Sign up with your email address to be the first to know about new products, VIP offers, blog features & more.

El asesinato del Presidente Frei, nueva auténtica constitución y Asamblea Constituyente

Posted on 0

Se siente cada vez más la necesidad de una nueva y auténtica constitución. Pero seguimos alejándonos de ello aunque en el PS y PPD se captan reacciones. En parte ha puesto de actualidad el tema constitucional  con el primer fallo judicial que denuncia el asesinato del Presidente Eduardo Frei Montalva quien fuera un gran luchador por una nueva constitución para Chile, a través preferentemente de una Asamblea Constituyente; esa posición aparece como una de las varias causas motivadoras de su asesinato.

No es la primera vez que critico la pasividad de la Democracia Cristiana sobre el tema; qué falta hace en ese partido los  constitucionalistas de altos valores de antaño.

También el PR tuvo en su época una posición favorable a ese camino, pero parece que el tema en ese partido ha pasado al olvido.

Recordemos que la base fundamental de la constitución actual descansa en la que nos fuera impuesta por el Gobierno o Dictadura Militar a través de un plebiscito que ha sido una vergüenza nacional.

Esa constitución establece importantes rigideces para modificarla; sólo se han logrado algunos avances, pero mantiene su base fundamental, que descansa en un modelo socioeconómico esencialmente neoliberal, de estímulo al individualismo.

En muchos otros puntos cabría analizar los efectos de la constitución existente. Destaca el debilitamiento de las organizaciones gremiales que en lo profesional, en los colegios, mucho ha afectado la ética. También se da en las organizaciones sindicales, que con paralelismos, se favorecen a los sectores empresariales. El sindicalismo está seriamente debilitado.

Notorio ha sido lo efectos derivados de la desaparición de los impuestos para destinos específicos, dejando todo pendiente de la anual Ley del Presupuesto que se genera habitualmente en forma muy apresurada en el Parlamento a fines de año, en un proceso que solo el Ejecutivo puede establecer magnitud de gastos.

Hace excepción a lo anterior el 10 por ciento de las ventas de cobre de CODELCO que están establecidos en forma rígida a favor de las Fuerzas Armadas. Conviene destacar que ese porcentaje se aplica a las ventas, no a las utilidades. Si el cobre se llegara a vender a bajos precios, como para tener bajas utilidades o pérdidas, tendría CODELCO que entregar patrimonio propio a ese destino.

Se han ido presentando recientemente situaciones que más aconsejan abordarlas a través de una auténtica nueva constitución.

Desgraciadamente Chile ha perdido su visión de futuro; realmente no sabemos hacia dónde vamos. Las desigualdades económicas y sociales se agudizan; por otra parte enfrentamos una preocupante pérdida de valores.

Recientemente un ex Presidente de la Corte Suprema hace una fuerte crítica a la legislación chilena, que protege a los poderos y es justa para los más necesitados. No culpa a los encargados de ejercer la justicia, sino a la legislación que protege a los poderosos.

A no pocos seguramente nos choca sanciones tales como obligación de recibir clases de ética o vigilancia domiciliaria. Cabe pensar hasta dónde ello contribuye a la delincuencia en los sectores de menores ingresos o incluso en la clase media.

Poco se ha analizado la crítica que ese gran jurista militar, Oscar Fener Marín, hizo en su “De Profundis”, entrevista grabada que se expone después de la muerte, a la modificación que hizo la dictadura a la justicia militar de permitir que los jueces pudiesen ser uniformados activos. Si esa justicia estuviese en prestigiados militares retirados, su actuar no afectaría a su carrera militar y posiblemente más procederían preocupados del prestigio de las fuerzas armadas. Cabe plantearse hasta dónde los escándalos que se han captado en los uniformados, no se hubieran generado con un sistema de justicia militar anterior a la dictadura militar.

El tema del Tribunal Constitucional (TC), que en parte pasa a ser integrado a base de cuoteos políticos, merece especial análisis. Me ha impactado una reciente resolución de este tribunal en contra de una disposición perteneciente a un proyecto de ley aprobado por las dos cámaras legislativas y por el Poder Ejecutivo, que en el TC fue rechazada después de un empate, que dirime el Presidente del tribunal. Por el voto de una persona de la misma corriente política de los que presentaron la consulta, voto primero ya incluido en el empate, empate que él rompe con su segundo pronunciamiento. Uno se pregunta, no debiera la ley tener otra forma de constituir este tribunal o bien sus resoluciones no debieran tener el respaldo de una mayoría más alta, como por ejemplo los dos tercios.

Discutible es la forma como se ha llegado a constituir este tribunal y los bajos quórum exigidos para su pronunciamiento. Parece increíble que en materias discutiblemente ser constitucionales, el tribunal además de aceptar su tratamiento, termine un rechazo sólo a base de la votación del Presidente del Tribunal.

Toma actualidad por otra parte las gestiones legales para establecer gobernadores regionales elegidos por la votación ciudadana, que se puede considerar como un paso a un sistema federal que sin duda para que opere necesita un cambio profundo, una decisión constitucional que acompañe todo un apoyo efectivo a su ejercicio.

Otro tema que está tomando actualidad, que es netamente constitucional, es el de la duración del periodo presidencial y la posibilidad de reelección inmediata. La constitución actual tiene todo un sistema para hacer coincidir elecciones parlamentarias y presidenciales.

Tema importante es analizar hasta dónde debemos seguir con un Estado subsidiario y hasta dónde debemos evolucionar hacia un Estado impulsor de un desarrollo sustentable, dentro de lo cual se hace necesaria  una más justa distribución de los beneficios del crecimiento económico.

Debemos analizar si es conveniente tener un poderoso y autónomo Banco Central con la sola preocupación de la estabilidad de los niveles de precios (inflación) y de tener las reservas necesarias para cumplir sus compromisos externos.

Qué importante posiblemente pueda ser que el país tan dependiente del exterior, tenga una política cambiaria, que apoye un equilibrado crecimiento económico en los diferentes sectores de la economía y en las distintas regiones,

Cambiar el sistema actual hace necesario un profundo análisis que se relacione con un conjunto de otras situaciones. Debe ser también un tema que debe estar ligado en lo posible a una nueva y auténtica Constitución Política de la República.

Muchos temas merecerían considerarse  en una nueva constitución.  Educación y salud deben destacarse, especialmente en lo que corresponde a lo público. Impresiona el negocio de los privados en estos sectores, sus auges y el debilitamiento de lo público.

Triste es el trato que se le ha dado al profesorado.

Es necesario en el Chile actual realizar un profundo diagnóstico de su realidad no sólo en lo económico sino que también en lo social, en lo político y en lo medio ambiental. Analizar en profundidad sus problemas, sus causas y sus consecuencias como también las prognosis de sus problemas, es decir estimar a dónde llegaremos a futuro si no actuamos.

El tema de la delincuencia debe analizarse en profundidad, considerar especialmente sus causas y sus consecuencias. Analizar la delincuencia que se hace presente en los diferentes estratos de la sociedad, no solo en los sectores de menores ingresos  o sectores más marginales de la sociedad. Cosa seria son los delitos en las municipalidades, que parecen incontrolables. La corrupción en la política es preocupante.

Tener en cuenta que Chile es uno de los países que más alta proporción de su población está encarcelada en condiciones misérrimas y sin caminos para reintegrarse más tarde en la sociedad. Por el contrario, las cárceles  pasan a ser verdaderas universidades para formar mejores delincuentes. Impresiona saber de niños delincuentes que tienen a sus padres encarcelados.

Cabe preguntarse, hasta dónde todo esto es consecuencia de la pérdida de valores humanos y las grandes desigualdades que se derivan de nuestro estilo de desarrollo.

Una nación necesita como cimiento fundamental una constitución que sea un orgullo nacional tanto en relación a la manera en que se gestó, como a sus contenidos.

__________________

0Sin voto aún

No hay comentarios todavía

Qué piensa usted ?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.