Sign up with your email address to be the first to know about new products, VIP offers, blog features & more.

Metales pesados crecientes causantes de muchos males a la salud, entre otros cánceres

Posted on 0 Sin etiquetas 0

Recientemente ha salido interesante información sobre las cualidades extraordinarias de un cierto tipo de zeolita contra muchas enfermedades y especialmente contra cánceres.

Una de sus grandes cualidades es la capacidad de extraer del organismo metales pesados y radicales libres.

Estoy preparando un artículo sobre ese tema. Me ha parecido conveniente escribir primero uno referente a los llamados metales pesados y especialmente sobre sus efectos en la salud.

El término “metal pesado” es considerado como una “mala denominación” en un informe técnico de la IUPAC(1) debido a su definición contradictoria y su falta de “bases de coherencia científica”. Existe un término alternativo “metal tóxico”, para el cual tampoco existe consenso de su exacta definición.
(1) La sigla IUPAC corresponde a La Unión Internacional de Química Pura y Aplicada (International Union of Pure and Applied Chemistry); es un grupo de trabajo que tiene como miembros a las sociedades nacionales de química (Fte: Wikipedia).

Pero el término, si bien no es el adecuado, no se ha podido encontrar otro mejor y ha pasado a ser de uso amplio; lo importante es conocer qué elementos están siendo considerados como metal pesado, a pesar que varios de ellos no sean metales propiamente tales.

– Qué son los llamados metales pesados.

Hay una especie de aceptación en considerar metal pesado a los elementos tóxicos, de alta densidad o peso específico elevado y que son generalmente contaminantes.
Wikipedia señala: “Un metal pesado es un miembro de un grupo de elementos no muy bien definido que exhibe propiedades metálicas. Se incluyen principalmente metales de transición, algunos semimetales, lantánidos, y actínidos. Muchas definiciones diferentes han propuesto basarse en la densidad, otras en el número atómico o peso atómico, y algunas en sus propiedades químicas o de toxicidad”.

– Quiénes los constituyen.

Son habitualmente considerados “metales pesados”: Plomo, mercurio, arsénico, cromo, cadmio, níquel, cobre, manganeso, estaño, cobalto, talio, aluminio, litio, berilio, zinc, selenio, hierro, molibdeno, bismuto y plutonio.

En la Unión Europea los once elementos más importantes son arsénico, cadmio, cobalto, cromo, cobre, mercurio, manganeso, níquel, plomo, estaño y talio, de los cuales sus emisiones en incineradores están reguladas.

Algunos de los mencionados como metales tóxicos son requeridos por el organismo como el litio, zinc, cobre, selenio, hierro, manganeso, arsénico; su toxicidad está relacionada con excesos. Otros no tienen efecto vital o beneficioso para el organismo, son sólo tóxicos como el mercurio, plutonio y plomo; su acumulación en el cuerpo humano puede causar serias enfermedades.

– Que principales efectos negativos ellos generan.

A continuación presento una lista de considerados metales pesados y sus principales efectos negativos.

  • Cromo: este metal pesado está asociado a cáncer de pulmón, hepatotoxicidad y nefrotoxicidad.
  • Cadmio: se asocia a enfisema, cáncer de próstata, bronquitis, infertilidad, enfermedades vasculares, alteraciones neurológicas y toxicidad en riñones.
  • Níquel: la exposición a largo plazo puede producir dolencias cardiacas, irritación de la piel y daños en el hígado.
  • Cobre: causa daño en el hígado, en los riñones, está asociado a anemia y a irritaciones del intestino delgado e intestino grueso.
  • Manganeso: daña el páncreas, el hígado, el aparato respiratorio, los riñones, el sistema nervioso central y está asociado al Parkinson.
  • Estaño: asociado a dolor de cabeza, irritación de mucosas y piel, daños en el sistema inmunológico, depresión, trastorno del sueño y daños hepáticos.
  • Zinc: dolor de estómago e infección de las mucosas.

Según el Ing. Carlos Álvares,Los metales pesados como el plomo, cromo, cadmio, níquel y mercurio pueden generar leucemia, cáncer de huesos, cáncer de pulmón, cáncer de mama; generan desórdenes psicológicos, posibles daños en el ADN, daños al sistema nervioso central, daño al sistema inmunológico, diarreas, dolor de estómago y vómitos severos. Afectaciones al riñón y también pueden causar esterilidad.
Fte: http://carlosalvarezflores.com/los-metales-pesados-y-su-toxicidad/#more-132

Recomiendo leer este artículo titulado “Los metales pesados y su toxicidad” publicado por el Ing. Carlos Álvares Flores el 25 de febrero de 2012. Se refiere a antecedentes de México. Menciona el tema de las amalgamas usadas en tapaduras de dientes, las que por su contenido de mercurio, dañan al organismo. Ellas debieran ser reemplazadas.
Impresionan algunos antecedentes que se exponen.
El artículo contiene valiosa información como también muy buenas recomendaciones.

– Otras informaciones sobre contaminación por metales pesados:

Donde se encuentran los metales pesados como contaminantes:
Fte: Luzvida wheatgrass

Estos se encuentran en los alimentos que comemos, el aire que respiramos, en los edificios, ropa, maquinaria, agua del grifo, en pastas dentales y utensilios de cocina entre muchas otras situaciones cotidianas. Algunos metales son necesarios ya que son minerales que nuestro cuerpo necesita. Pero la mayoría de los metales pesados son tóxicos y causan cáncer, problemas de tiroides, deficiencias en el aprendizaje, problemas neurológicos, desequilibrios hormonales y muchos otros problemas de salud.
Estos metales son (1):

Nota (1). Se presenta información de sólo algunos.

  • Aluminio: Altos niveles de aluminio afecta al sistema nervioso, el hígado y los riñones. Los estudios sugieren que una acumulación de aluminio puede causar hiperactividad en los niños y la enfermedad de Alzheimer y la demencia senil en personas mayores. Los alimentos y el agua pueden estar contaminados cuando se cocina con utensilios de aluminio. El aluminio también se puede encontrar en los desodorantes, los antiácidos y los blanqueadores de café.
  • Mercurio: La toxicidad del mercurio se debe a las amalgamas dentales, pescados y mariscos de aguas contaminadas, fábricas productoras de papel y el agua corriente del grifo. El mercurio puede dañar al corazón, cerebro, pulmones, riñones, las glándulas suprarrenales, la hipófisis y las glándulas tiroides.
  • Plomo: La presencia de altos niveles de plomo almacenado en los tejidos del cuerpo puede ser letal. El plomo se encuentra en pinturas antiguas, tuberías de plomo, cerámicas recubiertas con plomo que están rotas o dañadas, tabaco, contaminación atmosférica y gases procedentes del tráfico, sartenes sin revestimiento y frutas y verduras expuestas a humos tóxicos procedentes de la circulación de los vehículos. Los síntomas de envenenamiento por plomo incluyen problemas de comportamiento, enfermedades del corazón, presión arterial alta, anemia y daño al corazón y al cerebro. El plomo también desplaza al calcio en el cuerpo.

Nota de R. Chateauneuf: Se han hecho importantes esfuerzos positivos por reducir o eliminar el plomo en los combustibles, especialmente para vehículos motorizados.

  • Arsénico: El arsénico se encuentra en las almejas, cerámica, insecticidas, y el papel para revestir paredes. En grandes dosis es mortal.
  • Cadmio: El cadmio se encuentra en o cerca de zonas industriales, humo de los cigarrillos, yesos antiguos y en productos de caucho. El exceso de cadmio reemplaza al mineral zinc en los tejidos del cuerpo, afectando a los riñones y causando presión arterial alta.

Como los metales pesados no son metabolizados por el cuerpo, se acumulan en los tejidos por lo que los nutrientes esenciales no pueden ser absorbidos. Los metales pesados provocan inflamación crónica y deterioro del sistema inmune que puede conducir a enfermedades crónicas como la artritis y el cáncer. Los síntomas comunes de intoxicación por metales pesados incluyen depresión, dolores de cabeza, problemas digestivos, presión arterial alta, fatiga, dolor muscular, confusión mental, estreñimiento y desequilibrios hormonales.

Recomendaciones:

  • Sustituir las amalgamas dentales; hay buenos sustitutos.
  • Beber mucha agua purificada, utilizar sólo desodorantes y cosméticos naturales, evitar el tabaco y sustituir los utensilios de cocina de aluminio por los de acero inoxidable. Llevar a cabo con frecuencia procesos de desintoxicación, especialmente si se está expuesto a los materiales utilizados para la construcción de tejados, o si se trabaja o se vive cerca de una gasolinera, o en cualquier lugar donde se emita o manipule productos químicos tóxicos peligrosos.

La desintoxicación puede enfrentarse con alimentos crudos, jugos y batidos verdes que contengan abundante clorofila, agregando cilantro y chlorella(1) que ayudan a eliminar los metales del cuerpo.
(1) Chlorella es un alga unicelular con todos los nutrientes necesarios para la vida, un alimento completo conocido por su capacidad para eliminar toxinas y metales pesados.
Fte: http://chlorella.superalimentos.es/

Jugos que son beneficiosos para la desintoxicación incluyen zanahorias, remolacha, col rizada, espinacas, ajo, hierba de trigo o wheatgrass, cebada forrajera, perejil, spirulina, chlorella y cilantro. Otras opciones son frutas tales como uvas, cerezas, arándanos y limones. El jugo no sólo provee al cuerpo de cantidades masivas de nutrientes, sino que vacía y limpia todos los órganos, equilibra el metabolismo y ayuda en la activación de enzimas eficaces. Es muy importante utilizar solamente frutas y verduras orgánicas que estén libres de insecticidas, pesticidas y productos químicos.

Nota: Desde luego un papel importante para desintoxicar puede cumplir la zeolita. Se verá el tema en artículo posterior.
____________________

En Chile, especialmente en Antofagasta, se tienen antecedentes bien dramáticos de contaminación con arsénico, que sería causante de altas morbilidades y mortalidades de cáncer, especialmente gástrico.

Se le atribuye responsabilidades de esto a la mala calidad de las aguas potables y además a consecuencias de la alta presencia de actividades mineras. Respeto al agua potable, ello ya estaría en cierto grado superado. El arsénico del agua potable habría provenido de las fuentes de abastecimiento que arrastraban este elemento existente naturalmente en los suelos.

Un párrafo de la bibliografía revisada señala: La ciudad de Antofagasta, afectada por la contaminación ambiental, es la región con mayor índice de cáncer del país tras convivir por décadas con la contaminación por metales.

De Fte: http://loalternativosana.com/el-dano-que-producen-los-metales-pesados-en-la-salud/. Extraigo la siguiente información.

__________________

Otros antecedentes aportados por la bibliografía.

El daño que producen los metales pesados en la Salud (Obtenido de artículo de Estela Almeyda Dingler) Octubre 9, 2013

Efecto de los metales pesados en la salud. Las enfermedades degenerativas son causadas frecuentemente por el tipo de vida que se lleva, siendo la dieta la causa principal.

Comemos demasiada grasa, azúcar y comida basura, se toman en exceso bebidas con alcohol, se ingieren demasiados productos químicos a través de conservantes, pesticidas y aditivos, e incluso el aire, el suelo y el agua están contaminados.

Un estudio indico en Estados Unidos que cada persona tiene al menos 167 sustancias químicas tóxicas en su flujo sanguíneo. De estas sustancias químicas, se cree que 76 son causantes de cáncer, 94 son tóxicas para el cerebro y sistema nervioso, y 79 han sido relacionadas con defectos de nacimiento y anormalidades en el desarrollo.
La carga corporal ha sido utilizada por los científicos para describir la pesada carga de los productos químicos que se pueden encontrar en una persona normal “el resultado de la exposición permanente a sustancias químicas industriales”. Antes incluso del nacimiento, los productos químicos sintéticos y metales pesados de todo tipo comienzan a integrarse al cuerpo humano, lo que ha sido comprobado por su existencia en la placenta materna.

En un estudio dirigido por Mount Sinai School of Medicine en Nueva York, en colaboración con la Comunidad Environmental Working Group, y los investigadores de dos laboratorios principales llevó a cabo un estudio sobre nueve voluntarios (un grupo que consistió en personas que no estuvieron expuestas ni a productos químicos en su ambiente de trabajo, ni vivían cerca de una instalación industrial). Los resultados fueron notables. Ellos descubrieron una media de 91 compuestos industriales, contaminantes y otras sustancias químicas en su sangre y orina y un total de 167 productos químicos. De los 167 productos químicos encontrados, 76 causan cáncer en humanos o animales, 94 son tóxicos para el cerebro y sistema nervioso, y 79 causan defectos de nacimiento o desarrollo anormal.

Nota de R. Chateauneuf: Lo anterior pasa a ser un indicador de la contaminación por metales pesados que pueda generarse sin la presencia de fuentes específicas que la generen. En el medio general actualmente existente se darían condiciones para que ésta se genere.

Los metales pesados se encuentran en los alimentos que comemos, en el aire que respiramos, en los edificios, ropa, maquinaria, agua del grifo, en pastas dentales y utensilios de cocina entre muchas otras situaciones cotidianas.

Algunos metales son necesarios ya que son minerales que nuestro cuerpo necesita. Pero la mayoría de los metales pesados son tóxicos y causan cáncer, problemas de tiroides, deficiencias en el aprendizaje, problemas neurológicos, desequilibrios hormonales y muchos otros problemas de salud.

Como los metales pesados no son metabolizados por el cuerpo, se acumulan en los tejidos por lo que los nutrientes esenciales no pueden ser absorbidos. Los metales pesados provocan inflamación crónica y deterioro del sistema inmune que puede conducir a enfermedades crónicas como la artritis y el cáncer. Los síntomas comunes de intoxicación por metales pesados incluyen depresión, dolores de cabeza, problemas digestivos, presión arterial alta, fatiga, dolor muscular, confusión mental, estreñimiento y desequilibrios hormonales.
Fte: Luzvida Wheatgrass.

De claves: cáncer, CIIC, contaminación, diesel, leña, Marcelo Mena, OMS, Organización Mundial de la Salud, Paola Vasconia, termoeléctricas.

Un estudio de la Organización Mundial de la Salud catalogó a la contaminación del aire exterior como factor cancerígeno para los seres humanos.

“El aire que respiramos ha sido contaminado por una mezcla de substancias que provoca cáncer”, indicó el Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer (CIIC), agencia de la OMS.

El informe señala que “los expertos concluyeron (…) que existen pruebas suficientes de que la exposición a la contaminación del aire causa cáncer de pulmón y también notaron una asociación con un riesgo mayor de cáncer de vejiga”.

Paola Vasconi, experta en cambio climático y medio ambiente, apunta a los componentes del material particulado fino, ya que la acumulación de combustibles en su interior estaría relacionada con elementos cancerígenos.

“Hay que estudiar más los compuestos que están dentro del material particulado fino, considerando principalmente que estos provienen de las fuentes de combustión. Entonces, los combustibles que contienen altas partículas de azufre, de metales pesados, se van adhiriendo a ese material particulado fino y eso es lo que se va introduciendo en nuestro organismo y se va acumulando”, explica.

Marcelo Mena, director del Centro de Sustentabilidad de la Universidad Andrés Bello, explica que el informe de la OMS es una recopilación de varios estudios anteriores que coincidían en la relación entre la contaminación del aire y el cáncer.

A su juicio, esto se produciría en Chile por la combinación de tres factores: la operación de termoeléctricas de combustibles sólidos, como el carbón, el uso del diésel y de combustibles de calefacción y cocina, como la leña.

Respecto de este último, el especialista alerta que la combustión de leña resulta ser altamente cancerígena, con un efecto similar al producido por los cigarrillos.

“Las emisiones de leña son consideradas cancerígenas en su gran cantidad de componentes. Hay un científico de Berkley que hace poco comentó que el 60% de lo que sale de las chimeneas es tóxico para el ser humano. Verdaderamente es una fábrica cancerígena y coinciden los cancerígenos que existen en el humo de leña con el humo de tabaco: un kilo de leña quemado equivale, en cuanto a muchos cancerígenos, a unos 10 mil cigarrillos”, evidencia.

“A este escenario añadimos que recientemente ha aumentado la cantidad de vehículos diésel en Santiago y en Chile en general, fruto de la mala distribución de los impuestos específicos: hoy día cuesta mucho más barato el diésel. Entonces nosotros verdaderamente estamos desaprovechando el mercado e incentivando mayor contaminación. Esta situación tiene que revertirse con una modificación del impuesto específico, de manera que no sea más barato contaminar más”, agrega el experto.

Según cifras de la OMS, 223 mil personas murieron el año 2010 producto de cáncer de pulmón relacionado con la contaminación del aire.

– Más antecedentes y comentarios sobre el caso de Antofagasta

Se tienen expresiones como ésta: “La contaminación por metales pesados persigue desde hace décadas a la ciudad de Antofagasta, que paga con creces los costos de ser la capital minera de Chile, el primer productor mundial de cobre”.

“No es normal que todos se mueran de cáncer”, se lamenta Jaqueline Jiménez(,1) una activista que decidió denunciar la contaminación ambiental en Antofagasta, la región con mayor índice de cáncer del país tras convivir por décadas con la contaminación por metales.
(1). Más adelante se dan antecedentes de esta persona.

En los años 60, la ciudad vivió una grave emergencia por los altos niveles de arsénico en sus aguas y en 1998 otra por los elevados índices de plomo en niños que vivían cerca del ferrocarril hacia Bolivia.

Hoy lo que preocupa es el denso polvo negro que cubre gran parte del borde costero de una ciudad que en paralelo disfruta los beneficios de albergar a gigantes de la minería como BHP Billiton o la estatal Codelco.

Es un polvo espeso, que cuesta retirar de las superficies y que el viento costero expande por toda esta ciudad ubicada a unos 1.200 km al norte de Santiago.

Un estudio del Instituto de Salud Pública determinó que contenía al menos 16 metales distintos, mientras que la filial de Antofagasta del Colegio Médico encontró “contenidos totales de arsénico, cadmio, zinc, cromo, cobre, plomo y manganeso que sobrepasan largamente las normas chilenas”.

Jaqueline Jiménez, de 38 años, vivió cinco años frente al puerto internacional de Antofagasta (ATI), una terminal de carga y descarga de concentrado de cobre en pleno centro, desde donde emerge gran parte del polvo negro que envuelve a la ciudad.

En la azotea de un pequeño edificio a pasos del puerto, sus dos hijos jugaron por años expuestos a este polvo y hoy ambos muestran presencia de metales pesados en su organismo, según exámenes realizados en el extranjero.

“Es una sentencia de muerte para mi familia”, afirma su madre con angustia.

Si la minería llevó a Antofagasta a tener un ingreso per cápita que casi dobla al del país (36.000 dólares anuales versus 20.000), es también uno de los factores que ha llevado a su población a tener tres años menos de esperanza de vida que la media.

En la región, la mortalidad por cáncer de pulmón duplica a la media nacional (34,7 casos cada 100.000 habitantes versus el 16,1), con una alta incidencia también de cáncer de vejiga y piel.

“Los científicos consideran que en la zona de Antofagasta se está haciendo una experimentación biológica al tener a la población expuesta a estos niveles de contaminación”, alerta a la AFP el presidente del Colegio Médico en Antofagasta, Aliro Bolados.

En el pasado fue preocupante el tema del arsénico en el agua potable. Hoy con niveles de arsénico dentro de la norma, el foco se concentra en la contaminación que emana desde el puerto de Antofagasta, del grupo Luksic, que ocupa unas 10 hectáreas en el centro de la ciudad y que en los últimos 14 años ha transferido 35 millones de toneladas de carga.

Pese a que suscribió un Acuerdo de Producción Limpia, en octubre la justicia lo condenó por contaminación y lo multó con 1,3 millones de dólares, ordenándole, además, limpiar la zona aledaña al puerto. Pero no cesó sus funciones.

“Prefieren sacrificar Antofagasta y evitar que Chile deje de ganar dinero”, dice a la AFP Ricardo Díaz, del movimiento Este polvo te mata, que exige trasladar el puerto a una zona alejada de la ciudad.

Pese a la comprobada presencia de metales pesados en este polvo, las autoridades llamaron a la calma, afirmando que las poblaciones más expuestas tienen niveles de contaminación bajo la norma, ya que al tratarse de metales pesados no es respirable y debe ingerirse para una intoxicación.

A fines de 2015, a 243 niños de jardines infantiles y colegios cercanos al puerto se les midió su nivel de plomo en sangre. El 99,2% arrojó valores bajo los 5 ug/dl (microgramos en decilitro de sangre), en línea con recomendaciones internacionales.

Pero el Colegio Médico de Antofagasta cuestionó los resultados y exigió nuevas mediciones para medir los metales acumulados. Desconfiada de los resultados oficiales, Jaqueline Jiménez le realizó exámenes de pelo en el extranjero a sus hijos, que arrojaron altas concentraciones de metales.

La alcaldesa de Antofagasta, Karen Rojo, exige por su parte “hacer obligatorio el análisis a los niños a partir del año de vida hasta los 6 años para determinar anualmente el daño que pueda tener la población”, según declaró a la AFP.

Y si bien expertos avalan a las autoridades chilenas, alertan sobre la necesidad de reducir a un mínimo la exposición de niños ante la incertidumbre de sus interacciones en el futuro.

Comentarios de R. Chateauneuf: Es preocupante en Chile la contaminación asociada al crecimiento económico sin los debidos resguardos. El caso de Antofagasta sin dudas que es de especial preocupación y en general la actividad minera que tanto contribuye a la generación de divisas y de ingresos fiscales. Bastante he escrito sobre el efecto del cobre en el valor de la divisa, en su bajo nivel y en sus inestabilidades, que mucho ha perjudicado al desarrollo de otras actividades que conducen a beneficios más compartidos por niveles socioeconómicos y regionalmente, como son las actividades agrícolas, la industria manufacturera, y el turismo entre otras poco o no contaminantes.

Es impresionante como el bajo valor de la divisa y la mala tributación ha contribuido a una expansión del parque automotor de diversidad de marcas y modelos, en parte importante sobredimensionados para las necesidades humanas, que ha ido generando congestiones urbanas y camineras, que además de contaminar dañan la eficiencia del transporte colectivo. Para qué decir la destrucción de la industria automotriz que llegó a tener en el pasado importante presencia, especialmente regional.

Merecería especial preocupación el tema de los vertederos de desechos urbanos y de algunos procesos industriales de especial efectos contaminantes. Es increíble lo que ha sucedido y tiende a agravarse en la comuna de Tiltil; cómo se les ha dañado sumedio ambiente; como la actividad del tratamiento muy primitivo de las basuras ha generado grandes utilidades económicas, asociadas a corrupciones de distinta naturaleza. Los vertederos del poniente de la región Metropolitana han dañado seriamente el medioambiente y especialmente a la población aledaña que tan injustamente han visto perder el patrimonio social de tener una forma de vida en un ambiente no contaminado.

Para Tiltil, me ha impactado oír las recomendaciones del ministerio de Salud, que la población cierre sus ventanas para tener aire menos contaminado. Eso se recomiende para hogares incluso con niños menores. Se me generan nostalgias de las políticas de salud pública del pasado, cuando teníamos grandes profesionales en esa rama de la medicina y grandes estadistas que nos gobernaban.

Uno llega a pensar si no debiera establecerse en Tiltil una zona de catástrofe, y alejar a toda la población en riesgo mediante sus traslados a otras localidades de ambiente sano y/o darles a las poblaciones afectadas fuertes indemnizaciones que les permitan sus traslados libremente elegidos.

Este país donde hay tanta riqueza, tenemos un estilo de desarrollo con un Estado cada vez más débil y sin visión de futuro. Como hemos crecido sin abordar temas fundamentales como el tratamiento de las basuras, que otros países han sabido superar o simplemente han impedido que se generen problemas relacionados con sus efectos perjudiciales.
___________________

 

– Otro artículo que me parecer conveniente citar

Efectos de los metales pesados en la salud y cómo eliminarlos
Fte: https://www.ecoagricultor.com/los-efectos-de-los-metales-pesados-en-la-salud-y-como-eliminarlos/

Los metales pesados forman parte de los componentes que hay de forma natural en la corteza de la Tierra. Los metales pesados son únicamente aquellos elementos químicos que tienen un peso atómico y peso específico concreto.

La peligrosidad de los metales pesados está en que éstos se acumulan en nuestro organismo y no son eliminados. Estos compuestos son muy peligrosos para la salud y afectan a negativamente a nuestros órganos. Continuamente estamos expuestos a metales pesados, ya sea a través de los alimentos, a través del agua o del aire que respiramos. Los principales órganos que se ven dañados ante la acumulación de metales pesados en el organismo son los riñones, hígado, pulmones y también el sistema nervioso (central y periférico).

Además de para nosotros, los metales pesados pueden ser también muy perjudiciales para el medio ambiente en general, para el resto de animales y la gran mayoría de las plantas, de hecho, el incremento de metales pesados debido a la actividad industrial ha desequilibrado y contaminado gravemente muchos ecosistemas naturales. Recordemos que, una vez que estos metales pesados son liberados por la acción del hombre, pueden permanecer en el ambiente durante cientos de años, por lo tanto, nuestra exposición a estos tóxicos se ve aumentada.

Efectos de los metales pesados en el cuerpo

En general, la exposición a metales pesados a lo largo del tiempo está relacionada con varios tipos de cáncer, problemas en el desarrollo de fetos y niños, artritis, enfermedades cardiovasculares, dolencias renales, etc.

  • Plomo: afecta al sistema nervioso, está asociado a anemia, esclerosis, fatiga y a cáncer de riñón.

  • Mercurio: asociado a alteraciones neurológicas, autismo, depresión, problemas del aparato respiratorio.

  • Arsénico: está asociado a enfermedades vasculares, bronquitis, cáncer de esófago, de pulmón, laringe y vejiga, produce hepatotoxicidad. No es exactamente un metal, pero es un contaminante muy peligroso.

  • Berilio: asociado a cáncer de pulmón y a la irritación de las mucosas y la piel.

  • Cromo: este metal pesado está asociado a cáncer de pulmón, hepatotoxicidad y nefrotoxicidad.

  • Cadmio: está asociado a enfisema, cáncer de próstata, bronquitis, infertilidad, enfermedades vasculares, alteraciones neurológicas y toxicidad en riñones.

  • Níquel: la exposición a largo plazo puede producir dolencias cardíacas, irritación de la piel y daños en el hígado.

  • Cobre: causa daño en el hígado, en los riñones, está asociado a anemia y a irritaciones del intestino delgado e intestino grueso.

  • Manganeso: daña el páncreas, el hígado, el aparato respiratorio, los riñones, el sistema nervioso central y está asociado al Parkinson.

  • Estaño: asociado a dolor de cabeza, irritación de mucosas y piel, daños en el sistema inmunológico, depresión, trastorno del sueño y daños hepáticos.

  • Zinc: dolor de estómago e infección de las mucosas.

 

Principales fuentes de exposición a los metales pesados

  • Agua: una descontaminación pobre del agua o el uso de tuberías de plomo puede hacer que estemos tomando metales pesados cada vez que usamos el agua para beber, cocinar, ducharnos, regar, etc.
  • Aire: muchos de los contaminantes los incorporamos a nuestro organismo a través del aire que respiramos y por la piel.
  • Alimentos: los vegetales producidos con fertilizantes sintéticos y en zonas en las que el suelo está contaminado con metales pesados, pasan a formar parte de las hortalizas, frutas, cereales y legumbres y de ahí a nuestra cadena alimentaria. De ahí la importancia de consumir alimentos de confianza, ecológicos u orgánicos.

¿Cómo eliminar los metales pesados de nuestro cuerpo?

La mayoría de los metales pesados no se pueden eliminar del organismo, y los que se pueden eliminar se hace en cantidades muy pequeñas. Lo mejor en estos casos es reducir la exposición a los metales pesados. Identifica qué fuentes de contaminación tienes más cercanas y evítalas en lo posible.

Además podemos recurrir a algunos remedios para reducir o ayudar a eliminar algunos metales pesados:

  • Cilantro o coriandro. Esta planta medicinal y aromática es muy útil para ayudar a eliminar metales pesados como el mercurio o el plomo. Puedes añadirlo a tus recetas favoritas una vez servidas en el plato cortado finito.
  • Ajo. Es otro remedio natural que todos tenemos en casa y que nos puede ayudar a reducir los niveles de metales acumulados. Además de que el ajo es un poderoso antibacteriano natural, también puede sernos útil en este caso. Mejor consumirlos al natural, sin cocinar, para que mantenga todas sus propiedades.
  • Vitamina C. Nos ayuda a mantener nuestro sistema inmunológico en buen funcionamiento. Algo de vital importancia si queremos promover que nuestras defensas actúen en la eliminación de tóxicos. Además, la vitamina C es importante para llevar a cabo multitud de funciones en nuestro organismo, como la absorción del hierro o la formación de colágeno.
  • Carbón vegetal activado. Es muy útil tener carbón vegetal activado en el botiquín, por que, entre sus usos, podemos destacar que es beneficioso para eliminar los tóxicos de nuestro cuerpo. Se utiliza también para las intoxicaciones alimentarias o de medicamentos.
  • Brócoli. Esta y otras verduras como el apio y la coliflor son beneficiosas para estimular el proceso natural depurativo de nuestro cuerpo y por lo tanto la eliminación de tóxicos. Inclúyelas habitualmente en tu dieta, preferentemente cocinadas al vapor para que conserven la mayor cantidad de sus vitaminas.
  • Mascarillas con arcilla para depurar la piel. La arcilla, barros o caolín es una herramienta muy beneficiosa para eliminar tóxicos de la piel y retirar las impurezas. Se puede aplicar una vez cada se mana o cada 15 días.

Otros antecedentes interesantes que he podido recoger:

Los metales pesados tóxicos más conocidos son el mercurio, el plomo, el cadmio y el arsénico, y en raras ocasiones, algún no metal como el selenio. A veces también se habla de contaminación por metales pesados incluyendo otros elementos tóxicos más ligeros, como el berilio o el aluminio.

Uno de los mayores problemas asociados a la aparición de metales pesados es el potencial de “bioacumulación” y “biomagnificación” causando mayor exposición de estos metales a un organismo de la que podría encontrarse sola en el medio ambiente. Peces de alta mar (como el Tetractenos glaber) y aves marinas (como la Fratercula arctica) son controlados por la presencia de estos contaminantes.

Los principales lugares en los que se encuentra “bioacumulación”, son los estuarios o lugares con agua salobre, debido a que los contaminantes son arrastrados a lo largo del trayecto de los ríos y depositada en los lechos lacustres, siendo reportados niveles elevados de metales pesados en el fondo, en algas, ostras y peces de consumo humano, tal como sucede en muchas lagunas de agua salobre en México, Nigeria, Egipto, en donde se han realizado estudios del suelo, plantas, agua y tejidos animales, encontrando niveles elevados para metales pesados por encima de lo permitido por sus sistemas de salud y control ambiental en cada una de las naciones.

La enfermedad de Minamata se da como resultado del envenenamiento por mercurio, la enfermedad itai-itai por envenenamiento con cadmio, y el saturnismo como envenenamiento con plomo.

Minamata es un síndrome neurológico grave y permanente causado por un envenenamiento por mercurio. Los síntomas incluyen ataxia, alteración sensorial en manos y pies, deterioro de los sentidos de la vista y el oído, debilidad y, en casos extremos, parálisis y muerte. La ataxia es un signo clínico que se caracteriza por provocar la descoordinación en el movimiento de las partes del cuerpo de cualquier animal, incluido el hombre.

Se llama enfermedad itai-itai a una dolencia ósea debida a la intoxicación por cadmio. Se caracteriza por múltiples fracturas, alteraciones combinadas con osteoporosis y osteomalacia, daño renal, enfisema y anemia. Osteomalacia es una enfermedad que afecta al hueso y se caracteriza por su desmineralización. La causa más frecuente es un déficit de vitamina D. Cuando la osteomalacia afecta a niños se denomina raquitismo.

Saturnismo, plumbosis o plombemia es el envenenamiento que produce el plomo al entrar en el cuerpo humano. Produce anemia y daños neurológicos irreversibles al llegar al cerebro.

Es preocupante la acumulación de metales pesados, “bioacumulación”, especialmente de mercurio que se da en los peces. Por una parte se recomienda enriquecer las dietas consumiendo más carne de pescado, pero se corre el riego de estar recibiendo mercurio, por ello es muy importante estar informado de sus contenidos efectivos de mercurio en los pescados de acuerdo a sus orígenes.

_________________________________

 

 

 

 

0Sin voto aún

Sin comentarios aún.

Qué piensa del artículo?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *