Medicina natural, actualidad y economía

Financiamiento de la reconstrucción. Reforma constitucional para que el Banco Central preste al Fisco y necesidad de garantizar un nivel mínimo del dólar

Me permito insistir en el tema. Se requieren grandes sumas para que el Gobierno y el país en general puedan abordar la reconstrucción y que en grado mínimo reduzca otras actividades fundamentales para el desarrollo nacional y el de las regiones.

Me parece que una importante fuente financiera oportuna sería el crédito que el Banco Central otorgase al Fisco y que se tomen medidas para que el uso de recursos en divisas no haga caer el valor de ellas y originen inestabilidad, dañando así a actividades económicas altamente generadoras de empleo. Nuevamente se aprecia que el valor del dólar desciende y desde hace días lo está haciendo continuamente.

Señalo más adelante varios temas que me parecen de interés, repito parte de contenidos de artículos anteriores e incluyo sendas cartas enviadas a los directores de los dos principales diarios, que no fueron publicadas. Sin duda que no las consideraron prioritarias; son muchas las que les llegan, muchos temas de actualidad y posiblemente los contenidos de éstas, están distanciados de su línea editorial

Repito contenidos de un artículo anterior, para así dar más amplitud a este documento

Artículo anterior

Conveniencia de usar préstamos del Banco Central al Fisco como medida de emergencia. Se requiere voluntad política, reformas constitucional y legales.

Los brazo derechos del Presidente Piñera en entrevistas publicadas en La Segunda de ayer destacan la gravedad del terremoto. Hinzpeter lo califica como “la catástrofe más grande de la historia del país” y Larroulet, como “el desastre natural más importante” de nuestra historia.

La atención de emergencia y la reconstrucción del país no debieran tener limitaciones financieras. Hay dos etapas en todo financiamiento, por una parte disponer de los recursos oportunamente y por otra, ver cómo éstos se financian; se debe partir lo antes posible con los dineros disponibles como también con las tempranas donaciones y especialmente con los préstamos de rápida obtención, para con más calma buscar la forma de respaldar ese financiamiento mediante otras fuentes de más lenta generación de recursos como serían mayores impuestos, mayor ahorro, obtención de nuevos préstamos de otras fuentes, ampliación de donaciones e incluso la discutible venta de activos del Estado, que puede llamarse “nuevas privatizaciones”.

Una fuente inmediata muy importante serían los préstamos del Banco Central al Fisco. Esto requeriría una modificación de la Constitución y de la legislación, las que podrían tener un muy rápido trámite.
Perfectamente este gran desastre puede tener las características similares que se den para una guerra o un peligro de guerra.

Recordemos lo que la Constitución del Gobierno Militar establece sobre el tema de préstamos al Fisco por parte del Banco Central, préstamos que estaban permitidos por la constitucionalidad y la legislación anterior.

Me parece conveniente indicar textualmente lo que nuestra Constitución considera para el Banco Centra

ARTÍCULO 109.- El Banco Central sólo podrá efectuar operaciones con instituciones financieras, sean públicas o privadas. De manera alguna podrá otorgar a ellas su garantía, ni adquirir documentos emitidos por el Estado, sus organismos o empresas.

Ningún gasto público o préstamo podrá financiarse con créditos directos o indirectos del Banco Central.

Con todo, en caso de guerra exterior o de peligro de ella, que calificará el Consejo de Seguridad Nacional, el Banco Central podrá obtener, otorgar o financiar créditos al Estado y entidades públicas o privadas.
El Banco Central no podrá adoptar ningún acuerdo que signifique de una manera directa o indirecta establecer normas o requisitos diferentes o discriminatorios en relación a personas, instituciones o entidades que realicen operaciones de la misma naturaleza.


Uno podría plantearse la pregunta, por qué si para un peligro de guerra se permite este camino, o para una guerra y esto no pueda usarse para una catástrofe nacional de la naturaleza de los sismos y maremotos recientes y los que puedan venir.

Si en el caso de guerra o peligro de guerra ello requiera de la calificación del Consejo de Seguridad Nacional, para el caso de la calificación de catástrofe, podría pensarse que su calificación de tal para estos efectos, podría bastar que fuese proveniente del Poder Ejecutivo y del Senado de la República.

Con lo que anteriormente planteo no significa que yo comparta esa limitante constitucional que establece esa prohibición que antes, en la antigua democracia, no existía.

He observado en varios escritos de prensa que antes de buscar los financiamientos, especialmente los nuevos impuestos, se deben conocer primero los montos de los daños generados. Esto más justifica disponer de recursos para actuar de inmediato, mientras se obtienen las informaciones más completas sobre el daño causado por esta catástrofe nacional, calificada por las autoridades de Gobierno como la mayor conocida en la historia del país.

Seguiré en nuevos artículos aportando ideas sobre: las medidas de emergencia, la reconstrucción nacional y el impulso a nuestro desarrollo económico.

Es importante tener presente la cautela que se debe tener con el uso de recursos en moneda extranjera para financiamientos en moneda nacional, por sus efectos en el valor de las divisas.

Nuevo contenido:

Indudablemente los daños del terremoto-maremoto han sido inmensos, no sólo deben medirse por su costo monetario sino por todo el daño real que afecta a la sociedad y la disparidad en la distribución de estos perjuicios. Algunos saldrán beneficiados como las empresas productoras de materiales de construcción, otros desempleados o subempleados que se le mejorarán rápidamente sus oportunidades de trabajo y de aumento de ingresos como a los profesionales, técnicos y trabajadores especializados relacionados con la construcción. Sin duda el daño mayor, invalorable monetariamente, es el de los familiares donde en su grupo social se ha producido muerte, desaparecimiento o graves consecuencias en salud.

Qué tremendo es para los que han perdido sus viviendas, especialmente departamentos, algunos con deudas pendientes y que tendrán que seguir pagando sus dividendos e incluso financiar las demoliciones y el retiro de los escombros. Así lo exigen las leyes.

Se está sabiendo cada vez más los daños en caminos. A ellos se les debe dar atenciones de emergencia, con soluciones rápidas y provisorias, para después efectuar las obras definitivas. Un antiguo ejecutivo de CORFO me decía ayer que los caminos de la zona de Arauco estaban seriamente afectados,

Para la reconstrucción se deben tener presentes muchos temas; paso a referirme brevemente a algunos de ellos que me parecen más pertinente a esta realidad.:

1. La necesidad de disponer de amplios y adicionales recursos humanos, financieros y tecnológicos.
2. Que en lo posible la reconstrucción no detenga las acciones de desarrollo que sean necesarias y hayan estado consideradas antes de la catástrofe. El país debe seguir avanzando en sus diferentes zonas. Debe tenerse presente la crisis económica previa y los altos índices de desempleo crónico especialmente en la juventud, a lo que se agrega el amplio subempleo.
3. El financiamiento de la reconstrucción será en parte responsabilidad directa del Estado (Fisco), otras del sector privado y del sistema de seguros.
4. El sistema bancario puede ser una importante fuente de financiamiento, especialmente para el sector privado.
5. El financiamiento fiscal puede tener varias fuentes: sus reservas financieras, donaciones captadas, préstamos de diferentes fuentes nacionales y externas, seguros, desvío de recursos destinados previamente a otros fines. Un aporte importante puede ser la ampliación del ahorro nacional.
6. Los recursos financieros requeridos pueden ser en moneda nacional y en divisas. Las fuentes tienen también estas dos características. Es posible que las necesidades nacionales en moneda local sean altas y se deban pasar recursos en divisas a esa moneda, lo que se hace en el mercado monetario y que puede generar la baja del valor de la divisa, con graves repercusiones para las actividades productivas, especialmente generadoras de empleo.
7. Hay relativo consenso en que deberán aumentarse los impuestos para el financiamiento de la reconstrucción. Es una forma de concretizar un sacrificio de unos a favor de los sectores más afectados. También hay consenso en considerar que no deben gravarse con nuevos impuestos a la PYMES, algo hay también en torno a no afectar a la clase media, ni desde luego a las clases de menores ingresos. Se puede considerar que el financiamiento tributario iría en torno a una reforma tributaria, a un cambio en la distribución de las cargas.
8. Los gastos necesarios de hacer tienen un calendario dependiente de los recursos financieros y de la velocidad con que se pueden realmente hacer las obras. Hay obras que deben reconstruirse en varios años, no pueden hacerse más aceleradamente. Ojala que los recursos financieros no detengan el inicio y el avance de las obras.
9. Algunos manifiestan que primero deben calcularse la magnitud de los recursos que se requieran, antes de buscar los financiamientos, especialmente los derivados de la nueva tributación. Considero que es un error demorar toda iniciativa para partir, esperando nuevas investigaciones y nuevos discutibles cálculos.
10. La tributación necesaria para abordar estos gastos adicionales podrían tener a lo menos en parte, característica de temporal. Si bien es cierto los tributos temporales se han desprestigiados como tales, algún día debiéramos llegar a cumplir el compromiso de la transitoridad; ya se hizo en el impuesto a los combustibles.

Como lo señalara anteriormente, presento sendas cartas enviadas a los directores del El Mercurio y de La Tercera, que no fueron publicados. En estas cartas se incluye lo principal de este tema.

Señor Director (La Tercera) 30 de marzo de 2010

Una fuente importante de financiamiento para la reconstrucción pos terremoto y procurar mantenernos en crecimiento económico podrían ser préstamos del Banco Central al Fisco. Si bien la Constitución en general lo prohíbe, lo permite en caso de guerra externa o peligro de guerra, previo pronunciamiento del Consejo de Seguridad Nacional.

Por qué no podría ampliarse la excepción frente a una catástrofe nacional. La limitación podría ser que hubiese una aceptación de la consideración de catástrofe nacional por el Senado de la Republica, incluso podría hasta ser una autorización temporal por ejemplo por un semestre y renovable y que requiera un quórum especial.

Una reforma constitucional de esta naturaleza podría tener una rápida aprobación.

Este procedimiento permitiría disponer de recursos en moneda nacional inmediatos, los que posteriormente podrían devolverse con ingresos tributarios nuevos o por endeudamientos de más lenta captación de recursos.

El problema más serio para el Gobierno es el financiamiento en moneda nacional y la transformación de recursos en divisas a moneda nacional podría motivar una caída del valor del dólar con su efecto negativo en la producción, especialmente en rubros que tienen un alto valor agregado y que generan más empleo de mano de obra.

Atentamente.

Rolando Chateauneuf
CI 2.855.096-8

Señor Director (El Mercurio) 29 de marzo 2010

Una fuente importante de financiamiento para la reconstrucción pos terremoto y procurar mantenernos en crecimiento económico podrían ser préstamos del Banco Central al fisco. Si bien la Constitución en general lo prohíbe, lo permite en caso de guerra externa o peligro de guerra, previo pronunciamiento del Consejo de Seguridad Nacional.

Por qué no podría ampliarse la excepción frente a una catástrofe nacional. La limitación podría ser que hubiese una aceptación de la consideración de catástrofe nacional por el Senado de la Republica, incluso podría hasta ser una autorización temporal por ejemplo por un semestre y renovable.

Una reforma constitucional de esta naturaleza podría tener una rápida aprobación.

Este procedimiento permitiría disponer de recursos en moneda nacional inmediatos, los que posteriormente podrían devolverse con ingresos tributarios nuevos o por endeudamientos de más lenta captación de recursos.

Atentamente.

Rolando Chateauneuf
CI 2.855.096-8

Ambas cartas no fueron publicadas,

Escriba un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Hola, soy Rolando Chateauneuf.

Dentro de mi blog podrá encontrar contenidos  relacionados a:

Alimentación y nutrición, Ética y valores. Cáncer. Constitución. Cultura ecuestre. Economía y Desarrollo. Dólar. Inversiones extranjeras, Medicina natural (Plantas medicinales). Política agrícola. Universidad de Chile.

Para ubicar los artículos por temas, descienda por esta columna hasta alcanzar a Categorías y ahí pinchar la que le interese.

Buscador
Categorías
Archivos
Archivos
Enlaces externos