Sign up with your email address to be the first to know about new products, VIP offers, blog features & more.

La Población Nueva España de La Cisterna: Segunda parte. Sobre su Virgen del Pilar

En un artículo anterior hice referencia a aspectos más generales sobre esta interesante población en su origen y pasado. Hice una breve alusión a su Virgen del Pilar, un interesante monumento religioso asociado a su fundación, a que los creadores de la población le destinaron un terreno especial.

Recordemos brevemente algunos aspectos de esta población nacida en la primera década de siglo pasado. Sus calles y plazas tienen relación con España. Dos plazas características por tener forma de semicírculo. La plaza más oriente se llama Cervantes y la más al poniente, Castelar; sus semicírculos tienen como base una cuadra de la calle Isabel La Católica. Inicialmente Isabel La Católica moría en la Plaza Castelar, por lo tanto ésta colindaba con propiedades privadas. A esas plazas confluyen las cuatro calles que corren de norte a sur: Colón, Chile España, Progreso e Industria. Sus calles de este a oeste son la llamada Isabel La Católica y la calle Virgen del Pilar. Recordemos que por el norte limitaba con el Camino el Parrón y por el Oeste el Camino Ochagavía. Los otros límites eran propiedades agrícolas, dentro de ellas un par de viñas y la gran Población Biaut.

Otra calle, Industrias, llegaba desde el sur al centro de la Plaza Cervantes. Así en esta población estaban dos calles con nombres similares, al parecer Industrias la antes mencionada e Industria, una calle sólo de la Población, la más al poniente de sus calles. Su extensión es de poco más de dos cuadras.

Podría decirse que la Virgen del Pilar está en el corazón mismo de la población, aproximadamente en su centro. Su sitio es angosto y largo. Ella mira hacia el norte.

Me ha parecido conveniente referirme a este monumento que conocí entre 1936 y 1959, años en que viví en la Población, entre mis edades de 4 y mis 27 años. Su altura la estimo en unos 5 a 6 metros, con una base rectangular con bordes laterales que eran jardineras y al centro un pilar alto de importante sección que se reduce hacia arriba, que constituye el pedestal de la Virgen. Éste es así muy diferente de al de la Virgen de Zaragoza, que es cilíndrico.

En sus manos el Niño Dios sostenía una paloma, típica de las estatuas de esta virgen. Con el desgaste del tiempo, cayó el Niño junto con la paloma. Si mal no lo recuerdo, el daño fue reparado por la familia Capella; pero sin poderse restablecer la paloma.

Recuerdo que por delante, en el terreno, tenía unos candelabro de fierro que los habría donado mi padre, entonces soltero.

Su terreno limitaba por el poniente con una gran propiedad de un señor de apellido Huidobro, que tenía una casa bastante grande de dos pisos. Por el norte tiene la calle Virgen del Pilar, por el este la calle Chile España y por el sur la propiedad entonces de una familia Arancibia.

Lo que no supe fue sobre la propiedad del terreno que estaba frente al de la Virgen, de igual tamaño y forma, separados por la calle Virgen del Pilar; se presumía que era perteneciente a la propiedad de la Virgen. En ese terreno conocí una profunda excavación con algunos montículos. Se podía descender y circular por ella. Allí jugaba a veces como muchos otros niños.

Entiendo que se hizo para extraer arena; no supe quién se benefició con esa extracción.

Revisando actas de la Junta de Vecinos de la Población Nueva España, se informa del nombre de una persona que pagaba las contribuciones, posiblemente ésta pudo ser quien hizo la explotación de ese árido que yacía algo profundo bajo la superficie.

En el subsuelo de la población hay probablemente abundante arena de buena calidad para la construcción; su extracción habría sido bastante rentable.

Su suelo agrícola a poca profundidad tenía abundantes piedras de distinto tamaño, redondeadas; por sus características se podría decir que fue lecho de río.

Sostengo la existencia de arena en el subsuelo, basado en que en otra propiedad que pertenecía a don Bernardo Cardone B., ubicada en la calle Industrias, la persona que vivía ahí hizo posteriormente extracción de arena, también en un hoyo bastante profundo. En parte de este último sitio, no afectado por la extracción de arena, se construyó la actual Tenencia de Carabineros Nueva España, en terreno donado por don Bernardo al Gobierno con el especial destino para un retén de carabineros; su superficie era unos 2.000 m2. La donación fue con fecha 19 de junio de 1937.

Mi impresión es que ambas excavaciones fueron posteriormen

te rellenadas por materiales de acarreo, posiblemente basuras y escombros. Conocí posteriormente ambos terrenos ya planos.

Pasaron muchos años antes de que el Gobierno tomase la posesión del terreno donado y se construyese la actual Tenencia Nueva España, que erradamente en publicación se le considera de la Población San Gregorio, aunque su dirección sería la correcta calle Industrias Nº 8408.

Información existente en Internet

http://www.memoriaviva.com/Centros/00Metropolitana/tenencia_de_carabineros_nueva_espana_de_la_cisterna.htm

 

 

Tenencia de Carabineros Nueva España de La Cisterna 

Santiago

La Tenencia de Carabineros Nueva España de La Cisterna, ubicada en calle Industrias N° 8408 población San Gregorio, comuna de La Cisterna, fue utilizada para la detención de presos políticos.

Fuentes de Información: Informe Valech; Memoriaviva

 


 

Peregrinación de damas españolas- chilenas al Santuario de la Virgen del Pilar

Los 12 de octubre de cada año se acostumbraba a peregrinar damas con sus hermosos y llamativos atuendos de gala característicos de la mujer española, con sus peines y mantillas con dominio del color negro y otros colores vivos. De niño, por varios años las vi. Sin duda era una muestra de la relación de esta Virgen y su santuario con la Colonia Española de Chile.

Con el tiempo esas visitas desaparecieron.

Pasando a otro tema, era habitual que los vecinos de la Población organizasen una misa de campaña ante este monumento los 12 de octubre. Ya se veía la relación que se tenía de este Santuario con la posterior creación de la Parroquia San Juan Bosco de La Cisterna, cuyo gran templo se iniciara construir en 1945, gracias al empuje demostrado por el entonces joven padre salesiano Raúl Silva Henríquez, quien fuera posteriormente Obispo de Valparaíso, Arzobispo de Santiago y el segundo Cardenal chileno.

Nace como Parroquia en 1949.

 

Pseudo persecución religiosa en La Cisterna

Volviendo años atrás se presentó un hecho en cierto modo anecdótico, fue el que motivó una publicación en primera página del Diario Ilustrado que pertenecía a la Iglesia Católica, publicación ya hace muchos años desaparecida. Decía algo así: “Persecución religiosa en La Cisterna” y salía la fotografía más bien grande de la Virgen con todo su pedestal.

El diario culpaba de ello al entonces Alcalde comunista de apellido Hermosilla; no recuerdo su nombre de pila, pero le llamaban el “Ñato Hermosilla”, porque su rostro, más bien su nariz, justificaba su sobrenombre.

Pero la noticia sin duda era falsa, pero daba la sensación de ser verás.

Se trató de un lamentable incidente. En realidad la Virgen estaba entonces bastante abandonada.

Una familia que vivía en la calle Las Brisas del Maipo, paradero 23 de la Gran Avenida, devota de la Virgen del Pilar, apoyada por un sacerdote salesiano español, solicitó a la Municipalidad la autorización del traslado de la Virgen a su casa donde tenía ya construido un altar. Para hacer ese traslado se requería alguna autorización que tuviese cierto respaldo. Al parecer los interesados pensaron o bien se les señaló que requerían un decreto municipal; ese decreto se cursó, desde luego por la voluntad del alcalde, el “comunista” Hermosilla.

Recuerdo que se llegó, a lo que podríamos llamar santuario, con todo el equipo para retirar la Virgen. Se alcanzó a partir la extracción con una destrucción inicial de la base que sustentaba a la estatua.

La reacción más positiva, especialmente por su rapidez y otras características, fue la de un señor español republicano, aparentemente ateo, que salió a defender a nuestra Virgen con una escopeta. Él entre otras cosas decía que no iba a dejar que sacaran a su virgen, a quien todos los días la veía desde su trabajo.

Esa fue la defensa inmediata; gracias a esa oportuna iniciativa de nuestro vecino español, fracasó la gestión. Muchos más se sumaron a su intervención inicial. Todo esto estimo que sucedió en el primer lustro del decenio de los 40s.

Yo siendo niño conocí al alcalde Hermosilla, quien estaba casado con una hermana de un compañero de curso, la que había sido reina de la belleza de la Comuna. El alcalde nos había ayudado a crear el Club Deportivo de Futbol “Brisas del Maipo” y dentro de esa colaboración recuerdo que regaló pares de zapatos de futbol para el equipo que se constituyó.

 

Volviendo al tema general, en el inicio de los años 50 se formó un Comité de la Virgen del Pilar y se instaló una alcancía. Algo de donaciones se recibía para hacer algunos arreglos. El tema se anduvo politizando para las elecciones la presidencial de 1952 y la de regidores de 1953. Eso fue una de las causas por la que se solicitara a la Alcaldía la dictación de un decreto que entregase la administración de este santuario a las autoridades religiosas.

En Asamblea General de Vecinos de la Población Nueva España, celebrada el 22 de febrero de 1955 se informa que por decreto de la Alcaldía se había concretado la entrega a la Iglesia Católica.

Recuerdo que el Párroco por Decreto Parroquial designó al Presidente de este comité. Responsabilidad que me correspondió asumir. El problema así quedó superado.

En 1959 me alejé de la Población Nueva España y no seguí teniendo mayores informaciones.


 

Supe muy posteriormente que se hizo una construcción de una pequeña capilla con algunos agregados en la parte del terreno que hace esquina de las calles Chile España y Virgen del Pilar, podría decirse en el sector oriental de la propiedad Santuario de la Virgen. Recuerdo haber pasado por allí hace años y haber visto la construcción.

Por otra parte me había informado de palabra que no hace muchos años atrás un sacerdote salesiano de apellido Berenguela habría sido trasladado castigado a Santiago desde Magallanes y se le asignó a este santuario. Posteriormente se habría alejado del sacerdocio.

Sólo en estos días pude por Internet saber su nombre de pila, Héctor, y por Google llegué a un interesante artículo publicado por el Diario El Mercurio de Santiago, del 6 de marzo de 2004.

 

Recomiendo que este artículo sea leído: Héctor Berenguela – Noticias – Buscador Emol

http://buscador.emol.com/noticias/Héctor+Berenguela

 

El artículo me informó de muchas cosas y me enriqueció el conocimiento de otras.

Realmente este religioso fue castigado. Dejó de ser el encargado de las parroquias de Tierra del Fuego, San Francisco de Sales en Porvenir y Cerro Sombrero, párroco de ambas; para ser, como él lo califica, extraditado a la parroquia San Juan Bosco de La Cisterna, donde el párroco le pidió que se hiciera cargo de la construcción de la nueva capilla, Virgen del Pilar.

Sería común en la Iglesia Católica castigar a párrocos, asignándole parroquia de menor importancia. En este caso la sanción sin duda fue mayor, ya que se le destinó a una capilla en construcción, donde según parece hizo una gran labor.

Se señala en el artículo sugerido leer, que Berenguela “Cuenta que, pese a que en Santiago se sentía “sacado, relegado, extraditado”, aceptó de buen grado la destinación en la parroquia San Juan Bosco de La Cisterna, donde el párroco le pidió que se hiciera cargo de la construcción de la nueva capilla, Virgen del Pilar. “Trabajé muy bien con esa comunidad, con los jóvenes y los adultos. Hicimos muchas actividades para reunir dinero y hacer caminar la capilla nueva que cobró mucha vida. Sentí que a ese último rincón donde me habían mandado, lo hice florecer, lo llené de amor, de trabajo y de esfuerzo”.

Sin embargo, dice que con la llegada del nuevo párroco, Luis Flores, las cosas cambiaron. “Me dijo que en mi capilla no se podía hacer ni bautismos ni matrimonios y me puso toda clase cortapisas. Hubo quejas de la gente de la comunidad Virgen del Pilar porque a los matrimonios que estaban autorizados para celebrarse en mi capilla, se les revocaba el permiso. La capilla quedó sin vida sacramental”.

Me parece conveniente presentar del artículo la pregunta que se le hace y su respuesta:

­¿Por qué no trató de permanecer en la Iglesia fuera de los salesianos?
­Seguir hubiera sido más de lo mismo. Me cansé de tanto engaño y mentira. La comunidad Virgen del Pilar le envió una carta al arzobispo Errázuriz, al obispo salesiano Ricardo Ezzati, al vicario Cristián Precht y a Bernardo Bastres. Más de 500 personas firmaron. Nunca hubo una respuesta, ni siquiera la dieron por recibida y hay constancia de que fueron recibidas.

Esos antecedentes, que seguramente son verdaderos, demuestra el apoyo que recibió de su comunidad de base y la magnitud que llegó a tener ésta.

Debo señalar que bastante yo sabía de los escándalos de religiosos, especialmente de salesianos y en particular de Magallanes y el criticable comportamiento de las autoridades religiosas locales y nacionales. Soy exalumno salesiano, he estado con muchos contactos con la Congregación; mucho he sentido estos procederes

Ahora he sabido que Héctor Berenguela fue el iniciador de estas denuncias. No deseo extenderme en estos temas, pero si transmito mi sentimiento de que creo que la Iglesia Católica perdió a un valioso religioso, que como el Cardenal Silva Henríquez se incorporaron maduramente a la carrera sacerdotal. Raúl Silva lo hizo una vez recibido de abogado, Héctor Berenguela a los 42 años, después de obtener su título de contador y de varios años de ejercicio de la procesión.

De la información obtenida deduzco que Berenguela sigue ligado a su religiosidad, pero distante de la Iglesia Católica chilena, que ha experimentado una profunda crisis.

Ojalá se pudiese obtener más información posterior; lo que no sería difícil, ya que son materias relativamente recientes, las que muchos pueden conocer.

También sería interesante recoger antecedentes del periodo posterior a los años 50s., en el que sólo se hace referencia al tema en torno a Héctor Berenguela.

1Un voto

Sin comentarios aún.

Qué piensa del artículo?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *