Sign up with your email address to be the first to know about new products, VIP offers, blog features & more.

Observaciones a artículo de el Mercurio titulado “Mitos y falsas creencias sobre el cáncer afectan su prevención”

Me preocupa el título del artículo publicado en El Mercurio del 25 de mayo de 2018 titulado “Mitos y falsas creencias sobre el cáncer afectan su prevención”, el que si bien tiene contenidos muy interesantes para contribuir a la prevención del cáncer, desvaloriza otros, que coloca como mitos, basados en que no están respaldados por la evidencia científica.

Considero que el artículo hubiera sido conveniente llevar otro título.

Presento el artículo más adelante.

Comentarios

Contiene sin duda información positiva. Destaco ellas:

– El hecho que la doctora Laura Itriago, oncóloga de la Clínica Las Condes, plantee que no se esté adecuadamente informada la población de que el sedentarismo, el sobrepeso o la infección por virus papiloma humano(VPH) es causa de cáncer, como lo está del cigarro. Además señala que el VPH se puede prevenir con una vacuna. Sin duda desgraciadamente hay vacíos en las políticas de salud pública de nuestro país en estos aspectos.

– Que se señale que el cigarro además de ser causa de cáncer de pulmón lo sea de mama y de vejiga.

– La importancia de conocer los estilos de vida que reducen el riesgo de cáncer es fundamental no solo para quienes no han desarrollado esta enfermedad. Para los pacientes que han tenido cáncer, no fumar, tener un peso adecuado, hacer ejercicio y llevar una dieta balanceada es fundamental para aumentar las posibilidades de que el cáncer no vuelva”.

Temas que me preocupan:

– El que se plantee la poca importancia de la alimentación como factor de riesgo de cáncer. Hay bastante información que hay aspectos importantes que deben considerarse como por ejemplo el consumo de azúcar refinada y de derivados de cereales refinados en la alimentación de las células cancerígenas. Como también el consumo de leche entera y en general de grasas saturadas como riesgos de cáncer; hay bastante consenso en que la leche entera y el exceso de consumo de carnes especialmente rojas favorecerían la presencia de cáncer mamario.

– También se desconoce el efecto de la acidificación del organismo como riesgo de cáncer y la importancia de los alimentos que lo alcalinicen. Tener presente que no hay una estrecha relación entre la acidez del alimento y su efecto en la acidez orgánica. Las carnes rojas que no son ácidas, acidulan, en cambio el limón que es ácido, es un alcalinizante del organismo.

– Se niegue el efecto del stress en el riesgo de cáncer, por su efecto negativo en el sistema inmunológico. Se sabe la importancia de este sistema en el enfrentamiento a las enfermedades y dentro de ellas a cánceres.

 

Hubiera sido importante por ejemplo que hubiese hecho mención de la importancia de consumir los derivados de cereales integrales y el consumo de azúcares vegetales sin refinar. Se sabe por distintas fuentes que estos alimentos refinados, entre otros perjuicios, son valiosos nutrientes para las células cancerígena.

Eso poco se trasmite en nuestro país y los alimentos sin refinar se venden a precios más altos que los refinados, a pesar de que podrían ser de costos considerablemente menores. El pan blanco, se vende actualmente a un precio menor que el integral y la azúcar rubia a un precio considerablemente mayor que el de la blanca, ya que se elabora a partir de la blanca refinada a la que se le hacer agregados para que se asemeje nutricionalmente a la azúcar cruda, que antes se vendía a un precio muy inferior, como azúcar rubia o azúcar sindicato.

 

A continuación presento el artículo que se comenta.

 

Ideas equivocadas se repiten en Chile y otros países:

Mitos y falsas creencias sobre el cáncer afectan su prevención

viernes, 25 de mayo de 2018

Paula Leighton N.
Vida Ciencia Tecnología
El Mercurio

Hasta 50% de los diagnósticos de cáncer podrían prevenirse modificando conductas. Pero oncólogos advierten que errores y desconocimiento llevan a realizar cambios innecesarios.

Suponer que el azúcar o la leche alimentan los tumores y los hacen crecer más rápido, que una dieta de alimentos alcalinos retarda el avance de las células cancerosas, que ciertas emociones pueden ser cancerígenas o que el estrés de los padres puede causar cáncer en sus hijos, son algunos de los mitos que oncólogos chilenos escuchan en sus consultas.

Creencias como estas no son aisladas. Un estudio británico publicado en la revista European Journal of Cancer mostró que solo 36% de las personas identificaba como incorrectos algunos mitos o informaciones erradas sobre factores que causan cáncer.

En el estudio, que involucró a 1.327 adultos, el 43% creía que el estrés puede causar cáncer, seguido de 42% que culpó a aditivos de alimentos y 35% a las ondas electromagnéticas. De ninguno de estos factores existe evidencia científica de causar la enfermedad.

En menor medida, los encuestados creían en otros factores sin respaldo científico como causa de cáncer, como tomar líquidos de botellas plásticas y comer alimentos con endulzantes artificiales o genéticamente modificados. O usar hornos microondas, celulares, algunos productos de limpieza y aerosoles; haber sufrido un traumatismo físico y vivir cerca de torres de alta tensión.

Esfuerzos inútiles

Considerando que hasta la mitad de los diagnósticos de cáncer podrían haberse prevenido si las personas hubieran hecho cambios de conducta o estilo de vida, los investigadores del University College of London destacan que “si los esfuerzos conductuales son mal dirigidos hacia mitos sobre las causas del cáncer, es menos probable que se hagan cambios en ámbitos que sí se ha probado que lo causan”.

La doctora Laura Itriago, oncóloga de la Clínica Las Condes, reconoce que los pacientes ahora manejan mejor información que antes sobre conductas que pueden modificar para reducir su riesgo de cáncer, “pero están equivocados en el peso que le dan a los distintos factores. Por ejemplo, saben que el cigarro causa cáncer, pero no tienen internalizado que eso también sucede con el sedentarismo, el sobrepeso o la infección por virus papiloma humano (VPH), que hoy se puede prevenir con una vacuna”.

En el estudio británico, el 52% de las personas identificó en forma correcta conductas como estas, que se ha demostrado que elevan el riesgo de distintos tipos de cáncer. Varias de ellas tienen alta prevalencia en Chile, como ser fumador activo o pasivo, beber alcohol, consumir pocas frutas o verduras, tener sobrepeso y hacer poca actividad física (ver recuadro).

A estas se suma una dieta abundante en carnes rojas y procesadas, haber sufrido quemaduras solares más de una vez en la infancia, tener 70 años o más, la existencia de un pariente con cáncer y estar infectado con el VPH.

Algunas de estas conductas aumentan el riesgo de varios tipos de cáncer, advierte el doctor Luis Fernando Gómez, oncólogo de la Clínica Santa María: “Por ejemplo, además de pulmón, el tabaquismo aumenta el riesgo de cáncer de mama y de vejiga” (ver recuadro).

Para el doctor Mauricio Mahave, jefe de la Unidad de Quimioterapia de la Fundación Arturo López Pérez y académico de la Facultad de Medicina de la U. de Los Andes, “conocer los estilos de vida que reducen el riesgo de cáncer es fundamental no solo para quienes no han desarrollado esta enfermedad. Para los pacientes que han tenido cáncer, no fumar, tener un peso adecuado, hacer ejercicio y llevar una dieta balanceada es fundamental para aumentar las posibilidades de que el cáncer no vuelva”.

0Sin voto aún
2 Respuestas
  • Luis Gallinato C
    28 junio 2018

    Estimado Sr. Rolando Chateauneuf:

    Creo que se puede plantear una opinión de mayor fuerza para contrapesar a aquella aseveraciones que parecen incompletas y disímiles sobre diversos temas, si se las respalda con referencia a estudios científicos concretos, dando a conocer la forma de acceder a ellos, si ya lo hicimos nosotros.

    Hoy ello es factible con una busca intensiva en Internet, es lo que he hecho, para aclararme yo mismo, diversas publicaciones y comentarios respecto a los efectos que puede tener para distintas enfermedades la planta Kalanchoe y sus variedades.

    Su iniciativa es muy buena.
    Felicitaciones.
    Saludos
    Luis Gallinato C

  • RChateauneuf
    28 junio 2018

    28 de junio de 2018
    Estimado Luis:
    Le encuentro toda la razón. Se pueden buscar más argumentos, el problema que uno tiene habitualmente otras prioridades para su limitado tiempo disponible, el que es a menudo un factor escaso. Agradezco su opinión favorable a lo que he presentado. Atentamente. Rolando

Qué piensa usted ?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.