Estado responsable del orden público debería indemnizar saqueos y otros destrozos a pymes. Para ello indemnizar a los afectados y, a futuro, en la medida que no se puede impedir esos desmanes, financiar seguros a las empresas privadas individuales o familiares con distintos grados de cobertura con relación al monto de sus patrimonios.

El daño que se les ha infringido a esas familias es gravísimo; puede considerarse muchos de ellos irrecuperable. Los efectos en el ser humano para muchos, debe ser tremendamente fuerte y desesperanzador; puede comprometer la salud y la vida de muchos de los afectados.

Considerando esas realidades, bien puede un país hacer un esfuerzo generalizado, para hacer un leve sacrificio en cada residente del país para socorrer esa minoría tan afectada.

Desgraciadamente es muy probable que nada pueda hacerse ya que mucho se ha perdido en Chile en los valores solidarios; hoy parece que estamos afectados por un populismo extremo que en muchos aspectos ha mostrado carencia de solidaridad. Eso se ha apreciado entre en otras situaciones, en el ataque a los carabineros, incluidos en ellos a las mujeres policías, muchas de ellas seguramente madres; no puede dejarse de recordar y hacerlo como se ha llegado a quemarlas con bombas molotovs, a golpearlas no sólo con piedras sino que con otros medios más contundentes sus rostros y cuerpos, e incluso con balas.

No puedo dejar de mencionar las palabras de esa carabinera agredida cuando se le pregunta por qué no usó su arma de servicio y ella responde, porque había niños que pudieran afectarse.

Ojalá que mis proposiciones puedan tener acogida y que se motivara lo antes posible a que todos los ya afectados y a los posibles a futuro valoraran sus patrimonios y otras pérdidas por lucro cesante, para facilitar la apreciación de los daños sufridos y los montos de los patrimonios existentes para determinar los que debieran considerarse para los seguros.

Es conveniente que en Chile que frente a graves calamidades que comprometen a amplios sectores de la población, ajenas a sus responsabilidades, puedan ser atendidas con donaciones que les permita volver a las situaciones iniciales. Lo considero ello por ejemplo a los terremotos como el de 2010 y a los grandes incendios de amplias coberturas, como uno de los incendios de hace poco años atrás y el otro grande de Valparaíso del 2014.

He sugerido que se modifique la Constitución de manera de que así como el Banco Central puede prestar al Gobierno en caso de guerra o de posible guerra, lo pueda hacer en una situación de grave crisis nacional, calificado por el Ejecutivo y por también una alta mayoría del Senado. Con eso se pueden obtener recursos para las reconstrucciones, mientras se logre a futuro que el Gobierno disponga de recursos seguramente provenientes de nuevos impuestos. Con eso se evita que las regiones no afectadas por la crisis vean reducir sus recursos financieros para su desarrollo, como sucedió frente al último gran terremoto, el de 2010.

0Sin voto aún

Algo que decir ? comparta con nosotros sobre este artículo :

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Aún no hay comentarios para este artículo.