Medicina natural, actualidad y economía

Algunas observaciones a la proposición de Patricio Meller e hijo de eliminar tres importantes carreras en la Universidad de Chile

En El Mercurio del 18 de noviembre de este año se presenta el artículo “Los Meller y su polémico diagnóstico de la Universidad de Chile“, de Alejandro Saéz Rojas; en él se pone en duda que Veterinaria, Agronomía y Odontología sean carreras que continúen en la Casa de Bello, porque “otras entidades privadas lo hacen mejor“.

Doy algunos argumentos en contra de esta idea.

He tenido la oportunidad de leer el extraño artículo de Alejandro Sáez Rojas, que se inicia con el siguiente párrafo:

Patricio y Alan, padre e hijo, se unieron para investigar el importante rol histórico de la U y se preguntan si es necesario realmente dar carreras donde otras entidades lo hacen mejor, como Veterinaria, Agronomía y Odontología“.

Más adelante en el artículo se señala entre comillas, seguramente como expresión textual de sus autores “Planteamos que hay carreras donde la competencia lo está haciendo mucho mejor y que se podría pensar en cerrarlas“, dice el profesor. Y cita tres: Odontología, Veterinaria y Agronomía, que se imparten con mayor eficiencia en las universidades privadas y han perdido parte de la preferencia del estudiantado”.

Desconozco de dónde los autores derivaron esos juicios de que universidades privadas formaran mejores profesionales en estas carreras. Me parece una conclusión muy delicada; no sé realmente cuál para ellos es la formación que debe recibir un profesional ideal.

Tengo dudas en cuanto a que Patricio Meller haya sido tan tajante en señalar carreras que la Universidad de Chile debiera prescindir, pero no he visto ninguna aclaración a esta publicación por lo que supongo que el articulista interpreta bien el pensamiento de los autores.

A pesar de estos livianos y dañinos juicios planteados, se señala en el artículo: Pero tampoco se olvidan del rol social de la Universidad de Chile. “Es una institución donde se respeta el pluralismo, los académicos pueden criticar lo que se está haciendo y quienes estudian en ella se encontrarán con una diversidad que no está presente en otras instituciones“, opina Meller. “En una universidad que tiene dueño, ¿podrán sus profesores decir todo lo que piensan de la universidad?“, se pregunta.

No es extraño que universidades privadas motiven o fuercen a sus profesores a dejar pasar a sus alumnos, para así tener mayores ingresos monetarios, a través de cursos superiores más numerosos. Es impresionante los patrimonios universitarios privados que se han formado gracias a esos decenas de miles de “clientes” estudiantes que se forman en ellas, muchos de éstos con alta probabilidad de que el día de mañana no tendrán trabajo en sus profesiones.

Desgraciadamente uno de los problemas más serios que ha enfrentado la Universidad de Chile es el financiamiento. Cada día se le exige más que se autofinancie y que descanse en las matrículas de los alumnos, especialmente de pregrado; parece que se le fuerza a que tenga que pensar que el alumno es también un cliente.

Me preocupa que un destacado economista con su hijo licenciado en Lenguas y Literatura Hispánica, después de dos años de investigación, emitan juicio de cerrar tres carreras. Estoy cierto que el diagnóstico que realizaron sólo dos profesionales, no debe haber tenido la profundidad debida para dar juicios de esta naturaleza. Parecen que no han medido el dañino efecto que están generando con estas opiniones, dadas en forma destacada por una diario de tan alta circulación. Daña la captación de alumnos y generan pesimismo e intranquilidad en académicos y funcionarios. Terminan probablemente perjudicando el financiamiento de la Universidad de Chile, especialmente de las Facultades a las que esas carreras pertenecen.

Debe tenerse presente la importancia de las actividades académicas no sólo de docencia, sino que también de investigación y de extensión. Se olvida que es necesario y conveniente que las facultades que impartan estas carreras hagan importantes investigaciones y que sus profesores sean investigadores. La Universidad de Chile ha sido el gran semillero de profesores de las nuevas universidades privadas que se han creado, que muy poco han participado en investigación.

Me siento con la obligación y con algo de autoridad para opinar en estos temas Estudié dos carreras en la Universidad de Chile, ingresé a Agronomía en 1950 y obtuve mi título de Ingeniero Agrónomo en 1955, el mismo año en que ingresé a estudiar Economía de donde egresé en 1959. En esa época los estudios eran sin costo, el ingreso a las carreras universitarias no era en función de poder pagar los estudios, sino de cumplir con puntajes suficientes en las llamadas pruebas de bachillerato. Era la época en que a los estudiantes se le consideraban alumnos y no como ahora que son preferentemente clientes. A pesar de ser gratuita, luchábamos por tener buenos profesores; hoy en el alumnado tiende a primar la obtención rápida del título o de egresar, para reducir lo que es para muchos el difícil costo de la obtención de sus metas.

Tuve una larga carrera académica en la Universidad de Chile, iniciada en 1952 como ayudante alumno con nombramiento, remuneración y previsión; sin duda eran otros tiempos. Gran parte de mis actividades académicas fueron a tiempo parcial: me desempeñé en Agronomía, Forestal, Economía, Veterinaria, INTA y Medicina. Llegué a ser Decano de la Facultad de Ciencias Agrarias y Forestales entre 1990 y 1994, tuve otros cargos directivos de administración académica y en la dirigencia gremial. Me retiré hace un par de años, después de más de 50 años de académico.

Pude apreciar lo importante que es el Campus de Antumapu o Campus Sur, con la integración de tres Facultades, Ciencias Agrícolas, Ciencias Pecuarias y Medicina Veterinaria, y Ciencia Forestales, a lo cual se agrega el INTA. Esa asociación de campos es muy importante para la formación de los profesionales y tal vez los sea más relevante para los postítulos o especialidades y para los postgrados, magísteres y doctorados.

La Facultad de Ciencias Agronómicas tiene grandes fortalezas para impartir la formación de Ingenieros Agrónomos en Chile y lanzar profesionales de gran solidez. Sería largo enumerar todas ellas, pero cabe destacar la existencia de departamentos de sólida experiencia académica, donde se han realizado importantes investigaciones y publicaciones, con académicos de profunda formación y experiencia. Me atrevo a mencionar especialmente a los departamentos de Producción Agrícola – con Fitotecnia y Fruticultura- y de Sanidad Vegetal; lo que ellos están aportando a la agricultura chilena es inmenso; me atrevería a señalar que son los centros más importantes existentes en Chile, por lo menos en algunas materias fundamentales. En producción animal se tienen también grandes fortalezas, cabe mencionar los temas relacionados con el manejo ganadero y especialmente con la alimentación. La Facultad posee estaciones experimentales de excelencia en varias partes del territorio nacional y ha sido gran generadora de ganado reproductor; cabe destacar lo que aportó la Facultad a la llegada al país de la raza vacuna Hereford y el desarrollo de razas ovinas, especialmente en la Estación Experimental Rinconada de Maipú “Profesor Germán Greve Silva”, donde se ha logrado seleccionar tipos especialmente recomendados para extensas zonas ganaderas del país. Por otra parte no puede olvidarse la producción de licores finos, donde se destaca el mejor cognac generado en el país, junto a otra gama de variadas aguardientes y de diferentes licores dulces. He sabido que ha entrado a producir reciente vino de buena calidad. Todas estas actividades son fundamentales para la formación de los egresados.

Cabe destacar la calidad de las memorias de título exigidas a los egresados para obtener su título profesional; hay una riqueza de resultados asociados a una capacitación de los egresados en la investigación agrícola.

Otras de las fortalezas son los cientos de exalumnos formados con antiguos valores, dispersos en el territorio nacional, que han contribuido a la formación de las nuevas generaciones facilitando investigaciones y recibiendo a alumnos en sus viajes de estudios y en sus prácticas profesionales, trasmitiendo esos maduros profesionales sus experiencias e inquietudes, motivados en gran parte por el reconocimiento y cariño a su vieja casa de estudios.

Por otra parte tuve relaciones importantes con el INTA y con Medicina y como decano me correspondió analizar en comisiones y en el Consejo Universitario los posgrados y los cursos de especialización de Odontología. Pude igualmente apreciar la importancia de la relación entre Medicina, Odontología y el INTA, no sólo en campos más específicos de complementación, sino que también en algo muy importante, como es la Salud Pública y en Políticas de Alimentación y Nutrición.

Veterinaria igualmente muestra una valiosa labor del pasado y presente, integrando actividades académicas con otras facultades e institutos. Cabe destacar las relaciones entre Medicina Humana y Medicina Veterinaria, como también las relaciones con todo el amplio tema alimentario, especialmente en el control de la calidad de los alimentos. Merece especial mención el aporte de la Facultad de Ciencia Pecuarias y Medicina Veterinaria en el desarrollo de la industria del salmón en Chile.

En general hay que tener presente que la base fundamental del trabajo de las Facultades está en torno a las carreras de pregrado; esos alumnos las motivan y podríamos decir les exigen actividades académicas, son colaboradores en la investigación, con sus memorias de título mucho aportan a programas más amplios de investigación y extensión y además son los principales receptores en su formación profesional de los resultados de las investigación; además después de egresados, tienen en sus Facultades y Carreras una fuente importante de actualización de conocimientos.

Cuesta comprender que un economista del prestigio de Patricio Meller, no haya estado informado de estas realidades o que a éstas no les haya dado la importancia debida.

Estoy cierto que en un diagnóstico seguramente no pudo recoger todas estas informaciones. Muchas de estas cosas no quedan escritas; un buen diagnóstico debe también basarse en entrevistas a informantes calificados y poder con ellos tratar de validar y dar respaldo a las recomendaciones que crean convenientes, con sus argumentos a favor y en contra.

Si bien estos investigaciones señalan al pluralismo y la diversidad de la Universidad de Chile como un elemento muy valorable en la formación de los profesionales; extraña que a ellos no les preocupe que determinadas profesiones salgan a futuro marginadas de ese ambiente positivo de formación.

Cabe preguntarse, por qué consideran que algunos profesionales de estas tres carreras no tengan la oportunidad de formarse en un pluralismo y en una diversidad tan necesarios para el avance de nuestra sociedad, dentro de un entendimiento social y político; será porque ellos consideran que estas carreras no lo necesitan, tal vez porque las consideren de menor importancia.

Recuerdo en un homenaje que la Cámara de Diputados rindió a la Universidad de Chile a raíz de cumplir ésta los 150 años, después de intervenir un diputado por cada comité parlamentario, pidió la palabra el joven diputado Mekis, según no mal recuerdo de Renovación Nacional, y rompiendo el protocolo, habló en forma emocionada, uno podía pensar partiendo sus palabras desde su corazón; manifestó un enorme agradecimiento por haber sido alumno de la Universidad de Chile, que le permitió conocer en forma más amplia a la sociedad chilena; él señala que hasta antes de ingresar a este centro de estudios, hasta entonces, sólo conocía una parte limitada de esa sociedad.

Los autores parecen muy identificado con los modernos planteamientos de la subsidiaridad del Estado, “muy bien planteada en nuestra Constitución cuya gestación bien conocemos”. Si otros lo están haciendo bien, que el Estado chileno lo abandone, lo deje de hacer. Me extraña mucho que Patricio Meller pueda tener ahora ese modo de pensar en un tema tan complejo como es la formación de los profesionales de amplia visión, que el país tanto necesita.

Quitarle carreras a la Universidad de Chile, se puede decir que elimina partes importantes de un engranaje institucional; es como extraerles órganos, como podría decirse, castrarla.

Quisiera agregar otros antecedentes. Una parte importante de mi vida profesional la desarrollé en la CORFO. Entre las varias experiencias debo destacar dos, la de preparar e implementar el Programa Nacional de Desarrollo Ganadero y el Programa Nacional de Desarrollo Frutícola, en los que se trabajó en estrecha relación entre los profesionales de CORFO, varios de ellos también académicos y, especialmente, con los profesores de la Universidad de Chile – como también con algunos de otras universidades, particularmente regionales-. Cómo esa relación con la Universidad enriqueció la labor de CORFO en el apoyo al desarrollo agrícola y la importancia que aquello tuvo para los académicos en el reforzamiento de sus formaciones y experiencias y, muy especialmente, en la formación de los alumnos. Esta labor conjunta alentó a muchos alumnos a seguir esas especialidades, muy útiles para más adelante contribuir a la ejecución de estos programas nacionales.

Las expresiones de los Meller me trajo el recuerdo de otro distinguido economista, con formación internacional y relacionado con el pensamiento de Chicago, cuando señalaba en los comienzos del Gobierno Militar, con mucha seguridad, la necesidad de levantar la Línea 2 del Metro por ser antieconómica y además manifestaba que si ellos hubieran estado en el Gobierno, no habrían permitido construir la Línea 1 del Metro; el sector privado lo hacía mejor. Ese modo de pensar, durante ese Gobierno, motivó detener las ampliaciones del Metro; sólo después del cambio del modelo, con la crisis de los comienzos de los 80, y la llegada de nuevos equipos civiles directivos, se reiniciaron las inversiones del Metro. Cabe preguntarse ¿qué sería del Gran Santiago de hoy sin el Metro y sólo con el transporte en manos privadas?.

Recuerdo también un ejemplo real que se daba de un predio que tenía una lechería y producía trigo; los estudios de costos hechos por economistas determinaron que el trigo producía utilidades en cambio la lechería, generaba pérdidas; en su conjunto la empresa daba utilidades. Para que éstas fueran mayores consideraron que el predio debía dedicarse totalmente a trigo; a los pocos años la empresa daba pérdida y éstas eran crecientes. Las interrelaciones que se dan entre lo ganadero y lo propiamente agrícola genera una sinergia compleja, no fácil de valorar por quienes miran el problema solamente a base de análisis económicos simples realizados sólo por especialistas que creen descubrir la pólvora. La lechería daba fertilidad a los suelos no fácil de valorar, lo que hacía aumentar los rendimientos del trigo y ésta su vez recibía residuos y desechos la producción triguera . También la lechería da ingresos permanente al predio, que ayuda a sus financiamientos de caja.

No sólo se generaron pérdidas contables, sino que el predio además se descapitalizó por la reducción de la fertilidad de sus suelos. Es delicado cuando las cosas se analizan en forma tan simple y por tan pocas personas, de campos de visión limitada y que ellas conduzcan a decisiones.

No me cabe dudas que los profesionales de estas tres carreras que los Meller sugieren hacer desaparecer de la Universidad de Chile, tienen una sólida formación, no sólo en los aspectos profesionales-tecnológicos, sino que también en lo que puede ser muy importante en las visiones amplias que ayudan a mejor comprender los problemas de nuestra sociedad y a contribuir a la búsqueda sólida de soluciones. Éstos profesionales ya han dejado huellas importantes no sólo en Chile, sino que también en muchos otros países.

Recuerdo lo que hace muchos años atrás conversaba con un gran gerente empresarial cuando los problemas políticos y sociales afectaban a las empresa; llegamos a la conclusión

que mucho cuesta y demora construir; pero que fácil, rápido y de bajo costo inmediato es destruir

Escriba un comentario

Una respuesta

  1. Me parece excelente y clara la exposición del profesor Chateauneuf.
    La gente a veces confunde la vehemencia de las convicciones con la serenidad del pensamiento. en el caso del profesor Chateaunef pedemos decir que la inteligencia se sobrepone al juicio condenatorio
    por una concepción que parece alejada de la tradición universitaria como aparece a lo mejor indebidamente por el uso de sus ideas a nivel externo y su silencio. desgraciadamente esto puede descapitalizar la conducción de la tarea que le encomendó la Presidente del país. Es cierto que se ha señalado que sólo tiene 6 horas( tal vez ad honorem)
    Sin embargo, uno puede culpar demasiado a las personas por falta de imaginación y prudencia. Como disculpa a su comportamiento debería agregar que a lo mejor es un producto genuino de la U. de Chile donde disentir, discutir y criticar( en los diferentes niveles de la acepción del concepto crítica) es el hábito. Segundo un académico frecuentemente no se percata de la realidad externa en la que vive y tal vez no IMAGINÖ que un artículo periodistico sería utilizado publicAmente en este sentido de perjuicio de la Universidad. La Universidad de Chile tiene una vitalidad, y fortaleza proipiaque ciertamente hay que cuidar;
    un soplo pasajero tal vez roce sus mejillas. Confiemos en que su vitalidad interna y su visión del medio en que está inmersa hoy día le permitirá superar probables huracanes como lo ha hecho en otras ocasiones.
    Gracias profesor Chateauneuf

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Hola, soy Rolando Chateauneuf.

Dentro de mi blog podrá encontrar contenidos  relacionados a:

Alimentación y nutrición, Ética y valores. Cáncer. Constitución. Cultura ecuestre. Economía y Desarrollo. Dólar. Inversiones extranjeras, Medicina natural (Plantas medicinales). Política agrícola. Universidad de Chile.

Para ubicar los artículos por temas, descienda por esta columna hasta alcanzar a Categorías y ahí pinchar la que le interese.

Buscador
Categorías
Archivos
Archivos
Enlaces externos