Medicina natural, actualidad y economía

El alto precio de la cebolla ha perjudicado masivamente a los consumidores chilenos y seguramente ha beneficiado a unos pocos que guardaron el producto

Hay preocupación por las alzas de precios del pan, de la leche y de las hortalizas. Éstas tienen sus justificaciones. Los precios del trigo y de la leche han subido apreciablemente en los mercados internacionales y nuestra gran apertura al exterior nos lleva a que estos precios suban. Las hortalizas elevan sus precios por la fuertes heladas. Pero ¿qué ha pasado con la cebolla?. Esto debe merecer atención.

El Ministerio de Agricultura se ha preocupado especialmente del alza del precio del pan y de las hortalizas. Se ha culpado a los intermediarios y a la industria de esto, pero no parece claro que exista una acción dirigida a alterar los precios. En pan se ve una fuerte competencia, por existir mucha panaderías y amasanderías como también grandes industrias que compiten entre sí: Castaño, Fuchs e Ideal. Los supermercados han entrado agresivamente a la fabricación de pan en sus propios establecimientos, algunos venden el pan muy barato para atraer clientes.
Las fuertes heladas de las más intensas de los últimos decenios y presentadas en localidades donde habitualmente no hiela, explica la menor oferta y por lo tanto las alzas de precios de las hortalizas; parece ser más esta causa del alza que la especulación de intermediarios..
En el caso de la leche y el pan, la apertura chilena a los mercados externos hace que las alzas internacionales se reflejen en el mercado interno. Éstas pudieron ser mucho mayores a no ser del bajo valor del dólar, que está afectando también a varios sectores importantes de la economía, generadores de valor agregado, asociado especialmente al empleo.
En materias de precios, lo que sí es preocupante es lo sucedido con la cebolla, No se han dado razones claras de sus alzas. Prensa importante han culpado a las heladas, pero ésa no es la causa. La que parece ser son los altos volúmenes exportados, se dice a EEUU y Canadá. Esto es grave ya que un país no debiera dejar desabastecido de un producto tan demandado por la población en diferentes formas de consumo y especialmente en empanadas. Al parecer los mercados externos absorbieron nuestra producción y nos dejaron muy bajas disponibilidades.
Cabría preguntarse si no debieran haber cuotas de exportación, de manera de asegurar un abastecimiento interno, aunque sean a altos precios pero no a los altísimos a los cuales se ha llegado.
La cebolla es un producto que no tiene sustitutos, por lo que se dice que tiene una demanda muy inelástica, esto significa que una pequeña menor oferta origina una fuerte alza, como al inverso una mayor oferta, genera una fuerte caída de los precios, como ha sucedido en algunos años anteriores. No hace mucho tiempo tuvimos un precio bajísimo para ella, por condiciones adversas para la exportación. Los mercados externos parecen ser bastante cambiantes, y en países desarrollados, donde funcionan mejor los mercados, los déficit rápidamente los satisfacen con importaciones.
Es muy probable que no exista un claro precio internacional de la cebolla, no es propiamente un commodity. Países desarrollados como EE UU y Canadá al tener problemas de abastecimiento, oportunamente importan. Son grandes mercados, que pueden, como ha sucedido recientemente, absorber grandes volúmenes y generarnos el problema como el reciente. Se esperaba que importaciones desde Argentina aminorarían esto, pero al parecer la situación no se ha dado en grado importante como para reflejarse en caída de precios.
Los ministerios de Agricultura y de Economía se debieran preocupar más de estos problemas. Se debieran evitar estas crisis y apoyar las orientaciones a productores para mejorar abastecimientos y mantener precios dentro de prudentes oscilaciones. Puede llamar la atención que el Ministerio de Agricultura, que ha planteado transformarse en Ministerio de la Agricultura y la Alimentación no se haya preocupado mayormente del tema. Esto confirmaría que el tema alimentario no puede quedar en la exclusividad del Ministerio de Agricultura. En este caso el de Economía debiera preocuparse del tema del precio de la cebolla, para mejor conocer sus causas y evitar que situaciones similares se repitan.
Me correspondió impulsar el año pasado un proyecto en la Corporación Nacional de Consumidores y Usuarios(CONADECUS) dirigido a orientar al consumidor para un mejor aprovechamiento de los precios bajos de los alimentos y de reducir sus compras cuando algunos lleguen a niveles altos, considerando las sustituciones sugeridas que contribuyeran a una mejor alimentación y a aprovechar mejor desde luego el presupuesto familiar. Lamentablemente el Intituto Nacional de Estadísticas (INE) que con sus autoridades anteriores habían comprometido colaboración, las nuevas se negaron a darlas, lo que perjudicó seriamente el desarrollo de este proyecto que había contado con el pleno respaldo del Servicio Nacional del Consumidor(SERNAC). A pesar de darse esto en el mismo Gobierno nacional, los cambios de autoridades generan a veces este tipo de incumplimiento institucional de compromisos, dañando en este caso a los consumidores. Los cuoteos políticos y de género parecen haber sido en parte culpa de esta falta de compromisos institucionales; posiblemente éste es un costo en que se debe incurrir al tener democracia.
El tema de la cebolla podría ser un ejemplo de cómo se puede aprovechar la inelasticidad de la demanda. Por ejemplo si los oferentes se ponen de acuerdo y deciden retirar un 10 % de la oferta en el mercado, el precio subirá en un porcentaje sensiblemente mayor; por ejemplo si los productores de huevos se ponen de acuerdo y quiebran un 10 % de su producción, el valor de su producción aumenta, ya que si bien es cierto la cantidad vendida disminuye, su precio promedio aumenta mucho más; ahora bien si en lugar de quebrar los huevos, los exportan a pérdida, ésta la recuperaran con creces al aumentar el precio interno del 90 % restante.
Con la cebolla puede pasar algo parecido, se exporta a pérdida, pero se recupera con creces por el alza de los precios internos. Aquí puede caber una especulación de intermediarios; si los productores que pueden ser muchos, venden a unos pocos intermediarios, estos pueden exportar a pérdida y recuperar mucho más en la venta interna. No es seguro que esto se haya dado, pero la experiencia de este año al exportarse bastante y subir a niveles increíbles el precio de este bulbo, podría hacer pensar que en el futuro pueda ser muy próspero especular de esta forma.
Me parece que el alza de precios de la cebolla debe ser mejor estudiado en sus causas y que esto dé experiencia para una mejor política futura; el consumidor se merece una situación distinta, son todos los chilenos que han sido perjudicados y al parecer no por una baja en la producción, sino que por las exportaciones. Los que guardaron el producto han tenido grandes ganancias. Quizás ahora venga un año agrícola con alta producción y no se den las condiciones favorables para exportar y tengamos el próximo año de nuevo la cebolla por el suelo.
No será conveniente que el Gobierno se preocupe más de este tema.

Escriba un comentario

2 respuestas

  1. Estimado Don Rolando, me parece que su apreciacion del fenomeno de la cebolla tiene bastante sentido. Lo unico que difiero es que si el exportador nacional se confabula para exportar a perdida. Tendria que formar parte de una confabulacion mucho mayor. Ya que este fenomeno del precio de la cebolla. Se esta dando en todos lados. Bien mi madre, aficionada a los dichos tendria que haber cambiado su dicho a: “en todas partes se cocinan cebollas”, en vez de habas.
    La motivacion del exportador siempre es ganancia.
    Puede que haya bajado sus margenes de utilidad, pero nunca a perdida.

    Nestor Morales
    San Jose Ca

  2. Estimado Don Rolando:

    Me parece bastante claro e ilustrativo, la descripción del escenario chileno sobre la cebolla. Un producto tan consumido y apetecido por la población, sensibiliza y causa impacto en la economía de los hogares.
    Estoy de acuerdo con usted, al respecto de que se debiera estudiar las causas del alza de precios. Ya que el ciclo de precios muy altos seguido de precios muy bajos, es un juego que en estos tiempos debiera regularse. Y una de las formas de ayudar a que los precios fueran más estables y que los intermediarios no tuvieran tanto poder de desición en el precio, sería que las instituciones gubernamentales (EJ.INDAP), guiarán o aconsejaran a los pequeños productores de cebolla, en la toma de desción de producir o cuanto producir.
    Además,es muy buena idea la que usted señala de importar cebolla de nuestro vecino país Argentina, en aquel año en que el precio está por las nubes, como en el presente año. Por que 2 cebollas a $900, es demasiado!!.
    Saludos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Hola, soy Rolando Chateauneuf.

Dentro de mi blog podrá encontrar contenidos  relacionados a:

Alimentación y nutrición, Ética y valores. Cáncer. Constitución. Cultura ecuestre. Economía y Desarrollo. Dólar. Inversiones extranjeras, Medicina natural (Plantas medicinales). Política agrícola. Universidad de Chile.

Para ubicar los artículos por temas, descienda por esta columna hasta alcanzar a Categorías y ahí pinchar la que le interese.

Buscador
Categorías
Archivos
Archivos
Enlaces externos