Medicina natural, actualidad y economía

Cualidades alimentarias y medicinales del olivo, especialmente de su aceite

Mi colega y amigo Alberto Valdés Fabres me ha pedido mi colaboración para un libro que está preparando sobre los principales frutales, especialmente abordando el tema del regadío y de su fertilización. Él ha considerado conveniente colocar en su libro algunos antecedentes sobre las cualidades alimentarias y medicinales de las especies seleccionadas para lo cual me hizo esta solicitud. Para atenderla reuní información de ese conjunto de frutales, lo que me ha permitido elaborar documentos relativamente extensos, que me ha parecido conveniente publicarlos en mi página web.

Éste es el primer artículo que presento.

El uso alimentario y medicinal del olivo está en torno especialmente al aceite de oliva y en el aspecto medicinal, la hoja, corteza e incluso raíz. Su consumo como fruta natural es mínimo; tiene sí importancia la ingesta de la aceituna preparada.

Las cualidades del aceite son extraordinarias, cada vez se le han ido encontrando mayores beneficios en su efecto combinado alimentario y medicinal, preventivo y curativo. Se recomienda especialmente el aceite de oliva virgen extra. Se le ha llegado a llamar el oro líquido por poseer propiedades muy buenas para la salud

Propiedades medicinales del olivo

Ésta son muy variadas, pueden clasificarse en de uso interno y de uso externo. A continuación se enuncian las principales propiedades; más adelante se dan más detalles sobre sus formas de usos medicinales

Uso interno:

  • Hipotensora
  • Diurética, antiglucémica
  • Antifebrífuga (infusiones)
  • Laxante
  • Anticolesterol (aceite)

Uso externo:

  • Dermatológico:
    – Bálsamo del samaritano
    – Crema para las patas de  gallo
    – Crema para pieles secas
  • Cuidado de las uñas
  • Alivio de los pies
  • Encías.
  • Rosácea
  • Estrías del embarazo
  • Cuidado del cutis
  • Tapones en los oídos
  • Sequedad vaginal

Los componentes más importantes en frutos y aceite son: ácido oleico – ácido graso insaturado – y, en más pequeñas cantidades, los ácidos linoleico , palmítico así como dioleninas, grasas sólidas; nuevas investigaciones se están haciendo en torno a la riqueza en principios activos del tipo compuesto polifenólicos, como el resveratrol, y en antioxidantes (coenzima Q, vitamina C y vitamina E),

En las hojas y cortezas están presentes glucósido oleouropeina, taninos, dextrosa, manitra dextrogira, hidrocarburos.

A continuación se presenta un extenso texto que me ha parecido conveniente incluirlo sin mayor resumen.

Características nutricionales del aceite de oliva y las aceitunas de mesa

De las aceitunas sus componentes mayoritarios porcentualmente son:

 Humedad      65-75

Grasa            12-30

Azúcares        3-6

Proteínas        1-2

Fibra               2-5

Cenizas        1,0-1,5

Las aceitunas se distinguen de los demás frutos por su alto contenido en grasa. El porcentaje de aceite aumenta con la maduración, de manera que los frutos más maduros contendrán siempre mayor cantidad del mismo. La composición de dicha grasa cambia igualmente con el tiempo, disminuyendo la proporción de ácido palmítico, linoleico y linolénico, mientras que se incrementa ligeramente el porcentaje de esteárico y muy sensiblemente el de oleico. La concentración de azúcares reductores es relativamente baja y mucho menor que en la mayoría de los frutos, disminuyendo con la maduración.

 En estos frutos se encuentra también una cantidad relativamente importante de manitol. Las aceitunas frescas contienen asimismo una proporción importante de fibra dietética, que está constituida por celulosa, hemicelulosa, lignina y proteínas. El contenido en minerales no es muy alto y en los mismos abunda, sobre todo, el potasio.

Otros compuestos cuya presencia es conveniente destacar son los polifenoles, que se encuentran en proporciones elevadas y pueden representar entre el 3 y 6% de la pulpa, expresados como materia seca. El color verde de la aceituna se debe a la presencia de clorofila y el rosado o púrpura cuando están maduras a antocianinas. En el fruto verde hay cantidades asimismo interesantes de carotenoides.

La aceituna, a diferencia de otros muchos frutos, no es normal que pueda ingerirse directamente debido a su intenso sabor amargo, que es producido por la presencia de oleuropeína. La concentración de este compuesto disminuye con la maduración.

 Aceite de oliva

El aceite de oliva es el zumo oleoso de la aceituna. Cuando se obtiene por sistemas de elaboración adecuados y procede de frutos frescos de buena calidad, sin defectos ni alteraciones y con la adecuada madurez, el aceite de oliva posee excepcionales características de aspecto, fragancia y sabor delicado y es, prácticamente, el único entre los aceites que puede consumirse crudo, conservando íntegro su contenido en vitaminas, ácidos grasos esenciales y otros productos naturales de importancia dietética. La mejor manera de consumir un aceite de oliva es en forma cruda, que es como mejor mantienen sus propiedades.

Es el aceite base de la dieta mediterránea.

Es el más adecuado para las dietas de los deportistas.

Cada día se realizan más estudios para demostrar los beneficios del aceite de oliva 

Aceite de oliva virgen

 Es el obtenido a partir del fruto del olivo únicamente por procedimientos mecánicos u otros métodos físicos, en condiciones, sobre todo térmicas, que no impliquen la alteración del mismo. No debe haber sufrido tratamiento alguno distinto del lavado, la decantación, el centrifugado y el filtrado

Aceite de oliva virgen extra. De acuerdo con su denominación debe considerarse como el mejor de los posibles aceites de oliva. Tiene todos los compuestos de interés nutricional en su grado máximo al no haber sido sometido a ningún proceso de refinación.

Composición del aceite de oliva

 Los componentes principales del aceite de oliva son los triglicéridos y ácidos grasos, que constituyen la fracción saponificable, y otra serie de compuestos (0,5-2,0 %) que constituyen el denominado insaponificable. Estos componentes menores, aunque bajos en cuanto a proporción, son muy importantes para la estabilidad y el flavor del aceite de oliva.

 Valor nutricional del aceite de oliva

 El aceite de oliva aporta principalmente ácidos grasos. Se considera que la grasa ingerida contribuye con el 90% de las necesidades de ácidos grasos del organismo, seguida de los provenientes de los fosfolípidos.

Aporte energético

Parte de los ácidos grasos ingeridos pasa a integrar parte de los depósitos de grasa que constituyen la reserva energética del organismo. Los beneficios del uso de aceite de oliva se extienden más allá del mismo momento de su consumo gracias a la influencia que ejerce la dieta en el perfil de la grasa que se acumula.

Aporte de ácidos grasos esenciales

Los ácidos grasos esenciales son el linoleico y el ?-linolénico. Los mismos están en el aceite de oliva en proporciones del 8-9% y 1%, respectivamente. Estas cantidades son suficientes para cubrir los requerimientos nutricionales del organismo. Por otra parte, la proporción entre los mismos en el aceite es bastante equilibrada.

Efecto del aceite de oliva en el aparato digestivo

Por los datos disponibles hasta ahora, parece deducirse que el aceite de oliva, y especialmente el ácido oleico, en la cantidad que lo contiene, ejerce un efecto regulador de las funciones digestivas, estimulando hormonas o péptidos diversos.

Efecto en la composición de la membrana celular

Debido al alto contenido en oleico del aceite de oliva, su ingesta conduce a lipoproteínas LDL menos oxidadas y, por tanto, menos aterogénicas. Asimismo, los fosfolípidos, que forman la membrana celular, tendrán ácidos grasos con menor grado de insaturación. Esta composición le confieren unas características físico-químicas especiales de fluidez y permeabilidad, que afecta a múltiples funciones vitales tales como respiración, fosforilación oxidativa, transducción de las señales del receptor al interior de la célula, paso de metabolitos, etc.

 Modulación de la síntesis de eicosanoides

La ingesta de oleico modula la biosíntesis de los denominados eicosanoides, implicados en multitud de funciones tales como la contracción del músculo liso, la agregación plaquetaria, fenómenos diversos inflamatorios, etc.

Valor nutricional de los componentes menores

El aceite de oliva es una fuente muy importante de vitamina E en los países en los que esta grasa se ingiere predominantemente y constituye una ayuda decisiva en la defensa antioxidante de las células. Suponiendo una ingesta diaria de 50 g de dicho aceite, el mismo cubriría el 100% de las ingesta recomendadas de esta vitamina para los hombres y se sobrepasaría la de las mujeres. La vitamina E se pierde parcialmente en el proceso de refinación del aceite.

La vitamina A, y más concretamente el compuesto de carácter provitamínico ?-caroteno, se encuentra asimismo presente en el aceite de oliva virgen, aunque en menor proporción a lo que el organismo requiere. A pesar de ello, su aportación es interesante y tiene la ventaja de ser, además, una fuente diaria de dicha vitamina.

Por último, entre los componentes menores merecen una especial atención las sustancias fenólicas. Su principal efecto es de tipo antioxidante, sumándose en este sentido a la acción de la vitamina E. Sus efectos se relacionan principalmente con el sistema cardiovascular.

El aceite de oliva posee destacados efectos digestivos y de metabolismo adiposo, contribuye a la estructura y funcionalidad de la membrana celular, al aporte de ácidos grasos para formar fosfolípidos de menor grado de insaturación.

Los efectos saludables del consumo de aceite de oliva han sido reconocidos por la “Food and Drug Administration” (FDA) de Estados Unidos, que ha autorizado una declaración en la etiqueta en la que se diga que el consumo de aceite de oliva ayuda a mantener el equilibrio de colesterol siempre que no se ingieran simultáneamente otras grasas que puedan alterarlo.

Comer aceitunas como entrantes en las comidas produce una estimulación del aparato digestivo, pero dado su contenido en sal, no es muy apropiado comer muchas, especialmente en los casos de hipertensión u obesidad.

 

ROPIEDADES MEDICINALES DEL OLIVO

Gran parte de sus propiedades terapéuticas están muy relacionadas con las alimentarias. Más adelante se hará más referencia al aceite de oliva en sus efectos positivos en el organismo humano.

Las medicinales son muy variadas, pueden clasificarse en, de uso interno y de uso externo.

Uso interno

Hipotensora. Las hojas en infusión contribuyen a disminuir la presión arterial y es muy eficaz en casos de arterioesclerosis dado que presenta un gran poder vasodilatador, con lo cual también previene la angina de pecho, al dilatar la arteria coronaria ( Infusión de unos 60 gr. de hojas secas por litro de agua. Tomar tres tazas al día)

Diurética, antiglucémica. Aumenta la producción de orina, con lo cual favorece la eliminación de impurezas del organismo, siendo muy interesante en el tratamiento de la diabetes, inflamaciones del hígado Chepática) o cálculos biliares. (La misma infusión anterior puede servir en estos casos; además se recomienda tomar un par de cucharaditas de aceite de oliva virgen).

Antifebrífuga.  Para rebaja la fiebre (Decocción) de 60 gr. de hojas secas durante un cuarto de hora. Tomar tres tazas al día y maceración de 60 gr. de corteza en 250 gr. de alcohol. Tomar 20 gotas tres veces al día)

Laxante.En casos de estreñimiento se pueden tomar un par de cucharadas pequeñas de aceite de oliva crudo en ayunas.

Anti-colesterol. Dada la riqueza del aceite de oliva en grasas insaturadas se recomienda su uso como aceite alimentario para combatir el colesterol, favoreciendo además la absorción de las vitaminas liposolubles E, A, D y K. Se recomienda su consumo diario para cuidar la salud del corazón.

Uso externo:

Dermatológico. Para curar heridas, llagas o cualquier otra afección de la piel (Mezclar aceite con vino tinto ymiel) (Decocción de 30g de hojas secas por litro de agua. Lavar la zona afectada)

El aceite de oliva resulta ideal para suavizar la piel y proporcionarle más humedad, lo que repercute en una piel más sana y más lisa, libre de arrugas. Se puede aplicar directamente sobre el rostro en forma de masaje o entra en combinación con otras plantas para la elaboración de cremas faciales para piedes secas, como siguientes:

  • Bálsamo del samaritano. Se forma mezclando a partes iguales aceite de oliva, vino blanco y clara de huevo. Todo ello batido hasta formar una pasta que se aplica sobre la piel
  • Crema para las patas de gallo. Calentar al baño María  3 cucharadas de aceite de oliva, 1 cucharadita de cera virgen y media cucharadita de manteca de cacao. Enfriar y añadir dos cucharadas de agua de rosas. Remover hasta formar una pasta espesa que se aplica sobre las patas de gallo.
  • Crema para pieles secas. Mezclar 2 cucharadas de aceite de oliva con dos cucharadas de lanolina licuada al baño María y aplicar sobre la piel.

Cuidado de las uñas. Es muy adecuado para cuidar la uñas. (Colocar en un vaso aceite de oliva y sumergir las uñas en el durante 5 minutos una vez al día antes de ir a dormir). Se aconseja aplicar un masaje con aceite de oliva sobre las cutículas antes acostarse, para evitar la formación de estrías en las uñas.

Alivio de los piesLos  masajes con aceite de oliva activan la circulación y ayudan a descansar los pies del esfuerzo de largas caminatas, del calor, etc. (Añadir unas gotas de aceite de oliva sobre la palma de la mano y masajear los pies).

Encías. Para mantener las encías siempre sanas masticar con frecuencia hojas de olivo frescas. Alivio de las encías doloridas en niños; para calmar el nerviosismo o el dolor que producen las encías cuando salen los dientes en los niños pequeños se pueden realizar friegas de las encías con un poquito de aceite de oliva.

Rosácea. La aplicación de 3 ó 4  minutos de masajes diarios con aceite de oliva puede ayudar a mejorar los síntomas de la rosácea o retardar su aparición.

Estrías del embarazo. El jugo de limón mezclado con el aceite de oliva ayuda a prevenir las estrías el embarazo. (Mezclar el jugo de medio limón con una cucharada de aceite de oliva y aplicar un masaje suave sobre el abdomen).

 Cuidado del cutir. El aceite de oliva se utiliza frecuentemente en la elaboración de cremas para el cuidado del cutis, especialmente para la elaboración de mascarillas, cremas limpiadoras o cremas nutritivas. Una de ellas es la mascarilla de manzana y aceite de oliva.

Tapones en los oidos. El aceite de oliva puede ser útil para reblandecer los tapones y facilitar su posterior extracción. (Poner un par de gotas de aceite de oliva en el interior del oído y tapar el oído con un algodón. Desinfectar el oído con jugo de perejil o cebolla después de la extracción).

Sequedad vaginal: El aceite de oliva es muy recomendable para lubricar la vagina cuando se presenta sequedad vaginal.

 

El aceite de oliva y la salud

El aceite de oliva tiene muchos beneficios para la salud, ya que posee grandes propiedades nutritivas además de extraordinarias propiedades curativas y saludables para el organismo; ejerce grandes efectos sobre los distintos sistemas y aparatos del cuerpo humano. Se recomienda especialmente para fines curativos aceite de oliva virgen extra.

El aceite de oliva no sólo es beneficioso por su carácter alimenticio, sino que también tiene extraordinarias propiedades curativas y saludables. Como se señaló inicialmente se le ha llegado a llamar el oro líquido por poseer propiedades muy buenas para la salud

El aceite de oliva, distintivo de la dieta mediterránea, es la grasa con la que mejor se fríen los alimentos, ya que forma una capa más consistente a su alrededor. Gracias a ella, los alimentos retienen sus jugos y no absorben más aceite. Aunque puede alcanzar altas temperaturas (180ºC), es el que menor alteración sufre durante el calentamiento por lo que puede reutilizarse más veces que otros aceites.

El aceite de oliva ejerce gran influencia positiva sobre el organismo, a continuación se hace referencia a efectos sobre los distintos sistemas y aparatos

Sobre el aparato digestivo

 Disminuye la secreción de la acidez gástrica.

Disminuye la actividad secretora del páncreas sin afectar a la digestibilidad de los alimentos.

Mejora el vaciamiento de la vesícula biliar, lo que evita la formación de cálculos biliares.

Mejora la absorción intestinal de diversos nutrientes, especialmente los inorgánicos, corrigiendo enfermedades como la anemia (mejora la absorción del hierro).

Sobre el sistema cardiovascular

Provoca una disminución del colesterol total en sangre. Disminuye el colesterol LDL(el malo). No reduce los niveles de colesterol incluso los puede mejorar HDL (el bueno). Disminuye la capacidad de oxidación del colesterol LDL, lo que evita el infarto por ateroma

Estimula la producción de vasodilatadores (mejora la fluidez de la sangre). Disminuye la presión arterial.

Sobre los procesos oxidativos

El aceite de oliva es un gran impedimento para la oxidación celular, por lo que contribuye a prevenir muchas enfermedades e, incluso, la vejez prematura.

Sobre los enfermos de diabetes: Mejora el perfil lipídico del enfermo.

Disminuye la glicemia, lo que permite rebajar las dosis diarias de insulina.

 

Usos medicinales de la hoja, corteza y raíz del olivo

Desde antaño se han empleado las hojas de olivo (solas o mezcladas con aceite o miel) para cicatrizar úlceras, y el aceite contra la fiebre, el cansancio muscular y las convulsiones tetánicas.

Las medicinas homeopática y natural prescriben hojas y corteza de olivo en infusión contra la hipertensión porque contiene un glucósido amargo de acción hipotensora.

Como laxante, emoliente y protector de las inflamaciones del tracto intestinal.

En uso tópico, en enemas, en ciertas dermatosis (eczemas, psoriasis) o en quemaduras, en forma de linimento óleo-calcáreo.

También lo recomiendan los dermatólogos en la limpieza de la piel para facilitar la acción curativa de las pomadas.

En Kenia y Tanzania, los masai utilizan las raíces de olivo molidas para protegerse de la malaria (práctica, únicamente, de fundamento homeopático o de la medicina natural).

 

Remedios curativos con el olivo y el aceite de oliva

Abandonar el vicio de fumar. Una antigua costumbre popular es el uso del aceite para abandonar el vicio de fumar. Cada mañana, en ayunas, se deben tomar 5 gotas de aceite de oliva virgen extra en una cucharilla (preferiblemente de plata, ya que ayudará a no estropear la acidez del aceite). La sabiduría popular dice que, poco a poco, se debería ir eliminando los efectos adictivos de la nicotina.

Acné: Friccionar  la parte afectada con un cuarto de litro de aceite de oliva en el cual se han disuelto 100 gotas de aceite esencial de lavanda. También debe lavarse la parte afectada con jabón casero hecho a base de aceite de oliva virgen extra y sosa(soda).

 Artrosis. Dejar macerar al sol durante 20 días 80g de flores de manzanilla secas en medio litro de aceite de oliva. Filtrar y usar para dar masajes.

Cálculos o piedras de vesícula. Tomar todos los días en ayunas una cucharada de aceite de oliva virgen con limón.

Ciática. Se prepara una cataplasma macerando durante dos días, 200g de harina de maíz, 400g de aguardiente, 200g de higos secos triturados-machacados y 20g de mostaza negra en polvo. Cuando los componentes se han embebido de alcohol y forman una pasta, ésta se extiende sobre la parte enferma untada antes con aceite de oliva virgen. La aplicación debe durar de 2 a 3 horas.

Eczemas. Masajear la parte afectada con aceite de oliva extra virgen.

Estreñimiento. Mezclar y tomar una infusión de manzanilla con una cucharada sopera de aceite de oliva virgen.

Contra las hemorragias. Aplicar polvo de ruda con un poco de aceite de oliva virgen sobre la herida; se corta la hemorragia y rápidamente sana la herida

Hemorroides. Lavar la zona afectada con agua tibia o caliente con jabón casero hecho con aceite de oliva virgen extra y soda. Lavar posteriormente con agua bien fría.

Hinchazones. Untar la parte afectada con un poco de aceite de oliva virgen y aplicar un algodón o gasilla en donde se ha machacado un diente de ajo, envuelta en una gasa. Se le deja hasta que se reduzca la hinchazón.

Hipertensión. Tomar dos vasos pequeños al día de una bebida preparada de hervir 40g de hojas de olivo en un litro de agua, filtrar el líquido y endulzarlo.

Insolación. Usar para masajes un preparado a partir de la maceración al sol durante quince días unas flores de hipérico recubiertas de aceite de oliva y su filtrado posterior. Es un remedio excelente para cualquier tipo de quemaduras.

Quemaduras y eritemas solares. Mezclar aceite de oliva y claras de huevo y colocar en las partes afectadas. También para eliminar el eritema solar preparar un linimento óleo-calcáreo: mezclar 100g de aceite de oliva extra virgen con 100g de agua de cal; poner en una botella y agitar antes de su uso; pasar delicadamente sobre la zona afectada.

Linimento. Preparación menos espesa que el ungüento, en la cual entran como base aceites o bálsamos y se aplican externamente en fricciones.

Ungúento. Entre crema que es pastosa y el linimento.

Para a aliviar el dolor de las quemaduras frotárselas con jabón casero hecho de aceite de oliva virgen y soda.

Otitis. Verter dos gotas de aceite de oliva tibio en el conducto auditivo, o aplicar un palillo de algodón empapado en aceite tibio.

Reumatismo. Masajear la parte dolorida con una mezcla de aceite de oliva virgen extra con un poco de alcanfor hasta que éste se disuelva. Los dolores bajarán inmediatamente.

Otros tratamientos. El remedio más eficaz es poner sobre la parte dolorida un emplasto de orujo de aceite de oliva fermentado.

Tomar una taza cada hora de una preparación a base de cocer col en agua, con cebolla, zanahoria (30 ó 40g en conjunto) y el jugo de un limón a la cual se le añaden unas gotas de aceite de oliva virgen.

Sabañones. Aplicar directamente aceite de oliva virgen sobre las zonas afectadas por los sabañones

Torceduras y otros males relacionados. Torceduras, dolores musculares, tendinitis y neuritis tendrán alivio rápidamente con masajes hechos con una mezcla de aceite de oliva y ajos aplastados. También se puede usar trementina en lugar de ajos.

Úlceras de las venas varicosas. Aplicar sobre las piernas enfermas un preparado a base de la maceración durante tres semanas de un ramillete de lampazo(Arctium lappa) en un litro de aceite de oliva. Con ello se acelera la cicatrización de las úlceras y se genera un alivio inmediato.

El Aceite de oliva y el colesterol

El aceite de oliva, es muy beneficioso para la salud, ya que reduce el colesterol malo LDL e incrementa el nivel del bueno, el HDL. En suma reduce el colesterol total, mejorando su composición.

Al tener el aceite de oliva un efecto reductor sobre los niveles de colesterol en sangre, genera un efecto anti-arteriosclerosis, es decir, el aceite de oliva es cardio-protector.

La más adecuada manera de consumir un aceite de oliva es en forma cruda, que es como de mejor mantiene sus propiedades.

El aceite de oliva y el cáncer

El aceite de oliva virgen ayuda a prevenir y a tratar el cáncer. Muy importante es el caso del cáncer de mamas.

Científicos españoles de la División de Medicina Oncológica del Instituto Catalán de Oncología cuyo director es Ramón Colomer, han concluido en distintos experimentos que el ácido oleico, componente principal del aceite de oliva, reduce en gran medida los niveles del oncogen Her-2/neu también llamado erb B-2, presentes en el cáncer de mama y asociado a tumores agresivos que tienen un pronóstico poco favorable. El ácido oleico, no sólo suprimió la expresión del gen, sino que también aumenta la eficacia del tratamiento con anticuerpo monoclonales cuyo objetivo es el gen erb B-2.

Las investigaciones recientes, según comenta el Dr. Colomer, han demostrado por ahora que existe un nexo de unión entre el aceite de oliva y el desarrollo del cáncer, ya que aquellas poblaciones que consumen más cantidad de aceite de oliva, como es el caso de la población mediterránea, desarrollan en menor medida tumores gastrointestinales, de mama o próstata, además los pacientes que después de ser tratados de cáncer y siguen consumiendo una dieta rica en aceite de oliva, evolucionan mejor. Además se ha demostrado que las mujeres enfermas de cáncer de mama, que consumen abundante aceite de oliva virgen extra en su dieta, reducen a la mitad la expresión del oncogen clave, mientras que si toman otro tipo de aceite, la expresión del oncogén se ve elevada.

El aceite de oliva y la diabetes

El aceite de oliva virgen extra, es muy bueno para reducir el riesgo de padecer diabetes

La diabetes Mellitus es una enfermedad muy extendida en los países industrializados. Su patogénesis está ligada a una insuficiencia en la producción o utilización de la insulina, lo que conlleva un desorden en el metabolismo glucídico que asimismo al metabolismo lipídico y protídico

Numerosos investigaciones habrían comprobado que una dieta rica en aceite de oliva virgen extra y grasas monoinsaturadas reduce los niveles de glucosa en sangre, debido a que las células las aprovechan mejor, también se reducen los niveles de colesterol LDL (colesterol malo) y de triglicéridos, así como de las necesidades de insulina.

Recientemente se ha comprobado que el consumo de aceite de oliva virgen extra en personas sanas, hace descender los niveles de glucosa en un 12 %. Estos resultados hacen creer que el aceite de oliva mejora significativamente la utilización de la glucosa por las células del organismo.

El aceite de oliva virgen extra, además de reducir los niveles de glucosa, también reduciría los niveles sanguíneos de insulina en personas sanas, esto indica que con menos cantidad de esta hormona se mantiene normal la glucosa sanguínea. De esto se deduce que el aceite de oliva virgen extra ayuda a la mejor utilización de la glucosa por parte de las células y, mejora la sensibilidad a la hormona, con lo que así se evita el agotamiento del páncreas y se previene el desarrollo de la diabetes en un futuro.

Estudios demuestran que las personas que sufren diabetes Mellitus, la controlan mejor cuando toman una dieta rica en grasa monoinsaturada, el principal componente del aceite de oliva virgen extra. Además este tipo de dieta les es muy beneficiosa porque les regula el colesterol y triglicéridos.

 

El aceite de oliva y la hipertensión

 El aceite de oliva, ayuda a regular la tensión arterial y disminuye la hipertensión

Algunos investigadores han encontrado una correlación positiva con el uso de ácidos grasos saturados y negativa con el uso de ácidos grasos insaturados, tanto monoinsaturados como poliinsaturados y, entre estos últimos, con el Omega6 y con el Omega3. Este efecto, podría deberse a una mayor producción de prostaglandinas con acción hipotensora o a una introducción de sodio en una cantidad menor en las personas que consumen pocas grasas animales, en comparación a las que poseen aquellas personas que consumen fundamentalmente grasas animales.

Diversos estudios han demostrado que los ácidos grasos monoinsaturados ejercen una clara acción hipotensora. Williams y col., partiendo de la observación de que la tasa de enfermedades cardiovasculares y de hipertensión es más baja entre las poblaciones mediterráneas que en las demás poblaciones del mundo occidental, han formulado la hipótesis de que la hipotensión, o mejor dicho la tensión arterial dentro de los valores normales, puede deberse a la elevada ingesta de ácidos grasos monoinsaturados a través del consumo habitual del aceite de oliva.

El aceite de oliva es un nutriente de gran valor biológico, muy rico en calorías, lo que podría hacer pensar que su consumo favorecería la obesidad. Sin embargo, la experiencia demuestra que las poblaciones mediterráneas, llamadas en este caso así por el mar Mediterráneo, que son las que consumen más aceite de oliva, sufren menos obesidad que las poblaciones de los países anglosajones. En estos países la obesidad la sufre menos del 10 % de la población, menos de un tercio del porcentaje en Estado Unidos.

Hasta no hace mucho las recomendaciones dietéticas, para el tratamiento de los pacientes hipertensos, consistía en la restricción de sal y en el control del peso. El conocimiento que se tenía sobre la influencia de las grasas sobre la salud era realmente escaso, por lo que se reducía indiscriminadamente su consumo, debido al gran efecto desfavorable que se le atribuía debido a su gran riqueza calórica. En los últimos años se ha visto que las distintas grasas tienen acciones diferentes. En este sentido uno de los hechos más llamativos es la demostración de que el consumo de aceite de oliva, dentro de una dieta mediterránea, reduce la tensión arterial.

Debido a lo importante que es el aceite de oliva en el aliñado y cocinado de la mayoría de los alimentos de la dieta mediterránea, el aceite de oliva vuelve a ser una fuente complementaria de salud. El efecto reductor de la tensión arterial asociado a la dieta mediterránea, se ha observado no sólo en pacientes hipertensos sino también en personas sanas. Este hecho tiene una extraordinaria importancia ya que implicaría que la presencia del aceite de oliva en la dieta realizara un efecto tanto preventivo como curativo. La acción preventiva del aceite de oliva supone que una población que consuma aceite de oliva diariamente, probablemente tendrá menor riesgo de hipertensión arterial en el futuro.

Un hecho de gran importancia, en el manejo clínico de los enfermos hipertensos es la observación de que, habitualmente, la hipertensión se asocia a otros factores de riesgo. Ya que los pacientes hipertensos sufren, con más frecuencia que las personas sanas, de obesidad, diabetes, resistencia a la insulina, descenso del colesterol HDL, elevación del colesterol LDL y elevación de los triglicéridos. Médicamente, la presencia de estas alteraciones en una persona se denomina síndrome plurimetabólico e implica que los distintos factores de riesgo se agrupan en las mismas personas, que son las que tienen más riesgo cardiovascular.

 

El aceite de oliva virgen extra y la dieta mediterránea

 La dieta mediterránea es el conjunto de hábitos alimenticios que han seguido, durante milenios, las poblaciones ribereñas del mar Mediterráneo. Consiste en una variada y sabia mezcla de alimentos, combinados de modo tan peculiar que proporciona todos los nutrientes necesarios para una vida sana. En este resultado final, es fundamental el protagonismo del aceite de oliva, eje fundamental en torno al cual se elaboran la mayoría de los platos de la dieta mediterránea.

 Las características principales de esta alimentación, la dieta mediterránea, son un alto consumo de productos vegetales (frutas, verduras,  legumbres, frutos secos), pan y otros cereales (siendo el trigo el alimento base), el aceite de oliva como grasa principal y el consumo regular de vino en cantidades moderadas.

 

Las propiedades saludables que se le atribuyen se basan en la constatación de que, aunque en los países mediterráneos se consume más grasa que en los Estados Unidos, la incidencia de enfermeaddes cardiovasculares es mucho menor. Las causas de tales propiedades parecen estar en el mayor consumo de productos ricos en ácidos grasos monoinsaturados, presentes en el aceite de oliva (que reduce el nivel de colesterol en sangre). También se atribuye al consumo de pescado, en especial pescado azul, rico en ácidos grasos w 3 y, finalmente, al consumo moderado de vino tinto (por sus antocianos). El vino también está asociado a otro efecto cardioprotector denominado la paradoja francesa. Parece ser que la dieta mediterránea está asociada con un menor riesgo de deterioro cognitivo leve tanto durante el envejecimiento como durante la etapa de transición entre la demencia o deterioro cognitivo leve a la enfermedad de Alzheimer.

La importancia del aceite de oliva es indiscutible y depende de sus muchas virtudes, tanto gastronómicas como saludables. Nutricionalmente su mérito está avalado por ser el aceite de oliva, el alimento que aporta más calorías a esta dieta, con lo que es el elemento clave que permite calificar de dieta mediterránea a las costumbres culinarias de países tan distintos como la península Ibérica o el Oriente próximo. Se podría afirmar  que la dieta mediterránea no existiría sin el aceite de oliva, ya que sin él no se podría preparar la mayoría de los platos de esta dieta.

El aceite de oliva es un valioso alimento, debido a su riqueza en diversos componentes, entre los que destaca el ácido oleico, el ácido graso monoinsaturado más importante de la dieta. El aceite de oliva es el único producto natural sobre la tierra que está constituido, en su gran mayoría, por dicho ácido graso.

 Gracias a este aceite, los menús de la dieta llamada mediterránea son una equilibrada mezcla de productos, donde cada uno conserva sus propiedades nutritivas, aportando sus mejores fuentes calóricas, sus proteínas, vitaminas, minerales y otros micronutrientes. Un buen ejemplo de esto es la tradicional y saludable costumbre de desayunar pan y aceite o la utilización de aceite de oliva en la preparación de la repostería tradicional.

La dieta mediterránea es una de las más saludables del mundo, esto es un hecho incuestionable, ya que está avalada por multitud de estudios médicos.

 

Las propiedades antinflamatorias del aceite de oliva

Lo que ciertamente es un hecho muy sorprendente, es que uno de sus ingredientes de base de la dieta mediterránea, el aceite de oliva virgen extra, contiene ciertos químicos naturales que producen un efecto antiinflamatorio en el organismo.

Investigadores estadounidenses han hallado que el aceite de oliva virgen extra posee un compuesto que han bautizado como oleocanthal, que, según sus investigaciones, inhibe la actividad de las enzimas de la ciclooxigenasa (COX), una acción farmacológica propia del ibuprofeno.

 

El aceite de oliva contra las enfermedades degenerativas.

Se han llevado ha cabo estudios que afirman que el aceite de oliva virgen extra es muy favorable contra las enfermedades degenerativas (cáncer, osteoporosis…). Los análisis realizados se han centrado en sus propiedades antioxidantes, ya que el aceite de oliva posee polifenoles, que son antioxidantes naturales. Estos impiden que se formen carcinógenos químicos en el estómago, además protegen el ADN, las membranas lipídicas, las macromoléculas biológicas de daño oxidativo y también potencian el sistema inmune. Este daño oxidativo afecta en gran cantidad al posterior desarrollo de cánceres (sobre todo los relacionados con el envejecimiento). Los polifenoles del aceite también inhiben la iniciación de tumores.

El consumo de aceite de oliva, sobre todo el virgen extra, minimiza la muerte celular

Durante los últimos años ha comenzado a interesar a los investigadores cuál es el mecanismo del proceso de muerte de las células. Un reciente estudio del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y dirigido por el investigador Francisco Muriana, y cuyo tema central es el análisis de los procesos metabólicos postprandiales, que son los que tienen lugar justo después de ingerir los alimentos, ha demostrado que el consumo de aceite de oliva virgen extra resulta beneficioso desde el mismo momento de su toma.

En esa primera fase de ingerir los alimentos, el organismo absorbe grasas que provocan la necrosis de parte de las células. Este estudio ha demostrado que el consumo de aceite de oliva virgen extra (frente al consumo de otras grasas), reduce considerablemente la muerte de monocitos, que son los leucocitos defensores de tejidos tales como el hígado, el bazo o los pulmones.

El trabajo, publicado en la revista Journal of Nutrition resulta concluyente, ya que asegura que el aceite de oliva minimiza la muerte celular provocadas por la absorción de grasas durante la digestión.

Un antioxidante presente en el aceite de oliva virgen extra previene la aparición del Alzheimer. El hidroxitirosol, antioxidante presente en este aceite, previene la aparición de esta enfermedad.

El aceite de oliva virgen extra y las aceitunas ayudan a prevenir el cáncer de colon. Los terpenos, presentes en el aceite de oliva y en la piel de las aceitunas ayuda a prevenir este tipo de cáncer.

El aceite de oliva virgen evita la masa ósea perdida. El aceite de oliva virgen extra evita la pérdida de masa ósea en mujeres de edad avanzada.

Gran parte de todo lo último presentado proviene del siguiente artículo de Internet:

http://www.sabor-artesano.com/aceite-oliva.asp?g=aplicaciones-aceite

Escriba un comentario

2 comentarios

  1. El articulo sobre las bondades y grandes beneficios del aceite de oliva es
    interesantisimo y muy util. Sabia que tenia cualidades, pero no a ese extraordinario punto tan amplio.
    Muchas gracias, Rolando.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Hola, soy Rolando Chateauneuf.

Dentro de mi blog podrá encontrar contenidos  relacionados a:

Alimentación y nutrición, Ética y valores. Cáncer. Constitución. Cultura ecuestre. Economía y Desarrollo. Dólar. Inversiones extranjeras, Medicina natural (Plantas medicinales). Política agrícola. Universidad de Chile.

Para ubicar los artículos por temas, descienda por esta columna hasta alcanzar a Categorías y ahí pinchar la que le interese.

Buscador
Categorías
Archivos
Archivos
Enlaces externos