Sign up with your email address to be the first to know about new products, VIP offers, blog features & more.

Qué nos pasa en Chile con tantos problemas que serían fáciles de solucionar si se estableciesen políticas nacionales al respecto. Caso del sobrepeso y la obesidad infantil y escolar

 Necesitamos un buen diagnóstico de la realidad nacional para identificar bien los grandes problemas nacionales, conocer sus causas, analizar su evolución  y ver sus proyecciones a futuro. Ello debiera hacerse por sectores de la actividad socioeconómica y también en una visión de conjunto.

Mucha falta nos hace una Oficina Nacional de Planificación como la que llegamos a tener en la Corporación de Fomento de la Producción, con sus dos grandes dependencias, el Departamento de Investigaciones Económicas y el Departamento de Planificación. Eran organismos esencialmente asesores del Gobierno de turno y trabajaban en estrecha relación con la Dirección de Presupuesto dependencia del Ministerio de Hacienda especialmente para el gasto y la inversión fiscal.

Cada sector de la actividad socioeconómica, generalmente un ministerio, tenía a su vez una oficina sectorial de planificación.

En mi opinión uno de los serios problemas que marcan la realidad nacional es la carencia de una auténtica constitución, que sea la base fundamental del funcionamiento de la sociedad, y que además sea considerada un verdadero orgullo nacional, como sucede en las auténticas democracias.

Dentro de los grandes problemas nacionales está el de la delincuencia, como ella se ha extendido a amplios sectores de la sociedad. La corrupción política es preocupante y ahora nos aparece en las fuerzas armadas y en carabineros. He oído expresiones que dicen si roban los de arriba, por qué no lo pueden  hacer los de más abajo con más necesidades sin cubrir. El tema en alto grado va asociado a la droga, a su consumo y su lucrativo negocio para una minoría y a una fuente de trabajo para los más necesitados cual es su venta minorista.

Es preocupante el desprestigio de la política chilena. Los escándalos en la dictadura no pudieron investigarse y castigarse a los responsables, para poder lograr la nueva democracia. Los irregulares financiamiento de las elección ver las experiencias de otros países latinoamericanos, entre ellos muy de actualidad Venezuela. La democracia que llegó a tener esa gran nación se fue desprestigiando hasta llegar al extremo de desembocar en una dictadura de carácter populista militar con caudillos como Chávez  y agudizada con Maduro. País que hoy enfrenta una situación caótica gravísima, con una emigración de unos 3 millones de sus habitantes, con una inflación de características antes nunca vistas y con una muy graves situación creciente de desabastecimiento. Se menciona que se retrocede llegando a etapas de desnutrición en parte importante de la población. Su producto nacional ha caído en el orden de un 60%, sin vislumbrarse solución. Los mercados totalmente alterados por la altísima inflación y los mercados negros; a lo que se suma los boicots que se le aplica al país desde el exterior.

El tema de la salud en Chile es gravísimo. Las listas de espera dan valores altísimos e impacta la noticia de los muchos que mueren sin poder tener por años atención. Un país no debiera tener listas de espera, como las empresas no deben tener contabilidad atrasada.

Debería hacerse un gran esfuerzo, una gran tarea para ponerse al día o establecer metas anuales de cubrir por ejemplo un 120% de las nuevas demandas con uso de recursos subutilizado, con trabajos en horas extraordinarias, con copar las capacidades del sector privado y con reincorporación de personal retirado. Las fuerzas armadas debieran dar un gran apoyo. Todo ello sin pretender ventajas para distintas corrientes políticas.

Parte importante de los consultorios son atendidos por médicos extranjeros atraídos por encontrar trabajo en Chile con para ellos buena remuneración.

Sin duda el tema del empleo es serio en Chile. Las oportunidades de trabajo se ven reducidas en parte importante para muchos profesionales y para otros trabajadores que se desempeñan en actividades ilegales como el comercio callejero y en la distribución de las drogas. Cuantos otros viven del creciente robo desde el de hormiga a los otros de mayor significado como los portonazos, los ataques a los cajeros automáticos y al comercio tanto al pequeño de barrio como ahora a los de grande moles, dentro de los cuales se destacan más recientemente joyerías y casas de cambio. Muchos de estos robos están muy bien planificados.

Cada día las viviendas establecen mayores protecciones, dentro de estas rejas en las ventanas, que han sido causa de que más de una persona frente a incendios muere por no poder escapar de la acción del fuego.

Un tema de actualidad es el de obesidad  y sobre peso infantil y escolar.

Han salido publicadas en El Mercurio de Santiago cartas al Director de varios destacados profesionales de desempeño en universidades de prestigio y del Colegio Médico.

Presento más adelante las cartas dirigidas al Director de El Mercurio que aportan interesantes ideas y críticas constructivas. Señalo los contenidos que considero destacar:

  • La mitad de los niños está con sobrepeso y obesidad
  • Advierten la gravedad de la situación que significará retrocesos importantes a futuro.
  • La indiferencia de la sociedad en su conjunto -y en particular de las autoridades- frente a un problema que se arrastra desde hace más de dos décadas.
  • La obesidad infantil no sea considerada un problema prioritario por parte de las autoridades y de la población.
  • La necesidad de una política de Estado sólida de largo plazo de amplia participación de la sociedad.
  • El aumento de sobrepeso y obesidad no solo afecta la salud del futuro sino que también el desarrollo del país.
  • La importancia de su previsión. Mantener una alimentación saludable y una vida activa.
  • Si en Chile fuimos capaces de derrotar la desnutrición fue porque hubo una respuesta estatal y social mancomunada, dirigida por personas visionarias y aplicada de manera integral, sólida y anticipatoria, que permanece hasta hoy.
  • Se plantean varias ideas. Recoger experiencias de otros países que han sido exitosas.

Ojalá se llegue a una gran política nacional en las áreas de salud pública y alimentación y nutrición, de carácter de política de Estado; no cambiante con los cambios de gobiernos.

Muy importante es trasmitir mensajes de contenidos similares por diferentes medios, por canales de comunicación, por la educación formal primaria, segundaria y superior; también por todos los contactos directos interpersonales como en la atención a de salud directa a la población tanto preventiva como curativa, por los extensionistas agrícolas y por otros agentes de contacto con la base de la población.

Desgraciadamente las grandes universidades públicas se han debilitado, principalmente por problemas financieros y los colegios profesionales han perdido constitucionalmente sus grandes características del pasado regidos por leyes de la República y no como hoy pasar a ser solo asociaciones gremiales.

Gran parte de los profesionales de Chile ya no pertenecen a sus colegios profesionales; cada día ese porcentaje es menor; entre otras consecuencias  negativas está el debilitamiento de la ética profesional y de la pérdida de preocupación por la sociedad en su conjunto.

El nuevo estilo de desarrollo y las políticas de educación superior, han contribuido a distanciar al profesional  universitario del servicio público, en especialmente por tener que enfrentar el costo de su educación y en muchos ellos, tener que enfrentar al titularse altos endeudamientos.

A continuación presento tres cartas dirigidas al Director de El Mercurio de Santiago y publicadas por este diario.

1. Obesidad infantil

viernes, 22 de febrero de 2019

Señor Director:

El Mapa Nutricional de Junaeb muestra una vez más que la mitad de nuestros niños está con sobrepeso y obesidad («El Mercurio», 20 de febrero 2019).

Lo que más llama la atención es la indiferencia de la sociedad en su conjunto -y en particular de las autoridades- frente a un problema que se arrastra desde hace más de dos décadas.

Cuando se trata de una catástrofe natural, la respuesta es inmediata y efectiva, pero no sucede lo mismo con la obesidad infantil.

Es cierto que existen programas como los del Ministerio del Deporte, Elige Vivir Sano, Ley del Etiquetado y otros, pero no hay una política de Estado sólida y de largo plazo que enfrente en forma integral la magnitud del problema.

Para ello se requiere que la obesidad infantil sea considerada un problema prioritario por parte de las autoridades y de la población.

Si el sobrepeso y la obesidad siguen aumentando en los niños no solo se va a afectar la salud y calidad de vida de las personas, sino nuestro desarrollo como país.

Dr. Fernando Vio del Río. Profesor titular INTA Universidad de Chile


2. Obesidad infantil

Domingo, 24 de febrero de 2019

Señor Director:

La obesidad es una enfermedad que afecta a todos los sistemas del cuerpo humano, y que puede impactar el rendimiento intelectual y desarrollo futuro de los niños. Desde el año 2013 se ha reportado que el sobrepeso y la obesidad afectan a más de la mitad de los niños de Chile y la tendencia va en aumento, según cifras recientes del año 2018.

La solución realmente efectiva es la prevención, desde antes de nacer y durante toda la vida: lo constatamos los miembros del equipo de salud que trabajamos en esta área. Durante la niñez, la prevención y el tratamiento de la obesidad son idénticos: mantener una alimentación saludable y una vida activa. Aún sus consecuencias se pueden revertir, pero en la vida adulta, muchas serán irreversibles.

Coincido con la carta del viernes del Dr. Fernando Vio, en que afirma que este grave problema debe enfrentarse desde el Estado con políticas públicas sólidas de largo plazo, pero también desde todos los niveles de la sociedad. Así, se requieren acciones eficientes y colaboración público-privada, en las que la industria de alimentos tiene un rol fundamental que jugar. Pero también lo tenemos el equipo de salud, los profesores, las sociedades científicas, todos quienes están en los ambientes en que los niños se desenvuelven, e innegablemente y de modo principal, cada núcleo familiar.

Si en Chile fuimos capaces de derrotar la desnutrición fue porque hubo una respuesta estatal y social mancomunada, dirigida por personas visionarias y aplicada de manera integral, sólida y anticipatoria, que permanece hasta hoy. Esta respuesta necesita adaptarse a los tiempos actuales, de modo que cada vez que un niño sano aumente de peso en forma excesiva nos alarmemos tanto como si no creciera o desarrollara desnutrición.

La obesidad es una enfermedad. Seguramente, todos deseamos una vida con salud a los hijos, nietos y a todo niño de nuestro país. Si es así, actuemos entonces de acuerdo con ello.

Dra. Salesa Barja Yáñez, Profesora asociada Facultad de Medicina Pontificia Universidad Católica de Chile


 

3. obesidad infantil y sensibilidad social

Lunes, 25 de febrero de 2019

Señor Director:

Las enfermedades no transmisibles son las responsables de siete de cada 10 muertes, y pareciera que se nos olvida que la obesidad y la inactividad física están en la raíz de sus causas. Ya no nos asombra que tres de cada cuatro adultos tengan sobrepeso u obesidad o que uno de cada dos niños porte la misma condición; que 9 de 10 adultos chilenos sean inactivos físicamente y que dos de cada tres niños no realicen siquiera tres horas de actividad física a la semana, siendo que la recomendación es una hora diaria, y tampoco que estas condiciones se concentren en los adultos mayores, mujeres y personas de bajo nivel socioeconómico.

No nos cansamos de insistir en la urgencia de tomar medidas que han demostrado efectividad en otros países para frenar la tendencia ascendente de esta epidemia, las cuales apuntan a la regulación de la oferta alimentaria, donde los sellos han sido un buen primer paso en la entrega de información, pero también se hace necesario revisar los costos y alternativas existentes, aumentando impuestos a ultraprocesados, y facilitando el comercio local de frutas, verduras y alimentos saludables.

También, se debe mejorar y ampliar la oferta de espacios y disciplinas deportivas en las comunidades, que se ajusten a los intereses de cada niño y su territorio, estableciendo la comunicación entre los sectores salud, educación, deporte, servicios sociales; junto con intervenir los centros educacionales, haciendo uso del espacio en horario extracurricular para actividades recreativas, y con apoyo interdisciplinario: nutricionistas, profesionales de la actividad física, psicólogos que renueven la cultura de los hábitos de vida saludable.

La realidad es que, por primera vez en la historia de la humanidad, le estamos entregando a la próxima generación un mundo en que su esperanza de vida es inferior a la nuestra. Debemos promover los cambios necesarios para revertirlo. No olvidemos lo que dijo Gabriela Mistral: el futuro de los niños y niñas es hoy, mañana será tarde.

Dra. Izkia Siches. Presidenta Colegio Médico de Chile

Dr. Fernando González. Presidente Comisión de Infancia Colegio Médico de Chile

______________________

0Sin voto aún

No hay comentarios todavía

Qué piensa usted ?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.