Toma actualidad el tema de los buses de dos pisos. Seria responsabilidad del Ministerio de Transporte y Comunicaciones que respalda su uso a lo que suma la falta de fiscalización de las velocidades máximas

Toma actualidad el tema de los buses de dos pisos.

No es primer artículo que escribo sobre este tema. Tengo otro en preparación en el que me refiero a experiencias personales, que será el próximo que edite.

El Mercurio de Santiago publica el sábado 15 de febrero reciente como noticia principal en primera página de su cuerpo C la noticia en grandes letras:

“2019 fue el año con mayor número de fallecidos en buses interurbanos de la década”.

Sobre el título, en letra menores aparece la leyenda “Siniestros de maquinas de Línea Azul en San Fco. de Mostazal y Turbus en Taltal – ambas de dos pisos – elevaron cifra:

Algunos párrafos de la publicación:

al cierre de 2019 registraron 51 víctimas fatales, la cifra más alta de la última década, según datos de carabineros.

   “Durante el año pasado, en julio, el volcamiento de un bus de la Línea Azul, en San Francisco de Mostazal, terminó con seis víctimas fatales y 40 heridos, en un caso en que más tarde se comprobó que el vehículo transitaba con una patente adulterada. En diciembre de 2019, en tanto, en otro caso similar en las cercanías de Taltal, un accidente de una máquina de la empresa Turbus terminó con un saldo de 21 víctimas fatales y 20 lesionados. Ambos buses correspondían a máquinas de dos pisos.

El accidente cerca de Taltal se produjo en la bajada de la cuesta de Paposo, unas de las más peligrosas del país. Por lo que se supo, el conductor perdió el control de la máquina frente a esa situación pidió al asistente que fuera al segundo piso a pedir que todos los pasajeros se pusieran el cinturón de seguridad.

Extraña que una línea tan importante en Chile use estos buses en camino tan riesgosos. Nada más se ha sabido de este accidente; supe que hubo una reacción en Taltal en contra del local de esta línea lo que habría motivado suspender ese servicio, que era el único que servía el transporte entre Taltal y Antofagasta, viaje muy habitual que se hace entre las dos ciudades relativamente más cercana. Conversé con un taltalino familiar y me señaló que eso les originaba muchas dificultades para conectarse con Antofagasta. Llama la atención que la autoridad competente, si es que ella existe, no haya obligado a restablecer el servicio.

Siguiendo con la publicación de El Mercurio:

El factor “dos pisos”

     Según Carolina Figueroa, presidenta de la Fundación Emilia, el Ministerio de Transporte debería focalizarse en campañas dirigidas a evitar las conductas más habituales causantes de accidentes en buses interurbanos, como no estar atentos a las condiciones del tránsito del momento y el exceso de velocidad. “Además, sería ideal, como está ocurriendo en Argentina, analizar también en Chile el uso de los buses de dos pisos, porque la mayor cantidad de accidentes con fallecidos ha ocurridos en estos buses”, afirmó.

Cabe señalar que juntos a los muchos fallecidos, también se producen muchos heridos. Un alto porcentaje de los viajeros suman los fallecidos y los heridos resultantes, al producirse su volcamiento.

Llama la atención que hay publicaciones que expresan que el Ministerio de Transporte respalda la existencia de estos buses de dos pisos. Contrasta esto con lo que ha estado sucediendo en varios países que está prohibiendo estos vehículos en carreteras; grave el caso del accidente de la cuesta Paposo, ya que para un viaje de peligrosidad la empresa haya destinado para ese trayecto un bus de dos pisos.

Bastante se ha escrito sobre el mayor riesgo de esos vehículos. Señalo los principales:

  • Este bus tiene su centro de gravedad más distante del suelo, centro que se eleva al llenarse de pasajeros, ya que la gran parte de ellos viaja en el segundo piso. Al tener el centro de gravedad más alto se facilita el volcamiento.
  • Al volcarse el bus, el arco de giro se hace de mayor radio lo que provoca una caída a mayor velocidad, por lo tanto de mayor brusquedad, al tocar el suelo.
  • Al tener este bus más masa tiene menor capacidad para reducir su velocidad y lograr frenarla. Con ello facilita experimentar colisiones y que ellas sean de mayor intensidad por esto es aconsejable que se les exija una velocidad máxima menor, lo que no sucede en Chile.
  • Al ser más alto y tener el centro de gravedad más distante del suelo, está más expuesto al volcamiento o a la pérdida de estabilidad frente a ráfagas de vientos inesperadas.
  • Además se ha señalado que estos buses tendrían estructuras más débiles para así lograr pesos más bajos. Eso contribuiría a una mayor destrucción de la carrocería frente a un accidente.

 

Ya existirían en varios países la prohibición de usar estos buses en carreteras.

 

Me parece conveniente presentar la opinión de un experto, dada por radio Cooperativa, ya hace varios años.

 

Experto en seguridad vial: Deberían prohibirse los buses de dos pisos en carreteras

Publicado:  Viernes, 18 de enero de 2013 a las 09:52hrs.

Autor: Cooperativa.cl

Francisco Fresard afirmó en Cooperativa que estos vehículos son muy inestables.

Acusó al Gobierno de soberbia por no escuchar la opinión de especialistas.

El experto del Programa de Seguridad Vial de la Escuela de Ingeniería de la Universidad Católica Francisco Fresard afirmó en Una Nueva Mañana en Cooperativa que se debería prohibir la circulación de buses de dos pisos en las carreteras.

Al analizar el accidente protagonizado este jueves por un vehículo de la empresa Línea Azul en la Ruta 5 Sur a la altura de San Francisco de Mostazal, en el que murieron dos personas y más de 40 resultaron heridas, Fresard afirmó que el problema es la inestabilidad.

«El centro de gravedad está más alto que los buses convencionales de un piso. Cualquier inclinación en el sentido vertical podría derivar en un volcamiento, que es probablemente lo que le ocurrió al bus que comentamos. La estructura de un bus de dos pisos hace que sean inestables», agregó el especialista.

«Se usan normalmente en ciudades o cuando no se sobrepasen velocidades de 60 kilómetros por hora. Cuando tienen que ser operados en carreteras en que la velocidad es de 100 kilómetros por hora evidentemente es un riesgo permanente. Debería prohibirse«, argumentó Fresard.

«El problema es que prácticamente no hay buses que no sean de dos pisos. La mayoría de las empresas solo usan esos buses porque para ellos el costo de operación es más barato: transportar más pasajeros es más barato, pero no se traduce en seguridad vial. Prácticamente ya no hay ofertas de buses de un piso para transporte de pasajeros. No hay opción para los pasajeros», lamentó el experto.

«Si es obligación viajar en buses de dos pisos siempre elegir el primer piso, lamentablemente el primer piso es más caro», planteó.

Consultado acerca de quién debe preocuparse de este tema, expuso que «esto le compete al Ministerio de Transportes. Ellos son los encargados de velar por el uso de las vías y los vehículos que operan. Ellos son los que autorizan el transporte remunerado de pasajeros».

Y reclamó porque «hemos tratado de hacer ver a las autoridades nuestra visión. Hay una soberbia gigantesca sobre todo en este último Gobierno en que personas muy jóvenes indocumentadas y con títulos rimbombantes no nos atienden. Creen que se las saben todas y a puertas cerradas plantean regulaciones. De lo de la alcoholemia o los fotorradares nos enteramos por la prensa como cualquier ciudadano».

Nota final de R. Chateauneuf. Tener presente que este artículo fue publicado hace 7 años. No se ven cambios en el Ministerio de Transportes, a pesar que estamos en otro Gobierno .

__________________

0Sin voto aún

Algo que decir ? comparta con nosotros sobre este artículo :

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Aún no hay comentarios para este artículo.