Sign up with your email address to be the first to know about new products, VIP offers, blog features & more.

El ajo, gran alimento con valiosas cualidades medicinales. “La cura tibetana del ajo”

 En este artículo se abordan dos temas relacionados, el primero se refiere especialmente al ajo, en sus grandes cualidades alimentarias y medicinales. El segundo, es la llamada “Cura tibetana del ajo”, que es una antigua receta medicinal creada por los monjes budistas del Tíbet para aprovechar las amplias características curativas del ajo, dentro de las que destacan su poder de desintoxicar el organismo, tratamiento purificador eficaz para enfrentar enfermedades y además perder peso saludablemente.

La planta de ajo tiene el nombre científico Allium sativum L. Actualmente se le considera de la  Familia  Amarylidaceae; tradicionalmente se le había incluido en la familia Liliaceae o Liliácea  igualmente que  el género aloe, donde se destacan la Aloe vera y la Aloe arborescens.

Son especies de destacables cualidades. Una de ellas es la de contener germanio orgánico, que tendría la cualidad de convertir las células cancerígenas en normales. En la bibliografía se señala que los ajos de Corea, país importante productor, tendrían alto contenido de germanio, como consecuencia de la riqueza de los suelos en este semimetal. Tener presente que la composición de los suelos influye en las características de los productos de las plantas que en ellos se cultivan.

Actualmente al género aloe se le considera en la familia Xanthorrhoeceaea .

Dentro la familia Lilaceae también se encuentran la cebolla y los espárragos, todos son conocidos por presentar importantes propiedades medicinales.

El ajo es originario de Asia (antiguo Turkestán, límite con China, Afganistán e Irán), desde donde se extendió hacia el Este a China e India. También al Norte de Europa y al Oeste al Mediterráneo. Después se ha extendido a gran parte del mundo.

El mayor productor es China. Superaría el 80% de la producción mundial. Lejos le siguen Corea del Sur e India. China a pesar que exporta alrededor de un décimo de su producción, es el mayor exportador del mundo.

En el mercado chileno se distinguen especialmente el ajo chino, el ajo tradicional chileno y el ajo chilote que es de cabeza muy grande y que pertenecería a otra especie, la Allium ampeloprasum.

El chino es de sabor más suave que el tradicional chileno.

Chile ha sido un permanente exportador de ajo.

Existen en el mundo muchas variedades de ajo, diferenciadas especialmente por su color. Los blancos son más suaves de sabor en cambio los rojos son de mayor intensidad. El morado es de suavidad similar al blanco. El negro es el ajo blanco normal, pero que se trasforma al sufrir un proceso de fermentación natural, el que lo hace más saludable y nutritivo. Su proceso se basa en envejecer durante un mes en una especial fermentación a temperaturas altas, con la cual se desarrolla su color más oscuro, una textura más suave y un sabor característico especial.

Importancia del ajo para la salud

Ya en la Antigua Grecia, Hipócrates, físico y padre de la medicina, recetaba ajo para tratar diversas enfermedades. Hoy en día, la ciencia moderna ha corroborado muchos de los beneficios de este gran alimento.

Desde la antigüedad se le ha utilizado para prevenir y enfrentar problemas de salud. En resumen es un potente antiinflamatorio, refuerza el sistema inmunológico, mejora la circulación sanguínea, disminuye el exceso de grasa en sangre, previene la hipertensión, es diurético, favorece el sistema respiratorio, es un antioxidante. Es en general un estimulante. Más adelante se amplía esta información.

Es fuente de vitamina A, B1, B2, B3, C y E, además contiene agua, carbohidratos, proteínas, fibra, potasio, fósforo, calcio, hierro y sodio.

Existe una expresión que señala que: Se considera que si tomas un diente de ajo al día, tienes alejado al médico por más tiempo.

La dosis mínima eficaz para lograr efectos terapéuticos es la ingesta de un diente de ajo con las comidas, 2 o 3 veces al día. El compuesto activo del ajo, la alicina, solo se forma cuando se machaca o se parte el ajo crudo. Si se le cocina antes de machacarlo, sus beneficios serán menores.

Ftes. https://www.google.cl/search?source=hp&ei=dq0fXNqwOsKmwASp276oAw&q=Cualidades+medicinales+del+ajo&btnK=Buscar+con+Google&oq=Cualidades+medicinales+del+ajo&gs_l=psy-ab.3..0j0i22i30l9.4043.16003..211166…1.0..1.783.4484.17j8j4j5-1j1……0….1..gws-wiz…..6..35i39j0i131j0i10.9Os0JJC7Kl0

Read more here: https://www.elnuevoherald.com/vivir-mejor/salud/article21552888.html#storylink=cpy

 

A continuación, se presenta una lista con 10 beneficios del ajo que estarían confirmados científicamente

  1. El ajo contiene un compuesto llamado alicina, el cual tiene potentes propiedades medicinales
    La mayoría de los efectos que aporta a la salud se deben a uno de los compuestos de  compuesto es conocido como alicina y es el responsable del distintivo olor del ajo.
    La alicina entra en el cuerpo a través del aparato digestivo y se expande  por todo el organismo, donde emplea sus potentes efectos biológicos.
  1. El ajo posee un alto valor nutritivo, pero contiene muy pocas calorías
    Una porción de ajo de unos 28 g (una onza) contiene:
    Manganeso: 23 % de la cantidad diaria recomendad (CDR). Vitamina B6: 17% de la CDR. Vitamina C: 15% de la CDR. Selenio: 6% de la CDR.
    Fibra: 1 gramo.

    Cantidades razonables de calcio, cobre, potasio, fósforo, hierro y vitamina B1.
    Pequeñas cantidades de otros nutrientes: 42 calorías, 1,8 gramos de proteína y 9 gramos de hidratos de carbono.

    En resumen: El ajo contiene pocas calorías, pero es muy rico en vitamina C, vitamina B6 y manganeso. Además, también contiene pequeñas cantidades de otros nutrientes.

  1. El ajo contiene antioxidantes que pueden ayudar a prevenir el Alzheimer y la demencia
    La oxidación causada por los radicales libres contribuye al proceso de envejecimiento. El ajo contiene antioxidantes que sostienen los mecanismos de protección del cuerpo contra la oxidación.
    Se ha demostrado que las dosis elevadas de suplementos de ajo aumentan las enzimas antioxidantes del ser humano, además reduce considerablemente el estrés oxidativo en personas con hipertensión.
    Los efectos combinados de reducción de colesterol y presión sanguínea, así como las propiedades antioxidantes, pueden ayudar a prevenir enfermedades cerebrales comunes como el Alzheimer y la demencia.
    Recuerdo un empresario en Chile que dejó a sus hijos la administración de su industria alimentaria porque sentía ya limitaciones para desempeñarse en esas tareas. Inició un fuerte consumo de ajo, lo que lo mejoró notablemente en su capacidad gerencial y lo llevó a reasumir sus anteriores tareas. Me tocó conocer el caso cuando a comienzos del Gobierno Militar llegó a CORFO a recuperar su empresa que había sido intervenida durante el Gobierno de Allende.
    Desgraciadamente a pesar de su lucidez, dejaba una huella de olores impresionantes; se hacía sentir en el ascensor y en las salas a donde llegaba. Al dejarlas se debían abrir puertas y ventanas; eran por ello famosas sus visitas. Sin duda ocasionaban molestias.
    Ese es uno de los problemas del consumo elevado de ajo. El que los ingiere no se da cuenta de sus efectos sobre el medio.
  1. El ajo mejora los niveles de colesterol, lo que puede disminuir el riesgo de enfermedades cardíacas
    El ajo puede disminuir el colesterol total y LDL. Para aquellas personas con colesterol alto, los suplementos de ajo pueden reducir el colesterol total y/o LDL aproximadamente en un 10-15 %.
    Tras analizar el colesterol LDL (el “malo”) y el HDL (el “bueno”), parece que el ajo puede reducir el LDL pero no se observan efectos eficaces en el HDL.
    El ajo no disminuye los niveles de triglicéridos, otro factor de riesgo conocido para las enfermedades cardíacas.
  1. Los compuestos activos del ajo pueden reducir la presión sanguínea
    Se debe tener en cuenta que las enfermedades cardiovasculares, como los infartos o los derrames cerebrales, son las que más causan muertes en el mundo.
    La presión sanguínea elevada, o hipertensión, es una de las causas más importantes de estas enfermedades. Diversos estudios en seres humanos han demostrado que los suplementos de ajo tienen un impacto significativo cuando se trata de reducir la presión sanguínea en personas con hipertensión.
    Las dosis de suplementos deben ser bastante elevadas para obtener los efectos deseados; la cantidad de alicina necesaria equivale a cerca de 4 dientes de ajo al día.
  1. El ajo puede combatir enfermedades, incluido el resfriado común
    Un amplio estudio de 12 semanas reveló que los suplementos de ajo, en comparación con el placebo, reducían el número de resfriados en un 63 %.
    La duración media de los síntomas del resfriado también disminuyó en un 70 %, desde 5 días de duración con el placebo a solo 1 día y medio con el ajo.
    De acuerdo con otro estudio, una dosis elevada de extracto de ajo (2,56 gramos al día) puede reducir en un 61 % el número de días de enfermedad por resfriado o gripe.
    A  una persona propensa a los resfriados, añadir ajo a tu dieta puede ser increíblemente útil.
  1. Comer ajo puede ayudar a desintoxicar el cuerpo de metales pesados
    En dosis elevadas, se ha demostrado que los compuestos de azufre contenidos en el ajo protegen contra el daño en los órganos derivados de la toxicidad de los metales pesados.
    Un estudio de 4 semanas realizado a empleados de una fábrica de baterías de automóviles (exposición excesiva a plomo) reveló que el ajo disminuía los niveles de plomo en la sangre en un 19 %. También redujo muchos signos clínicos de toxicidad, incluidos dolores de cabeza y presión sanguínea.
  1. El ajo puede mejorar la salud ósea
    No existen experimentos en seres humanos que hayan analizado los efectos del ajo sobre la pérdida de hueso. Sin embargo, estudios realizados en roedores han demostrado que puede minimizar la pérdida ósea al aumentar el estrógeno en hembras.
    Un estudio en mujeres menopáusicas reveló que una dosis diaria de extracto de ajo seco (equivalente a 2 gramos de ajo crudo) reducía significativamente un indicador de deficiencia de estrógeno. Tener presente que el estrógeno actúa como protector contra la osteoporosis.
    Por consiguiente, el ajo puede tener efectos beneficiosos en la salud ósea de las mujeres.
    Se ha demostrado que alimentos como el ajo y las cebollas poseen efectos beneficiosos en la osteoartritis.
  1. Los suplementos de ajo pueden mejorar el rendimiento atlético
    Tradicionalmente, se usaba en las civilizaciones antiguas para reducir la fatiga y mejorar la capacidad laboral de los trabajadores. Muy en particular, se administraba a los atletas olímpicos en la Antigua Grecia.
    Estudios en roedores han demostrado que el ajo contribuye al rendimiento deportivo, pero se han realizado muy pocos estudios en humanos.
    Los sujetos con enfermedades cardíacas que ingirieron aceite de ajo durante 6 semanas presentaron una reducción del 12 % en el máximo de la frecuencia cardíaca y una mejora de su capacidad deportiva.
    Sin embargo, en un estudio realizado a nueve ciclistas profesionales no se observaron mejoras en el rendimiento y otros estudios indican que el ajo puede disminuir la fatiga provocada por el ejercicio.

    Resumiendo: El ajo puede mejorar el rendimiento físico en animales de laboratorio y personas con enfermedades cardíacas. Por el contrario, no se han manifestado beneficios concluyentes en personas sanas.

  1. El ajo puede prolongar tu vida
    Los efectos en la longevidad son básicamente imposibles de probar en los seres humanos.
    Pero, dados los efectos beneficiosos del ajo en los factores importantes de riesgo como la presión sanguínea, tiene sentido decir que el ajo puede prolongar tu vida.
    El hecho de que pueda combatir enfermedades infecciosas también es un factor a tener en cuenta, ya que estas son causas de muerte comunes, sobre todo en personas mayores o con problemas en el sistema inmunitario.

    Resumiendo: Se ha demostrado que el ajo tiene efectos beneficiosos en las causas comunes de enfermedades crónicas, por lo que tiene sentido afirmar que puede prolongar la vida.

 

Se le atribuyen al ajo además propiedades fungicidas, en especial en hongos de piel

________________

El ajo es un alimento fácil de incluir en la dieta y tiene un sabor que se le considera delicioso. Complementa la mayoría de platos sabrosos, en especial las sopas y salsas, y su fuerte sabor también puede añadir gusto a comidas más desabridas.

Este producto puede adquirirse de diversas formas: en cabezas o dientes, como concentrado de ajo, ajo en polvo o suplementos como el extracto o el aceite de ajo.

La dosis mínima eficaz para lograr efectos terapéuticos es la ingesta de un diente de ajo con las comidas, 2 o 3 veces al día.

 

Tener presente que el compuesto activo del ajo, la alicina, solo se forma si se machacan o parten ajo crudo. Si se cocinan antes de machacarlo, sus beneficios no serán los mismos. La mejor manera de consumir ajo es crudo, o machacarlo y cortarlo y dejarlo durante un rato antes de añadirlo a la comida.

Se debe tener en cuenta que el ajo también tiene algunos inconvenientes, por ejemplo, el mal aliento. Además, también hay personas que son alérgicas a este alimento.

Si se tiene un trastorno hemorrágico o se está tomando medicamentos anticoagulantes, es aconsejable consultar al médico antes de aumentar su consumo.

 

Conclusión

Durante miles de años, existió la creencia de que el ajo tenía propiedades medicinales. En la actualidad, estas propiedades han sido confirmadas por la ciencia y hoy se sabe que este alimento puede prevenir el Alzheimer, reducir el colesterol y la presión sanguínea y hasta mejorar el rendimiento físico. En definitiva, el ajo puede prolongar la vida.

_______________________

 

La cura tibetana del ajo

Es una receta antigua creada por los monjes budistas del Tíbet. Se le ha considerado como una o la más sencilla y barata que existe. Es de fácil preparación, cualquiera lo puede hacer en su casa.

Esta información proviene principalmente de dos publicaciones. La primera es “La cura tibetana del ajo”.

Redacción el Nuevo Herald . Actualizado 24 de marzo de 2016 11:40 AM

Recordar lo señalado al principio. La “Cura tibetana del ajo”, es una antigua receta medicinal creada por los monjes budistas del Tíbet para aprovechar las amplias características curativas del ajo, dentro de las que destacan su poder de desintoxicar el organismo, tratamiento purificador eficaz para enfrentar enfermedades y además perder peso saludablemente.

Esta cura  dará otra forma de disfrutar de los beneficios del ajo en un corto período de tiempo.

Receta de la cura tibetana del ajo

Observaciones:

El color verdoso que adquiere el alcohol macerado con los ajos es completamente normal debido a ciertos principios activos que contiene el ajo. Una vez que el preparado esté listo hay que guardarlo en el refrigerador. En caso de realizar un viaje puede llevarse en un recipiente de cristal con cuentagotas para no interrumpir el tratamiento.

Durante los primeros días pueden producirse manifestaciones y reacciones como erupciones cutáneas, mareos o dolor de estómago. Muchas de estas causas son debidas a la acción desintoxicante del ajo en nuestro organismo.

 

Beneficios de la cura tibetana del ajo:

Fortalece el sistema inmunológico mejorando así la resistencia a las infecciones. Ayuda a disminuir la cantidad de colesterol malo (LDL), mientras que aumenta el colesterol bueno. Disminuye los triglicéridos en la sangre. Ayuda a mejorar la circulación. Fortalece el sistema inmunológico y ayuda a fortalecer las defensas.

Según el manuscrito tibetano, sus beneficios son los siguientes: Limpia el organismo de las grasas y lo libera de los cálculos depositados. Mejora el metabolismo y disminuye el peso del cuerpo llevándolo al normal. Deshace los coágulos de sangre y vuelve más elásticos todos los vasos sanguíneos curando también la arteriosclerosis. Cura la isquemia, la sinusitis, la hipertensión y las enfermedades broncopulmonares. Cura el diafragma y el miocardio enfermo. Hace desaparecer los dolores de cabeza. Cura la trombosis del cerebro, la artritis y la artrosis. Cura el reumatismo gastritis, las úlceras de estómago y las hemorroides. Absorbe todo tipo de tumores internos y externos. Cura los disturbios de la vista y oído.

 

Posibles inconvenientes de la cura tibetana del ajo

Las personas con un estómago muy débil o fácilmente irritable deberán observar cómo les sienta el remedio. No deben tomarlo personas con úlceras intestinales.

En general, todas las personas que tomen alguna medicación (sobre todo si es “para no tener la sangre espesa” o sea anticoagulantes) deben preguntar primero al médico o especialista.

Esto no solo es la terapia de purificación eficaz para el tratamiento de enfermedades y perder peso de forma saludable, también es simple y barato, cualquiera puede hacerlo.

Mucha gente sabe acerca de los beneficios de comer ajo crudo al día, ya que es uno de los alimentos más medicinales que existen. Esta cura dará otra forma de disfrutar de los beneficios del ajo en un corto período de tiempo.

 

A continuación, la fórmula para prepararla y beberla 

CURA TIBETANA DEL AJO:

Ingredientes

350 g de ajos crudos, pelados y triturados

1/4 litro aguardiente o alcohol de 70º para uso interno

 

Preparación

Poner los ajos triturados junto al aguardiente o alcohol dentro de un recipiente de cristal. Cerrar el recipiente bien firme y ponerlo en el refrigerador durante 10 días. Pasado este tiempo, filtrar la solución con un colador de gasa o tela fina. Colocar este líquido en otro recipiente limpio y ponerlo en el refrigerador durante 2 días. Tras los 2 días ya está listo para beber.

 

Modo de empleo y dosificación de la cura tibetana del ajo. Tomarlo en gotitas, con un poco de agua o leche, antes (unos veinte minutos) de las tres comidas principales siguiendo las siguientes pautas:

Primer día: 1 gotas antes del desayuno, 2 gotas antes del almuerzo, 3 gotas antes de la cena.

Segundo día: 4 gotas antes del desayuno, 5 gotas antes del almuerzo, 6 gotas antes de la cena.

Tercer día: 7 gotas antes del desayuno, 8 gotas antes del almuerzo, 9 gotas antes de la cena.

Cuarto día: 10 gotas antes del desayuno, 11 gotas antes del almuerzo, 12 gotas antes de la cena.

Quinto día: 13 gotas antes del desayuno, 14 gotas antes del almuerzo, 15 gotas antes de la cena.

Sexto día: 16 gotas antes del desayuno, 17 gotas antes del almuerzo, 18 gotas antes de la cena.

Séptimo día: 17 gotas antes del desayuno, 16 gotas antes del almuerzo, 15 gotas antes de la cena.

Octavo día: 14 gotas antes del desayuno, 13 gotas antes del almuerzo, 12 gotas antes de la cena.

Noveno día: 11 gotas antes del desayuno, 10 gotas antes del almuerzo, 9 gotas antes de la cena.

Décimo día: 8 gotas antes del desayuno, 7 gotas antes del almuerzo, 6 gotas antes de la cena.

Décimo primer día: 5 gotas antes del desayuno, 4 gotas antes del almuerzo, 3 gotas antes de la cena

Décimo segundo día: 2 gotas antes del desayuno, 1 gota antes del almuerzo, 25 gotas antes de la cena.

A partir de este día, beber 25 gotas tres veces al día hasta terminar el frasco. Según la tradición, no puede repetirse el tratamiento antes de 5 años.

Fte. https://www.elnuevoherald.com/vivir-mejor/salud/article67767662.html

 

Advertencia de otra bibliografía

En toda cura depurativa se pueden notar inicialmente algunos síntomas como dolor de cabeza, erupciones cutáneas u otras molestias que son fruto de la acción desintoxicante del ajo.

Estos síntomas no son extraños los primeros días. Se recomienda beber agua entre las comidas y consultar a un médico o naurópata si las molestias perduran o se agravan.

Fte: https://mejorconsalud.com/descubre-la-antigua-cura-tibetana-con-ajo/

__________________________

0Sin voto aún

No hay comentarios todavía

Qué piensa usted ?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.