Efectos de los tatuajes en la salud humana. Entre ellos posiblemente sobre cánceres

Es asombroso como ha aumentado en la población los tatuajes; parece darse tanto en hombre como en mujeres. Desde luego es más común en los jóvenes y son más prudentes por su tamaño en las mujeres.

El número de personas tatuadas ha aumentado sustancialmente en los últimos años, y algunos países han revelado que tienen hasta un 24% de la población con tatuajes.

Da la impresión que ha pasado a ser como un nuevo vicio en la población; al parecer genera un agrado mental y quizás una alta satisfacción como la de tener características propias que lo diferencian de los demás; marca una identidad propia. Además parece que los que lo usan más, tratan de superar a otros, de manera de quedar con las mayores coberturas.

La gama de colores también se ha ido ampliando.

Posiblemente la juventud observa a personas que se han destacado, especialmente deportistas, por ello se produce un efecto de imitación. Se le aprecia a menudo asociado a cortes de pelos de nuevas modas e incluso a teñidos capilares, de colores estrambóticos en mujeres y más claros en hombres.

Se graban en las distintas partes del cuerpo. Impresiona verlos, a los que somos más que mayores, como se hacen presentes en los deportistas profesionales. Muy notorio y frecuente en los futbolistas destacados sobre los cuales se da mucha publicidad en la televisión. Se aprecia menos en tenistas, pero es destacable por su extensión en boxeadores y otras actividades deportivas de lucha.

Me ha preocupado la relación de su uso con la salud. Mis primeras informaciones recogidas señalaban sus bajos o nulos efectos en ella, pero me he encontrado más reciente que bastante se habla del tema por los efectos desfavorables que generan y los que pueden generar.

A mi juicio ha pasado a ser un tema que debería ser preocupación de salud pública. Con los años, es posible que se vaya conociendo una gama más amplia de efectos y algunos de ellos de más gravedad. Estos más recientes fenómenos sociales demoran en generar información sobre sus efectos y poco se investiga inicialmente sobre ellos.

Inicialmente me planteé la hipótesis de que podrían generar daños orgánicos pero nada importante pude captar.

Recientemente, el 2 de septiembre, me encontré en Emol del diario El Mercurio de Santiago el siguiente artículo: “No solo los pigmentos de los tatuajes causan reacciones alérgicas: el desgaste de las agujas también afecta”. Esta publicación que incluyo totalmente más adelante me motiva buscar más sobre el tema.

De lo revisado obtengo antecedentes sobre sus posibles efectos, entre estos están cánceres de vejiga y linfomas, como también alergias e inflamaciones de piel.

Presento a continuación los efectos negativos que ya se conocen y otros posibles que se generen:

  • Alergias
  • Inflamaciones de la piel. Dermatitis.
  • Es probable que genere cierto tipo de cánceres, dentro de los cuales se menciona el de vejiga y linfomas.
  • Efectos sobre el sistema inmunológico, en dos aspectos, uno desarrollo excesivo y el otro, su debilitamiento.
  • Favorecer el desarrollo de otras enfermedades, en particular diferentes cánceres por el debilitamiento del sistema inmunológico.
  • Acumulación de metales pesados en el organismo.
  • Al generar inflamaciones, estas favorecen la presencia de cánceres y sus metástasis.

 

_ Las alergias se generarían tanto por los pigmentos utilizados como también por lo que se genera a partir del desgaste de las agujas, que entregan al organismos metales alergénicos como níquel y cromo.

_ En estudio de la Comisión Europea se comenta las enfermedades que podrían generar los distintos colores utilizados en tatuajes. El rojo originaría dermatitis; mientras que el verde, azul, púrpura y nuevamente el rojo tendrían relación con inflamaciones en la piel.

_ Pero el color que generaría más problemas de salud sería el negro, pues el estudio señala que es el que contiene más sustancias tóxicas –y en mayor nivel- que dañan la piel.

­ De acuerdo al estudio Seguridad de los tatuajes y maquillaje permanente, realizado por la Comisión Europea, ciertos componentes de la tinta de los tatuajes podrían liberar sustancias cancerígenas.

_ En la investigación se revela que más del 80% de los colorantes son orgánicos y de ese total, un 60% son pigmentos azoicos. Precisamente estos, en algunas ocasiones, pueden liberar aminas aromáticas, sustancia que se relaciona con el riesgo de desarrollar cáncer de vejiga. Así mismo, en el informe se señala que los tatuajes contienen también otros productos químicos peligrosos como hidrocarburos aromáticos policíclicos, metales pesados y conservantes.

 

A continuación va el artículo de Emol del 2 de septiembre de 2019

No solo los pigmentos de los tatuajes causan reacciones alérgicas: el desgaste de las agujas también afecta

Según un estudio, la abrasión que sufren las agujas en el proceso de grabado, hace que estas liberen partículas de metal que entran al cuerpo y se alojan en los ganglios

. 02 de Septiembre de 2019 | 12:43 | Europa Press / Publicado por M. Francisca Prieto, Emol 6 EFE

Las reacciones alérgicas son efectos secundarios comunes de los tatuajes y los pigmentos han sido culpados de esto.

Pero ahora los investigadores han probado por primera vez que las partículas que se desprenden de las agujas al desgastarse durante el proceso de tatuaje, también pueden producir alergias ya que contienen metales alergénicos como níquel y cromo.

No obstante, esto solo sucede cuando la tinta es de colores, y no con el negro.

El número de personas tatuadas ha aumentado sustancialmente en los últimos años, y algunos países han revelado que tienen hasta un 24% de la población con tatuajes.

Las reacciones adversas de los tatuajes son comunes y hasta ahora, los investigadores creían que solo las tintas eran las responsables.

 «Los tatuajes tienen más que ver a simple vista. No se trata solo de la limpieza del salón, la esterilización del equipo o incluso de los pigmentos. Ahora descubrimos que el desgaste de la aguja también tiene un impacto en su cuerpo», explicó Hiram Castillo, uno de los autores del estudio y científico del Sincrotrón Europeo (ESRF, por sus siglas en inglés), con sede en Grenoble, Francia.

En el nuevo estudio, publicado en la revista «Particle and Fiber Toxicology», los científicos demostraron que, sorprendentemente, las partículas de cromo y níquel provenientes del desgaste de las agujas del tatuaje se distribuyen hacia los ganglios linfáticos.

Por lo general, las agujas de tatuaje contienen níquel (6-8%) y cromo (15-20%), lo que provoca una alta tasa de sensibilización en la población general y, por lo tanto, puede desempeñar un papel en las alergias a los tatuajes.

Hace dos años, el mismo equipo de investigadores descubrió que los pigmentos y sus impurezas metálicas, viajan hasta los ganglios linfáticos en una nanoforma, donde se pueden encontrar años después de la colocación de los tatuajes.

Ines Schreiver, autora de la investigación y científica del Instituto Federal de Evaluación de Riesgos en Alemania, explicó cómo su trabajo de detective los llevó hasta las agujas. «Estábamos siguiendo nuestro estudio anterior, tratando de encontrar el vínculo entre el hierro, el cromo y el níquel, y la coloración de las tintas.

Después de estudiar varias muestras de tejido humano y encontrar componentes metálicos, nos dimos cuenta de que debía haber algo más (…). También probamos alrededor de 50 muestras de tinta sin encontrar tales partículas metálicas y nos aseguramos de que no hubiéramos contaminado las muestras durante su preparación.

Luego pensamos en probar la aguja y ese fue nuestro momento ‘eureka'», recordó.

En el equipo, dirigido por investigadores del Instituto Federal de Evaluación de Riesgos en Alemania, participaron científicos del Sincrotrón Europeo (ESRF) y de diversos centros universitarios de Francia, Alemania y Bélgica que se desplazaron al ESRF, una de las fuentes de rayos X más intensas del mundo, para llevar a cabo el análisis de las muestras utilizando fluorescencia de nano-rayos X sincrotrón y estructura de borde cercano de absorción de rayos X en las líneas de haz ID21 e ID16B.

Los resultados mostraron que cuando la tinta del tatuaje contiene dióxido de titanio (un pigmento blanco a menudo mezclado en colores brillantes como el verde, azul y rojo), desgasta la aguja. Esto no sucede cuando se usa tinta negra de carbón.

El equipo también estudió una aguja antes y después del proceso del tatuaje usando microscopía electrónica de barrido, que mostró la abrasión que había sufrido.

 «No cabe duda de que las partículas de metal se derivan de la aguja del tatuaje como resultado del molido mecánico puro», dijo Bernhard Hesse, de Xploraytion y científico visitante de la ESRF.

Se sabe que el dióxido de titanio es muy abrasivo debido a su alta densidad y dureza en comparación con el negro de carbón.

El tamaño de las partículas que se encuentran en los ganglios linfáticos varía de 50 nanómetros a 2 micrómetros.

Las nanopartículas son más peligrosas que las partículas de tamaño micro debido a su mayor relación superficie-volumen, lo que en consecuencia conduce a una liberación potencialmente mayor de elementos tóxicos.

Las nanopartículas también pueden entrar directamente a las células y se distribuyen más fácilmente en el cuerpo.

Sin embargo, en una nota positiva, también pueden excretarse más fácilmente del cuerpo.

De este modo, el estudio proporciona la primera prueba de que, no solo los pigmentos del tatuaje, sino también las partículas de agujas desgastadas se distribuyen hacia los ganglios linfáticos. Sin embargo, se deben realizar más investigaciones para evaluar claramente el impacto en la formación de alergia al tatuaje y la sensibilización sistémica.

 «El hecho de que todos los pigmentos y partículas de desgaste se depositen en los ganglios linfáticos, requiere una atención especial en el desarrollo de alergias.

Desafortunadamente, hoy, no podemos determinar el impacto exacto en la salud humana y el posible desarrollo de alergias derivado del desgaste de la aguja del tatuaje -explicó Ines Schreiver, científica del Instituto Federal de Evaluación de Riesgos de Berlín-.

Estos son efectos a largo plazo que solo se pueden evaluar en estudios epidemiológicos a largo plazo que controlan la salud de miles de personas durante décadas», concluyó.

Fuente: Emol.com – https://www.emol.com/noticias/Tendencias/2019/09/02/959960/Tatuajes-agujas-alergias.html

______________________

Otro artículo interesante es el siguiente

¿Pueden los tatuajes causar cáncer?

Dr. Manuel Villarán

Gerente de Proyectos Médicos.

Fte: https://blog.oncosalud.pe/pueden-los-tatuajes-causar-cancersto 20, 2019  3 min lectura

El hacerse un tatuaje se ha hecho cada vez más común. Si hace unas décadas era una marca en la piel propia de marineros o cargadores, actualmente no llama tanto la atención ver a personas con la piel tatuada. Pero dejando a un lado la parte estética, siempre subjetiva, cabe preguntarse si tener uno implica tener mayor riesgo de desarrollar cáncer.

¿Las tintas de los tatuajes pueden causar cáncer de vejiga?

 De acuerdo al estudio Seguridad de los tatuajes y maquillaje permanente, realizado por la Comisión Europea, ciertos componentes de la tinta de los tatuajes podrían liberar sustancias cancerígenas.

En la investigación se revela que más del 80% de los colorantes son orgánicos y de ese total, un 60% son pigmentos azoicos. Precisamente estos, en algunas ocasiones, pueden liberar aminas aromáticas, sustancia que se relaciona con el riesgo de desarrollar cáncer de vejiga. Así mismo, en el informe se señala que los tatuajes contienen también otros productos químicos peligrosos como hidrocarburos aromáticos policíclicos, metales pesados y conservantes.

¿Los tatuajes pueden causar linfoma?

El reconocido doctor Fernando Cabanillas comenta, en su artículo ¿Y si un tatuaje causara cáncer?, acerca de si un tatuaje puede producir linfoma. Sucede que, al realizarlo, parte de la tinta se va a las glándulas linfáticas de las axilas o de la ingle, dependiendo de dónde se inyecte la tinta, y otra parte al torrente sanguíneo.

Como se sabe, un linfoma se puede producir si se estimula continuamente el sistema inmune. Precisamente la tinta es capaz de hacer esa estimulación, generando que las glándulas linfáticas crezcan en tamaño. Sin embargo, también debemos acotar que hay una revisión de estudios, publicada en The Lancet oncology, que sostiene que no hay evidencia sólida de esto.

Otras posibles enfermedades que pueden causar los tatuajes

En el mismo estudio de la Comisión Europea se comenta las enfermedades que podrían generar los distintos colores utilizados en tatuajes. El rojo originaría dermatitis; mientras que el verde, azul, púrpura y nuevamente el rojo tendrían relación con inflamaciones en la piel.

Pero el color que generaría más problemas de salud sería el negro, pues el estudio señala que es el que contiene más sustancias tóxicas –y en mayor nivel- que dañan la piel.

Si estás a punto de hacerte un tatuaje, o ya lo tienes, toma estos puntos en consideración. Por supuesto, no estaría de más realizarte un chequeo médico. Para conocer más tips sobre el cuidado de tu saludte invito a descargar nuestra revista Prevenvida edición especial.

_______________________

Otro artículo

 

«Todos los problemas que pueden ocasionar los tatuajes»

 Por todos estos efectos secundarios y problemas quizás te pienses dos veces tu próximo tattoo.

 

BY  BLANCA DEL RÍ0

16/01/2018

Fte: https://www.elle.com/es/belleza/cara-cuerpo/g795972/problemas-tatuajes/

Desde tiempos ancestrales, los  tatuajes siempre han sido un símbolo de distinción de aquel que se lo hacía. Antiguamente, marcaban desde delincuentes o aristócratas y hoy aparecen en el cuerpo de todos aquellos que quieren dejar una huella en su piel, con o sin significado, sin distinción.

Sin embargo, es una huella invasiva con el cuerpo y a pesar de que en el terreno de la higiene se ha avanzado desde que décadas atrás el VIH rulara entre los tatuados por el mal uso de las jeringas, no deja de estar libre de peligros. Hemos recopilado los más frecuentes para que tengas otra perspectiva más a la hora de valorar tatuarte.

 

Tintas en mal estado

 Superada la barrera de estudios de tatuaje con normas y protocolos a punto, puede que nos topemos con una partida de tinta en mal estado que pueda ser el vehículo de todo tipo de bacterias. De hecho, en 2012 se dio cuenta de un brote de infección dérmica provocada por la bacteria ´Micobacterium chelobae´, procedente de una de estas.

 

 Reacciones alérgicas e irritación

Tatuarse significa introducir tinta bajo la piel, penetración de la barrera dérmica, por lo que ya entraña riesgos. El más común, las reacciones alérgicas y las irritaciones de la piel. De hecho, un 70% de las personas que se tatúan lo sufren según un estudio de la Universidad de Regensbug.

Y es paradójico, porque a medida que avanza el mundo del tatuaje, aumentan las alergias a tintas y colorantes. ¿La razón? Los colorantes de origen industrial que no se regulan ni testan y, por supuesto, de los que se desconocen los efectos que puedan provocar.

 

Cuidado con la henna

 La henna es el colorante tradicional del Magreb que se ha extendido como la pólvora para hacer tatuajes temporales. Aquellos con miedo a las agujas tienden a probar la experiencia a través de esta y en algunos estudios, los tatuadores añaden un componente que acelera el proceso de fijado en la piel ya que sin él, la tinta suele tardar unas horas en fijarse. El componente se llama Para-fenilendiamina y es ilegal en esta actividad ya que puede tener efectos abrasivos sobre la piel así que, si te prometen rapidez de fijado en un tatuaje de henna negra… desconfía.

 

La tinta puede perjudicar nuestro sistema inmunológico

Y es que las partículas más pequeñas de componentes conservantes como el dióxido de titanio se acumulan en los nódulos linfáticos, tiñendo los órganos de este color y engrosándolos. Así lo demuestra este estudio de la revista Scientific Reports.

 

Intoxicaciones en la piel

Algunos colorantes utilizados para tatuar incluyen metales como el aluminio, cobre, cobalto, plomo o cadmio. En dosis altas, son potencialmente peligrosos y tóxicos.

 

 Reacción con el sol

 Si estás totalmente convencida, mejor que te lo hagas en invierno. Especialmente porque muchos de los componentes de las tintas reaccionan con la luz solar y pueden provocar serias quemaduras en la zona tatuada al contacto con el sol.

 

El tatuaje lumbar y la epidural

 A pesar de que esto está actualmente bajo estudio, si tienes un tatuaje en la parte lumbar y estás embarazada, puede que tu médico se niegue a ponerte la epidural. El motivo es por la posible contaminación de la médula espinal con la tinta del tatuaje al atravesar la zona con la aguja. Y no sólo ataña a mujeres a punto de dar a luz, sino a todo tipo de personas que vayan a ser intervenidas de la espalda o piernas.

 

Tatuajes y resonancias magnéticas

 Sí, eso que habrás escuchado alguna vez de «si te haces una resonancia, duele», es cierto. Pero te lo explicamos. Metales como el cadmio, presentes en la tinta, tienen un nivel de conductividad eléctrica más alto que el del resto de la piel y en algunas pruebas médicas, como las resonancias magnéticas nucleares, pueden resultar todo un problema. Aquellas que utilizan radiación o imanes para obtener imágenes del cuerpo pueden provocar quemaduras en la zona tatuada.

 

Para quitártelo, necesitarás quemar la piel

Y sí, duele muchísimo más que hacértelo. Dependiendo del tamaño y los colores de tu tatuaje, necesitarás más o menos sesiones (mínimo, 4). Y el proceso no es nada agradable: se eliminan a base de quemar la piel. Por cierto, el precio es bastante más alto que hacerse uno: de los 300-400 euros por sesión no baja.

 

Peor que quitártelos: el riesgo de cáncer

 Algunas de las tintas que se emplean, también se utilizan en el mundo textil o en la industria del aluminio. Un informe elaborado por la Comisión Europea ha advertido que pueden liberar sustancias potencialmente cancerígenas. Y no sólo eso, sino que otra de las afirmaciones del mencionado estudio de Scientific Reports es que debido a que muchas de las partículas que llegan a los ganglios linfáticos se quedan almacenadas allí, pueden interferir en la detección de melanomas, retrasando el diagnóstico.

 

 Pueden reaccionar muchos años después.

 Las razones: la exposición solar prolongada, el láser o los malos hábitos con la piel. Todo ello puede hacer que muchos años después de tatuarte, se produzca una infección o una reacción alérgica aguda. Jamás creerías que podría ser un tatuaje de hace 10 años… pero sí.

 __________________

0Sin voto aún

Algo que decir ? comparta con nosotros sobre este artículo :

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Aún no hay comentarios para este artículo.