Medicina natural, actualidad y economía

cáncer mamario

El cáncer mamario, la alimentación, el tratamiento con la mezcla de aloe, miel de abejas y un destilado alcohólico; se puede sumar a ello el tema del omega 3. El Ministerio de la Mujer debiera preocuparse de este tema

La materia del cáncer de mama es preocupante. Su morbilidad está aumentando muy asociada al crecimiento de los ingresos y de la industrialización de los alimentos; es un cáncer de alta letalidad, es decir un porcentaje importante de las personas que enferman, mayoritaria mujeres, mueren.

Se ha observado un aumento de este cáncer en las mujeres jóvenes; antes se consideraba un mal que se presentaba especialmente en las mayores. Es un cáncer que fácilmente genera metástasis; es una fuente primaria de este mal. Sus tumores metastasitan, se proyectan a otros órganos.

Se atribuye estas evoluciones negativas especialmente a los cambios en los hábitos alimentarios. Se dan muchas causas alimentarias, especialmente relacionados con los alimentos, aumentos de los de origen animal, especialmente de sus grasas. Va asociado también con el sobrepeso y la obesidad.

Es una enfermedad que se agudiza con el desarrollo económico.

Los tratamientos de la llamada medicina científica se basan fundamentalmente en la quimio y radio terapias asociadas con la extracciones quirúrgicas y a eventuales injertos posteriores de tejidos y de otros materiales. Los daños orgánicos son muy serios. Contrastan estos resultados con los exitosos y rápidos efectos del tratamiento de la medicina natural basada en la mezcla de un aloe, con miel de abejas y un destilado alcohólico de alta graduación. Este tratamiento afecta positivamente contra el cáncer desde su base misma, actuando además contra los distintos cánceres que puedan estar en el organismo y contra las células cancerosas que puedan aún no constituir tumores.

Cuesta entender por qué no se usa la medicina natural, aunque sea como medicina alternativa o complementaria.

Esto me recuerda el tema del síndrome premenstrual severo (SPMs) y sus tremendos efectos sobre muchas de las mujeres que los sufren durantes muchos años de su vida.

El doctor Jorge Lola ha llegado desde hace muchos años a establecer un tratamiento, basado en que en la mayoría de los casos del SPM es la contaminación e inflamación del útero las que generan toxinas que provocan muy serios efectos o problemas de distinta naturaleza, Esto motiva a que diferentes especialistas participen en los diagnósticos y en sus tratamientos específicos pensando que otras son las causas, sin considerar que la causa única primaria de todos esos males está en la afectación en que se encuentra el útero.

Ha sido muy difícil darle respaldo oficial a su tratamiento, que cada vez se logra ver como positivo en el ámbito internacional. Cuesta comprender las causas de esto, como también de aceptar la medicina natural contra el cáncer, que muestra tantos resultados positivos.

Para mí aquí hay dos circunstancias, el cáncer de mama y el SPNs, que angustian tanto a las mujeres que parecen tener soluciones tan simples; pero qué pasa que éstas no quieren considerarse. Debieran ser temas de atención de la salud pública y seguramente en Chile del el Ministerio de la Mujer.

Respecto al tema de la alimentación, me extraña que no se le haya dado más importancia a corregir los desequilibrios entre los omega 6 y omega 3.

Se sabe que la alimentación se altera desde la más primaria, basada en alimentos con menos elaboración, con el desarrollo económico y con el mayor consumo de alimentos industrializados. Entre ellos especialmente las mayorías de los aceites industriales que son altos aportantes de omega 6.

Las relaciones entre omega 6 y omega 3 originalmente era 1 a 1. Actualmente se tienen relaciones 10 a 1 a favor del omega 6 y aún relaciones mayores.

Estas relaciones superiores a 3 a 1 originan problemas de salud, especialmente cánceres.

La solución está en cambios de la alimentación, lo que constituye un proceso lento. Un tratamiento más directo es el consumo del omega 3, que se vende como cápsulas en el mercado.

Al estar preparando un libro que pretendo publicar sobre medicina natural, alimentación y cáncer, me encontré analizando el cáncer mamario y el tema de la alimentación; observé que se habla mucho de alimentos pero no del tema de los omegas.

Buscando esa relación de este cáncer y omega 3, me dirigí a Google. Me encontré con un interesante artículo que analiza el omega 3 con varios cánceres. Se aprecia efectos positivos del omega 3 con relación a tres cánceres, los de próstata, mama y colon.

Acompaño en este artículo un resumen de esa publicación. Con ello a una conclusión, que el cáncer mamario podría prevenirse y atacarse con corregir la relación entre ambos omegas.

Revista chilena de nutrición
versión On-line ISSN 0717-7518
Rev. chil. nutr. vol.38 no.2 Santiago jun. 2011
http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=46919402012  (archivo PDF)
Rev Chil Nutr Vol. 38, N°2, Junio 2011, págs: 219-226

Ácidos grasos Omega-3 y cáncer,
una alternativa nutricional para su prevención y tratamiento

Rodrigo Valenzuela B. (1), Karla Bascuñan G.(1), Rodrigo Chamorro M.(2), Alfonso Valenzuela B. (3).
(1) Escuela de Nutrición y Dietética, Facultad de Medicina, Universidad de Chile. Santiago, Chile.
(2) Laboratorio de Sueño, Instituto de Nutrición y Tecnología de los Alimentos (INTA) Universidad de Chile. Santiago, Chile.
(3) Centro de Lípidos. Instituto de Nutrición y Tecnología de los Alimentos (INTA), Universidad de Chile y Facultad de Medicina, Universidad de los Andes. Santiago, Chile.
________________________________________

RESUMEN

Los ácidos grasos poliinsaturados de cadena larga omega-3 (AGPICL omega-3) son esenciales para el ser humano los que deben ser incorporados al organismo en la dieta. Desde hace casi un siglo se sabe que estos ácidos grasos son fundamentales para el crecimiento y desarrollo del individuo y desde 1970 en adelante, se han encontrado sólidas evidencias para atribuir diversas propiedades saludables a estos ácidos grasos, especialmente a nivel cardiovascular, neurológico y antiinflamatorio. En este sentido, en la actualidad un gran número de investigaciones se han centrado en estudiar el rol protector de los AGPICL omega-3 respecto al cáncer, principalmente por las propiedades antiinflamatorias que poseen. En el presente trabajo se exponen una serie de evidencias que permiten establecer un posible uso preventivo y terapéutico de los AGPICL omega-3 frente al cáncer, específicamente el de próstata, mama y colon.

Palabras clave: cáncer, ácidos grasos, ácidos grasos omega-3, efecto antiinflamatorio.

Modelos de estudio de cáncer prostático (CaP)

Los primeros estudios que demostraron un efecto inhibitorio significativo en el crecimiento de células cancerosas humanas de origen prostático injertadas en ratones, utilizaron aceite de pescado cuyo contenido de AGPICL omega-3 es relativamente alto (25-30%) (30). Más recientemente, un estudio que también utilizó injertos de células cancerosas humanas en ratones que tenían una inmunodeficiencia grave, demostró una reducción significativa en el crecimiento y el volumen del tumor y en los niveles séricos del antígeno prostático específico, al utilizar suplementos nutricionales con AGPICL omega-3 (31). En estos animales se produjo una reducción significativa en el crecimiento tumoral, un retraso en la progresión histopatológica del tumor y un aumento en la sobrevida de estos animales (32). Es interesante destacar que en el grupo de animales que recibió una dieta enriquecida con AGPI omega-6, el efecto fue opuesto. Además, fue posible retrasar el crecimiento tumoral en ratones transgénicos FAT-I, los que pueden convertir a los ácidos grasos omega-6 en omega-3, esto es pueden formar EPA y DHA a partir de AL (25).

Modelos de estudio de cáncer de mama (CaM)

Para el CaM también se ha demostrado el efecto protector de los AGPICL omega-3 (33,34), y es así como un estudio realizado en ratas, demostró que una dieta enriquecida con DHA indujo una reducción de los tumores mamarios, con un aumento de un 60% en los niveles plasmáticos de la proteína supresora de tumores BRCA1 (35). En los animales que recibieron las dietas enriquecidas con ácidos grasos omega-3 se observó un aumento en la eficacia de los fármacos doxorrubicina y mitomicina C, los cuales se utilizan para inhibir el crecimiento tumoral (36). Además, se observó un aumento del efecto inhibitorio del fármaco tamoxifeno en modelos estrógeno-dependientes (37), lo cual permitiría plantear el potencial uso de los AGPICL omega-3 como co-ayudantes en la quimioterapia estándar para el tratamiento del CaM.

Modelos en cáncer de colon (CaC)

En el caso del CaC los AGPICL omega-3 también han demostrado ejercer un rol protector frente a la enfermedad. Es así como en ratas con CaC alimentadas con dietas enriquecidas en AGPICL omega-3 se observó una disminución del crecimiento tumoral y una inhibición de la metástasis de las células cancerígenas (38). Un estudio demostró que los AGPICL omega-3, al inhibir la actividad de la enzima COX-2, disminuyen el crecimiento tumoral (39). Sin embargo, en otros casos no es posible observar este efecto, lo cual indicaría que existirían isoformas de la COX-2 cuya actividad es independiente de la regulación que ejercen los AGPICL omega-3 en su funcionamiento (40). Aunque el efecto supresor del crecimiento tumoral es bastante claro cuando se usan ácidos grasos omega-3 de origen marino (EPA y DHA), este efecto resulta más bien controversial cuando se utiliza un ácido graso omega-3 de origen terrestre (ALN). Aunque varios estudios han informado que el aceite de linaza tendría un efecto anticancerígeno a nivel de colon por su contenido de ALN (41), existe consenso que sólo el EPA y el DHA provocarían una reducción en el volumen tumoral, como se observó en ratones ApcMin, los cuales generan espontáneamente tumores intestinales (42).

La información obtenida de estudios epidemiológicos (23), combinada con los efectos beneficiosos de los AGPICL omega-3 observados en modelos animales (31,32,35) y en cultivos celulares (38,40) en relación al Ca, ha motivado el desarrollo de múltiples intervenciones clínicas usando aceite de pescado rico AGPICL omega-3, en la prevención y el tratamiento de esta enfermedad, así como para el apoyo nutricional de los pacientes con cáncer, con el objetivo de reducir la pérdida de peso y contribuir a restablecer la función del sistema inmune. A continuación se hace referencia a una serie de ensayos clínicos donde se han utilizado ácidos grasos omega-3 en la prevención y el tratamiento de determinados tipos de Ca.

Escriba un comentario

2 respuestas

  1. 29 de agosto de 2017

    Lore: Le respondí el día 26 de agosto. Esta fue mi respuesta.
    En respuesta a lore.

    26 de agosto de 2017
    Lore: Se lo recomiendo, junto con el consumo de aranto. Ver en Google: Arando, cáncer y Chateauneuf. Atentamente Rolando

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Hola, soy Rolando Chateauneuf.

Dentro de mi blog podrá encontrar contenidos  relacionados a:

Alimentación y nutrición, Ética y valores. Cáncer. Constitución. Cultura ecuestre. Economía y Desarrollo. Dólar. Inversiones extranjeras, Medicina natural (Plantas medicinales). Política agrícola. Universidad de Chile.

Para ubicar los artículos por temas, descienda por esta columna hasta alcanzar a Categorías y ahí pinchar la que le interese.

Buscador
Categorías
Archivos
Archivos
Enlaces externos