Restricción horario para niños y jóvenes : Al parecer no tuvo éxito la medida de 8 alcaldes para reducir el consumo de alcohol y drogas

Cuidemos no desprestigiar las consultas ciudadanas

En ocho comunas sus alcaldes han aspirado establecer un sistema de especie de toque de queda para los menores como medida para reducir los consumos de bebidas alcohólicas y drogas en ellos. Esta iniciativa parte en la comuna de Quilpué y es después seguida por varias otras, en la que se ha destacado en su figuración la de Las Condes. El sistema tendría las características de lo establecido en Islandia, que habría dado positivos resultados.

Es interesante observar la integración que se ha producido entre las autoridades de estas ocho municipalidades para abordar esta materia.

Los alcaldes llegaron a la realización, en un mismo día, de una encuesta a los ciudadanos de su comuna.

Sus características del sistema pretendido se han ido suavizando; la línea más dura la inició el alcalde de Quilpué, que pertenece al Partido Socialista, lo que puede extrañar. La mayoría de los alcaldes de las otras comunas que lo propician son de la UDI, uno de RN, otro de la DC y un independiente con alguna relación con el Ejército.

Se debe tener presente el bajo porcentaje de alcaldes que se han plegado a esta iniciativa, menos de un 3% (2,3%) de las comunas nacionales; solo 8 de las 346 existentes en Chile. Si se analizan las corrientes políticas de sus alcaldes, estas son más bien de derecha o de centro; salvo el líder de la idea, que es socialista.

Se inicia con la propuesta de estas intervenciones planteadas por el alcalde de Quilpué,  Mauricio Viñambres del Partido Socialista, con una ordenanza que perseguía prohibir a menores de 14 años circular en horarios entre las 1:00 y 5:00 AM sin la compañía de sus padres o algún familiar. Tuvo el respaldo de sectores de derecha, como José Antonio Kast ex candidato a presidente por la UDI y de la concejala de Quilpué Viviana Nuñez también de la UDI, quien ve esta medida totalmente punitivista como un acto “valiente”, agradeciendo que se haya puesto el tema sobre la mesa argumentando que con esto los niños y las niñas estarían protegidos. Es conveniente tener presente el horario propuesto por el alcalde de Quilpué y la edad considerada; una edad más bien baja y un horario corto y de horas correspondiente a tardía en la noche, una hora después de media noche, y término muy temprano de la mañana.

Ha buscado proponer esta medida en el parlamento, asesorado por el abogado y Diputado Leonardo Soto (PS). La idea fue apoyada también por el senador de Renovación Nacional (RN) Francisco Chahuán, quien no descartó la posibilidad de presentarla como ley o como indicación. También se ha sabido recientemente que el alcalde de Quilpué persiste en que se legisle en esta materia.

Lo propuesto habría causado gran repudio en redes sociales por restringir la libre circulación de los jóvenes, al ser una medida estrictamente “punitivista. Se ha planteado que:

Esto evade una respuesta concreta a problemas que son estructurales, volviéndose una medida que abre paso a más restricciones, las cuales son avaladas por la derecha, y que hoy buscan en muchos ámbitos políticos y sociales, arrebatar los derechos de jóvenes, cuestión que se expresa en una fuerte represión en movilizaciones, con “toques de queda”, o incluso, en el también polémico “estatuto laboral joven”.

Fte: http://www.laizquierdadiario.cl/Alcalde-de-Quilpue-Mauricio-Vinambres-PS-defendio-ordenanza-sobr.

Los que tenemos mayor edad recordamos con tristeza y amargura lo que fue en Chile “el toque de queda” en los primeros años del Gobierno Militar. Que en cierto modo se justificaba los primeros días después del golpe, pero que se extendió bastante más tiempo. Se dice que ello era para facilitar las nuevas detenciones y para el traslado de detenidos, no pocos de ellos afectados por torturas.

Conviene recordar que con el toque de queda prácticamente se mató la interesante bohemia santiaguina que mucho contribuyó a la cultura y al teatro chileno, como también a un interesante periodismo “de media noche”. También afectó al turismo.

Sobre la consulta realizada

Se hizo una consulta llamada “ciudadana” para recoger la opinión de los ciudadanos en las ocho comunas: Antofagasta, Colina, Las Condes, Lo Barnechea, La Reina, La Florida, Peñalolén y Quilpué.

La participación de la ciudadanía en la consulta fue muy baja, menos del 10 por ciento de los que podían votar; en su total fueron algo más de 120 mil personas las que votaron.

En mi opinión es muy probable que la mayoría de la ciudadanía sea contraria a los acuerdos obtenidos, porque es muy posible que participaran en ella principalmente los defensores de la idea de establecer estas restricciones.

Para mejor apreciar la posición de la ciudadanía se debió complementar sus resultados con los de una encuesta representativa a la ciudadanía que no concurrió a la votación, que probable la gran mayoría de ella no está de acuerdo en las restricciones consultadas. Para ello no se requiere una gran muestra. Estimo que esa encuesta daría más tranquilidad para saber la real opinión de la mayoría de la ciudadanía. Posiblemente a lo menos algunos de los alcaldes habrían tenido otra posición inicial.

Habría que analizar el por qué se tuvo tan baja participación ciudadana. Es posible que no pocos estuvieran en desacuerdo con la realización esta consulta, por la baja relevancia de la materia y por otras razones que les motivó destinar su tiempo a otras actividades más provechosas.

Yo considero que los resultados deben reconocerse y ser tomados en cuenta cuando haya una concurrencia representativa. En las votaciones de las elecciones de dirigentes de estudiantes universitarios, se exige a lo menos una votación del 40% del padrón electoral.

Es preocupante que procedimientos de esta naturaleza con mayorías en encuestas con tan baja participación, aparezcan como información válida para llevar adelante iniciativas de esta naturaleza. Es algo que no debiera repetirse. Lo que se hizo y el uso de sus resultados crea un delicado precedente.

Llama la atención cómo se han ido suavizando las disposiciones pensadas, desde detención de  menores y multas a sus padres, hasta ahora plantear solo recomendaciones a niños y jóvenes en el horario planteado y de las edades establecidas.

Hay que tener presente que el sistema  que se quería establecer inicialmente debía basarse en el control de identidad para conocer a los menos la edad junto a la identificación de padres y de direcciones, obligando a niños y jóvenes a responder a personas en cierto modo para ellos extrañas. Tener n cuenta que el control callejero de identidad ha sido un tema bastante cuestionado, especialmente a menores.

Es positivo que las representaciones de las ocho comunas hayan determinado actuar por consenso, aunque las últimas informaciones señalan que el alcalde de Las Condes ha tomado decisiones de suavizarlas al máximo, antes de actuar en un consenso compromtido . Se capta en las últimas noticias de esa alcaldía, que en lo que era inicialmente una obligación pasa a ser más bien una recomendación que descansa en la entrega de un material escrito.

Convendría bien analizar los beneficios y los costos sociales de una medida de esta naturaleza.

Es posible pensar que los recursos destinados a este objetivo puedan generar un mayor valor social en otras actividades.

Muy importante es preparar bien a quienes tengan que fiscalizar si hubiera obligaciones de su cumplimiento, para que se produzcan mesuradas y razonadas intervenciones. Deberá evitarse que se generen traumas en niños y jóvenes y, desde luego, situaciones de violencia verbal y física.

Tener en cuenta que hay niños y jóvenes que no tienen padres o ellos pueden estar ausentes por diferentes razones. Además hay niños y jóvenes de la calle, que carecen de hogar.

Debe también analizarse los recursos humanos que deben dedicarse a estas fiscalizaciones. Sin duda falta personal para muchos otros controles más prioritarios. Varias veces he mencionado y criticado la falta de control y de lograr que se cumplan las disposiciones de la legislación del tránsito, especialmente en las velocidades máximas tanto en carreteras como en calles urbanas. Se establecen mayores exigencias, las que menos se cumplen de las existentes anteriormente.

He sabido de turistas que en Chile han manifestado la falta de policías donde hacer consultas, como sucede en otros países. Esa carencia también contribuye a inseguridades, que afectan la presencia de un turismo mayor.

Es interesante observar como el alcalde de las Condes ha ido cambiando en sus planteamientos e ideas de cómo mejor actuar. Es un alcalde que siempre está dispuesto a escuchar y aprovechar las ideas recibidas y con ello cambiar posiciones. Por otra parte el alcalde de La Florida ha sido rotundo en declarar que nunca se ha planteado un toque de queda; pero inicialmente eso significaba.

El día 7 de julio saló una publicación sobre el tema en el diario El Mercurio. Muy conveniente es leer los comentarios que han enviado lectores. La mayoría son muy críticos a estas medidas; es probable que eso haya llevado al alcalde Lavín a tan profunda modificación de las medidas, que casi se puede considerar que además de no ser obligatorias van a ser solo recomendaciones, se reduce la gama de los que actúen a solo miembros de la Seguridad Ciudadana debidamente instruidos. Anteriormente se había planteado crear brigadas especiales, al parecer principalmente constituidas por voluntarios.

Para el día 12 de julio se esperaba un nuevo encuentro de los ocho alcaldes para tomar los acuerdos definitivos, que se pretendía que fuesen de contenidos homogéneos para las ocho comunas. El Mercurio nada ha publicado hasta la fecha. Por radio se ha informado en forma breve que se hizo esa reunión y que todo habría quedado en nada más que dar consejos por personal especialmente preparado, a niños y jóvenes que se les sorprenda solos en la noche en la horas establecidas.

Organizaciones e instituciones de derechos humanos cuestionaron con firmeza el intencionado proceso en los planteamientos iniciales y al parecer apoyan la idea de que todo quede en consejos realizados por personas especialmente preparadas. Posiblemente el cambio experimentado por el alcalde Lavín haya provenido de las opiniones de sectores representativos de la defensa de los derechos humanos

Me queda la sensación de que esto va quedar en nada, o en muy poco. Lo que llegue a hacerse seguramente demorará bastante.

Desde luego se desechó la idea de crear brigadas especiales para efectuar las primeras tareas planteadas.

Las últimas informaciones señalan que el alcalde de Quilpué se mantiene en la idea de legislar sobre esta materia; sin duda que sobre estos delicados temas se deba tener el respaldo de una disposición legal y no se descanse solo en los resultados de una consulta de tan escasa representación. 

Al parecer fracasa intención de ocho alcaldes comunales de establecer restricciones horarias a niños y jóvenes de estar en lugares públicas a ciertas horas de la noche como medida para reducir consumo de alcohol y drogas.

*fotografía: https://www.emol.com/noticias/Nacional/2019/06/28/952907/Restriccion-horaria-a-menores-El-paso-a-paso-de-la-consulta-ciudadana-que-realizaran-el-domingo-ocho-comunas-del-pais.html

0Sin voto aún

Algo que decir ? comparta con nosotros sobre este artículo :

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Aún no hay comentarios para este artículo.