Sign up with your email address to be the first to know about new products, VIP offers, blog features & more.

Una contribución al análisis de relaciones entre diabetes, peso excesivo y cáncer

Posted on 0

El 7 de marzo publica El Mercurio de Santiago un interesante artículo en que se señala que se confirma que perder peso es clave para controlar la diabetes tipo 2.

Esta publicación me motiva a escribir este artículo.

Primero haré una breve referencia a las diabetes.

La diabetes es una afección crónica que se caracteriza por niveles elevados de glucosa en la sangre (hiperglicemia), debido a la producción insuficiente de insulina o  a que el cuerpo es incapaz de utilizarla eficazmente.

La insulina es una hormona generada  por las células beta del páncreas.

Existen tres tipos importantes de diabetes:  Tipo 1, Tipo 2 y la gestacional.

La diabetes Tipo 1. Se caracteriza por la ausencia absoluta de insulina, debido a que el  organismo destruye las células que la producen (células beta en el páncreas). Es más frecuente en niños y adolescentes, en general en menores de 20 años. También se le ha denominado diabetes mellitus insulinodependiente (DMID).

Los que la sufren requieren inyecciones diarias de insulina o uso de microinfusores de insulina, para mantener los niveles de glicemia estables.

La diabetes Tipo 2. Es consecuencia de la producción inadecuada de insulina y de la incapacidad del organismo de responder a ella (resistencia a la insulina). Es más frecuente en adultos, pero se observa una tendencia al aumento en niños, adolescentes y adultos jóvenes. Su presencia  está asociada principalmente a la obesidad, al sedentarismo y a malos hábitos alimentarios..

Diabetes gestacional. Aparece con mayor frecuencia entre el segundo y tercer trimestre del embarazo y que puede desaparecer al finalizar éste. Se origina por  la disminución de la acción de la insulina (resistencia a la insulina), debida al aumento de hormonas en la placenta. Las embarazadas con sobrepeso, obesidad o de edad avanzada, tienen mayor riesgo de presentar este tipo de diabetes.

Síntomas comunes de la diabetes :

  • Sed anormal y boca seca
  • Ganas de orinar frecuentemente
  • Falta de energía
  • Visión borrosa
  • Apetito constante
  • Pérdida de peso repentina
  • Hormigueo o entumecimiento de manos y pies
  • Infecciones frecuentes de la piel
  • Heridas curan lentamente

En la diabetes Tipo 1 los síntomas aparecen repentinamente y son más intensos. En la Tipo 2, son más débiles y aumentan gradualmente en el tiempo.

Causas

La diabetes Tipo 1 se desarrolla cuando una reacción autoinmune hace que el páncreas deje de producir insulina. El organismo genera anticuerpos contra sus propias células; como resultado, deja de producir insulina.

La diabetes Tipo 2 se genera por varios trastornos que tienen distintas causas y diferentes grados de intensidad.

Las personas con diabetes de este tipo todavía pueden producir su propia insulina, pero en cantidad insuficiente o la insulina propia no se utiliza con la normal eficacia, por lo que no se puede llevar la glucosa a las células del cuerpo, lo que origina que ella se acumule en la sangre y así pueda causar hiperglicemia (exceso de azúcar en la sangre). Cuando la insulina funciona mal a ello se le llama “reduccion de la sensibilidad a la insulina” o “resistencia a la insulina”.

Es interesante este párrafo que he encontrado en la bibliografía revisada: “Al menos tres de cada cuatro personas con diabetes tipo 2 tienen sobrepeso, y la mayoría han tenido sobrepeso desde hace muchos años. Las células de grasa agrandadas no responden bien a la insulina y eso significa que el cuerpo trabaja más duro para producir más insulina”.

_______________________

El artículo de El Mercurio se titula “Nueva evidencia confirma que perder peso es clave para controlar la diabetes tipo 2”. Más adelante se entrega el artículo completo.

Él se basa en un par de estudios realizados por académicos investigadores de las universidades de Newcastle y Glasgow, en el Reino Unido.

Uno en que por tres meses se pidió a un grupo de pacientes consumir 800 calorías  diarias y que luego se preocuparan de mantener un peso estable. Al cabo de un año,  lograron controlar y hasta remitir (1) esta enfermedad.

Nota 1. Remisión en medicina es la atenuación o desaparición completa en un paciente de los signos o síntomas de su enfermedad, ya sea como consecuencia del tratamiento o de forma espontánea (remisión espontánea).

En un segundo estudio los académicos siguieron por dos años a 306 pacientes de entre 25 y 65 años diagnosticados con diabetes tipo 2. Durante 12 a 30 semanas, una parte de ellos debió seguir una dieta basada exclusivamente en sopas y batidos. Se  indica que cada dieta se fue adaptando según la persona. Luego de terminar este primer régimen, una dieta a base de verduras y proteínas fue clave para no subir los hasta 10 kilos que bajó cada persona en ese primer período.

Tras un seguimiento de un año, se vio que 46% de las personas que siguieron este régimen habían entrado en remisión, cifra mayor a la de pacientes que recibieron un tratamiento estándar, lo que incluía el consumo de medicamentos. En este caso, solo 4% mostró niveles normales de glucosa en la sangre.

________________________

A continuación presento el artículo publicado por El Mercurio. En él aparecen interesantes comentarios de especialistas en estas materias.

Nueva evidencia confirma que perder peso es clave para controlar la diabetes tipo 2

El Mercurio. Jueves, 07 de marzo de 2019

  1. C. Vida Ciencia Tecnología

Un estudio que por tres meses pidió a un grupo de pacientes consumir 800 calorías al día concluyó que al cabo de un año, manteniendo un peso estable, la enfermedad incluso podía entrar en remisión.

Una dieta baja en calorías ayuda a las personas diagnosticadas con diabetes tipo 2 a atenuar los síntomas del trastorno, sugiere un estudio desarrollado por investigadores de las universidades de Newcastle y Glasgow, en el Reino Unido. En concreto, los académicos concluyeron que pacientes que por tres meses consumieron cerca de 800 calorías al día y que luego continuaron preocupados de mantener un peso estable, lograron controlar y hasta remitir esta enfermedad.

“Los resultados desafían aún más la percepción de que la diabetes tipo 2 es una condición de por vida para todas las personas diagnosticadas con ella”, comentó Elizabeth Robertson, directora de investigación de Diabetes UK, el organismo que financió este estudio.

Solo sopas y batidos

En su investigación, los académicos siguieron por dos años a 306 pacientes de entre 25 y 65 años diagnosticados con diabetes tipo 2. Durante 12 a 30 semanas, una parte de ellos debió seguir una dieta basada exclusivamente en sopas y batidos. Y aunque no se especifica el contenido de ellos -Diabetes UK indica que cada dieta se fue adaptando según la persona-, sí se menciona que luego de terminar este primer régimen, una dieta a base de verduras y proteínas fue clave para no subir los hasta 10 kilos que bajó cada persona en ese primer período.

Tras un seguimiento de un año, se vio que 46% de las personas que siguieron este régimen habían entrado en remisión, cifra mayor a la de pacientes que recibieron un tratamiento estándar, lo que incluía el consumo de medicamentos. En este caso, solo 4% mostró niveles normales de glucosa en la sangre.

“Esto entrega nueva evidencia de que uno de los factores de riesgo para desarrollar diabetes es el aumento de peso: hay una directa relación entre ser obeso y tener diabetes”, comenta Ana Claudia Villarroel, diabetóloga de Clínica Santa María. “También muestra que la baja de peso y una alimentación saludable pueden mitigar los efectos de la enfermedad”, agrega.

El tema no es indiferente para Chile. Según datos de la última Encuesta Nacional de Salud, 12% de los chilenos tiene diabetes.

En casos más graves, el trastorno puede llevar a complicaciones graves que incluyen amputaciones, problemas visuales y enfermedades cardíacas. “En diabetes se ha descrito una cosa que se llama memoria metabólica, que tiene relación con cómo uno se controla los primeros años después del diagnóstico. Eso va a marcar la calidad de vida cuando ya se tengan 10, 20 o 30 años de diabetes”, indica Villarroel, quien advierte que, como regla general, evitar los alimentos procesados es una pieza fundamental para mantenerse sano.

______________________

Es conveniente tener presente resultados de la medicina natural contra la diabetes. Me permito señalar especialmente la infusión de hojas maduras (alargadas y de verde intenso) de eucalipto glóbulus después de las comidas principales. Lo señala Silvio Rozzi en su bibliografía como también Roberto Williams Benavente. Interesante sería llegar a conocer el por qué se produce ese efecto.

Me permito informar el caso de una hija de un colega ingeniero agrónomo y amigo; ella sufría desde muy niña de una preocupante diabetes. Años más tarde le consulté de la situación de esa hija y me dijo que el mal lo había superado gracias a una alimentación sana y a mucha actividad física, especialmente deportiva.

________________________

 

 Relaciones entre la diabetes y el cáncer

Sin dudas que es un tema interesante. Algunas expresiones al respecto recogidas de bibliografía:

Los expertos hallaron evidencia de una relación entre la diabetes y un mayor riesgo de cáncer de hígado, páncreas, endometrio, colon y recto, mama y vejiga. … Además, definitivamente hay una superposición en algunos factores de riesgo tanto para diabetes tipo 2 como cáncer, en particular la obesidad.22 jun. 2010

“Hay motivos para pensar que hay una relación, pero nada concreto”.

Los pacientes de diabetes podrían tener algo más en qué preocuparse, mayor riesgo de cáncer, según un nuevo informe conjunto producido por expertos reclutados conjuntamente por la Sociedad Estadounidense del Cáncer y la Asociación Estadounidense de Diabetes. La diabetes, sobre todo la de tipo 2, se ha relacionado con ciertos tipos de cáncer, aunque los expertos no están seguros de si la enfermedad en sí conduce a mayor riesgo o si los factores de riesgo comunes, como la obesidad, podrían ser la causa.

Otras investigaciones han sugerido que algunos tratamientos para la diabetes, como ciertas insulinas, también podrían estar relacionados con el desarrollo de algunos tipos de cáncer. Sin embargo, la evidencia no es concluyente y es difícil determinar si la insulina es responsable por la relación o si otros factores de riesgo relacionados con la diabetes podrían ser la base de esa relación.

“Hay algunos estudios epidemiológicos que sugieren que los individuos obesos o los que tienen niveles elevados de insulina parecen tener mayor prevalencia de ciertas malignidades, aunque se trata de un asunto complejo porque la relación no es cierta para todos los tipos de cáncer“, explicó el Dr. David Harlan, director del Centro de Excelencia de Diabetes del Centro Médico Conmemorativo de la Universidad de Massachusetts en Worcester, uno de los autores del informe común.

“Hay motivos para pensar que hay una relación, pero nada concreto”, agregó.

En cuanto a la posible relación entre insulina y cáncer, Harlan señaló”que debido a que se ha hallado una relación débil, definitivamente se trata de algo que hay que seguir explorando”. Pero, dijo, “eso no significa que alguien deba cambiar la manera en que gestiona su diabetes”.

“Nuestra mayor preocupación es que los pacientes de diabetes puedan decidir no recibir tratamiento para la diabetes con insulina o con un tipo de insulina en particular por preocupación acerca de una malignidad. El riesgo de complicaciones de la diabetes es una preocupación mucho mayor”, anotó Harlan. “Es como cuando alguien decide cruzar el país en automóvil por temor a volar. Aunque hay un riesgo ligero de morir por un accidente de aviación, estadísticamente, es mucho más arriesgado conducir”.

El informe conjunto aparece en la edición de julio y agosto de CA: A Cancer Journal for Clinicians.

Los expertos hallaron evidencia de una relación entre la diabetes y un mayor riesgo de cáncer de hígado, páncreas, endometrio, colon y recto, mama y vejiga. De manera interesante, hallaron evidencia de que la diabetes se relaciona con un riesgo reducido de cáncer de próstata.

Hay un consenso sólido de que existe una relación entre diabetes y cáncer, y hay algunos vínculos biológicos muy plausibles”, comentó el Dr. Edward Giovannucci, autor líder del informe, profesor de nutrición y epidemiología de la Facultad de Salud Pública de la Harvard en Boston. Aseguró que la insulina y los factores de crecimiento parecidos a la insulina, pueden promover algunos tipos de cáncer y que muchos pacientes de diabetes tipo 2 tienen niveles elevados de insulina circulante, a veces durante años antes de que se diagnostique la diabetes.

Además, dijo, “definitivamente hay una superposición en algunos factores de riesgo tanto para diabetes tipo 2 como cáncer, en particular la obesidad”.

El panel también halló investigaciones que sugieren que un medicamento común usado para la diabetes tipo 2, la metformina, le ofrece a los usuarios algo de protección contra el cáncer.

Giovannucci asegura que esto podría deberse a que el medicamento reduce la resistencia a la insulina y la necesidad de insulina adicional o que la metformina podría actuar sobre células en otras maneras directas o indirectas.

Giovannucci señala que la moraleja más importante de esta investigación está en los “efectos profundos que los cambios en el estilo de vida pueden tener sobre su riesgo de diabetes y sobre su riesgo de cáncer”.

Señaló que no siempre es el mensaje más popular, pero para reducir el riesgo de cáncer, es importante reducir su peso corporal, hacer ejercicio, mejorar su dieta y evitar fumar.

Alice Bender, gerente de comunicaciones sobre nutrición de la Asociación Estadounidense de Investigación Oncológica (AICR), aseguró que no le sorprendían los hallazgos del informe conjunto. “Lo que estamos viendo es que hay muchas cosas comunes entre las enfermedades crónicas y sus factores de riesgo”, dijo.

Bender estuvo de acuerdo con las sugerencias de Giovannucci y dijo que la AICR recomienda tres directrices para todos, mantener un peso corporal saludable, mantenerse físicamente activo durante al menos treinta minutos diarios y llevar una dieta principalmente compuesta por alimentos de origen vegetal saludable y variada.

“Al menos en cuanto al cáncer, sabemos que cada factor reduce de manera independiente el riesgo de ciertos tipos de cáncer, pero los tres en conjunto son aún más poderosos. Además, sospecho que es lo mismo para la prevención de la diabetes tipo 2”, dijo.

Bender también recalcó la necesidad de moderar el consumo de alcohol, es decir, no más de una bebida al día para las mujeres, y no más de dos bebidas al día para los hombres.

FUENTES: Edward Giovannucci, M.D., Sc.D., professor of nutrition and epidemiology, Harvard School of Public Health, Boston; David Harlan, M.D., director, Diabetes Center of Excellence, University of Massachusetts Memorial Medical Center, and chief, diabetes division, University of Massachusetts Medical School, Worcester, Mass.; Alice Bender, M.S., R.D., nutrition communications manager, American Institute for Cancer Research; July/August 2010, CA: A Cancer Journal for Clinicians.

______________________

0Sin voto aún

No hay comentarios todavía

Qué piensa usted ?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.