresponde.
  6. Justo Pastor del Campo
    Don Vicente,
    Más que una excelente entrevista… (que lo es, sin duda) esta conversación grabada con el Profesor Porte es un documento histórico de gran valor. Felicitaciones y muchas gracias.Afectuosamente,
    Justo Pastor del Campo
    P.D. ¿Será posible que en su próximo encuentro, según lo anuncia, pueda pedirle a don Yayo (abusando de su generosidad) la receta de su licor de níspero?… También en ese buen brebaje debe haber sabiduría, tradición y secretos centenarios que bien nos valdría conocer, para paliar los fríos días de agosto que tanto cuesta cruzar sin correr grandes riesgos de vida?…
  7. Pablo Villa
    Palabras bien claras las de Don Eduardo Porte más de 100 años dice, y el Atalaya lindo animal que lo acompañaba, gracias por compartir sus conocimientos.
  8. Viperal
    Mejor me acompaña y así prueba el “espirituoso” que hace el profe y anota la receta. Yo ya la tengo, pero él la da personalmente y con “apruebe”.

 

Otro documente interesante sobre Eduardo Porte es el siguiente, que corresponde a la última entrevista que se le hizo.

Ultima entrevista a Eduardo Porte: “Nosotros tenemos que defender al Caballo Chileno

http://www.caballoyrodeo.cl/portal_rodeo/site/artic/20130416/pags/20130416151208.html

El destacado zootecnista se refirió uno de sus proyectos para mejorar la Raza.

Autor: Alejandro Alegría Torres. Fecha: Martes 16 de abril de 2013

 

Don Yayo defendió al Caballo Chileno durante toda su vida.

La última entrevista que concedió don Eduardo Porte Fernández al equipo de Caballoyrodeo.cl y del Anuario de la Federación de Criadores de Caballos Chilenos ocurrió el 11 de marzo del presente año y fue con respecto a la muerte de Gustavo Donoso Covarrubias.

“Él fue un gran criador. En algunas oportunidades me tocó jurar en las exposiciones con él. Fueron las últimas exposiciones que el juró y las primeras que yo juré. Fue un hombre muy agradable, de muy buen ojo para evaluar los caballos, muy acampado, buena persona y tengo las mejores impresiones de él. Sentí mucho cuando supe que había fallecido porque ha sido uno de los grandes criadores del país, uno de los que ha aportado verdadera genética al medio nacional caballar”, dijo en aquella oportunidad (extracto reportaje “Gustavo Donoso Covarrubias: La herencia del criador del Estribo y el Estribillo”, pág 174-177 Anuario de la FCCCH 2013).

Pero también abordó otros temas, como la defensa del Caballo Chileno en el ámbito internacional y su proyecto de realizar un ranking de funcionalidad de los ejemplares para mejorar la Raza.

“Nosotros debiéramos ya, y fue uno de los objetivos que yo le propuse al Directorio, es ir afirmando en lo Internacional al Caballo Chileno y tenemos que luchar en las internacionales, hacerlo por nuestra cuenta. Tenemos que olvidarnos de la FICCC y esas cosas, nosotros tenemos que defender al Caballo Chileno. Para eso tenemos que darle atributos y evaluarlos, haciendo ranking de cada una de estas funciones que el caballo realiza. Así tendremos un espectro genético tan valioso y tan grande, que cada criador tendría la oportunidad de encontrar en este ranking el caballo que anda buscando en las diferentes disciplinas para mejorar su criadero”, dijo Don Yayo.

Otro documento que creo merece recordarse, es el cómo se anuncia su muerte.

http://rodeoyrienda.cl/noticias/5941-criadores-de-duelo-fallecio-don-eduardo-porte-fernandez.html

 

Criadores de duelo: Falleció don Eduardo Porte Fernández

Domingo, 14 de abril de 2013

El director honorario de la Federación de Criadores dejó de existir la noche del sábado, a los 81 años.
Por: Caballoyrodeo.cl

Una dura pérdida para el mundo de la crianza se produjo la noche del sábado 13 de abril, con el fallecimiento del director honorario de la Federación de Criadores de Caballos Chileno, destacado zootecnista y jurado de exposiciones, don Eduardo Porte Fernández.

El querido “Don Yayo” murió a los 81 años víctima de un cáncer que lo tuvo muy delicado de salud en las últimas semanas.

Los detalles de su velatorio, así como el día y hora de sus funerales, serán informados prontamente.

 

Otro documento que me ha parecido conveniente incluir es este homenaje

Un postrer homenaje le rinde quien expresa un gran aprecio con su maestro profesor

Sábado, abril 20, 2013

Fallece mi profesor Eduardo Porte

Con escolta de a caballo partió “Don Yayo” a su descanso eterno

Gran cantidad de personas llenó la parroquia y acompañó a Eduardo Porte hasta el cementerio de Catapilco.
Autor: Miguel Angel Moya fecha: Martes 16 de abril de 2013

El profesor Porte tuvo su último adiós en Catapilco. (Fotos: Miguel Ángel Moya)

Una escolta de 30 huasos de a caballo, pertenecientes a distintos clubes y muchos amigos de a pie, acompañaron el viaje de Eduardo Porte Fernández, “Don Yayo”, hasta su última morada en el cementerio de Catapilco.

Los emotivos funerales del director honorario de la Federación de Criadores, destacado zootecnista, jurado de exposiciones, criador y profesor emérito de la Universidad de Chile, se efectuaron en la tarde del lunes 15 de abril, después de una misa que se efectuó en la parroquia de pueblo y que se vio abarrotada por la presencia de tanta gente que llegó a rendirle su último homenaje a un gran hombre.

Luego del oficio religioso, donde entre los presentes estuvo el presidente de la Federación de Criadores de Caballos Chilenos, Agustín Edwards; el vicepresidente Luis Iván Muñoz; el director tesorero Sergio Covarrubias; el director secretario general César Núñez; el director Luis Valentín Ferrada; el gerente José Miguel Muñoz; la presidenta de la Asociación Nacional de Caballos de Rienda, Thérese Matthews; el director tesorero de la Federación del Rodeo Chileno, Alejandro Decombe, además de presidentes de asociación como Cristóbal Bertelsen, Francisco Hanke, Cristián Court, criadores como Arturo Correa, Sergio Hirmas, Julio Loyola, Rafael Canihuante, corraleros, amigos y personas que lo conocieron, trabajaron con él y lo apreciaron en toda su dimensión, el cortejo se dirigió hacia el camposanto local, a pocas cuadras de la parroquia.

Escoltada por los huasos de a caballo y con los familiares del querido Profesor Porte encabezando el cortejo, la carroza se dirigió hasta el cementerio, teniendo como destino final el mausoleo de la Familia Porte Fernández.

Allí, en medio del dolor y la congoja imperante entre los presentes, César Núñez habló a nombre del directorio de la Federación de Criadores.

“Con mucho respeto y agradecimiento quiero expresar esta palabras en nombre del directorio de la Federación de Criadores de Caballos Chilenos y en el mío propio. Compartimos durante varios años la Comisión Técnica de nuestra Federación, donde usted era su presidente. Ahí pude apreciar su entrega por nuestro Caballo Chileno de un punto de vista racional, equilibrado, con mucha pureza, sin contaminación de ningún tipo”, expresó.

“Trabajamos mucho tiempo en proyectos que serán la base para nuestra Federación y estudios a futuro, como por ejemplo: Reglamento Genealógico del Caballo Chileno, Reglamento Genealógico del Caballo Chileno Internacional, Reglamento del Sello de Raza, Estudios Morfológicos, ADN, Microchip, Transplante de Embriones, Inseminación Artificial y muchos otros trabajos científicos y prácticos”, agregó.

“Profesor, fue un privilegio haber trabajado con usted y tenerlo como compañero en el directorio. Siempre en forma invariable fue de una actitud austera, humilde y trabajó silenciosamente con base científica, profesional. Ponía una mirada que daba el equilibrio frente a los criadores, que muchas veces la pasión nos juega malas pasadas o somos poco objetivos para el análisis de nuestro Caballo. Siempre admiré su capacidad para abstraerse de los adornos o elementos llamativos para analizar la morfología en su esencia. Agradezco la enseñanza que nos dejó, todo lo que dio y quiso por nuestro Caballo, sin esperar nada a cambio”, aseveró.

También dijo: “Usted fue uno de esos hombres que nos toca conocer no muy seguido; una persona especial, capaz, sincero y con una humildad que caracteriza a las personas sabias. Por eso fue declarado profesor emérito de la Universidad de Chile. Podría haber explicitado su obra en forma más extensa y con un alto nivel académico, porque así lo fue. Pero sé que no estaría acorde con la sencillez de su persona. Gracias Don Yayo en nombre de todos los amantes del Caballo Chileno, le debemos mucho y siempre estará en nuestro recuerdo”.

Misión cumplida

Luego intervino Renato Herrera, jurado de exposiciones, quien recordó las innumerables veces que viajó con Don Yayo y que aunque ahora el viaje lo hizo solo para asistir a su funeral, igual estuvo acompañado.

“Nunca me sentí solo, encontré ganado a la vera del camino, en la medialuna de Los Vilos estaban los huasos galopando sus caballos, seguramente para el próximo domingo. Y cada vez que pare una vaca en el campo o entra un caballo a una pista de jura o a un rodeo, lleva algo suyo Don Yayo. En sus genes llevan algo suyo. Usted puede irse tranquilo; misión cumplida”, enfatizó.

Seguir sus pasos

Dichas sentidas palabras de ambos oradores fueron respondidas a nombre de la familia por Bernardita Espinoza Porte, sobrina de Don Yayo, quien manifestó: “Quiero dar las gracias a todos los que nos acompañaron. Además decir que son todos amigos; todos entienden la gran partida hoy día y les pido por favor que se acuerden del tío. Que sigan los pasos de él, que se preocupen del Caballo de verdad, de corazón”.

 “Se nos va un gran hombre y la única manera de tenerlo con nosotros para el resto de la vida es su recuerdo y hacer lo que él más amaba: cuidar el Caballo. Gracias a todos por estar hoy día aquí con nosotros”, señaló finalmente.

Fuente:http://www.caballoyrodeo.cl/portal_rodeo/site/artic/20130416/pags/20130416081807.html

Otro registro digno de considerar:

 Eduardo Porte F. insigne zootecnista

14 abril, 2013    Autor: Luis Valentín Ferrada

Fuente: http://www.corralvictoria.cl/eduardo-porte-fernandez-un-historico-del-caballo-chileno

Puede y debe decirse que la obra y trayectoria del Profesor Porte ha sido, durante los últimos cincuenta años, la proyección del legado histórico del otro gran maestro de zootecnia que le precedió a principios del siglo XX: don Uldaricio Prado Prieto, autor de la obra más completa y clásica que hasta el día se conozca sobre nuestro caballo de pura raza chilena.

Ambos abordaron el extraordinario fenómeno del caballo chileno, su evolución y desarrollo histórico y biológico, desde un punto de vista estrictamente científico, utilizando para ello sus conocimientos académicos y la cátedra universitaria.
Ambos – siguiendo la profunda huella abierta por el naturalista francés don Claudio Gay en los años del medio siglo XIX, enfrentaron el examen de nuestra rica joya patrimonial natural – nuestro caballo nacional – con la mayor altura que es posible obtener en el campo de las ciencias.

A personas de tan alta distinción intelectual se debe – más que a ningún otro – el hecho de que nuestro caballo sea comprendido hoy como Monumento Nacional Natural del Patrimonio Cultural de Chile, y que la raza del pura sangre chileno sea actualmente reconocida en toda su importancia a nivel universal en el ámbito de Naciones Unidas.
Es suerte grande que, antes de partir a la tierra prometida, el Profesor Porte haya podido ver materializado estos dos grandes logros, por los cuales trabajó incansablemente toda su vida con la alta visión de su sabiduría científica.

Don Eduardo, entre nosotros, no fue “un aficionado” al caballo chileno, sino el profesional serio que desde la Universidad vislumbró con toda claridad – hace cincuenta o más años – el alto sitio en el que debía colocarse a nuestro caballo nacional, y fueron sus lecciones y enseñanzas las que iluminaron los pasos de quienes tuvimos la dicha de ser sus amigos y en cierto modo discípulos.

Quien escribe estas emocionadas líneas tuvo por incomparable suerte el conocerle en aquellos lejanos años 60 cuando impartía sus clases de agronomía en la Facultad de la Universidad de Chile que, al entonces, tenía su campo experimental en el Fundo La Rinconada de la Comuna de Maipú.

Como era él, además de un gran Profesor Universitario, un hombre de campo sencillo, amable, cultor de nuestras tradiciones y poseedor de un carácter decididamente patriótico, algunos jóvenes maipucinos junto a un grupo de hidalgos huasos de esa comuna histórica, pudimos gozar por largo tiempo de inolvidables reuniones en las cuales se daban la mano estrechamente la cultura y las ciencias con aquellas manifestaciones humildes en las cuales el corazón huaso tanto se deleita con tan pequeñas cosas y latidos auténticos de nuestra tierra.

Estas reuniones – ¿cómo no recordarlo? – se efectuaban en la casa del empleado de campo de La Rinconada, don Manuel Gutiérrez, mejor conocido como “Don Gute”… que desplegaba su cordial generosidad bajo el alero de su antigua casa campesina , donde el mayor de los lujos exhibidos era el del cariño incomparable para todos los que a su varón topero nos arrimábamos.

Recordaremos siempre aquél largo y emocionado abrazo que nos prodigó don Eduardo el día aquél en que el caballo chileno fue declarado Monumento Nacional de nuestro Patrimonio Cultural.

 

Otro homenaje posterior, palabras de su sobrina que con aprecio especial lo recuerda

Fuente: www.rodeoyrienda.cl/noticias/6178-sobrina-de-eduardo-porte-y-homenaje-de-los-criadores-qestoy-feliz-porque-reconocen-su-pasionq.html

 

Sobrina de Eduardo Porte y homenaje de los criadores:
Estoy feliz porque reconocen su pasión

Don “Yayo” Porte fue recordado por los criadores del país.
Viernes, 05 de Julio de 2013

EdoPorteFdz2

Bernardita Espinoza se mostró muy emocionada por los reconocimientos que realizaron la Federación de Criadores y la Asociación Malleco a su tío.

Bernardita Espinoza, se mostró muy emocionada y contenta por los homenajes que realizaron la Federación de Criadores de Caballos Chilenos y la Asociación Malleco a su tío Eduardo Porte durante el Consultivo de Los Andes.

La sobrina de “Don Yayo” Porte señaló que “estoy muy feliz porque reconocen su pasión más que su trabajo y comparto plenamente el reconocimiento, porque él para mí ha sido un ejemplo de vida como profesional, como hombre y como un papá me atrevería a decir”.

“Estoy feliz porque siento el cariño de la gente y espero que sigan con lo bonito que él hacía, que sigan con la preocupación y el cariño que le tenía al Caballo Chileno. Así que estoy feliz por todos quienes siguen esa bonita causa”, agregó.

Bernardita destacó que Porte es una de las personas que dejó un mayor legado para la crianza del Caballo Chileno.

“Yo me atrevería a decir que él es la persona que más ha trabajado por el Caballo Chileno y siempre lo hizo con mucho cariño”, dijo Espinoza.

Por último, comentó que gracias a los cuadros que fueron regalados por la Asociación Malleco, el destacado zootecnista siempre estará en imagen y corazón junto a su pasión por los Caballos Chilenos.

“El ahora estará siempre en la Federación, tanto en la imagen como en el corazón”, concluyó.

                             


 

Segunda parte.

Nuestras relaciones con la Universidad de Chile

Él ingresó en 1951 y yo lo hice en 1950; egresamos respectivamente en 1955 y 1954.

Nos correspondió como alumnos motivar una profunda reforma en la enseñanza de Agronomía. La ciencia agronómica había tenido importantes avances y enfrentábamos una molestia estudiantil que se arrastraba desde años, la que pedía cambios profundos en los programas de estudio y una renovación del profesorado. En asignaturas más críticas, el alumnado anterior había conseguido profesores paralelos, quienes colaboraban gratuitamente en la docencia.

Por situaciones muy especiales me correspondió ser dirigente del Centro de Alumnos, sin haber pretendido cargo directivo alguno. Estábamos frente a cambios políticos importantes.

Había que renovar como todos los años el Centro de Alumnos. Estas actividades electorales de alguna manera estaban relacionadas con el acontecer político. Era el Gobierno del General Carlos Ibáñez del Campo y Rector de la Universidad de Chile, ese gran estadista, Juan Gómez Millas.

Se presentaron dos listas a la elección. Mi curso estaba en el tercer año y a nosotros nos correspondía hacernos cargo del Centro de Alumnos. Políticamente había dos orientaciones; una, la tradicionalmente política representada por la derecha y el social cristianismo y la otra de las posiciones renovadoras del Ibañismo representado por dos grandes partidos relativamente nuevos, el Agrario Laborista y el Socialista Popular, unidos a otros movimientos nuevos encabezado por líderes políticos recientes.

Teníamos buenos antiguos dirigentes de la izquierda, especialmente socialistas. Ellos deseaban para el Centro de Alumnos candidatos ibañistas, tanto para presidente como para vicepresidente. En nuestro curso, si mal no lo recuerdo, sólo uno era ibañista, no propiamente socialista, sino que independiente. Era un alumno destacado y muy respetado, joven muy responsable y de gran sentido de colaboración; me refiero a Sergio Mora González Q.E.P.D.

El ibañismo, especialmente a través de socialistas populares, le solicitó que él fuera el candidato a la Presidencia del Centro; el condicionó su aceptación a que yo lo acompañara como Vicepresidente. El socialismo ibañista se oponía a mi candidatura; yo no era político y con tendencias más hacia la derecha liberal. Mora impuso mi nombre, ya que en caso contrario no aceptaba ser candidato.

Un tema que me ligó mucho con Sergio se debió a que éramos ayudantes de la cátedra de Química analítica del profesor Carlos Mathieu desde el año anterior; en esa época la ayudantía tenía cierta solemnidad. Éramos contratados como empleados públicos. De allí nació nuestra antigüedad universitaria.

Se hizo la elección y para sorpresa nuestra, ganamos por un par de votos. Después de un tiempo supe, muy en secreto, que se había producido una especie de fraude. El Reglamento de Elecciones permitía votar en las elecciones estudiantiles a egresados que estuviesen inscritos en los registros de votantes. Supe que en una noche muy próxima a la elección inscribieron a, si mal no recuerdo, 14 egresados de tendencia socialistas, lo que permitió ese sorprendente triunfo inesperado y estrecho.

Producida la elección, todo el curso se unió para llevar adelante la reforma, negociada desde hacía años con las autoridades de la Facultad. Como sucedía todos los años, la mayoría de la Facultad acordaba postergar cada año en un año más la decisión de reformar. Acontecida en 1953 esta nueva postergación, decidimos ir a la huelga.

En esa época eran muy extrañas las huelgas estudiantiles. Fueron varias días sin actividades docentes. Las negociaciones no avanzaban hasta que se genera un quiebre en el profesorado, iniciado por ese gran académico René Enríquez Fröden quien renuncia públicamente en una tensa sesión de Facultad y se retira de la reunión. El alumnado desde ya hacía algún tiempo había conseguido el derecho a participar en la sesiones de Facultad con sólo derecho a voz, con dos representantes, el Presidente del Centro y un delegado más. Al poco tiempo eso concluye en que la Facultad es declarada por la autoridad universitaria en reorganización.

Me recuerdo que antes de la huelga, tuvimos una entrevista con ese destacado académico Juan Gómez Millas en su calidad de Rector de la Universidad de Chile. Le planteamos nuestra inquietud sobre la situación que enfrentábamos, nuestro descontento con varios profesores, que se arrastraba desde hacía varios años. Se me grabó lo que nos dijo entre otras cosa, fue algo así; “no me traigan problemas chicos, tráiganme problemas grandes”.

Esas palabras en parte me molestaron; creo no haberlas entendido bien. Quizás esa conversación nos ayudó a tomar la decisión de ir a la huelga cuando una vez más la Facultad acordó postergar en 1953 para el año siguiente la reforma de ella. Esa decisión fue la chispa que originó la explosión. Se puede pensar que esa huelga tenía el apoyo extraoficial del Gobierno y del Rector de la Universidad; en varios momentos lo sentimos. Creo que Gómez Millas como rector y estadista buscaba un cambio importante en la Universidad de Chile, que finalmente lo logró.

La Facultad estaba integrada por aquellos académicos que tenían cátedras en propiedad.

El Centro de Alumnos, revisando los antecedentes históricos, decidió hacer una lista de los profesores que debían alejarse y a quienes se les pediría la renuncia. Eso se hizo conversando con cada uno de ellos. Algunos aceptaron renunciar, otros no. A uno de los que nos tocó entrevistar con Sergio Mora, para pedirle la renuncia, recuerdo que cambió totalmente su rostro; mostró entre angustia y preocupación; nos pareció una reacción sincera. Nos señaló que primera vez que se le plantea una crítica y nos informó que estaba guiando en ese momento nada menos que 14 memorias de alumnos del quinto año. El curso debía ser de unos 25 alumnos.

Nos solicitó que revisáramos nuestra posición y que le diéramos una oportunidad más y que se le presentaran las críticas que desconocía; nos señaló que si de todas maneras se insistía en su renuncia, él se iría.

Llegamos al Centro de Alumnos y defendimos en el Directorio su permanencia; dimos todos los argumentos y finalmente se acordó eliminarlo de la lista de los que deberían irse. Después de la reforma este académico continuó en la facultad renovada, hasta que jubiló voluntariamente.

Después de varios días de huelga, de presentaciones nuestras en diarios y radios, de manifestaciones muy especiales; una de ellas fue un desfile un domingo por pleno Centro de Santiago, donde llegamos con permiso de la Intendencia, con una carreta de bueyes en que iban varios muchachos disfrazados de profesores en ropa antigua. Iban ellos arriba de la carreta y otro disfrazado también y con un letrero en la espalda que decía Decano, iba a pie picaneando a los bueyes. Un alumno cuya familia tenía un fundo en Puente Alto, nos facilitó la carreta con los bueyes.

La huelga termina exitosamente con la decisión superior de reorganizar la Facultad. A cargo del proceso de reorganización quedó el profesor René Enríquez, en calidad de decano. Él encabezó un profundo cambio, con el apoyo del Rector Juan Gómez Millas. Además del reemplazo de varios profesores, se decidió trasladar gran parte de la Escuela a la Hacienda Rinconada de Maipú. Se vendieron terrenos de la Quinta Normal y se hicieron importantes inversiones en la Hacienda. Se programó un internado el que fue finalmente construido y la creación de una gran estación experimental, la que también se concretó. Se establecieron los llamados Departamentos y se contrataron a jornada completa profesionales jóvenes preferentemente recién recibidos. Entre ellos se nos incorporó Eduardo Porte y a mí; Porte en la actividad ganadera, especialmente radicada en Rinconada y yo formé parte del Departamento de Ingeniería Agrícola, con sede inicial en la Quinta Normal.

Hasta antes de esta reforma, la Facultad se dedicaba principalmente a la actividad docente. Eso cambia profundamente y pasa a tener importantes responsabilidades en investigación y extensión. Eduardo Porte se puede decir que llegó a ser un brillante producto humano final de esos nuevos enfoques: un brillante profesor, un investigador destacado con grandes resultados y un extensionista ejemplar. Siempre he defendido en mi vida académica, que el que desempeña esa responsabilidad en la Universidad de Chile, debe participar no sólo en docencia sino que también en investigación y extensión. El investigador debe siempre contribuir a la docencia y procurar que los resultados de sus investigaciones sean difundidos. El docente debe estar siempre ligado a la investigación, aunque sea partime; este profesional puede mucho colaborar en ayudar a definir investigaciones necesarias, dar aportes parciales a sus procesos y utilizar en su docencia los resultados de los diferentes proyectos investigativos.

Recuerdo entre los primeros trabajos en conjunto con Porte, fue el haberle ayudado con un taquímetro en el trazado de los potreros a los cuales llegarían desde el extranjero las primeras partidas de ganado Hereford. La introducción del ganado de esta raza a Chile se debió inicialmente al trabajo de nuestra facultad y especialmente a la labor de Porte.

Eduardo Porte, como ya lo señalé, fue uno de los primeros profesionales jóvenes contratados a jornada completa; gran parte de su vida profesional fue dedicada a la academia en la Universidad de Chile-docencia, investigación y extensión-, hasta su jubilación, no mucho antes de su muerte.

La obra de Porte fue extraordinaria: Cumplió un servicio académico amplísimo; desde luego fue un gran docente, un destacado investigador y un eficiente extensionista. Al término de su carrera fue designado profesor Emérito de la Universidad de Chile por el Consejo Universitarios, a proposición de la Facultad. Especial reconocimiento en la proposición de esta distinción, se merece ese gran académico y hombre público Ruy Barboza Popolizio, que siempre fue su amigo leal y que conoció muy de cerca la extraordinaria labor académica de Eduardo Porte. Barbosa Popolizio fue por muchos años académico de la Universidad de Chile, Decano de la Facultad de Agronomía y llegó a ser Rector de la Casa de Bello, en momentos muy difíciles que debió encabezar esta universidad, debido a la renuncia del rector Eugenio González. A Barbosa le correspondió la designación de rector por ser en esos momentos el decano más antiguo.

Creo que para muchos Ruy Barbosa actuó con notable eficiencia y eficacia, en lo que fue un período muy difícil.

Desgraciadamente me ha sido imposible conseguir los antecedentes que se presentaron al Consejo Universitario para lograr ese tan merecido reconocimiento, el de profesor Emérito de la Casa de Bello el año 2000. Espero aún conseguir esos antecedentes para enriquecer el conocimiento público de tan importante profesional.

A comienzos de los años 60 yo ingreso a la Corporación de Fomento de la Producción durante el Gobierno de Jorge Alessandri Rodríguez. En este gobierno se decide darle a la COFO importantes responsabilidades en el desarrollo agrícola. Se crea la Gerencia Agrícola y un Comité Ejecutivo Agrícola, que se le puede considerar como un consejo de la corporación con bastantes atribuciones. Se da especial importancia al desarrollo ganadero.

Uno de los programas que se pretende desarrollar es el de praderas artificiales; se pensaba en expandirlas en unas 50 mil hectáreas. El Banco Mundial ofrece su futura contribución financiera. Se forma un amplio equipo de trabajo; después de los primeros avances se llega a la conclusión de que el desarrollo ganadero debe hacerse a través de un programa más integral. Uno de los problemas captados era el bajo crecimiento de la masa bovina, por sus bajos indicadores, especialmente de mortalidad y fertilidad.

El Gobierno solicita la colaboración de Naciones Unidas y así llega a hacerse cargo de la preparación de ese programa al ingeniero Hugo Trivelli Francolini, académico de la Facultad y quien fuera Director de Agricultura durante el gobierno de Ibáñez del Campo y posteriormente ministro de Agricultura en el gobierno de Frei Montalva; este programa pasa a tener carácter de nacional.

En la preparación de este programa tuvo una importante participación académicos del Departamento de Producción Animal de la Universidad de Chile. Fue especialmente importante la presencia de Mario Mesa Mascayano con una visión integral y otros especialistas en producción bovina y ovina. En ese departamento especial mención debe hacerse en bovinos a Eduardo Porte y en ovinos a Guillermo García. Fue muy importante también la contribución de profesionales del ministerio de Agricultura, especialmente en sanidad animal.

Finalmente el programa nacional fue aprobado por el Gobierno chileno. Se logró el apoyo del Banco Mundial. Se identificaron tres grandes subprogramas, uno de desarrollo predial, y los otros dos fueron los de Plantas lecheras y de Mataderos.

Se creó en CORFO la Dirección de Desarrollo Ganadero y un Comité Directivo integrado por un representante de CORFO, el Director Nacional de Agricultura en representación de su ministerio y un representante de los productores ganaderos.

A la llegada del Gobierno de Eduardo Frei Montalva, el Banco Mundial cuestiona los resultados de la acción de CORFO sobre el cumplimiento de metas; el programa se había concentrado principalmente en dar créditos sin reajuste a los predios ganaderos y pocos avances en los subprogramas de plantas lecheras y mataderos. En 1965 me toca asumir la Gerencia Agrícola e ir a Washington a renegociar el crédito con el Banco Mundial. Se modifica el programa especialmente en el desarrollo predial para basar el financiamiento futuro en proyectos prediales de desarrollo; el programa predial sería en adelante sólo en la zona sur, de Concepción hasta Magallanes.

El ganado Hereford pasó a tomar gran importancia especialmente para las zonas ganaderas más distantes de las planta lecheras. El aporte de los trabajos académicos de Eduardo Porte fue de mucho valor.

CORFO hizo importantes internaciones de ganado tanto de leche como de carne(Hereford). Especial mención debe hacerse de la importación de más de diez mil vaquillas Hereford con sus reproductores machos necesarios, desde el hemisferio norte para poblar las provincias australes de Magallanes, Aysén y sector continental de Chiloé. Este ganado debió traerse de países libre de la fiebre aftosa, ya que en la región austral se había logrado erradicar la aftosa. Esta masiva importación fue realizada por vía aérea.

En amplios sectores de la zona austral, el manejo de la pradera recomendaba la explotación mixta de las dos especies. La bovina para cuando las empastadas alcanzaban mayor altura especialmente en los sectores más húmedos, para después entrar los ovinos.

En la introducción del Hereford en Chile jugó un papel muy importante la Universidad de Chile y especialmente Eduardo Porte. Recordemos que en Rinconada se llegó a crear un importante plantel de producción de reproductores de esa raza; recuerdos que muchas distinciones ganó nuestro ganado en las exposiciones ganaderas.

Reitero que mucho le debe la producción de bovinos de carne de Chile a Eduardo Porte. Qué importante es que un profesional como él haya podido pertenecer a la Universidad por tantos años.

Cuando asume el gobierno el Presidente Allende se inicia un cambio muy importante en la sociedad y en la economía chilena. No es del caso profundizar el análisis de sus poco menos de tres años de gobierno. En CORFO se me aleja de mi trabajo para el sector agrícola y paso a tomar otras responsabilidades en el área de la economía, específicamente en el campo de las inversiones extranjeras.

El Golpe Militar genera un largo periodo de gobierno para unos autoritario para otros una dictadura. El Gobierno militar me asigna inicialmente un cargo de altas responsabilidades en CORFO; quedo a cargo de la Subgerencia General de Industrias de Consumo Corriente, que debía cubrir no sólo las materias agropecuarias y de las industrias alimentarias, sino que también otras como las textil, cuero y calzado, pesquera y de productos farmacéuticos. Reiniciamos las actividades ganaderas y llegamos a elaborar las bases para un nuevo programa de desarrollo ganadero.

Los militares inicialmente consideraron que CORFO debía continuar impulsando el desarrollo económico, pero antes de dos años, pasa a depender esta institución de sectores civiles partidarios de un nuevo modelo, el llamado neoliberal. Entramos a la llamada subsidiaridad del Estado y se produce un despido masivo de profesionales. Deja de ser CORFO una institución del Estado con un amplísimo consejo con representantes de los sectores público y privado, deja de tener la característica de corporación financiera y de banco de fomento.

Soy despedido de CORFO a mediados de 1975.

De la Facultad de Agronomía me vi forzado a alejarme de la cátedra de Economía General que tenía en propiedad ganada por concurso por oposición a comienzos de los años 60. A uno de mis principales colaboradores se le hicieron dos sumarios por razones políticas, a mi juicio sin fundamento. Del primer proceso fue sobreseído, pero del segundo no. Se dictaminó la irregular decisión de que si no renunciaba, se le suprimía su cargo, lo que así sucedió ya que decidió no renunciar. No fueron militares sino civiles los que motivaron estos sumarios. Yo pertenecía al Frente Universitario y tenía colaboradores de distintas tendencias políticas, como debe ser en una cátedra de esta naturaleza.

El procedimiento seguido me llevó a suspender mis actividades y manifesté que si creían conveniente se me considerara mi planteamiento como renuncia. Nada se me informó pero dejé de ser académico de la Facultad. Continué como académico en la Facultad de Ingeniería Forestal. Eso me permitió que una vez que el Gobierno Militar decide fusionar las dos facultades, quedara como académico partime de la nueva facultad. En 1990 un grupo de académicos me solicita postular a la decanatura, lo que acepto. Termino siendo elegido Decano, en la primera generación de decanos a la vuelta de la democracia.

Cuando asumo como decano, el director del Departamento de Producción Animal me invita a conocer labor que se estaba realizando en Rinconada. Mucho me impresionó lo que se tenía y lo que se había realizado. Me impresionó lo logrado en ovinos de la raza Suffolk y en bovinos, con la raza Hereford; desde luego debo destacar lo que se estaba haciendo en caballares, en el caballo chileno y en animal de tiro. A dos académicos debo hacerle un especial reconocimiento, además de a Porte, a Guillermo García.

Es conveniente recordar y considerar que las universidades del Estado, la de Chile y la Técnica del Estado fueron fuertemente golpeadas a partir del Golpe Militar. Muchos académicos fueron alejados. Se les quitaron las sedes regionales para crear universidades estatales regionales y se le privó a la Universidad de Chile de los recursos financieros que le llegaban por leyes especiales.

Desgraciadamente esta negativa evolución continuó en el período posterior democrático. El financiamiento pasó a depender cada año de la nueva Ley de Presupuesto. Se fueron reduciendo los aportes fiscales y se forzó a establecer aranceles para su financiamiento los que fueron en términos reales paulatinamente aumentando.

Desapareció la Universidad de Chile gratuita y se redujeron las disponibilidades financieras para la investigación y la extensión. Nuestra facultad fue seriamente afectada; esa situación contribuyó a crear muchos conflictos interiores, roces entre académicos y muchos otros efectos negativos.

El rector de la Universidad de Chile perdió importancia y presencia en la política chilena; dejó de tener su importancia nacional del pasado.  Se inicia bruscamente esta reducción de relevancia en el Gobierno Militar al quitársele las sedes regionales que venían en expansión y con las designaciones de personeros de la fuerzas armadas como rectores.

En mi opinión, no fuimos capaces en la vuelta a la democracia, de recuperar terreno; tomamos una posición pasiva en la proposición de una nueva política de educación superior. La nueva democracia continuó con su política neoliberal; no pocos de sus personeros se ligaron a las nuevas universidades privadas, atraídos por mejores remuneraciones y por disponer de mayores recursos.

Los programas de Eduardo Porte, como muchos otros, fueron seriamente afectados; finalmente entiendo que eso fue la causa de su alejamiento de la Universidad. Estos retiros terminaban siendo apreciados ya que liberaban recursos para otras finalidades, entre otras para mejorar remuneraciones de los que quedaban.

El tema da para muchos análisis de mayor extensión, que deben quedar para otras circunstancias.

Al ser Decano se reinician mis contactos con muchos académicos, entre ellos sin duda con Eduardo Porte. En esos nuevos contactos aprecio la extraordinaria labor que este académico había desarrollado.

Un día me plantea que conversemos con otro distinguido académico de la Facultad de Arquitectura de nuestra universidad, Alberto Moreira, a quien no conocía mayormente. Almorzando en el casino se me plantea la creación de un Centro Ecuestre en la Facultad. Acojo rápidamente la idea; mi hija mayor era y lo es muy aficionada a la equitación; conocí bastante del tema cuando la acompañaba a su participación en concurso, donde ganó varios de ellos.

Nos dimos la tarea de crear legalmente el Centro y lo logramos. Avanzamos en la confección de un anteproyecto físico, con dos grandes sectores, uno el de equitación y el otro de rodeo. Se destinó un terreno en Antumapu para ello e iniciamos el esfuerzo creador. Me sorprendió que Porte no quiso aceptar la Dirección del Centro, prefiero no mencionar las hipótesis que me planteé que lo motivarían a esto. Habiendo dejado de ser decano, por peder la reelección, la Facultad me pidió que asumiera esa tarea. Le era muy difícil a Alberto Moreira aceptar este cargo ya que era de otra facultad.

Logramos llevar adelante varias iniciativas; se estableció un curso de equitación con el aporte humano y de otros medios del Haras Nacional y muy especialmente del Área Deportiva de Antumapu; la aprobación de esta actividad le daba al alumno créditos en su carrera. Oscar Ramírez asumió esta responsabilidad docente. Hicimos varios otros actos académicos en torno a estas materias, con gran asistencia externa y ed alumnos.. Tomamos contacto con decanos de otras facultades relacionadas con el tema de la equitación y la cultura ecuestre para reforzar el Centro. Los resultados terminaron sin ser mayormente positivos, a pesar del apoyo a lo menos moral que nos dieron todos los entrevistados. Moreira tuvo en una oportunidad una extensa entrevista con uno de los vicerrectores académicos, alargándose la conversación por mucho más tiempo del programado.

Lamentablemente hace ya varios años que falleció Alberto Moreira y más recientemente el Yayo Porte. No hace mucho fui informado por Oscar Ramírez, Director del Ballet Antumapu y además antiguo académico de la Universidad de Chile, que las clases de equitación tuvieron continuidad y que ahora están radicadas en la Facultad de Medicina Veterinaria y Ciencia Pecuarias. En esta actividad docente, al igual que en el Ballet Antumapu, pueden participar alumnos de distintas facultades.

Sé que Oscar Ramírez apreciaba mucho a Porte y a Moreira. Cuando conté que pensaba escribir sobre el Yayo Porte, me motivó a hacerlo y me ofreció dar a conocer lo que se reúna en los sistemas informativos del Ballet. Debo señalar que al dejar la dirección del Centro Ecuestre, esta responsabilidad la asumió Oscar Ramírez, por acuerdo de la Facultad.


Al terminar esta líneas, reitero mi interés de que con la colaboración de muchos otros podamos agregar más antecedentes a los aquí presentados. Sé que hay muchos vacío en lo que entrego, pero espero que lo aportado sirva de base a enriquecer esta historia.

Tengo la sensación que Eduardo Porte se alejó de la Universidad con tristeza y posiblemente amargura: fue toda una vida profesional que entrego a ella, siempre a tiempo completo; no formó una familia pero me emocionó el aprecio y cariño que expresó su sobrina Bernardita Espinoza frente a un postrer homenaje a su tío Yayo . “estoy muy feliz porque reconocen su pasión más que su trabajo y comparto plenamente el reconocimiento, porque él para mí ha sido un ejemplo de vida como profesional, como hombre y como un papá me atrevería a decir”.

Yo tampoco me fui contento de mi vida académica en esta casa de estudios; las circunstancias me forzaron a alejarme pocos antes de lo deseado; mi caso sin dudas en muy diferente; en general a la Universidad di tiempos parciales y tuve otras actividades que me dieron grandes satisfacciones.

Desgraciadamente sé de muchos otros académicos de otras facultades que entregaron mucho a la Universidad de Chile, se han alejado forzosamente de ella y con amarguras.

En el caso de Eduardo, por todo lo que he podido apreciar, su labor ha sido más apreciada y divulgada por otras organizaciones y personalidades externas a nuestra casa de estudios; siento que de la Universidad de Chile debió recibir mucho más. Destaco una vez más el gran aprecio y apoyo que le dio ese gran académico u hombre público Ruy Barbosa Popolizio.

0Sin voto aún

No hay comentarios todavía

Qué piensa usted ?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.