La crisis de Magallanes, algo sobre sus causas, experiencias del pasado y recomendaciones

Magallanes, al igual que Arica, necesita un Plan de Desarrollo inserto en un Plan Nacional que cubra a todos los sectores económicos y a todas sus regiones. Un plan nacional debe cubrir tanto lo económico como lo social. Las zonas extremas indiscutiblemente tienen una importancia geopolítica, la que debe considerarse en sus políticas de desarrollo.

La crisis actual de Magallanes tiene en mi opinión dos tipos de causas, uno básico, el de dejar que gran parte del desarrollo económico descanse en las fuerzas del mercado y, el otro tipo, es el de las causas inmediatas derivadas de la inmadurez política de personeros del  Gobierno actual, como también podría decirse de la falta de criterio manifestada por uno o más de sus ministros del Gobierno actual.

A un pueblo esforzado no se le puede decir que estaba en fiesta por disponer de un gas barato, fiesta que debe acabarse por una decisión central de aumento de tarifas que no cuenta ni con el respaldo de parte importante de personeros de la Alianza y de grandes y maduros políticos de esta coalición, como los senadores Hernán Larraín y Alberto Espina.

Posiblemente también sea una causa básica histórica y reciente lo que se ha hecho con ENAP y las decisiones recientes que se han tomado en su seno.

Más adelante se analizan estos temas con algo más detención. Una salida debería basarse en un cambio de gabinete, facilitado hoy por la renuncia del ministro de Defensa.

Las causas básicas de esta crisis reciente son más bien históricas, responsabilidad de gobiernos anteriores, desde el segundo año que asumiera el Gobierno militar cuando se entró en un modelo neoliberal que ha llegado a ser de los más extremos del mundo. Las zonas extremas tuvieron como una herramienta de apoyo al ser declaradas puertos libres y con sus zonas francas, con nulos aranceles mientras en el resto del país operaban altos aranceles e incluso algunas prohibiciones de importar. Con la reducción a mínimos aranceles e incluso a niveles nulos con los múltiples acuerdos internacionales, las ventajas de los puertos libres desaparecieron.

Declaraciones como que a los magallánicos se les acaba la fiesta o como que hay que mandar refuerzos uniformados para hacer cumplir las decisiones del Gobierno son sin dudas muy negativas. Qué falta de tino es decir que los pobladores de esa zona austral estén en una larga fiesta que ha durado desde la vieja democracia, durante todo el Gobierno Militar y que ello haya continuado en los cuatro gobiernos de la Concertación. Fiesta, porque tengan gas natural en abundancia, obtenido en su misma región y a bajo costo, que se ofrezca a un precio bajo, dentro de un clima inhóspito, de bajas temperaturas y fuertes vientos.

Cómo puede pensarse que fuerza pública, que se entiende sea carabineros, imponga una medida tan ampliamente rechazada sobre una población unida por una causa que a lo menos para ellos sea  justa; que se insista en este planteamiento cuando ya se ha enardecido esa verbalmente agredida población.

Es muy grave que se fuerce a carabineros a actuar contra grandes mayorías que defienden sus derechos, que no son delincuentes. En qué posición se les deja a las llamadas fuerzas del orden cuando deben actuar contra habitantes que no han sido judicialmente sancionados; grave para la fuerza policial si no cumple con las órdenes del ministerio de Interior, grave si las cumple lo que probablemente conduzca a una violencia desatada recíprocamente. No hay fuerza policial posible para actuar sobre masas enardecidas si no es a través de las armas de fuego con el riesgo de muertes y heridos e incluso con riesgos de linchamientos de la limitada fuerza pública que se pueda disponer.

Se habla de mandar fuerzas especiales de Carabineros para imponer una decisión de política del Gobierno central. Sabrá el Gobierno que no ha sido posible controlar con carabineros a no más de unos mil pascuenses en un medio que probablemente los continentales los duplican y que Magallanes tiene unos 200 mil habitantes marcados todos ellos por un firme regionalismo.

Hoy día se ha iniciado a lo menos un diálogo entre personeros de Gobierno, parlamentarios, autoridades municipales y representantes de las fuerzas vivas gracias a que el Gobierno ha pedido al obispo de Magallanes, sacerdote salesiano Bernado Bastre para que actúe como motivador de un diálogo conducente a soluciones pacíficas. El primer día de diálogo ha terminado sin resultados muy positivos, por lo menos este camino de búsqueda de solución continuaría.

Debe destacarse el gesto positivo del Gobierno de pedir el apoyo de este obispo salesiano, después que éste había hecho fuertes críticas a la forma como el Gobierno ha procedido.

Me atrevo a plantear que facilitaría mucho la búsqueda de una solución, el cambio de gabinete en que al nuevo se incorporen personeros de mayor madurez política, como la que han demostrado los senadores de derecha Hernán Larraín y Alberto Espina, personeros de larga tradición política y que mucho contacto han tenido con su población a quienes por muchos años la han representado en el Parlamento. Seguramente el Gobierno pueda disponer de personeros con esas cualidades.

La configuración geográfica hace necesario llevar adelante políticas especiales para algunas regiones y especialmente para las zonas más extremas; además de por motivos geopolíticos debe hacerse por el desarrollo integral del país y por la necesidad de generar condiciones de bienestar más justas. Las diferentes regiones deben complementarse una a otras en particular en sus actividades económicas y deben tomarse medidas de Estado especialmente para aprovechar las ventajas comparativas de cada región. Las fuerzas del mercado no son suficientes para alcanzar lo anteriormente planteado.

Hay una responsabilidad importante de los Gobiernos de la Concertación que llevaron a que MIDEPLAN dejase de ser el gran Ministerio de Estado, como lo fuera en el pasado CORFO con su Dirección de Planificación. Era la época en que esa corporación era realmente una institución del Estado chileno, con su Consejo de amplia representación. Estaban en su constitución varios ministros de Estado, muchos representantes del sector privado y de otros de la sociedad organizada.

Se puede decir que CORFO y MIDEPLAN desaparecieron de hecho, aunque mantuvieran su nombre. Caso parecido a lo que ha pasado con ENDESA, LAN, IANSA, CALO y SOPROLE; las primera tres fueron empresas nacionales, del Estado chileno. Las otras estaban conformadas por productores agrícolas, usuarios de sus infraestructuras  agroindustrial.

Por otra parte la a lo menos aparente falta de transparencia de lo que ha hecho ENAP impresiona. Se dice que esta empresa tiene grandes pérdidas, que no se sabe bien de dónde provienen, las que deben cubrirse con un aumento exagerado y repentino del precio del gas para Magallanes, que ya era una tradición que se entregara a bajo precio, en parte sin duda por su bajo costo.

En cuanto a crítica por falta de transparencia, se habla de contratos secretos entre ENAP con METHANEX y de ENAP con GASCO.  Se habla de que las pérdidas de las refinerías se quieren cubrir con el pago de un gas más caro para los hasta ahora privilegiados  magallánicos. Se habla de que la cantidad de reservas de gas son inmensas; que existirían muchos pozos sellados ya que al buscarse petróleo que era lo que interesaba y al sólo encontrarse el gas, el pozo se sellaba. Se habla de que el inventario y localización de estos pozos ya no los tiene ENAP y lo poseerían algunos privados e incluso ex ejecutivos de ENAP hoy integrantes de empresas privadas que están haciendo nuevas perforaciones en busca de gas. Se rumorea que las empresas que perforan actualmente son exitosas ya que rápidamente obtienen gas y que ello podría ser por la información fraudulenta o privilegiada que se les ha entregado. Se dice que se están despidiendo de ENAP a muchos de sus empleados, algunos de ellos muy capaces y necesarios para las tareas que debería emprender la empresa, para hacerla así paulatinamente desaparecer y dejar el camino expedito para que los empresarios privados actúen a sus anchas. Se dice  que METHANEX demanda diez veces el gas que requiere el consumo de Magallanes como energía. Se estima que si las tarifas suben, el consumo muy poco bajaría, por la rigidez de su demanda; sólo serviría para mejorar las finanzas de ENAP y para las empresas privadas que la empiecen a reemplazar.

Se habla de mandar fuerzas especiales de Carabineros para imponer una decisión de política del Gobierno central. Sabrá el Gobierno que no ha sido posible controlar con carabineros a no más de unos mil pascuences en un medio que probablemente los continentales los duplican y que Magallanes tiene unos 200 mil habitantes marcados todos ellos por un firme regionalismo.

Impactante ha sido como el Chile de hoy parece dividirse, alentados posiblemente en forma involuntaria por personeros de gobierno, entre los que respaldamos a esos “privilegiados” magallánicos y los otros tantos que reaccionan respaldando la considerable elevación de tarifas que ha pretendido imponer el Ejecutivo, con el gran respaldo del neoliberalismo teórico.

Oigo habitualmente al programa de Chilevisión, “Tolerancia cero”, pero encontré gravísimo lo expuesto por la mayoría de sus miembros en contra de los magallánicos. Qué fácil es quitarles privilegios a minorías regionales a quienes se les muestra como privilegiados, sin ni pensar sobre los tremendos subsidios que se dan al Transantiago, sin mirar la importancia geopolítica de Magallanes y sin ni siquiera considerar o conocer cuál ha sido la política de la Argentina sobre esta materia para su población patagónica.

Estamos tratando de dividir al país y lo estamos logrando, posiblemente sin pretenderlo.

Sin duda que la nueva derecha política carece de madurez política,  No me cabe duda que la solución es un cambio de gabinete, que ya se anuncia o se sugiere por varios  personeros de Gobierno. La renuncia indeclinable del ministro de Defensa en el día de hoy, puede favorecer un cambio de gabinete

No caben dudas que muchas de las causas que generan la crisis de hoy es consecuencia de los gobiernos de la Concertación. Su neoliberalismo que dominó en sus partidos que la integraban, entre ellos los llamados socialistas renovados, que me traen recuerdos cuando se habla de la nueva derecha. Qué de menos se echa de aquellos estadistas de derecha como Jorge Alesandri, Francisco Bulnes, Hugo Zepeda, Miguel Huerta, Onofre Jarpa quienes siempre actuaron para el beneficio del país y de sus regiones. Ministros destacados de Alessandri Rodrigues como Sótero del Río, Julio Phillipi, Pedro Enrique Alfonso y tantos otros. Cómo se eche de menos a esos distinguidos vicepresidentes de CORFO que supieron engrandecerla y utilizarla para el desarrollo del país y sus regiones, cada uno de ellos respetando sus cuadros técnicos, pero orientando su accionar dentro de las ideas ideológicas de su partido o de su coalición gobernante.

Debe recordarse especialmente ese gran Plan Decenal de Desarrollo de 1960 aprobado por el Gobierno de Alessandri, que sirvió de base para la reconstrucción tan necesaria después de los terremotos de 1960 y para impulsar paralelamente el desarrollo de todo el país con visiones nacionales y regionales. Ese plan se elaboró en CORFO bajo el impulso de esos extraordinarios economistas Álvaro Marfán, Julio Melnik y José Piñera Carvallo, padre del actual Presidente de la República.

Recuerdo el importante apoyo que le dio CORFO a las empastadas artificiales en Magallanes que aumentaban notablemente la carga animal. Un bonito trabajo hizo la Ganadera Tierra del Fuego bajo la dirección de ese distinguido ingeniero agrónomo Mario Habit, que logró convencer a esa sociedad anónima para lanzarse en esa tarea.

El Gobierno de Alessandri Rodríguez reforzó el accionar de CORFO en el campo agrícola, creó el Comité Ejecutivo Agrícola de CORFO y la Gerencia Agrícola; antes la corporación sólo tenía el Departamento de Agricultura, que había realizado una gran labor.

El primer gerente agrícola de CORFO fue el distinguido abogado Ismael Edwars quien da especial impulso a las actividades ganaderas. Con el apoyo del Banco Mundial trató de llevar adelante un plan de empastadas artificiales e invita al distinguido Ingeniero Agrónomo, demócrata cristiano, Hugo Trivelli F. a preparar ese plan. Me correspondió trabajar en eso como parte del equipo joven. Debo recordar que un gran colaborador en estas tareas fue otro distinguido ingeniero agrónomo, Mario Meza M., hombre de ideas de izquierda. Menciono posiciones políticas de los especialistas, para destacar el pluralismo existente en esos años.

Al empezar esta labor, la del plan de empastadas, nos dimos cuenta que el problema ganadero no residía principalmente en disponer de más pastos, era bastante más complejo. Planteada esta inquietud a Ismael Edwards, él la acoge de inmediato y así nos lanzamos a preparar un plan nacional de desarrollo ganadero. Lo importante de CORFO es que mientras se planificaba se seguía actuando en las actividades de fomento, a veces paulatinamente reorientándolas. Algo parecido sucedió más tarde cuando se preparó el Plan Nacional de Desarrollo Frutícola que mientras se preparaba ya se estaban otorgando créditos para plantaciones de especies recomendadas de ante mano, como también para zonas de especial aptitud frutícola; además se empezó con líneas de crédito para establecer o ampliar viveros.

Unas de la motivaciones importantes de este `plan ganadero fue el apoyo ofrecido por el Banco Mundial, con quien CORFO mantenía muy buenas relaciones; en parte éstas provenían del desarrollo del Plan de Electrificación llevado por ENDESA, que recibió siempre un amplio apoyo de ese banco internacional. Por Dios que realmente se echa de menos a esa ENDESA estatal que garantizaba la disponibilidad de energía eléctrica a todo el país y a sus provincias, basado en las proyecciones de desarrollo futuro. Su gran tarea era que nunca la disponibilidad de energía pudiera ser limitante del desarrollo chileno.

Desgraciadamente hoy avanzamos en Chile a una crisis energética.

El Banco Mundial respalda el Plan Nacional de Desarrollo Ganadero, con sus tres grandes programas, el de mataderos, el de plantas lechera y el de desarrollo predial.

Para llevar adelante el Plan Nacional Ganadero, CORFO crea la Dirección Nacional de Desarrollo Ganadero y nombra Director a Mario Habit, especialmente motivada esa designación por la labor que este distinguido ingeniero agrónomo hizo en Magallanes.

Recuerdo mi tiempo de trabajo en la Gerencia Agrícola, especialmente como economista agrícola. Me correspondió especialmente hacer proposiciones de políticas de comercialización y precios. Entre estas acciones, asesorar al Ministro de Agricultura Pedro Enrique Alfonso, quien respaldó la política que CORFO sugería, que estaba basada en establecer precios calculados a base de los promedios históricos de los últimos diez años. Para la fijación del precio de la leche de uno de esos años, el Ministro Alfonso se jugó su cargo para defender los precios que proponíamos; al no conseguir lo por el deseado, deja su cargo de ministro. Era habitual en esos años que cayeran los ministros de agricultura defendiendo los precios del trigo y de la leche; eso sucedía a fines de año o al comienzo del próximo.

También impulsamos en esos años un impuesto móvil a las importaciones de ganado bovino en pie para evitar la caída de precios por las importaciones exageradas desde el país vecino, a consecuencia de estimulo a exportaciones o a temas cambiarios.

Llega el Gobierno de Frei Montalva y en 1965 paso a asumir la Gerencia Agrícola de CORFO. Me corresponde renegociar el crédito del Banco Mundial y dar impulso a los tres programas, el de plantas lechera, el de mataderos y el de desarrollo predial.

En Punta Arenas construimos una planta lechera, apoyamos centrales clasificadoras y lavadoras de lana, y un gran proyecto que nos originó un serio debate, fue el del nuevo matadero para atender Punta Arenas y beneficiar ganado también proveniente de Tierra del Fuego. Se dieron dos posiciones muy fuertes, una la que defendíamos los técnicos de CORFO de ubicarlo en Punta Arenas yla otra la de las fuerzas vivas encabezadas especialmente por el Intendente Mateo Martinic y por el Gobernador de Tierra del Fuego, para instalarlo en la isla.

Fue una dura lucha; la factibilidad económica señalaban ventajas para Punta Arenas. La isla no tenía posibilidades de un buen puerto de embarque. Tuve fuertes enfrentamientos con Mateo; era una época en que los intendentes eran fuertes voces en la defensa de sus intereses provinciales, muchas veces enfrentando al nivel central. Eran épocas de una madura democracia, en que aunque el intendente era nombrado por el Presidente de la República, esta autoridad regional manifestaba con fuerzas posiciones no pocas veces distintas a las dominantes al nivel central.

Me correspondió esos años formar parte de la comitiva que acompañaba al presidente Frei Montalva en su visita a Magallanes. Muchos años que un primer mandatario no visitara a esa entonce provincia. El recibimiento fue extraordinario. La controversia de la localización del matadero estaba en plena vigencia. Recuerdo una de las experiencias más importantes en mi vida profesional fue cuando poco antes de aterrizar en Porvenir el presidente Frei se me acerca en el avión y me pregunta qué pienso sobre el matadero; mi respuesta fue que los estudios técnico económicos recomendaban la construcción en el continente pero que desde una visión geopolítica podría considerarse su localización en Porvenir. No me preguntó nada más y me respondió de inmediato que iba a anunciar su construcción en Porvenir, lo que así se hizo.

Me quedé con la duda si fue mi opinión la que lo llevó al anuncio o él ya tenía la decisión tomada y me pregunta mi opinión para si la mía hubiese sido negativa, él por deferencia me anunciaba anticipadamente su posición contraría.

Otros de los positivos recuerdos de lo que hizo CORFO para la ganadería de Magallanes, Aysén y parte continental de Chiloé, fue la importación masiva de ganado Hereford, para poblar toda esa zona austral. El Hereford se comportaba muy bien en esa realidad, pero lo teníamos que traer de países libres de aftosa, porque la zona austral ya estaba libre de esta epizotia. La Agencia Internacional del Desarrollo de EE.UU,  la famosa AID, no sólo nos financió la compra del ganado sino que también su transporte aéreo. CORFO disponía de un gran capital humano en sus profesionales, se hizo la selección y se trajo al país más de 10 mil cabezas.

Un problema financiero era el costo del ganado, imposible de traspasar al ganadero austral. El costo ascendía a unos 700 dólares por cabeza cuando éstas se vendían en Argentina a menos de 300 dólares, pero allí había aftosa. La solución fue crear un banco ganadero; quien recibía el préstamo lo pagaba en ganado con el aumento de la masa ganadera que se le iba a crear. El sistema resultó y no hubo problemas para colocar todo ese ganado. Recuerdo además que donamos un piño a la Escuela Agrícola de las Mercedes, perteneciente a la Congregación salesiana, establecimiento cercano a la ciudad de Porvenir. Esa escuela despareció posteriormente.

Magallanes necesita políticas de Estado para su desarrollo. Ya no existe esa CORFO con las grandes atribuciones y responsabilidades del pasado, con ese gran consejo que le daba la característica de una institución de Estado y no del gobierno de turno, con capacidad de crear empresas, de administrar inversiones propias, de ser una gran corporación financiera que capta recursos externos y de dar créditos con diferentes sistemas de reajustes, como los del banco ganadero.

Magallanes necesita una política agresiva de desarrollo. Carece de muchas industrias pecuarias como son curtiembres y todas las industrias que aprovechen los cueros. No tiene importantes industrias textiles, a base de lana. El Gobierno de Allende impulsó la creación de una gran central textil, que no llegó a concretarse y que el gobierno militar, con su modelo neoliberal, no apoyó ideas de esta naturaleza.

He seguido en contacto con Magallanes, tengo familiares directos radicados en la zona.

Siendo decano de la facultad de Ciencias Agrarias y Forestales de la Universidad de Chile tuve la oportunidad de conocer las investigaciones sobre la lenga magallánica y sobre su gran potencial. Sin dudas que se amerita destinar recursos a su desarrollo, desde investigaciones hasta nuevas plantaciones y a un apoyo a la industria maderera que ya tiene importancia en la zona.

He planteado en varias esferas la conveniencia de crear en la Universidad de Magallanes la carrera de Ingeniería zootecnística que cubra el amplio campo desde la fauna terrestre y marina, a los procesos productivos ganaderos e industriales. Podría tener esa universidad plantas pilotos formativas de recursos humanos y de investigación tecnlógica. Muy importante podría ser la educación superior de posgrado, con magísteres y doctorados, como también con la formación de especialista; podría ser un centro de atracción de alumnos extranjeros. Pero para ello se necesitan decisiones políticas regionales y nacionales y sobre todo, recursos financieros para la UMAG. Los autofinanciamientos universitarios, tan alentados por el neoliberalismo, hacen imposible llevar iniciativas de esta naturaleza.

El Instituto de Investigaciones Agropecuarias posee una interesante estación experimental. Su campo de acción debiera ampliarse. Para ello deben destinarse más recursos especialmente financieros.

No puedo dejar de mencionar el potencial energético que tiene Magallanes con sus grandes reservas en carbón. La CORFO del pasado siempre tuvo interés en este tema.

Magallanes requiere, reitero, de un gran plan de desarrollo, no de los anunciados por un presidente de la República que los manifiesta para cada región que visita, sino que uno, que en gran parte nazca de la región misma y especialmente de su universidad estatal.

No puede olvidarse que Magallanes es una región con condiciones especiales para exportar y que requiere, como gran parte de todo Chile, de una adecuada política cambiaria.

___________________________________________

0Sin voto aún

Algo que decir ? comparta con nosotros sobre este artículo :

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

2 Comments
  • José Lorca
    16 enero 2011

    Interesantísimo su comentario don Rolando, bien poco entiendo el origen del problema que aqueja a estos compatriotas tan lejanos, salvo lo que dice la prensa que se refiere al síntoma mas no las causas del conflicto. Su artículo da luces para entender de mejor manera este asunto y el mal manejo que le ha dado el gobierno actual. Lamentablemente en nuestro país hace rato no se valora la experiencia en la gestión gubernamental y en la privada en general, se privilegia la la acción muchas veces sin reflexión, por eso no es sorpresivo ver cómo se enredan solos, aunque no se puede descartar en este asunto que además de la inexperiencia esten presente, como habitualmente ocurre, intereses privados por sobre los públicos. Al menos la mayoría de nuestra población solidariza con la gente de Magallanes y ese hecho aleja cualquier torpe medida represiva. Saludos para Ud. y un gusto de leerlo nuevamente.

    P.S. Leí también su artículo sobre el Aranto, señala un par de veces allí las bondades de la verdolaga, respecto de la cual leí no hace mucho un comentario muy favorable en el libro «La revolución de las grasas» escrito por un médico peruano cuyo nombre ahora no recuerdo, sin embargo, al igual que el aranto, desconozco donde encontrarlos o adquirirlos en Santiago. Si Ud. pudiera orientarme a este respecto le quedaría eternamente agradecido.

  • RChateauneuf
    17 enero 2011

    17 de enero de 2011
    Estimado José: Le agradezco sus comentarios sobre mi artículo referente a «La crisis de Magallanes…». Desgraciadamente no son pocos los que critican en términos absolutos a los «llamados privilegiados magallánicos». Anoche oí «Tolerancia cero» donde observé que tres de los participantes demostraron en forma increíble sus posiciones en contra de los magallánicos. El trato que se le dio al invitado senador Bianchi fue vergonzoso; grave especialmente la actitud del que dirige. Bombardeaban al senador, no lo dejaban exponer sus puntos de vistas, que me parecieron muy serios. Su director con la falta de madurez poco menos que lo atacó para exigirle que respondiera si era justo que él recibiera un gas bonificado. Pocas veces he visto un ataque de esa naturaleza. Ese programa ha estado promoviendo, de esperar sin intención, una división de los chilenos, contribuyendo a una mayor unión de los magallánicos.
    Qué diferente era ese programa con los anteriores conductores.

    Referente a la kalanchoe y a la verdolaga. No sé donde se vendan. Yo le podría donar un par de plantitas de kalanchoe que es muy fácil de reproducir y llegar a tener rápidamente muchas más. Referente a la verdolaga, se le puede considerar una maleza que se debiera posiblemente cultivar. Yo tengo una parcelita cerca de Santiago donde esta «maleza» me sale en primavera y a veces la consumo. Para la próxima temporada trataré de obtener semilla. Le sugiero de todas maneras consultar a las Facultades de Agronomía de las Universidades y al INIA por si tienen estas plantas o semillas de verdolaga. Atentamente. Rolando.