Los carabineros también son seres humanos. Los militares igualmente lo son. Triste acontecer con el Instituto Nacional y con la educación en Chile

Qué nos está pasando en Chile. Impresiona ver cómo se agrede a los carabineros, como se dice hoy, a carabineros y carabineras. Poco se oyen y escriben palabras contra esas agresiones. Estos tratos tienen que motivar reacciones negativas de ellos.

En expresiones populares, parece que no es un delito “tirarle una piedra a un paco o quemar a una paca”. Cómo se les insulta y se les “saca la madre”. Como se trata de incendiar a los vehículos policiales; pero se pone en duda que en todo ello haya la intención de asesinarlos. Extraña que un entrevistador ocasional de Mega Visión no lo capte así.

Que nos está pasando a algunos chilenos que no debieran proceder de esta manera.

Un diputado que fue gran dirigente estudiantil reprende públicamente a un militar que debe tratar de colaborar en la mantención del orden dentro de la muchedumbre. Extraña la actitud de quien ha sido dirigente estudiantil; pienso que no necesita ganar simpatías electorales con comportamientos de esta naturaleza, al contrario las debiera perder. Por qué no lo plantea en el Parlamento.

¿No es una cobardía o una falta de criterio hacer ese ataque, a quien no puede defenderse ni con argumentos?, ya que se encuentras dentro que lo que podría llamarse una jauría.

La noticia publicada dice: “Diputado Gabriel Boric y Claudio Valenzuela de Lucybell encaran a militares: “¡Llevan armas de guerra

En el registro se ve a ambos increpando a los militares que se encuentran en Plaza Italia.

Son ellos los culpables de que eso suceda.

No le ha sido fácil a la fuerza policial evitar que las turbas lleguen a La Moneda. Cientos lanzan piedras a la policía que se hace presente a pie o bien en diferentes vehículos.

Qué hubiera pasado si se saquea La Moneda. No se habría comprometido la seguridad del país.

Recuerdo cuando con nostalgia cuando al policía se le presentaba como “un amigo en su camino”.

Como cambiaron las cosas. Hoy los carabineros en las noches tienen que encerrarse en sus cuarteles y tener guardia nocturna en casetas antibalas. Y a veces, hasta poner obstáculos para la circulación de vehículos frente a su local.

Ya casi no se ven carabineros por las calles; he visto turistas que se quejan de eso en Chile. En muchos países los policías son informantes de los visitantes extranjeros, trasmiten tranquilidad y, al igual, vigilan que no se delinca contra ellos.

Si al policía no se le respeta como sucede actualmente, no hay número suficientes de miembros que puedan llegar a dominar situaciones incluso de no mayor complejidad.

Poco se menciona y comenta la agresión a dos carabineras que se les incendia con bombas molotov y les queman principalmente sus rostros. Impresiona ver la desesperación de sus compañeros para atacar el fuego que compromete especialmente sus caras y cabellos, como también sus vías respiratorias; finalmente logran salvarlas y a lo menos una de ellas está grave. Es posible que estas jóvenes queden en algún grado desfiguradas. Eran muchachas jóvenes que venían de provincia.

Cómo se cuestiona que el Presidente de la República convoque al Consejo de Seguridad Nacional.

Cómo no puede tener derecho el primer mandatario para dar su visión de la situación a ese cuerpo colegiado, incluso recibir informaciones y opiniones de los importantes miembros que lo componen. Cómo no pueden fluir valiosos antecedentes en reuniones de esa naturaleza y surgir ideas como mejor actuar. Si algunos miembros no consideran adecuado hacer reuniones de esa naturaleza, no podrían dar sus opiniones reservadamente.

No pueden las Fuerzas Armadas representadas, con su preparación geopolítica, aportar sugerencias para el bien de los sectores más débiles de la sociedad que más han sufrido por los desmanes.

No parece lógico que crisis de la naturaleza que estamos enfrentando, puedan comprometer la seguridad nacional.

No será interesante una reunión como esta para reforzar el sistema de inteligencia del Gobierno, que estaría bastante debilitada; las Fuerzas Armadas tienen buenas organizaciones para ese fin.

¿No habrá intervenciones extranjeras en el levantamiento nacional, trasformando las justificadas críticas en el debilitamiento geopolítico de nuestra nación?.

Lo cuestionan nada menos que el Presidente del Senado y el Presidente de la Cámara de Diputados. El Contralor de la República dicta cátedra jurídica declarando la ilegalidad del llamado presidencial.

Me recuerda ese dicho “cuando el león está enfermo, hasta el burro lo patea”.

Son momentos en que el país está en crisis, no tiene mayor culpa de esta situación el actual Presidente de la República. Hay muchos culpables.

Piñera ha sido dos veces elegido primer mandatario; en ninguna ocasión yo le di el voto, pero es nuestro actual presidente elegido por una alta mayoría. Creo que a muchos nos molestan sus expresiones que a veces parecen confusas entre cambios en la Constitución existente o una nueva Constitución. U otras cambiantes posiciones, distintas de un día a otro.

Reitero “la falta de respeto al carabinero hace imposible que la fuerza policial pueda mantener el orden”. Qué pasará si se les impide usar gases lacrimógenos y usar armas antimotines.

Tengo 87 años. Recuerdo de niño, como se respetaba al policía, él representaba la ley. Rememoro mi niñez y juventud en La Cisterna. Viví 23 años en la Población Nueva España. Teníamos un retén a un kilómetro de la población. Creo que no eran más de tres policías que lo constituían. Estaba en pleno campo en el entonces camino Ochagavía, al lado de la Chacra Clara Estrella de la familia Arditi y del predio frutal de don Juan Barros, productor y exportador de manzanas.

Era habitual ver al Cabo Arévalo, jefe del retén, con un acompañante en las noches, hacer la ronda a caballo con sus mantas de Castilla y sus carabinas.

___________

Bastante se justifican las marchas de protesta por cosas justas; pero cómo aquellos que marchan no pueden contribuir a que no se generen desmanes. Y de producirse estos, reconsiderar las características que deben tener estos desfiles, de sus organizaciones y velar por evitar que unos pocos hagan tan graves destrucciones.

Impresiona cómo deben defenderse los policías de los ataques que reciben; cuántos de ellos han sido heridos. Y esas dos muchachas policías quemadas con bombas molotov; nadie las defiende, solo lo hacen desesperados compañeros de trabajo.

_________________

Soy exalumno del Instituto Nacional. Parece increíble lo que en ese establecimiento ha sucedido.  Extraña el comportamiento del Presidente de los alumnos. Uno se lleva la sorpresa que existían tres organizaciones de padres y apoderados, con algunas diferencias de opinión.

Cuesta comprender que los alumnos no puedan impedir que una par de jóvenes, posiblemente algunos de ellos alumnos del mismo establecimiento, usen bombas incendiarias y destruyan partes vitales del establecimiento. Y que se critique o impida que a los que ingresan se les revise sus mochilas.

Todavía nos reunimos exalumnos institutanos del sexto A de humanidades que egresamos en 1949. El Centro de Exalumnos nos invitó a un acto en el 2016; se nos hizo un homenaje porque éramos la generación más antigua que se hacía presente, superábamos en varios años al grupo más antiguo de participantes. Qué agrado para nosotros saber que el rector Fernando Soto era hijo de quien había sido inspector nuestros y posteriormente gran profesor del Instituto.

Recién se había entregado el local después de una toma; nos amargamos al ver como estaba el interior del establecimiento. Bustos de próceres del pasado estaban pintarrajeados, además se veían muchas destrucciones.

En 1990 se hizo la elección del cuerpo de decanos de la Universidad de Chile, primera elección en democracia. Fuimos elegidos 4 decanos exalumnos del Nacional. El Rector del Instituto, Sergio Riquelme, nos invitó a un desayuno con el profesorado. Se conversó sobre la situación de este importante establecimiento; me impactó cuando una profesora señaló que ella ganaba menos que una empleada doméstica.

El trato al profesorado en Chile fue indigno durante el Gobierno Militar; posiblemente mucho de ello provenía de que la mayoría tenía el delito de ser de izquierda.

Cómo se dañó la educación en Chile con su municipalización. Como en el pasado un profesor podía iniciarse en una escuelita de campo; así entrar a la carrera funcionaria con concursos en todo Chile para hacer carrera y algunos de ellos llegar hasta obtener altos cargos en el Ministerio de Educación. No pocos destacados profesores llegaron a ser ministros de Educación.

El Director de la Escuela Pública o del Liceo Fiscal era una autoridad muy reconocida por la comunidad local.

Que distinto al pasado lejano es todavía hoy en Chile; quizás mucho de lo que existe contribuya a la falta de respeto al profesorado, tanto por alumnos y por apoderados y también por las autoridades de Gobierno. Baste recordar el trato discriminatorio en el tema de la deuda histórica al profesorado y la destrucción de las prestigiadas escuelas normales. Junto al debilitamiento del sistema de perfeccionamiento del profesorado.

Es increíble que se mantenga la entrega de fondos a las municipalidades basado en el número de alumnos matriculados y sus asistencias a clases. Mientras más pobre es una comunidad más pequeños deben ser los cursos y más inasistencia se hace presente.

Las escuelas más pobres debieran tener a los mejores profesores y desempeñarse con mayor tranquilidad social y económica.

Cabe exclamar que valiosos ministros de Educación tuvimos en la antigua democracia. Qué grande  meritoria labor hicieron para la educación chilena los Presidentes Pedro Aguirre Cerda y Eduardo Frei Montalva.

Merece especial recuerdo ese gran maestro Juan Gómez Milla, Ministro de Educación y Rector de la Universidad de Chile.

_________________________

0Sin voto aún

Algo que decir ? comparta con nosotros sobre este artículo :

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Aún no hay comentarios para este artículo.