Contagio populista, peligroso para el país. La  Fundación Ciudadana en Acción está iniciando un camino para contribuir a atacarlo; sugerencia para mejorar esta vía

Posted on

En el día de 29 de mayo en carta al Director publicada en El Mercurio, titulada “Contagio populista”, se plantea este tema que me parece muy interesante. Incluso considero que éste puede enriquecerse con algo más.

Incluyo a continuación la carta textual; después presento algunos comentarios y agregados.

Va la carta:

“Contagio populista”

Señor Director:

     Las “Plagas de Egipto” nos azotan. Crecen los contagios, incluido el populismo, principal enemigo de un sano desarrollo. El Senado aprobó tramitar arbitrariamente una reforma constitucional  para quitarles a los trabajadores cotizaciones y ahorros previsionales y destinarlos al gasto público ¿Quedarán fondos después para pagar pensiones?

     Como toda propuesta populista, este proyecto ofrece un dulce sueño sin explicitar su costo. Aquí ofrece aumento de pensiones de fantasía sin advertir a los trabajadores que en realidad les están expropiando parte de sus sueldos porque las cotizaciones y los ahorros acumulados vienen de sus sueldos.

      Hay más. Los alcaldes Alessandri y Codina, los diputados Fuenzalida y Jackson abrazan la vuelta a la Unidad Popular pidiendo fijar precios, algo que parece bueno, pero es un espejismo. ¿Habrán leído la escasez de mascarillas que produjo eso en Italia y España? ¿Les sonará el desastre de Argentina, Venezuela y la tremenda desigualdad que provoca la fijación de precios?

     Desde la DC al FA proponen un impuestos al patrimonio sin decir, claro está, que eso es un mazazo al ahorro, la inversión, la creatividad y la justicia. Un grupo de RN busca prohibir el uso de Dicom para evaluar deudores. Esto suena como ayuda para los más afligidos, pero en realidad los condena a no obtener préstamos porque ¿quién prestaría a un deudor sin saber si no ha pagado un saco de otras deudas?   

     Para denunciar este dañino populismo la Fundación Ciudadanos en Acción otorgó su primer Premio Populista a la captura de los fondos previsionales. Ahora, cuesta elegir cuál merecerá su segunda versión.

     Los políticos serios reaccionan hoy débilmente a este virus.  Si los ciudadanos no estamos vigilantes, lentamente el populismo nos llevará a una triste copia de Argentina.

BERNARDO FONTAINE

Fundación Ciudadana en Acción

 

Comentarios míos.

Pienso que pueden haber pronunciamientos que parecen populistas, que tal vez no lo sean, a veces es por falta de conocimientos y experiencias, en cierto modo podría decirse por ignorancia; me da la impresión que es el caso del Alcalde de Santiago referente a fijar precio a las mascarillas. Algunas experiencias de precios máximos fijados a monopolios son posibles y necesarios. Hubo experiencias en el pasado con resultados relativamente efectivos como fue con el precio fijado como máximo para el pan corriente y precio libre para el pan especial. La panadería tenía que vender el pan especial al precio del pan corriente cuando no tenía de este último; sin duda esta fijación desalentaba la producción de pan corriente de mayor calidad.

En tarifas de muchos servicios se dan precios fijados. Sin duda en mercados de mayor competencia alterar el precio de equilibrio estableciendo máximos legales, con casi seguridad, se desarrollará un mercado negro. Mucho de eso se observó durante el Gobierno de la Unidad Popular; un ejemplo extremo fue que mientras el cemento con precio fijado para este insumo que provenía del área social, de empresas intervenidas, llegó a tener por unidad de peso o volumen un valor inferior al precio de la arena, que provenía del sector privado. Parece  increíble a lo que se llegó, más barato el cemento que la arena.

Comparto su crítica en relación al Dicom;  es malo alterar información que daña el funcionamiento del sistema económico. Destruye un patrimonio de información que ayuda a mejor funcionar la sociedad; lo importante es registrar en el Dicom que de alguien que ha tenido un incumplimiento, aparezca rápidamente la información de que la situación la ha superado.

Coincido en la crítica al impuesto al capital. Y es más, lo estimo como una medida inconstitucional, ya que puede considerarse como una expropiación, apropiación por el Estado de un patrimonio privado. El impuesto debe ser a las utilidades o a los ingresos. En nuestro país lo que debe reformarse es el impuesto a la renta para establecer tasas más crecientes a los mayores estratos de ingresos. Me extrañó bastante que nada menos que el Presidente de la DC defendiera la proposición de impuestos al patrimonio,  pues me he sentido más identificado con esta corriente de pensamiento político; quizás podría considerarse un pronunciamiento populista.

Referente a las grandes rebajas propuestas a las remuneraciones de parlamentarios y empleados del sector público, las considero de un populismo extremo, especialmente cuando se menciona reducciones a la mitad de las existentes. Lamento que esa demagógica populista se haya presente en parlamentarios jóvenes que fueron dirigentes estudiantiles, tan distintos a los de otras épocas; las necesidades de esos que se inician es muy distinta de las de los mayores, con hogares amplios y con hijos que generan altos costos por ejemplo en educación. Por otra parte qué conveniente es que los mejores profesionales y técnicos estén en cargos públicos; no solo se puede disponer de apóstolos. Afortunadamente el Poder Judicial ha logrado ser no afectado por estas limitaciones de remuneraciones como fue propuesto en los inicios; por ello se generaron lógicas reacciones.

Por otra parte, el tema de remuneraciones de parlamentarios y de funcionarios públicos, pueden conducir a que las mayorías que legislan y gobiernen sean de personeros de Derecha de situación acomodada  como sucedió en épocas ya bastante distantes. Las mayorías  que legislaban y gobernaban  tendían a defender y favorecer a los propios intereses de minorías de mayores ingresos.

El feminismo a mi juicio también ha llegado a populismos extremos, incluso observado en autoridades máximas de partidos de Derecha, que han planteado la paridad exacta en la conformación de lo que sería esa especie de Asamblea Constituyente. En un caso si no era la paridad exacta, ampliar el número de miembros de la asamblea y en otro quitarle la elección al último del sector mayoritario, para darle el cargo a un miembro del otro sexo que estuvo más cerca de ser elegido. Hasta ahora no ha entrado en escena la representación de homosexuales o de lesbianas; quizá se pretenda que se incorporen obligadamente en las cuotas de hombres y de mujeres en especies de subcuotas.

Tener presente que en Chile hay en los registros electorales y en las votaciones mayor proporción de electoras. Las mujeres votan en general más por hombres que por mujeres. Considerar también que en Chile hemos elegido en dos oportunidades una misma mujer como presidente del país y se ha tenido destacadas parlamentarias que han sido elegidas en altos cargos directivos de ambas cámaras legislativas.

El establecer cuotas por sexos ha de influir en que en su conjunto no quede la totalidad de los mejores candidatos.(Quizás debiera expresar como moda los o las mejores candidatos y candidatas). Sin duda ha habido a veces discriminación contra mujeres, pero deben buscarse otros procedimientos para superarla; ya existe uno como es el de exigir que existan candidatos de ambos sexos.

Un posible populismo que puede ser criticable es el del Ejecutivo con el reparto de los 2 millones y medios de cajas con contenido principalmente de alimento para satisfacer las necesidades de una familia solo por unas dos semanas. Este proceso, que parece dañar todo el sistema operativo, podría pensarse que persigue mejorar el porcentaje de aprobación del Gobierno, por parte de una población que no capta oportunamente los daños que este complejo sistema genera. No cabe duda que quienes primeros reciben esas cajas opinan muy favorablemente de la medida, y manifestaciones de ello son profusamente publicadas.

Posiblemente el costo social que genera este proceso, tenga el efecto positivo inmediato de que el Gobierno recupere respaldo de la opinión pública, que estaba llegando a niveles preocupantes. Quizás por eso se haga aparecer con gran respaldo a la iniciativa por parte de ministros y otros altos ejecutivos del sector público, que incluso algunos de ellos se hacen presentes en los repartos con sus atuendos rojos, semejante al que en algunas ocasiones lo porta también el Presidente. Me impactó ver en televisión a un ministro de Estado dando una expresión de casi admiración por esta medida, portando ese el atuendo del color mencionado.

También puede pensarse que la precipitada aprobación de la iniciativa, al poder generar un daño al Gobierno, se hacen esfuerzos para ese termine siendo menor.

Pasando a otro tema, sugiero que esta organización, Fundación Ciudadana en Acción,  después de un profundo análisis de cada caso particular, haga un listado de candidatos al premio y lo publique para recibir votaciones y a base de los resultados de ellas hacer las designaciones de los futuros paulatinos premiados como “destacados populista” . Creo que con ello además de poder hacer una mejor y más justa elección, este proceso propuesto contribuya a debilitar el populismo nefasto que se hace presente en nuestra sociedad.

¿Algo que decir? comparta con nosotros un mensaje:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Aún no hay comentarios para este artículo.