Sign up with your email address to be the first to know about new products, VIP offers, blog features & more.

Leucemia: Lo que es y tratamientos entre ellos por la medicina natural

La leucemia se la define como una enfermedad de los órganos productores de la sangre que se caracteriza por la proliferación descontrolada y excesiva de leucocitos o glóbulos blancos anormales en la sangre y en la médula ósea. Es un tipo de cáncer de la sangre que comienza en la médula ósea, el tejido blando que se encuentra en el centro de los huesos, donde se forman las células sanguíneas.

El término leucemia significa sangre blanca. Los glóbulos blancos (leucocitos) son producidos en la médula ósea y el cuerpo los utiliza para combatir infecciones y otras sustancias extrañas.
Lleva a un aumento incontrolado de la cantidad de glóbulos blancos. Se le considera un cáncer de los glóbulos blancos. Es el tipo más común de cáncer en niños.

Se trata más bien un grupo de enfermedades malignas de la médula ósea (cáncer hematológico). Al igual que otros tipos de cánceres (neoplasias), son el resultado de mutaciones del ADN. Ciertas mutaciones producen la activación de oncogenes o la desactivación de los genes supresores de tumores, y con ello alteran la regulación de la muerte celular, la diferenciación o la mitosis. Estas mutaciones ocurren espontáneamente o como resultado de la exposición a la radiación o a sustancias cancerígenas, además de la probable influencia de factores genéticos

Recordemos que las células sanguíneas se forman en la médula ósea y que los glóbulos blancos normales ayudan al organismo a combatir infecciones. Sin embargo, en personas con leucemia, la médula ósea produce glóbulos blancos anormales. Estas células reemplazan a las células sanguíneas sanas y dificultan que la sangre cumpla su función.

En algunos tipos de leucemias también pueden afectarse cualquiera de los precursores de las diferentes líneas celulares de la médula ósea, como los precursores mieloides, monocíticos, eritroides o megacariocíticos(mieloide: de la médula ósea o espinal; monocítico: tipo de glóbulo blanco de gran tamaño; eritroides: grupos de glóbulos rojas en varios estados de diferenciación; megacariocíticos: son unas células muy conspicuas que forman parte del tejido hematopoyético de la médula ósea y de otros tejidos hematopoyéticos; hematopoyético: generador de sangre).

Las células cancerígenas impiden no solo que se produzcan glóbulos blancos normales (maduros y saludables), sino que también glóbulos rojos y plaquetas con esas características, lo que puede generar síntomas potencialmente mortales a medida que disminuyen las células sanguíneas normales.

Las células cancerosas se pueden propagar al torrente sanguíneo y a los ganglios linfáticos. También pueden viajar al cerebro y a la médula espinal (el sistema nervioso central) y otras partes del cuerpo.

La leucemia, como ya se ha señalado, es el cáncer diagnosticado más frecuente en la niñez, con 3 a 5 casos cada año por cada 100 mil niños menores de 15 años.

Los síntomas de leucemia incluyen infecciones, fiebre, pérdida de apetito, cansancio, palidez, poca tolerancia al ejercicio, sangramiento o propensión a amoratarse, inflamación de los ganglios linfáticos, sudores nocturnos, dificultad para respirar, dolor en los huesos o en las articulaciones. El dolor de huesos es resultante de la multiplicación de las células leucémicas en el sistema óseo y varios de los otros síntomas se asocian a la generación de anemia.

A consecuencia de la enfermedad también se produce un descenso en el número de glóbulos blancos (leucocitos), situación que repercute en las defensas del enfermo frente a las infecciones.

Los factores de riesgo para la leucemia en niños son tener un hermano con leucemia, padecer ciertos trastornos genéticos o haber recibido tratamiento con radiación o quimioterapia.

Generalmente, la leucemia infantil se cura con el tratamiento.

Las opciones de tratamiento en la medicina alop´patica incluyen quimioterapia, tratamiento con otros medicamentos y radiación. En algunos casos, un trasplante de médula ósea y de células madre puede ayudar.

Diagnóstico

Se basa generalmente en repetidos conteos sanguíneos completos y un examen de médula ósea tras los síntomas observados. La biopsia de un ganglio linfático puede realizarse también para diagnosticar ciertos tipos de leucemia en algunas situaciones.

Tipos de leucemias

Se pueden clasificar las leucemias en cuatro tipos:

  • leucemias mieloides agudas (LMA).
  • leucemias mieloides crónicas (LMC).
  • leucemias linfoides o linfoblásticas agudas (LLA).
  • leucemias linfoides o linfobláticas crónicas (LLC).

Las leucemias linfoides crónicas y las mieloides agudas son las más frecuentes en los adultos; y las leucemias crónicas se encuentran como hallazgo clínico en alrededor de 50% de los casos.

Causas

No hay una única causa conocida para todos los distintos tipos de leucemia que existen.

Cada tipo de leucemia puede tener varias causas diferentes.

En los adultos se puede diferenciar entre los factores biológicos (virus como el virus linfotrópico humano) y los artificiales (radiación ionizante, benceno, agentes alquilantes y quimioterapia para otras enfermedades). El consumo de tabaco se asocia con un pequeño aumento en el riesgo de desarrollar leucemia mieloide aguda en adultos. El uso y la exposición a algunos productos petroquímicos y tintes para el cabello se han relacionado con el desarrollo de algunas formas de leucemia. También se han descrito casos de transmisión materno-fetal.

Algunas formas de leucemia están vinculadas a infecciones víricas. Experimentos en ratones y otros mamíferos han demostrado la relación entre los retrovirus y la leucemia y también han sido identificados retrovirus humanos. El primer retrovirus humano identificado fue el virus linfotrópico humano o HTLV-(1) el cual causa la leucemia de células T.

Ciertas personas tienen una predisposición genética hacia el desarrollo de leucemias.

Esta predisposición se demuestra por los antecedentes familiares y los estudios en gemelos. Los afectados pueden tener un solo gen o genes múltiples en común. En algunos casos, las familias tienden a desarrollar el mismo tipo de leucemia que los demás miembros; en otras familias, las personas afectadas pueden desarrollar formas diferentes de leucemia o neoplasias relacionados con la sangre.

Recordar que las leucemias linfoides crónicas y las mieloides agudas son las más frecuentes en los adultos; y las leucemias crónicas se encuentran como hallazgo clínico en alrededor de 50% de los casos.

 Características de los cuatro tipos más importantes de leucemias

  1.  Leucemias mieloides agudas (LMA). En edad avanzada. Baja sobrevida en adultos. Afecta a mieloblasto(1). Factores de riesgo: tabaquismo; radiación; sustancias industriales, derivados del petróleo, para quimioterapia (alquilantes, inhibidores de la topoisomerasa; II), herbicidas, plaguicidas, cloranfenicol, metoxipsolareno, cloroquina, pinturas.
  2. Leucemias mieloides crónicas (LMC). Mayor en niños. Baja sobrevida en adultos, alta sobrevida en niños. Afecta a linfoblasto(1). Factores de riesgo: productos industriales, químicos (agricultura), tabaquismo.(1). Linfocito que se ha agrandado después de haber sido estimulado por un antígeno. La palabra linfoblasto también se refiere a una célula inmadura que puede desarrollarse y llegar a ser un linfocito.
  3. Leucemias linfoides agudas (LLA). Edad media. Alta sobrevida en adultos. Afecta a granulocitos maduros. Factores de riesgo: radiación, tabaquismo.
  4. Leucemias linfoides crónicas (LLC). Edad avanzada, más prevalente en países occidentales. Afecta a linfocitos maduros. Factores de riesgo: antecedentes familiares, herbicidas, plaguicidas.

 

Hay que considerar especialmente que la leucemia mieloide crónica, si no es tratada a tiempo, puede derivar en la fase acelerada donde aumentan las células inmaduras (blastos), y desencadernarse una crisis blástica, comportándose como una leucemia mieloide aguda, con un periodo de sobrevivencia menor de 4 meses.

Algo más sobre la leucemia mieloide aguda (LMA) o leucemia mielocítica aguda.

Es un tipo de cáncer producido en las células de la línea mieloide de los leucocitos. Se caracteriza por la rápida proliferación de leucocitos anormales que se acumulan en la médula ósea e interfieren en la producción de glóbulos rojos normales. Es el tipo de leucemia aguda más común en adultos; su incidencia aumenta con la edad.

Es una enfermedad relativamente rara a nivel mundial aunque de alta letalidad. Es responsable de aproximadamente el 1,2% de las muertes por cáncer en los Estados Unidos, y se espera un aumento de su incidencia a medida que la población envejezca.

Aleucemia

Es una enfermedad menos común. Se caracteriza por no tener una alta cantidad de glóbulos blancos visibles en el recuento sanguíneo normal, debido a que la médula ósea contiene o aloja las células blancas leucémicas de la sangre en lugar de entrar en el torrente sanguíneo. Esta acumulación perturba la producción normal de células sanguíneas.

Para un paciente aleucémico, el recuento de glóbulos blancos en la sangre puede ser normal o bajo. La aleucemia puede ocurrir en cualquiera de los cuatro tipos principales, y es particularmente común en la de células pilosas. Esta última leucemia es un cáncer inusual de la sangre que afecta a las células B, un tipo de glóbulo blanco (linfocito).

 Síntomas específicos por tipos de leucemias

  • Leucemias mieloides agudas (LMA). Cansancio, pérdida de apetito y de peso, fiebre y sudores nocturnos.
  • Leucemias mieloides crónicas (LMC) Debilidad, sudoración profusa sin razón aparente y, al igual que en el caso anterior, fiebre y pérdida de apetito y de peso.
  • Leucemias linfoides agudas (LLA). Sensación de mareo o aturdimiento, debilidad y cansancio, dificultades respiratorias, infecciones recurrentes, formación fácil de moretones, fiebre y sangrado frecuente o grave en nariz y encías. La leucemia linfocítica o linfoide aguda además de algunas de las manifestaciones ya descritas, provoca el agrandamiento de los ganglios linfáticos y dolor o sensación de hinchazón estomacal.
  • Leucemias linfoides crónicas (LLC). Los síntomas pueden incluir: debilidad, sensación de cansancio, pérdida de peso, sudores nocturnos, ganglios linfáticos agrandados (a menudo se sienten como masas debajo de la piel), dolor o una sensación de plenitud en el estómago (sentirse saciado) después de ingerir una comida pequeña, lo que es causado por crecimiento de bazo o hígado, o de ambos).
  • La leucemia linfoblástica aguda infantil (LLA) también llamada leucemia linfocítica aguda infantil es un tipo de cáncer por el que la médula ósea produce demasiados linfocitos inmaduros (un tipo de glóbulo blanco). Es un cáncer de la sangre y la médula ósea.

Fuente: Wikipedia

Tratamiento

 El tratamiento de la leucemia puede incluir:

En la medicina alopática, medicamentos o quimioterapia por vía intravenosa u oral o quimioterapia por vía intratecal (medicamentos introducidos en la médula espinal con una aguja, en el área denominada espacio subaracnoideo). Radioterapia. Trasplante de médula ósea o de sangre de cordón umbilical. Terapia biológica. Medicamentos para prevenir y tratar náuseas y otros efectos secundarios del tratamiento. Transfusiones sanguíneas (de glóbulos rojos o plaquetas), y a antibióticos para prevenir y tratar infecciones.

Posible cura. En 2014, investigadores de Minnesota (Estados Unidos) han conseguido acabar con la leucemia de una mujer de 50 años inyectándole una dosis masiva de una cepa genéticamente modificada del virus del sarampión de tipo MV-NIS.

Fuente: Wikipedia

Medicina natural

Merece especial mención el tema alimentario. Se da un caso de un adulto que se fue a morir a la Caleta de Horcón (Chile), allí consumió muchos erizos y se sanó. Es posible que otros factores del medio hayan contribuido a su sanación.

Entre los tratamientos interesantes está el propuesto por María Treben consistente en una mezcla de plantas medicinales, constituida por: ortiga menor, brotes de sauco, galium aparine, caléndula, celidonia, ulmaria, verónica, hipérico, raíz de diente de león, milenrama y ajenjo(1).

(1)       Información detallada está en “Salud de la botica del señor de María Treben – Arsenal Terapéutico”. Texto al cual se tiene acceso gratuito por Internet. https://www.arsenalterapeutico.com/?smd_process_download=1&download_id

Otros productos naturales que se señalan como actuantes contra leucemias son: galio o galium aparine, graviola o guanábana, zanahoria, artemisa annua y cannabis

Recomiendo leer los artículos sobre esos temas, buscando en Google el nombre relacionado con la planta y Chateauneuf. Por ejemplo buscar “galium aparine y Chateauneuf”.

_____________________

 

0Sin voto aún

No hay comentarios todavía

Qué piensa usted ?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.