Medicina natural, actualidad y economía

En El Mercurio del 16 de julio de 2021 presenta un interesante artículo de la Fundación Arturo López Pérez  (FALP) titulado “Sarcomas retroperitoneales: un cáncer poco conocido que tiene opciones de tratamiento”. Tener presente que uno de estos cánceres es el páncreas

 

Se destaca inicialmente que sus tumores suelen detectarse cuando ya tienen gran tamaño.

Conviene a mi juicio explicar brevemente lo que es un sarcoma. Éste es un tipo de cáncer que se inicia en ciertas partes del cuerpo como huesos, músculos y otros tejidos especialmente blandos como grasas, músculos, nervios, tejidos fibrosos, vasos sanguíneos o tejidos profundos de la piel.

Un tipo de sarcomas son los retroperitoneales; son poco frecuentes, menos de 1%. El 60% de ellos se originan en tejidos grasos, por ello son liposarcomas.

Los sarcomas retroperitoneales se desarrollan en la profundidad de la cavidad abdominal y se inician en tejidos compartidos por varios órganos. Son en general de crecimiento lento, ello contribuye a que se detecten tardíamente.

El retroperitoneo, corresponde a parte del abdomen que se encuentra detrás del peritoneo. El peritoneo es el tejido que recubre la pared abdominal y cubre la mayor parte de los órganos en el abdomen.

Dentro de ellos uno de los más conocidos de estos cánceres es el de páncreas, cuyo tumor se detecta habitualmente en forma tardía para su extracción. En medicina natural se recomienda el consumo del aranto o auluga Kalanchoe (Kalanchoe daigremontiana) comúnmente llamado también kalanchoe, denominación que no recomiendo ya que en jardinería existe una planta denominada kalanchoe, que corresponde a un híbrido del genero pero que sería nocivo.

En el retroperitoneo se encuentran varias estructuras. Se mencionan glándulas suprarrenales, aorta, riñón, vena cava, páncreas y partes de estómago y colon

Se tienen antecedentes del efecto positivo del aranto contra el cáncer de páncreas por dos efectos, uno que reduce el tamaño del tumor y con ello favorece su extracción y el otro que conduciría la sanación de este mal.

No voy a adentrar en el contenido más especializado de este artículo. Lo que queda claro es que cada caso debe iniciarse con un “diagnóstico preciso para un tratamiento personalizado”. Un papel importante juega la biología molecular en el diagnóstico de sarcomas que permite identificar los mecanismos que emplearían los tumores para crecer y diseminarse, con ello obtener un diagnóstico más preciso para cada cáncer y así llegar a establecer a el tratamiento personalizado.

Dentro de las técnicas más avanzadas se presentan la inmunohistoquímica y la FISH(hibridación fluorescente in situ).

Sin duda parecen extraordinarias las investigaciones y los logros de ellas en los tratamientos de estos sarcomas retroperitoneales, que afortunadamente son de baja frecuencia. Por otra parte los costos de estos tratamientos deben ser altísimos, no fáciles de financiar, salvo que existan recursos importantes de otras fuentes en la medida que estos tratamientos aporten conocimientos útiles a la sociedad.

______________________________________

Escriba un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Hola, soy Rolando Chateauneuf.

Dentro de mi blog podrá encontrar contenidos  relacionados a:

Alimentación y nutrición, Ética y valores. Cáncer. Constitución. Cultura ecuestre. Economía y Desarrollo. Dólar. Inversiones extranjeras, Medicina natural (Plantas medicinales). Política agrícola. Universidad de Chile.

Para ubicar los artículos por temas, descienda por esta columna hasta alcanzar a Categorías y ahí pinchar la que le interese.

Buscador
Categorías
Archivos
Archivos
Enlaces externos