La rosácea. Lo que es y sus tratamientos. Segunda parte

Me refiero a la rosácea en dos artículos. El primero titulado “La rosácea. Lo que es y sus tratamientos. Primera parte”, se publicó el 25 de julio de 2019. En él señalo que el tema se aborda en 6 títulos, a saber:

  1. Lo que es la rosácea
  2. Sus síntomas
  3. Sus causas
  4. Su prevención
  5. Tratamientos
  6. Alimentación

Los cuatro primeros títulos se presentaron en el artículo en su “Primera parte”. En esta “Segunda parte” se abordan los dos últimos, a saber, “Tratamientos” y “Alimentación”.

 

  1. Tratamientos

Tener presente que la rosácea es una enfermedad para la que se afirma todavía que no tiene cura(1), por lo tanto, las medidas terapéuticas están orientadas a evitar los factores desencadenantes y a tratar el cuadro clínico. Además evoluciona naturalmente a un empeoramiento en sus manifestaciones y eventuales secuelas, especialmente las psicológicas, es importante el diagnóstico y tratamiento precoz. (1)       Se presenta más adelante un caso de sanación a través de la medicina natural, mencionado por el ingeniero Roberto Williams Benavente.

Existen varios tratamientos, todos los cuales incluyen medidas generales para evitar los factores desencadenantes:

– Tratamientos mediante la medicina tradicional (científica)

– La medicina natural

– La homeopatía

 

Tratamientos de la medicina tradicional

     El  dermatólogo escogerá el tratamiento más adecuado según la etapa de la enfermedad. En general se utilizan cremas o geles de uso local y que pueden contener antibióticos, antimicóticos, antiparasitarios, retinoides y otros.

Se pueden agregar fármacos de uso tópico que se basen en recomendaciones médicas; entre estos están el metronidazol, el ácido azelaico, la ivermectina, preparaciones sulfuradas (sulfacetamida sódica, jabón de azufre) o brimonidina.

También se tienen tratamientos sistémicos a tomar por vía oral, como antibióticos o isotretinoína, los cuales tienen como objetivo suprimir las lesiones inflamatorias, el eritema y en una menor medida las telangiectasias.

Estas últimas, así como las complicaciones fimatosas, pueden ser tratadas por láser.

También se tienen las medidas cosméticas de camuflaje.

En la bibliografía revisada se señala la existencia de varias opciones de tratamiento:

-Tratamientos con máscaras o geles descongestivos.

-Aplicación de sustancias frías con crioterapia (nitrógeno líquido, nieve carbónica).

-Tratamiento con láser de las telangiectasias y el eritema persistente de la nariz y mejillas.

-En la actualidad el uso de láser KTP y la luz pulsada.(IPL), han contribuido bastante a disminuir los efectos de esta condición. Nota: La luz pulsada es la generada por una lámpara especial y se usa en varios tratamientos dermatológicos.

– Cirugía de las complicaciones (principalmente en el caso de rinofima.

     Cuidados y consejos para pieles con rosácea

– Limpieza. Utilizar productos limpiadores suaves, específicos para pieles sensibles o con rosácea. Algunos ejemplos son las aguas micelares, leches sin aclarado o aguas termales, que tonificarán y calmarán la piel.

– Evitar el agua muy caliente en la higiene diaria, así como las saunas o los baños con altas temperaturas.

– El producto que se debe emplear no debe usarse con agua muy fría ni muy caliente; el secado debe ser sin frotar y con una toalla de algodón.

– Los tratamientos exfoliantes mecánicos y los peelings químicos están contraindicados. La piel es muy fina y sensible, por ello hay que evitarlos.

– Importante hidratar la piel. Es muy conveniente para la piel usar cremas específicas para este problema, que hidraten mucho y ayuden a prevenir irritación, escozor, picor y quemazón. Las cremas ayudarán a que la barrera cutánea esté sana y fuerte y así pueda protegerse mejor de los agentes irritantes.

– Importante es la protección solar. Usar cuando se sale protección solar aunque esté nublado. El sol daña más las lesiones existentes. Volver a aplicar la a lo largo del día.

– Alimentación y otros cuidados Cuidar mucho la alimentación llevando diariamente una dieta saludable rica en vitaminas, especialmente C y D. Restringir el picante, las comidas muy especiadas y las grasas. Evita tóxicos como café, alcohol y tabaco. Controlar los cambios de temperatura bruscos, el estrés y la ansiedad.

 

     Tratamientos de medicina natural

Recomiendo revisar “Remedios Naturales para el Tratamiento de la Rosácea” Fte: https://poetics.es/blog/tratamiento-natural-rosacea/. De allí obtengo gran parte de lo siguiente.

La aromaterapia también es una fuente de ayuda muy potente, ya que puede producir increíbles efectos sobre el estado de ánimo. Los aceites esenciales, actúan sobre el sistema límbico, el cuál es el responsable de las emociones. Por esta razón, seleccionar aceites esenciales usados en aromaterapia por sus propiedades calmantes y relajantes, como son el tanaceto azul, la manzanilla alemana, la lavanda o la siempreviva italiana.

Uno de los pasos clave para mejorar la rosácea, es reparar la barrera protectora de la piel. Para ello usar ácidos grasos de los aceites vegetales.

Los aceites vegetales son la manera más natural de mantener la piel hidratada y nutrida ya que aportando ácidos grasos esenciales y con ello proteger la epidermis con ello se protege de la deshidratación y de la penetración por bacterias, alérgenos o sustancias nocivas que pueden acabar generando problemas como granitos e inflamación.

Las personas con rosácea tienen altos niveles de catelicidina, un péptido antimicrobiano que, producido en exceso, hace que la piel sea más propensa a infecciones y provoca respuestas inflamatorias del sistema inmunitario.

Para aliviar estos síntomas elegir productos que posean ingredientes con propiedades antiinflamatorias, antibacterianas y antialérgicas como el tanaceto azul, la manzanilla alemana, la lavanda, el karité, babasú.

El problema es que, con el tiempo, estos capilares van perdiendo su elasticidad y cada vez les cuesta más volver a su estado normal. Los capilares, cada vez más dilatados, se vuelven visibles a simple vista y se corre el riesgo de que las rigideces se vuelvan permanentes. Para aliviar estos problemas seleccionar ingredientes que ayudan a mejorar la microcirculación facial. Como el potente y preciado aceite esencial de siempreviva o el aceite vegetal de cártamo que gracias a su contenido en vitamina K favorece la vasoconstricción de los vasos sanguíneos para luchar contra el eritema facial.

La piel se altera ante el menor estímulo físico u emocional. Suele reaccionar de forma exagerada a estímulos como la aplicación de determinados cosméticos, perfumes, factores ambientales, cambios de temperatura. Incluso por factores emocionales como tensión, estrés, tristeza, ansiedad la piel responde reaccionando de forma desproporcionada. Se irrita con facilidad, pica, escuece.

Para prevenir esta situación utilizar ingredientes suaves que son perfectos incluso para pieles tan sensibles, finas y delicadas como la de los bebés: oleato de caléndula, nuez de albaricoque o aceite vegetal de jojoba.

El demodex (Demodex folliculorum), es un ácaro que reside en las glándulas sebáceas y folículos pilosos. Las personas con rosácea tienen una presencia de demodex más alta de lo normal. Por eso, existen indicios de que el demódex puede jugar un papel en la rosácea, aunque no se ha podido demostrar que este sea el causante de la enfermedad.

Una de las posibles teorías es que estos ácaros, pueden bloquear los folículos y los conductos de sebo, estancando la producción de sebo y promoviendo un sobrecrecimiento de bacterias que pueden generar lesiones inflamatorias (pápulas).

Para esto se ha seleccionado ingredientes antisépticos como la lavanda, antibacterianos como el babasú y que ayudarán a mejorar estas lesiones inflamatorias como el tanaceto o la manzanilla azul.

La piel solo necesita 3 únicas cosas para mantenerla sana: limpieza, hidratación y protección.

Se dan indicaciones en el artículo de cómo cumplir con lo anterior.

Otros productos recomendados: aceite de coco, aloe vera, agua de rosas, aceite esencial de lavanda, miel, salmón, pepino, té verde, cúrcuma y avena.  Sus razones.

– Aceite de coco. Por su potente acción antibacteriana y anti-inflamatoria, reduce inflamaciones en el intestino, haciendo que ocurra una menor absorción de los alimentos procesados que pueden causar rosácea. Puede ser ingerido tanto puro como en la preparación de las comidas y también puede ser aplicado en la piel para hidratación y alivio del  enrojecimiento.

– Aloe vera. El gel de la hoja de esta planta, tiene acción regeneradora, cicatrizante e hidratante.

– Agua de rosas. Por sus propiedades antisépticas. Lavar la cara con esta agua todos los días en la mañana.

– Aceite esencial de lavanda. Por sus propiedades antisépticas y anti-inflamatorias; aplicarse directamente a la piel. Probar que no se tiene propiedades alérgicas.

– Miel. Por sus propiedades antimicrobianas y anti-inflamatorias ayudan a reducir el enrojecimiento junto con hidratar la piel.

– Salmón. Por su  alto contenido de omega 3, tiene una acción similar al aceite de coco, ayudando en la reducción de inflamaciones y siendo mejor absorbido por el organismo.

– Pepino. Por su capacidad de hidratación, contribuye a abrir los poros y disminuir el tamaño de los vasos sanguíneos, eliminando el enrojecimiento.

– Té Verde. Por su contenido de extractos antiinflamatorios, fitoprotectores y capacidades antioxidantes, además de catequinas y compuestos orgánicos volátiles que cuando se mezclan, se convierten en un excelente aliado para el tratamiento de la piel.

– Cúrcuma. Por sus propiedades anti-inflamatorias; debe ser incorporada a la dieta en comidas cocinadas, jugos y ensaladas. No aplicarla a la piel.

– Avena( pasta de harina y agua). Por ayudar a hidratar la piel, elimina el enrojecimiento.. Aplicar en la cara durante 20 a 30 minutos.

___________________

Recomendaciones interesantes del ingeniero Roberto Williams Benavente. Aparece en ellas un tratamiento que sanaría de la rosácea.

Se presentan párrafos del libro “Plantas Medicinales y Medicina Natural. Conversaciones con el ingeniero civil Roberlo Williams Benavemte” Cuarta Edición. OCHOLIBROS. Autores Rolando Chateauneuf y Marcela Benavides. 2016.

 

  • Una dama me pidió ayuda para una afección de rosácea que padecía, El tratamiento que le di fue primeramente una purificación de su organismo mediante gotas homeopáticas durante dos semanas, y luego unas gotas específicas para un buen funcionamiento del hígado. Adopté este procedimiento, pues al igual que la señora María Treben, creo que un mal funcionamiento del hígado se refleja finalmente en una afección a la piel. A la fecha, esta señora está muy feliz de haber recuperado su lindo cutis facial. (Pág. 280).

–     Un caso que recuerdo, fue el de una dama que padecía de rosácea y yo le recomendé la infusión mixta de caléndula-milenrama-ortiga, preparar y tomar dos litros durante el día, a sorbos cortos, depositados bajo la lengua por medio minuto y tragarlos después. A la segunda semana me llamó, que fuera a verla, y cuál no sería mi sorpresa, su cara lucía un lindo cutis, tal como cuando era escolar. (Pág. 284).

– Un caso del preparado de jugo de cebolla con miel, lo menciona como uso de pomada contra  la rosácea.(Pág.193).

 

Tratamiento de medicina homeopática.

Se confirma en la publicación (1)que en  principio no existe un tratamiento convencional curativo aunque hay algunas medidas que pueden mejorar toda la sintomatología y mantener a raya las reagudizaciones.

(1)Fte: https://www.hablandodehomeopatia.com/la-homeopatia-tratamiento-la-rosacea/

Los factores que pueden hacer desencadenar una crisis de rosácea son múltiples y diferentes en cada persona.

Algunas recomendaciones a tener en cuenta:- Evitar comidas fuertes, grasas, muy condimentadas y el alcohol. Igualmente los alimentos muy calientes. Se dan muchas otras recomendaciones alimentarias. – Evitar el estrés. Los factores emocionales son unos de los desencadenantes más frecuentes de las crisis de rosácea. – El viento, el clima frío, determinados cosméticos o el chocolate pueden ser algunos de los otros desencadenantes de las agravaciones.

Pero además de los tratamientos convencionales, se destaca el valor de otras medidas que se pueden tener en cuenta a la hora de tratar la rosácea, particularmente el uso de medicamentos homeopáticos tanto por su eficacia como por su seguridad.

     Homeopatía y sus medicamentos.

Tener presente que la Homeopatía contempla a cada persona como un ser único. Para cada uno hay un tratamiento más específico.

Hay algunos medicamentos homeopáticos de uso frecuente en relación con el aspecto de las lesiones y a su sintomatología como pueden ser CARBO ANIMALIS, ARNICA, SANGUINARIA CANADENSIS, EUGENIA JAMBOSA o CALCAREA FLUORICA entre otros. Otros medicamentos, en cambio, se relacionarán con el terreno de la persona, con esos aspectos que la definen. Eso lo debe investigar el especialista.

LACHESIS MUTUS, SULFUR, SEPIA OFFICINALIS o THUYA OCCIDENTALIS son algunos de los medicamentos que se suelen relacionar con las personas más predispuestas a padecer rosácea y contribuirán a equilibrar todo su organismo tanto en los aspectos más fisiológicos como en los emocionales.

Otro aspecto que se tienen muy en cuenta en Homeopatía son las posibles situaciones desencadenantes del cuadro. Así HYPERICUM PERFORATUM puede ser un buen medicamento en los pacientes en los que el desencadenante sea la exposición al sol.

Cuando el estrés o la ansiedad sean las responsables, IGNATIA AMARA resultará de gran utilidad en muchos casos. Y a veces si la situación desencadenante es un sentimiento de ninguneado, humillado o explotados, puede pensarse sea STAPHYSAGRIA.

Pueden ser adecuados medicamentos homeopáticos que estimulen el drenaje y la detoxicación del organismo como NUX VOMICA, LYCOPODIUM, CHELIDONIUM, SOLIDAGO, ANTIMONIUM CRUDUM, entre otros, que contribuirán a activar la función de órganos como el riñón, el hígado o el propio tubo digestivo. Como dice la Medicina Naturista: Para curar primero hay que limpiar.

Así que combinando los medicamentos que se relacionen con las lesiones del paciente, su medicamento de terreno, medicamentos drenadores y el medicamento de la causa de sus crisis, si es que la conocemos, se podrá hacer un verdadero tratamiento a medida para cada persona.

Nota de Chateauneuf. Llama la atención que hay algo de coincidencia entre el tratamiento homeopático de la rosácea, con lo recomendado por Roberto Williams, en torno a anormalidades del funcionamiento de hígado como causante a lo menos parcial de la rosácea.

 

  1. Alimentación

Tener presente lo ya antes señalado en este artículo en relación a cuidados.

– Alimentación y otros cuidados. Cuidar mucho la alimentación llevando diariamente una dieta saludable rica en vitaminas, especialmente C y D. Restringir el picante, las comidas muy especiadas y las grasas. Evita tóxicos como café, alcohol y tabaco. Controlar los cambios de temperatura bruscos, el estrés y la ansiedad.

En al artículo sobre homeopatía y rosácea aparece lo siguiente, que a mi juicio es un muy buen contenido.

    “Ya decíamos que no conocemos la causa de esta enfermedad pero lo que sí que parece cierto es que determinados alimentos favorecen de forma clara su manifestación”.

“Será muy interesante apoyarnos en una alimentación que disminuya, en la medida de lo posible, un estado proinflamatorio dentro de nuestro organismo”.

     “Así, procuraremos evitar:

–              Todo tipo de alimento industrializado

–              Carnes rojas

–              Azúcar refinado y dulces, sobre todo los industriales

–              Alcohol, café y estimulantes

–              Refrescos

–              Harinas y cereales refinados

–              Margarinas y aceites refinados

–              Lácteos. Si deseamos consumir algún lácteo, los mejores los ácidos tipo yogur o kéfir

     Y, en cambio, intentaremos hacer una alimentación rica en:

–              Verduras y hortalizas

–              Cereales integrales (arroz, mijo, quínoa, avena…). Si comemos pasta o pan también procuraremos que sean integrales

–              Legumbres

–              Frutas, a poder ser locales y de temporada igual que las verduras

–              Frutos secos (nueces, almendras, avellanas…) y semillas (sésamo, girasol, lino…)

–              Si se desea tomar algo de proteína animal, lo ideal y en este orden: pescado, huevos y aves evitando que sean de crianza intensiva – industrial

–              Podemos complementar la dieta con algunos productos como las algas o fermentados como el miso, entre otros”

Para mí lo básico en relación con la alimentación se resume en un concepto: simplificar.Y quiero decir, una alimentación basada en productos locales y de temporada, de origen vegetal y de cultivo ecológico siempre que sea posible. Así tendremos todas nuestras necesidades nutricionales cubiertas con alimentos que cuidan de nosotros y de nuestro planeta”

Nota de Chateauneuf. Me parece interesante señalar que estas recomendaciones alimentarias son muy similares a las que se tienen para enfrentar los cánceres, tanto en lo preventivo como en lo curativo.

Nota agregada por Chateauneuf el 12  de agosto de 2019:  Hoy día telefónicamente me ha informado el Dr. Jorge Lolas, quien tiene un extraordinario y exitoso contra el síndrome premenstrual  severo que es frecuente que sus pacientes manifiesten presencia de rosácea, la que desaparece con su tratamiento. El tratamiento de este médico se basa en que el SPMS se deriva de una infección del útero, de las tóxinas que ahí se generan. Su tratamiento se basa en uso local de antibióticos y posterior limpieza del órgano.

Recordar que gran parte de las informaciones sobre las recomendaciones homeopáticas de este artículo provienen de la siguiente fuente:

La Homeopatía en el tratamiento de la rosácea

 

 

0Sin voto aún

Algo que decir ? comparta con nosotros sobre este artículo :

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Aún no hay comentarios para este artículo.