Sign up with your email address to be the first to know about new products, VIP offers, blog features & more.

Interesante medicamento el DCA (dicloroacetato), de bajo costo, podría ser un nuevo gran enemigo de las células cancerosas

Se debiera estar atento a este tema. Pueden surgir nuevos antecedentes muy valiosos en torno a su recomendación contra cánceres.

No hay investigaciones con las cuales se pueda recomendar el producto contra el cáncer y sus dosis. Tener en cuenta que desde hace años es un medicamento recomendado para otras enfermedades.

Pero por lo que se conoce, podría plantearse su aplicación a casos de cáncer con negativos pronósticos, que no tengan otro tratamiento.

 

Bastante información hay sobre el tema.

–           Se señala que podría provocar que las células cancerosas se auto destruyan (apoptosis). Actuaría  contra diferentes cánceres entre los que se mencionan el cáncer cerebral, el endometrial, el cervical, el de próstata, el de páncreas, el de mama y el colorrectal. Varios de ellos son normalmente mortales.

–           El DCA es una molécula orgánica muy simple, por ello puede llegar a lugares de más difícil acceso, como es el cerebro.

–           Experiencias en animales, especialmente en ratas, muestran positivos efectos en la lucha contra los tumores canceroso.

–           Su efectos positivos contra cánceres provendrían de que el DCA forzaría a las células cancerosas a cambiar su método preferido de generación de energía (glucólisis) conduciéndolas a como lo hacen las células normales (la oxidación de glucosa) y además activa la mitocondria de las células cancerosas.  Nota 1. Las mitocondrias son los orgánulos celulares encargados de suministrar la mayor parte de la energía necesaria para la actividad celular, actúan por tanto, como centrales energéticas de la célula y sintetizan ATP a expensas de los carburantes metabólicos (glucosa, ácidos grasos y aminoácidos). Nota 2: ATP se le denomina al trifosfato de adenosina (adenosín trifosfato, del inglés adenosine triphosphate o ATP). El es un nucleótido fundamental en la obtención de energía celular.

Hay serios planteamientos que sostienen que no existiría interés de las empresas farmacéuticas por investigar científicamente sus cualidades anticancerígenas por no ser de interés comercial; no se le puede patentar. El hecho que no se hagan estas investigaciones, evita que se puedan hacer recomendaciones para su uso humano contra cánceres. Es importante que el sistema de Naciones Unidas pudiese apoyar estas investigaciones, las que podrían hacer instituciones nacionales o internacionales sin fines de lucro. Llama la atención que un investigador de una universidad canadiense solicite recursos para investigar.

–           El DCA es un medicamento convencional usado desde hace más 30 años; se le emplea contra otros tipos de dolencias diferentes al cáncer. Es un producto de bajo precio. Como medicamento, ha sido utilizado exitosamente en niños con trastornos metabólicos, sin señales de envenenamiento tóxico. Pero los adultos parecen sufrir más efectos neurológicos secundarios- especialmente neuropatía periférica y la encefalopatía; esto dependería especialmente de dosis altas.

–           Una automedicación del DCA podría tener efectos secundarios graves; se tiene información de generación de neuropatía periférica y de encefalopatía. Se necesitan más investigaciones antes de ser utilizado; especialmente para determinar las dosis recomendables. El daño dependería de la magnitud de la dosis; desgraciadamente no se han establecido recomendaciones de dosis para adultos. Por ello se critica que no haya investigación al respecto y no se recomienda la automedicación, que puede conducir a dosis exageradas y dañinas. Nota 1: La neuropatía periférica es una insuficiencia de los nervios que llevan la información hasta y desde el cerebro y la médula espinal, lo cual produce dolor, pérdida de la sensibilidad e incapacidad para controlar los músculos Nota 2. Encefalopatía significa desorden o enfermedad del encéfalo.

–           Algunos alimentos como el brócoli y la cúrcuma tienen efectos similares al DCA, pero sin efectos secundarios adversos.

 

  • Las células cancerosas, en términos de cómo obtienen su energía, tienen procesos metabólicos muy diferentes a los de las células normales. La oxidación de la glucosa es el principal metabolismo de energía en las células normales y se lleva a cabo en su mitocondria, que son las pequeñas “plantas de poder” dentro de su célula; se necesita de la presencia del oxígeno, como su nombre lo indica. La oxidación de la glucosa algunas veces es conocida como la respiración celular. La glucólisis es el método preferido del metabolismo de energía de las células cancerosas y depende de la disponibilidad del azúcar; se lleva a cabo en el citoplasma de la célula. Puede ocurrir sin la presencia del oxígeno. La glucólisis rompe la glucosa y forma piruvato, con la producción de dos moléculas de ATP. El producto final de la glucólisis, el piruvato, puede ser utilizado tanto en la respiración anaeróbica si no hay oxígeno disponible, o en la respiración aeróbica a través del ciclo TCA, que produce mucho más energía útil para la célula. Interesante puede ser asociar el contenido de esta información con el daño del consumo de azúcar refinado, que ha mostrado ser un gran estímulo de las células cancerosas. Lo aquí planteado también señalaría la importancia de la oxigenación del organismo en la lucha contra el cáncer. A diferencia de las células normales, en las células cancerosas predomina la obtención de energía mediante la glucólisis. Para ello necesitan una encima, el piruvato deshidrogenasa quinasa o PDK, que es muy activo. La manera de afectar a una célula cancerosa es suprimiendo el PDK, forzando a la célula a utilizar la oxidación de glucosa, en lugar de la glucólisis. A esto se le conoce como la teoría del cáncer Warburg o la hipótesis de Warburg5. Aquí es donde el DCA entra en acción.

 

El DCA provoca suicidio masivo entre las células cancerosas

El DCA suprime el PDK,encima que es necesaria y esto enciende la mitocondria de las células. Esto no sólo fuerza a las células cancerosas a abandonar su proceso metabólico preferido, sino que también activa el “interruptor de suicidio” de la célula. Esto sucede porque las mitocondrias son las principales reguladoras de la apoptosis o suicidio celular- “están cargadas con sensores que reaccionan a anormalidades activando el proceso el botón de autodestrucción de la célula”.

Hay algunos de los estudios del DCA y el cáncer, todos realizados en los últimos años. Tener en cuenta que ninguno importante de ellos se ha hecho sobre seres humanos.

 

Se mencionan a continuación cánceres estudiados y las causas de sus efectos positivos

 

  • Cáncer endometrial: El DCA causa apoptosis en las células cancerosas endometriales.
  • Cáncer de próstata: El DCA produce efectos citotóxicos significativos en las células cancerosas de la próstata.
  • Cáncer de mama: El DCA tiene propiedades anti-proliferativas contra las células de cáncer de mama y causa apoptosis en esas células.
  • Cáncer colorrectal: El DCA redujo los tumores de cáncer de colon en 20 a 40 por ciento.
  • Cáncer cervical: Los investigadores concluyeron que el DCA es una cura rápida y efectiva para el carcinoma cervical avanzado.

Cabe señalar que la cafeína podría aumentar los efectos del DCA. El efecto es muy manifiesto, por lo que algunos investigadores están trabajando para desarrollar un protocolo de tratamiento contra el cáncer con “DCA-cafeína”. Posiblemente esto puede estar relacionado con la posibilidad de patentar el producto resultante.

 

Los efectos secundarios del DCA podrían ser desalentadores

El DCA no es un agente natural, es una sustancia química producida en el proceso de cloración del agua. Es una molécula pequeña lo cual sería una de sus principales ventajas: es absorbido fácilmente y puede alcanzar sectores del organismo que otras sustancias no lo logran, como el cerebro; por ello es particularmente interesante para el tratamiento de cáncer cerebral. Pero esas cualidades pueden ser peligrosas porque son compuestos que pueden permanecer con facilidad en el cerebro y con ello tener efectos neurológicos negativos.

Por otra parte el DCA puede ser también un bioproducto de otra sustancia química llamada tricloroetileno (TCE), un compuesto orgánico volátil que se cree causa cáncer.

Investigaciones experimentales han concluido que cuando el DCA se añade al agua de los ratones de laboratorio, produciría cáncer de hígado. En bibliografía revisada se señala: Aunque el DCA podría ofrecer esperanza y un enfoque novedoso para tratar el cáncer, está lejos de ser una “cura milagrosa”. ¡Por supuesto que, los medicamentos de quimioterapia también son muy tóxicos!

En algunos estudios, bajo ciertas circunstancias, en realidad el DCA parece fortalecer las células cancerosas. Por ejemplo, en un estudio in vitro en animales publicado en mayo del 2010 se reveló que algunos tipos de células de cáncer de colon en realidad están protegidas por el DCA cuando crecen bajo condiciones de anoxia o como xenoijertos en ratones (los xenoijertos son tejidos transparentes trasplantados en una especie de otra especie diferente).Nota 1. Anoxia: Falta o disminución de oxígeno en las células, los órganos o la sangre. Nota 2. Xenoijertos: Tejido procedente de otra especie que se utiliza como injerto temporal.

Es conveniente señalar que habría otros agentes naturales que inducen al suicidio de las células cancerosas, pero sin efectos secundarios como los que puede generar el DCA. Se señalan algunos a continuación:

  • Co-Q10/Ubiquinol. Es una coenzima que se ha convertido en uno de los suplementos más populares y bien documentado en los Estados Unidos, y por una buena razón – es utilizada para la producción de energía en cada célula de su cuerpo, y por lo tanto es de vital importancia para la buena salud, niveles altos de energía, longevidad y calidad de vida en general. Dentro de sus efectos sería la destrucción de las células cancerosas.
  • Curcumina. Que es un colorante natural que posee la cúrcuma.
  • Capsaicina (el compuesto que le da el sabor picante a los chiles). El compuesto químico capsaicina o capsicina (8-metil-N-vanillil-6-nonenamida) es una oleorresina, componente activo de los pimientos picantes (Capsicum).Se le usa en comida y como medicamento.
  • Se-metilselenocisteína o metilselenocisteína (que se encuentra en el ajo y el brócoli)
  • Acido elágico (que se encuentra en la granada y otras frutas). Nota 1: Diversos estudios independientes publicados recientemente en varias revistas científicas sustentan el efecto anticancerígeno del ácido elágico, un polifenol antioxidante que está presente en muchos frutos rojos (granadas, fresas, frambuesas, arándanos, moras), en algunos frutos secos (nueces, pacanas y castañas) y también en kiwis y uvas. Así, una revisión sobre el tema publicada el mes de junio de 2014 por investigadores chinos concluyó que recientes estudios in vitro e in vivo habían revelado que el ácido elágico posee efectos anticancerígenos al inhibir la proliferación de células tumorales e inducir la apoptosis o muerte de las células tumorales, una conclusión que se refuerza con los resultados de otros estudios más recientes. Fte:http://www.gocnetworking.com/los-alimentos-ricos-en-acido-elagico-tambien-pueden-contribuir-a-prevenir-el-cancer/

_______________________

 

 La evidencia de efectividad en casos de cáncer avanzado

 He recogido de Internet algunos otros antecedentes interesantes:

  “Ante la imposibilidad de obtener financiación de la industria, el doctor Michelakis acudió a inversiones privadas y donaciones y recibió también el apoyo del Instituto Canadiense de Salud.

 Con dicho apoyo consiguió tratar con Dicloroacetato de sodio solamente a cinco enfermos de un tipo de cáncer cerebral llamado Glioblastoma.

 Para comprender con objetividad a lo que se enfrentaba es importante saber que el Glioblastoma es, junto con el cáncer de Páncreas, el cáncer con peor pronóstico. Es incurable, ni siquiera aplicando todo el arsenal terapéutico disponible hoy en día: operación, radioterapia, quimioterapia o antiangiogénicos.

 A pesar de los avances realizados con otro tipo de terapias, algunas ya disponibles, y que comentaré en otros posts: viroterapia, inmunoterapia o aplicación de campos eléctricos de baja intensidad, el Glioblastoma sigue siendo lo que algunos oncólogos denominan, con negrísimo humor, ‘El Terminator’.

 No sólo eso, sino que los cinco pacientes habían sido ya tratados por la medicina convencional y estaban desahuciados. La esperanza media de vida de un paciente de este tipo de cáncer no llega al año y medio, si se aplica el tratamiento convencional, y un par de meses menos si no se aplica.

 Repitamos este dato, explicado de otra manera: si se trata, su media de esperanza de vida aumenta en sólo dos meses. Añadamos que los tratamientos harán esos dos meses aún más penosos, debido a los enormes efectos secundarios que conllevan.

De esos cinco pacientes, gravemente enfermos, uno de ellos falleció 3 meses después de comenzar el tratamiento con Dicloroacetato (el DCA necesita algún tiempo para hacer efecto), pero los otros 4 se mantenían estables después de 15 meses de tratamiento.

 Pueden parecer datos poco concluyentes y con un espacio muestral muy reducido, pero hagan encuestas a cualquier oncólogo que haya tratado a un paciente de glioblastoma y pregúntenle a cuántos de ellos ha logrado estabilizar y mantener con vida después de 15 meses, tras aplicar todos los tratamientos convencionales. Su respuesta será, en la mayoría de los casos, que a ninguno.

 Los resultados se publicaron en 2010, y eso sí que constituyó una seria advertencia para las farmacéuticas de que algo importante podía estar a punto de demostrarse. A saber, que decenas de fármacos quimioterápicos, en cuya investigación se habían invertido millones de dólares, pero que les habían reportado enormes márgenes de beneficio, corrían el peligro de ser declarados obscenamente ineficaces, y podría desmontarse para siempre el paradigma en que se ha basado la investigación clínica, década tras década de supuesta búsqueda de una cura del cáncer.”

 Otra información:

 El estudio que provocó una ola de interés sobre el DCA apareció en “Cancer Cel”l en enero del 2007. De acuerdo con un artículo en el “Edmonton Journa”l” en el 2007 sobre un estudio en ratas, el DCA mató las células cancerosas en el pulmón, el cerebro y las mamas,… dejó las células sanas intactas. Los tumores en las ratas disminuyeron en más de un 70 por ciento en tres semanas de tratamiento con DCA, sin efectos secundarios negativos.

 Este anuncio provocó un ciclón de emociones por parte de los pacientes con cáncer en todo el mundo, quienes se apresuraron a poner sus esperanzas en la nueva “cura del cáncer”, a pesar de las advertencias de Michelakis (y otros) sobre auto-medicarse prematuramente con este compuesto. Se realizaron varios estudios más, incluyendo la primera prueba clínica que involucró a pacientes con cáncer cerebral. Es esa prueba, el equipo de investigación seleccionó a cinco pacientes con glioblastoma con una forma de cáncer cerebral particularmente agresiva. Los trataron con DCA oral durante 15 meses.

 Se compararon los tejidos tumorales antes y después del tratamiento con DCA en tres de los cinco pacientes. Los tres pacientes mostraron señales de que el crecimiento tumoral había disminuido y que más células cancerosas estaban siendo sometidas a una muerte programada después del tratamiento con DCA. Desafortunadamente, uno de los cinco pacientes murió. Otro fue sometido a una cirugía de “extracción” antes de completar todo el curso del tratamiento. En la parte de abajo hay algunos de los estudios del DCA y el cáncer, todos fueron realizados en los últimos cinco años. (Tome en cuenta que ninguno de estos estudios involucró participantes humanos).

 En la revisión bibliográfica se aprecia que hay temores en torno a que la industria farmacéutica, muy poderosa internacionalmente, puede influir en contra del uso de un medicamento de bajo costo en la lucha contra el cáncer, en defensa de otros que son patentados y vendidos a precios considerablemente superiores.

 Los costos de investigación para que un producto se use en la salud humana son muy altos, y no habría recursos para investigar en aquellos ya existentes que no requieren patentes para ser usados.

 

A continuación presento un interesante artículo que muestra la dificultad para financiar investigaciones relacionadas con fármacos para la salud humana. En este caso, con un medicamento que puede tener gran significación contra el cáncer.

__________________

 

 “Descubren cura del Cáncer y es bloqueada por las farmacéuticas”

 Científicos de la Universidad de Alberta(1), en Canadá, aseguran haber descubierto una sustancia que elimina las células afectadas por tumores, pero no consiguen fondos para seguir sus pruebas porque la sustancia que usan no tiene patente.

Investigadores de la Universidad de Alberta han logrado curar el cáncer utilizando un medicamento llamado dicloroacetato, sin embargo, como esta sustancia no requiere patente y es barata a comparación con los medicamentos usados para combatir el cáncer por las grandes farmacéuticas, está investigación no ha recibido mucho apoyo ni está haciendo eco en los medios.

El Dr. Evangelos Michelakis, profesor de la Universidad de Alberta, probó el dicloroacetato en células humanas y notaron que mata las células de cáncer en los pulmones, en el cerebro y en el pecho, dejando solamente las células sanas. En ratas con severos tumores sus células se encogieron al ser alimentadas con agua con esta sustancia.

El dicloroacetato detona una acción en la mitocondria para que ésta acabe de forma natural con el cáncer en las células (tradicionalmente se enfoca en la glucólisis para combatirlo).

El Dr Michelakis manifestó su preocupación de no encontrar fondos para hacer pruebas clínicas con dicloroacetato ya que no representaría fuertes ganancias para inversionistas privados al no estar patentado.

Esto encaja exactamente con lo que dijo el Premio Nobel de Medicina Richard J.

Roberts en una entrevista sobre como los fármacos que curan no son rentables y por eso no son desarrollados por las farmacéuticas que en cambio sí desarrollan medicamentos cronificadores que sean consumidos de forma serializada.

La entrevista originalmente fue publicada por el diario español Vanguardia:

 ¿La investigación se puede planificar?

Si yo fuera ministro de Ciencia, buscaría a gente entusiasta con proyectos interesantes les daría el dinero justo para que no pudieran hacer nada más que investigar y les dejaría trabajar diez años para sorprendernos.

Parece una buena política.

Se suele creer que, para llegar muy lejos, tienes que apoyar la investigación básica pero si quieres resultados más inmediatos y rentables, debes apostar por la aplicada…

¿Y no es así?

A menudo, los descubrimientos más rentables se han hecho a partir de preguntas muy básicas. Así nació la gigantesca y billonaria industria biotech estadounidense para la que trabajo.

¿Cómo nació?

La biotecnología surgió cuando gente apasionada se empezó a preguntar si podría clonar genes y empezó a estudiarlos y a intentar purificarlos.

Toda una aventura.

Sí, pero nadie esperaba hacerse rico con esas preguntas. Era difícil obtener fondos para investigar las respuestas hasta que Nixon lanzó la guerra contra el cáncer en 1971.

¿Fue científicamente productiva?

Permitió, con una enorme cantidad de fondos públicos, mucha investigación, como la mía, que no servía directamente contra el cáncer, pero fue útil para entender los mecanismos que permiten la vida.

¿Qué descubrió usted?

Phillip Allen Sharp y yo fuimos premiados por el descubrimiento de los intrones en el ADN eucariótico y el mecanismo de gen splicing (empalme de genes).

¿Para qué sirvió?

Ese descubrimiento permitió entender cómo funciona el ADN y, sin embargo, sólo tiene una relación indirecta con el cáncer.

 ¿Qué modelo de investigación le parece más eficaz, el estadounidense o el europeo?

Es obvio que el estadounidense, en el que toma parte activa el capital privado, es mucho más eficiente. Tómese por ejemplo el espectacular avance de la industria informática, donde es el dinero privado el que financia la investigación básica y aplicada, pero respecto a la industria de la salud… Tengo mis reservas.

Le escucho.

La investigación en la salud humana no puede depender tan sólo de su rentabilidad económica. Lo que es bueno para los dividendos de las empresas no siempre es bueno para las personas.

Explíquese.

La industria farmacéutica quiere servir a los mercados de capital…

Como cualquier otra industria.

Es que no es cualquier otra industria: estamos hablando de nuestra salud y nuestras vidas y las de nuestros hijos y millones de seres humanos.

Pero si son rentables, investigarán mejor.

Si sólo piensas en los beneficios, dejas de preocuparte por servir a los seres humanos.

Por ejemplo…

He comprobado como en algunos casos los investigadores dependientes de fondos privados hubieran descubierto medicinas muy eficaces que hubieran acabado por completo con una enfermedad…

¿Y por qué dejan de investigar?

Porque las farmacéuticas a menudo no están tan interesadas en curarle a usted como en sacarle dinero, así que esa investigación, de repente, es desviada hacia el descubrimiento de medicinas que no curan del todo, sino que cronifican la enfermedad y le hacen experimentar una mejoría que desaparece cuando deja de tomar el medicamento.

 Es una grave acusación.

Pues es habitual que las farmacéuticas estén interesadas en líneas de investigación no para curar sino sólo para cronificar dolencias con medicamentos cronificadores mucho más rentables que los que curan del todo y de una vez para siempre. Y no tiene más que seguir el análisis financiero de la industria farmacológica y comprobará lo que digo.

Hay dividendos que matan.

Por eso le decía que la salud no puede ser un mercado más ni puede entenderse tan sólo como un medio para ganar dinero. Y por eso creo que el modelo europeo mixto de capital público y privado es menos fácil que propicie ese tipo de abusos.

¿Un ejemplo de esos abusos?

 Se han dejado de investigar antibióticos porque son demasiado efectivos y curaban del todo. Como no se han desarrollado nuevos antibióticos, los microorganismos infecciosos se han vuelto resistentes y hoy la tuberculosis, que en mi niñez había sido derrotada, está resurgiendo y ha matado este año pasado a un millón de personas.

¿No me habla usted del Tercer Mundo?

Ése es otro triste capítulo: apenas se investigan las enfermedades tercermundistas, porque los medicamentos que las combatirían no serían rentables. Pero yo le estoy hablando de nuestro Primer Mundo: la medicina que cura del todo no es rentable y por eso no investigan en ella.

¿Los políticos no intervienen?

No se haga ilusiones: en nuestro sistema, los políticos son meros empleados de los grandes capitales, que invierten lo necesario para que salgan elegidos sus chicos, y si no salen, compran a los que son elegidos.

De todo habrá.

Al capital sólo le interesa multiplicarse. Casi todos los políticos – y sé de lo que hablo- dependen descaradamente de esas multinacionales farmacéuticas que financian sus campañas. Lo demás son palabras…

_______________________________

Richard J. Roberts nació en Derby, Inglaterra, en 1943. Estudió inicialmente Química, posteriormente se traslada a Estados Unidos, donde desarrolla actividad docente en Harvard y en el Cold Spring Harbor Laboratory de Nueva York. Desde 1992 dirige los trabajos de investigación del Biolabs Institute, de Beverly, (Massachusetts).

Obtuvo el Premio Nobel de Fisiología y Medicina en 1993, compartido con Phillip A. Sharp, por su trabajo sobre los intrones, fragmentos de ADN que no tiene nada que ver con la información genética. Pudieron describir que la información depositada en un gen no estaba dispuesta de forma continua, sino que se encontraba fraccionada.

Los primeros experimentos los realizaron sobre material genético de virus, particularmente de adenovirus.

Ambos llegaron a la conclusión de que el ARN ha tenido que preceder en la evolución al ADN.

Fuente: elserconciente.wordpress.com/Fuente: conspiracionenlared.es

_______________________

 

(1)  Sobre la Universidad de Alberta.

Fte. Wikipedia

La Universidad de Alberta (U de A) es una universidad pública de investigación localizada en la ciudad de Edmonton, Alberta, Canadá. Está catalogada entre las primeras 5 universidades del país y posee más de 35.000 alumnos distribuidos entre cerca de 200 carreras de pregrado y 170 de postgrado a lo largo de sus tres campus dentro de la provincia. Es además una de las principales universidades en investigación del país.

Fue fundada en 1908 y actualmente su campus principal cubre unas 50 manzanas dentro del centro de la ciudad de Edmonton, albergando más de 90 edificios y unos 400 laboratorios de investigación, así como la segunda mayor biblioteca universitaria del país.

Las principales facultades de la universidad incluyen artes, ingeniería, ciencia, medicina y odontología, derecho, educación, agricultura, farmacia, negocios y educación física así como programas especiales como la francófona Faculté Saint-Jean y la Escuela de Estudios Nativos. De estas, destacan los estudios llevados en el campo de la medicina y la ingeniería dentro de laboratorios e institutos de investigación de categoría mundial que actualmente construye o mantiene la universidad en áreas como la investigación médica, ingeniería petrolera y nanotecnología entre los que se encuentran el Instituto Nacional de Nanotecnología, el Centro de investigación médica de la Herencia y los TRLabs.

______

0Sin voto aún
2 Responses
  • Lidia
    27 Julio 2017

    Querido amigo, antes de nada felicitarle por su página y sus sabios consejos naturales. Mi madre tiene u sarcoma en el útero recién diagnosticado que me tiene muy consternada y he leído que se ha probado que una mezcla infusionada de llantén, matico y manzanilla introducida vaginalmente mediante irrigador es bueno en estos casos. El tema es que vivo en España y no hay manera alguna de conseguir matico, que según he leído hace la función cicatrizante en este preparado. Me podría decir algún sustito para el matico? O puedo hacerlo sólo con llantén y manzanilla? Espero y deseo que me responda pronto ya que quiero empezar lo antes posible con el tratamiento natural. Muy agradecida le mando un cordial saludo.

  • RChateauneuf
    27 Julio 2017

    27 de julio de 2017
    Lidia: Gracias por las felicitaciones. La función del matico es esencialmente cicatrizante. Estimo que lo podría reemplazar por Caléndula officinalis. Una planta muy conocida internacionalmente. Le sugiero que analice también otros tratamientos. El del galium aparine y carbón vegetal, el consumo de hojas de aranto (Kalanchoe daigremontiana, como también el de la mezcla de aloe, con miel de abejas y in destilaodo alcohólico de alta graduación. Para informarse de los tres tratamientos busque en Google: 1) Galium, cáncer y Chateauneuf; 2) Aranto, cáncer y Chateauneuf, y 3) Aloe, cáncer y Chateauneuf. Atentamente. Rolando

Qué piensa del artículo?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *