Algunas sugerencias al Gobierno para enfrentar la gran crisis que enfrenta el país. Medidas inmediatas

Días atrás escribí un artículo que presenté en esta página web sobre en lo que mi opinión fueran las causas más importantes de la profunda y preocupante crisis que enfrenta nuestro país.

Ahora me permito hacer algunas recomendaciones para el actuar de inmediato. Las anuncio primeramente como un listado con un breve agregado, para después dar una explicación mayor. Estas son cinco:

  1. Formar un equipo de personas con experiencias y conocimientos del desarrollo de Chile que estudie en forma amplia las posibles razones por qué hemos llegado a esta profunda crisis de nuestra sociedad.
  2. Tratar de reconstituir informalmente una especie de Oficina Nacional de Planificación que prepare un amplio diagnóstico de la situación de la sociedad chilena, en que se considere los principales problemas existentes, plantee las posibles causas y prepare un intento de prognosis que permita apreciar hacia dónde va el país si no se interviene con adecuadas políticas de desarrollo.
  3. Establecer un programa de Gobierno que podría llamarse de “Empleo Mínimo” por el que todo componente de la fuerza de trabajo que lo requiera pueda desarrollar una actividad productiva a favor del desarrollo del país. Una de las causas más importante de los problemas que enfrentamos es el del empleo. Los índices de desempleo mal informan de la verdadera realidad. Todos los delincuentes aparecen empleados, todos los que participan en la economía informal también son ocupados. El cesante o desempleado siempre tratará de hacer algo y algo de dinero logra, obtiene la semana anterior a la encuesta y por ello no queda considerado como desempleado.
  4. Mejorar la estrategia de defensa de retenes y comisarías, no es aceptable que esas unidades se preocupen de su propia defensa.
  5. Iniciar una política especial de hacer cumplir en lo posible las disposiciones legales vigentes.

Paso hacer un breve análisis justificativo de cada recomendación:

  1. La crisis que afecta a la sociedad chilena es extremadamente grave; es importante tener la visión más amplia posible de sus causas, lo que puede contribuir a buscar mejorar paulatinamente la situación existente, desde luego para que ella a lo menos no se agrave.

Podría incluso recurrirse a la colaboración de expertos extranjeros e internacionales. El  país necesita imperiosamente un cambio de política o modelo de desarrollo.

 

  1. Se hace imperioso entrar a la brevedad a llegar a constituir en nuestro país un sistema amplio de planificación de su desarrollo. Sus inicios debieran basarse en tener un amplio diagnóstico económico, social y político sobre nuestros grandes problemas, sus causas probables y sus proyecciones si no se toman nuevas medidas (prognosis). Debieran participar en ello personas bien conocedoras de la historia del desarrollo chileno, entre ellos adultos mayores que no tengan intereses materiales. Puede ser conveniente consultar a los colegios profesionales, a importantes personajes destacados en el pasado en diferentes actividades. Puede ser muy útil tener la contribución de expertos internacionales que entre otras colaboraciones puedan aportar experiencias de otros países que han debido enfrentar exitosamente crisis de esta naturaleza.
  2. Una de las causas más probables que han contribuido a la crisis, es el tema del empleo. Hemos carecido de una política en esta materia. Es deber de un Estado dar oportunidad de trabajo a todos sus habitantes, nacionales y extranjeros, que necesiten o deseen trabajar, y que lo hagan en labores productivas, lo que junto a contribuir al aumento del producto nacional y de la demanda, den satisfacciones a los que laboran y contribuya a evitar delitos o actividades informales.

Cabría preguntarse cuántas personas se incorporan a las redes del comercio y del consumo de las drogas al no tener otras oportunidades de trabajo y de obtención de ingresos.

En mi artículo sobre las causas de la crisis chilena una de ellas es la destrucción de las fuentes de trabajo derivada del debilitamiento de la industria manufacturera, que tanta importancia tuvo como fuentes ocupacional de trabajos dignos en el pasado.

Mencionaba en mi artículo anterior sobre causas, las destrucciones de sectores muy importantes de la industria manufacturera. Cómo en el pasado fueron importantes las industrias textiles y de la confección, las del cuero y calzado, las metalmecánicas, las de las líneas blancas. Industrias todas con buenos sindicatos.

Por otra parte cuánto hablamos de darle valor agregado a nuestras exportaciones y  cada día retrocedemos en ello. Hoy estamos usando cobre elaborado en el extranjero.

El Metro de Santiago poco ha contribuido a crear empleo con todo su sistema de automatización, que hace más riesgosa las operaciones. Un atentado o un accidente en ausencia del “capitán del barco”, es tema bastante riesgoso. Qué poco hemos hecho por incorporar más partes nacionales en los componentes de los trenes del Metro y posiblemente en otros sectores de las inversiones e insumos.

Recuerdo en la antigua IANSA (Industria Azucarera Nacional) como se postergó el uso de la semilla monogérmica para por ello crear trabajo en los raleos de las plántulas. De la semilla normal brotaban varias plantitas y por el raleo manual había que dejar sólo una.

El Gobierno Militar estableció un par de programas de empleo frente a la gran crisis de los comienzos de los años 80. El más amplio era el del “Empleo Mínimo”(PEM) y otro el del “Empleo para Jefes de Hogar” (POJ). Se creó ocupación a casi medio millón de trabajadores, programas que fueron desapareciendo en la medida que los cambios en las políticas económicas, lograron crear mejores oportunidades de trabajo.

Suecia en los años de la gran crisis mundial iniciada en 1929, la gran depresión mundial, ocupó a potenciales cesantes en plantar árboles y en picar adoquines. Así creó una gran riqueza forestal, no sólo en bosques sino que también en maquinarias para el manejo forestal y sus industrias; producciones no solo para el mercado interno, sino que especialmente para los mercados internacionales. Posterior a la crisis, exportó adoquines a Europa.

Hace algunos años atrás fui de turista a Nueva Zelandia, un guía empresario que por casualidad era chileno, nos mostró un bosque que había sido plantado ocupando cesantes.

 

En Chile tenemos muchos vendedores callejeros informales, los que recientemente han aumentado, como también lo hacen muchos inmigrantes especialmente haitianos.

Se han producido conflictos violentos en la zona de la Estación Central entre organizaciones de chilenos y de haitianos vendedores callejeros informales Hay verdaderas redes que se inician con abastecedores de estos vendedores e incluso estarían apareciendo ventas de productos obtenidos de los recientes saqueos.

Es impresionante ver en Viña del Mar la proliferación de la venta callejera informal, especialmente en la zona costera que se extiende desde el Muelle Vergara hacia al norte. Me informaron que Carabineros quisieron obligarlos a retirarse; habría sido como una batalla campal, que quedaron varios policías lesionados. Se ve que las autoridades se han visto obligadas a ceder, tanto en el caso de Viña del Mar, como en las comunas de Santiago y Providencia, de lo cual me consta. Posiblemente se dé algo similar en muchos otros lugares del país.

Qué importante sería para nuestro país que desapareciera esa venta informal y que los quienes lo hacen, pudieran estar trabajando en actividades de sana generación de producto, e incluso de inversiones.

Esta venta informal callejera, realiza una competencia desleal al comercio formalmente existente, que debe pagar arriendos y patentes y que da empleo que permiten a sus trabajadores estar incorporados a sistemas de salud y previsión. El aumento que se ha visto últimamente, sin duda puede estar generando despidos e incluso cierre de pequeñas y medianas empresas comerciales.

Debiera haber un programa especial para los que terminan sus permanencias en las cárceles; muchos de los que salen no consiguen trabajo y vuelven a delinquir. Con nostalgia se puede recordar cómo los Fantuzzi con una importante industria nacional, se orgullecían  por dar trabajo a ex presidiarios. Los Fantuzzi fueron grandes defensores de la industria nacional; lamentablemente fracasaron, su industria quebró.

 

Por otra parte, aparentemente el país tiene exceso de profesionales de varias carreras, no pocos de ellos endeudados para poder llegar a obtener sus títulos.

Lamentablemente se observa una notable publicidad de diferentes universidades, privadas y más recientemente aún de algunas públicas para atraer, a sus establecimientos,  a los ahora “clientes alumnos”.

 

Actividades que a mi juicio pudieran dar empleo a través de estos programas:

 

  • Una labor inmediata podría ser limpiar la ciudad de los rayados murales y especialmente limpiar los monumentos, tan deteriorados, que proyectan una triste imagen nacional e internacional de nuestras ciudades.
  • Cuando uno circula por veredas y calles de Santiago y de otras ciudades observa como éstas están dañadas, las que podrían repararse con actividades que generen bastante empleo. Con ello evitar accidentes y que los sectores deteriorados no sigan acentuando daños mayores, de costos de reparación sensiblemente superiores y asociados a suspensiones de tráficos. Un programa de esta naturaleza podría iniciarse prontamente.
  • La recolección de plásticos en diferentes ambientes, especialmente podría establecerse en la limpieza de playas.
  • Deberían estudiarse otros grandes programas como los de reforestación y muchos otros de conservación de recursos naturales. Importante es lo que podría hacerse en el tema del regadío. Bien podrían considerarse empleos en reforestación, especialmente en nuestras cordilleras, para entre otras cosas mejorar el manejo de las aguas lluvias y la conservación por más tiempo de las nieves.
  • En regadío mucho podría hacerse. Por ejemplo avanzar en la elaboración de canales de regadío, componentes de amplias obras nacionales como las destinadas a trasladar aguas de hoyas hidrográficas de amplias disponibilidades a otras de escasez, como también en la construcción de embalses, en la impermeabilización de canales en actual uso y en dispositivos que permitan conducir aguas a embalses existente.

Las personas contratadas podrían recibir una remuneración a los niveles mínimos, pero destinarle tiempo de su trabajo a capacitación gratuita.

Se podría dar empleo a muchos profesionales sin trabajo, que actuasen como capataces  incluso podría pensarse en la elaboración de pequeños proyectos de generación de empleos.

 

  1. Muy serio es el tema policial, la situación del Cuerpo de Carabineros, que fuera en         el pasado un prestigio nacional. Las causas de su profundo deterioro son sin duda complejas, es de lamentar que su posible su recuperación de prestigio sea muy lenta; recuperarlo es materia muy difícil de lograr. Pero lo que es inaceptable es el ataque a sus cuarteles.

La defensa de ello no puede ser a través de la acción de quienes son atacados. Para mí es inexplicable que no lleguen frente a un ataque sus fuerzas especiales y con facilidad puedan detener a los que no son muchos que están atacando. Serían detenidos sorprendidos en la ejecución de muy graves delitos y ello serviría bastante para conocer quiénes así actúan.

Los cuarteles debieran estar siempre abiertos para recibir a quienes necesiten de sus servicios.

 

  1. Iniciar una política especial de hacer cumplir en lo posible las disposiciones legales vigentes.

Debería crearse verdaderas pequeñas brigadas de vigilancia de disposiciones legales, como por ejemplo del cumplimiento de las velocidades máximas permitidas, actividad que podría generar ingresos municipales.

Es vergonzoso apreciar como no se cumplen disposiciones del tránsito, especialmente en el tema de las velocidades máximas; se proyecta una pésima imagen internacional al ver las velocidades establecidas como máximas y como esas no se respetan por gran parte de los conductores.

Me he referido en otros de mis artículos sobre este tema. Menciono la Avenida Pedro Aguirre Cerda (Camino a Melipilla), en la cual no hace mucho se ha bajado la velocidad de 60 Km/hora a 50. Los sesenta muy poco se cumplían, ahora mucho menos los 50. No es extraño ver vehículos que casi duplican esos máximos.  En otras vías he visto lo mismo, como también el incumplimiento de circular con luces. Antes se fiscalizaban los escapes libres,  ahora nadie los controlan y la contaminación acústica es muy sería.

Algunas comunas del Barrio Alto, se han preocupado parcialmente del tema, pero son verdaderamente casos aislados.

Qué importante es que en un país se cumplan las disposiciones legales; el incumplimiento conduce a que este se amplíe.

Por ejemplo cuando uno cumple con las disposiciones de velocidad se ve como atacado por el medio. Se le acercan a veces grandes vehículos a corta distancia; se produce una sensación de angustia al sentir que si uno necesitase frenar sería chocado. La solución inmediata pasa a ser aumentar la velocidad.

_________________

 

 

 

 

 

 

¿Algo que decir? comparta con nosotros un mensaje:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Aún no hay comentarios para este artículo.