Sign up with your email address to be the first to know about new products, VIP offers, blog features & more.

Toma actualidad los bajos ingresos de las comunas más pobres provenientes de las contribuciones de bienes raíces a lo que se agregan quejas de alcaldes por existir inversiones exentas de este tributo

Hasta un determinado avalúo los bienes raíces quedan exentos de pagar contribuciones, lo cual se asocia a no poder cobrar tampoco a esas propiedades por el retiro domiciliario de basuras, que significa para todas las municipalidades un importante costo.

Contrasta esa situación con lo que sucede en las comunas de más altos ingresos, las que además se ven favorecidas por ingresos más altos provenientes de los permisos de circulación y de otras fuentes de ingresos como las patentes.

Más recientemente se hace sentir molestias en algunos alcaldes por existir en sus comunas bienes raíces exentos por ley de pago de contribuciones. Eso se da especialmente en el caso de establecimientos educacionales, algunos cubriendo importantes superficies.

No es fácil eliminar estas exenciones, ya que alteran todo un sistema de funcionamiento y de financiamiento. Caen en este grupo especialmente estadios de amplias superficies, que dan algún apoyo aunque sea marginal a actividades deportivas relacionadas con estudiantes de establecimientos educacionales. Estos estadios también contribuyen a conservar o ampliar áreas verdes.

Yo me he permitido sugerir una reforma tributaria que permita una mejor o más justa distribución de la parte de los ingresos provenientes de las contribuciones de bienes raíces (impuesto territorial).

El modelo que propongo es bien simple. Inicialmente no consideraba a las propiedades exentas de contribuciones por ley, basadas en las características de los servicios que prestan. Ahora considero que deben agregarse.

La proposición está basada en que se tasen todos los bienes raíces de cada comuna incluso los exentos de tributos por leyes especiales y se suman todos ello para llegar a establecer un monto que sirva para calcular la parte de los tributos que lleguen a cada municipio. Incluso deberían considerarse los bienes fiscales de distinta naturaleza como por ejemplo hospitales, consultorios de salud, al igual que regimientos, cárceles. etc. Este monto podría llamarse “patrimonio territorial comunal”.

Por otra parte se haga una suma de todos los ingresos que tengan derecho a recibir el sistema municipal nacional proveniente del impuesto territorial.

Dividiendo el monto anterior por la suma total de los bienes tasados en el país, da un porcentaje o coeficiente. Este valor multiplicado por el patrimonio territorial de cada de cada comuna daría lo que cada municipio debiera recibir por derecho propio.

Actualmente el monto de avalúo que no tributa es de 20,5 millones. Una comuna pobre bien podría estar muy cerca de un 100% de los predios que no pagan contribuciones.

Incluso grandes y altos edificios con pequeños departamentos pueden estar hoy casi exentos de este tributo, por los bajos valores individuales y son unidades poblacionales que generan importantes gastos municipales.

En cambio las comunas de más riqueza, recibirían altos montos de este impuesto.

Por ejemplo si el impuesto territorial total que llega al sistema municipal significa un 0,1% de la valoración nacional de bienes raíces, cada municipio debería recibir ese porcentaje de su patrimonio territorial, como partida segura de ingresos municipales. De esta forma cada nueva vivienda que se establezca, aunque sea de bajo valor de tasación, aportaría ingreso municipal a costa de una redistribución nacional.

Una comuna que tenga un gran campus universitarios, recibiría ese porcentaje de su tasación, como también recibiría de estadios o clubes deportivos o de otra naturaleza de recreación, hoy exentos de entregar aportes municipales.

Esto también daría una satisfacción a la familia de un bien raíz valorado a baja tasación, el saber que a pesar de su bajo patrimonio, está generando un aporte financiero a su comuna.

Por otra parte grandes inversiones educacionales que se están formando, estarían dando ingresos a diferencia de hoy que dan sólo gastos a su municipalidad, pasarían a generar ingresos municipales.

Otros mecanismos podrían mejorar aún más la redistribución de los ingresos municipales.

_______________________

0Sin voto aún

Sin comentarios aún.

Qué piensa del artículo?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *