Medicina natural, actualidad y economía

La Región Metropolitana en crisis ambiental por mala calidad del aire

Se pone en jaque a las autoridades de Gobierno por el deterioro del medio ambiente. Serios daños se están generando en la población. Riesgos de gravísimas situaciones futuras.

Se acentúa la crisis de la calidad del aire de la Región Metropolitana. Un par de comunas pobres, Pudahuel y Cerro Navia, son las más afectadas, llegando a niveles de contaminantes que cuadruplican los índices de las ricas comunas del Este de Santiago. Fuertes reacciones y críticas plantean especialmente los médicos, quienes tienen más conciencia de la gravedad de la mala calidad del aire. El senador Guido Giradi hoy día declara que los infartos en las comunas más afectadas han aumentado en un 40 % y al igual que otro dirigente gremial del área de la salud, señalaba ayer, que Santiago es la ciudad más contaminada del mundo; uno de ellos sí hace ver que habría otra u otras que son de más contaminación cuando hay efectos de los volcanes.

Molestia han causado las declaraciones de la Ministra del Medio Ambiente Ana Lya Uriarte que culpa lo sucedido al tema del corte del gas argentino, y que se declara derrotada en esta batalla contra la contaminación. Decía en la entrevista que las metas de mejoramiento ambiental se cumplieron hasta el año 2005; el retroceso se produjo por el corte ocasionado por el país vecino.

Lo que a mí me pareció increíble es que los vehículos del Transantiago no posean filtros para los gases contaminantes y que el problema ahora entre a superarse gracias a que el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) ha exigido que para otorgar el crédito al Transantiago a los buses se les dote de esos filtros. Parece afortunado para la salud que hayamos tenido que recurrir a un crédito de una institución internacional de fomento, para que el Gobierno actúe para tomar una medida que parece tan lógica. Por lo señalado por la Ministra, tampoco los camiones poseerían estos filtros.

Ya serían 6 las preemergencias de esta temporada, a pesar de haber sido hasta la fecha un año lluvioso. Se pronostica como una mala semana la que se inicia. Ayer tuvimos preemergencia un día domingo, al día siguiente de un sábado que se sabe que es día de menos actividad industrial y de transportes. Estamos frente a situaciones que pueden ser tremendamente graves.

Hoy se ha oído a la Presidenta de la República que declara que la población debe colaborar en respetar las restricciones vehiculares y en el no uso de las chimeneas. Sin duda es importante crear conciencia de la gravedad de los que está sucediendo, pero para ello las autoridades deben proyectar la imagen de que ellas estén realmente preocupadas de la situación y que su accionar tenga carácter permanente. Hay la sensación de que la autoridad sólo se preocupa en los momentos de crisis; no está preocupada de evitarlas.

Ayer en el Programa Tolerancia Cero, su Director hacía ver la gran cantidad de vehículos en circulación cuyas patentes terminaban en dígitos prohibidos.

Ahora se habla de aumentar las sanciones a quienes no cumplan las restricciones; además de las multas, los vehículos debieran ser requisados y no devueltos a sus dueños hasta que terminen los riesgos de emergencias.

Uno se pregunta, por qué en Chile existen tantas disposiciones que no se cumplen. Cuántos vehículos circulan a velocidades superiores a las permitidas; se informaba ayer que los accidentes ahora son de resultados más graves, porque se corre a mayores velocidades. A uno le cuesta entender cómo en la Región Metropolitana se desarrollan carreras de autos clandestinas; estoy cierto que muchos vecinos reclaman, pero qué pasa con la fuerza policial que no actúa, al igual que con los excesos de velocidades y más aún con el cumplimiento de las restricciones en los momentos más críticos. Dicen que abundan las chimeneas que emiten humo en estos días de prohibición de usarlas.

No puede dejar de tenerse en cuenta que estos días de preemergencia los alumnos no pueden hacer ejercicios, ni tener clases de gimnasia; eso tiene que dañar al organismo, posiblemente menos que si los hicieran, pero es un resultado más que se agrega a los perjuicios ocasionados por la contaminación.

Me he permitido transcribir textualmente artículo publicado por el Diario digital ElClarín.cl del día de hoy.

Lanzan fuertes críticas a ministra de Medio Ambiente. Autor Colaboradores Lunes, 30 de junio de 2008

Santiago.- El presidente de la Confederación Nacional de Funcionarios de la Salud Municipalizada (Confusam), Esteban Maturana, emplazó a la ministra de Medio Ambiente, Ana Lya Uriarte, a desdecir las declaraciones hechas en un medio radial en las que habría dejado entrever que da por perdida la pelea por un medioambiente saludable en la Región Metropolitana, o a renunciar a su cargo.

Maturana dijo: “como tenemos lamentablemente que hacernos cargo de que quien está en este momento, es una persona que ya dio por perdida la batalla, tenemos dos alternativas. O la ministra se desdice y asegura ante el país que Chile puede ganar la batalla contra la contaminación ambiental, o simplemente esa ministra debe irse para la casa, debe poner su cargo a disposición de la Presidenta de la República”.

Agregó: “no es posible que la persona que tiene la responsabilidad política y técnica a nivel de gobierno de entregarnos a la ciudadanía una solución al problema medioambiental, que esa persona, que está al frente de aquello, es una persona que haya dado por perdida la batalla”.

El dirigente afirmó enérgicamente: “no estamos condenados, y eso quisiera aclararlo, y eso quisiera señalarlo con toda claridad, no podemos sentirnos condenados a vivir con el flagelo de la contaminación ambiental, no podemos derrotarnos, Chile no puede dar por perdida esa batalla”.

El dirigente indicó que algunas de las medidas para solucionar el problema son: sacar las industrias del casco urbano de Santiago o implementar tecnología limpia para éstas, resolver el problema con las fuentes móviles aplicando sanciones más drásticas a los automovilistas que circulan sin permiso en días de alerta, emergencia o preemergencia; implementar un plan de reforestación en Santiago y “crear una verdadera cultura ambiental en la ciudadanía”.

Parlamentarios de la Concertación anuncian que actuarán judicialmente contra los ministros responsables de estas negligencias. Se siente pasividad en varios ministros frente al daño que se está ocasionando a parte importante de la población, especialmente a los estratos más vulnerables, niños, adultos mayores y enfermos.

Es impresionante como sigue aumentando el parque automotor de Santiago; las ventas de automóviles siguen en plena expansión. Hay que ver las ofertas de vehículos en la prensa, con grandes avisos y atractivas ofertas. Las familias de más recursos superan las restricciones teniendo más autos disponibles; a todas horas las calles están atochadas lo que hace más lenta las marchas de los vehículos y dentro de éstos, a parte importante del transporte colectivo. El vehículo detenido o a lenta marcha, incrementa su aporte contaminante por unidad de recorrido. Nada se avanza en el transporte eléctrico; debiera entregarse al Metro esta responsabilidad y volver a algo parecido a la antigua, Empresa de Transporte Colectivos del Estado, para que se establezca una red de trolley buses, sistema de transporte de bajo costo, no contaminante, que no generan ruidos molestos y con motores de fácil mantención y de larga duración.

Que cosas más lógicas son las que propone el Dr. Maturana: Sacar las industrias del casco urbano de Santiago o implementar tecnología limpia para éstas, aplicar sanciones más drásticas a los automovilistas que circulan sin permiso en días de alerta, emergencia o preemergencia; implementar un plan de reforestación en Santiago y crear una verdadera cultura ambiental en la ciudadanía. Muchas ideas más pueden agregarse.

Los problemas de la energía y de las contaminaciones deben atacarse con políticas planificadas, sostenidas en el tiempo, preparadas por equipos competentes y estables. Varios son los temas que en Chile debieran tener esos tratamientos. Se debiera volver a una Dirección Nacional de Planificación o a un Ministerio de Planificación que aborde busca de soluciones para los grandes problemas nacionales y que contribuya a impulsar un desarrollo económico y social, que conduzca al crecimiento con estabilidad y a la equidad. La planificación espacial se hace imprescindible.

Sin embargo se siguen ampliando las áreas urbanas y las industriales, en desmedro de los suelos agrícolas poco contaminantes y aportadores de oxígeno. Parecen pesar más los intereses económicos que la preocupación por la salud y el bienestar de la población.

……………………

Escriba un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Hola, soy Rolando Chateauneuf.

Dentro de mi blog podrá encontrar contenidos  relacionados a:

Alimentación y nutrición, Ética y valores. Cáncer. Constitución. Cultura ecuestre. Economía y Desarrollo. Dólar. Inversiones extranjeras, Medicina natural (Plantas medicinales). Política agrícola. Universidad de Chile.

Para ubicar los artículos por temas, descienda por esta columna hasta alcanzar a Categorías y ahí pinchar la que le interese.

Buscador
Categorías
Archivos
Archivos
Enlaces externos