Medicina natural, actualidad y economía

“Medicamentos: Aspectos legales y éticos de la prescripción y relación con la industria farmacéutica”, interesante artículo del profesor Miguel A. Morales de Medicina de la U. de Chile

Este artículo, que recomiendo especialmente revisar, fue publicado en el Diario La Tercera, el 12 de agosto de 2013. Su autor, es el Profesor Miguel Ángel Morales Segura, académico del la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile, actualmente Presidente de la Sociedad Chilena de Fitoterapia.

Estimo que amerita analizar y divulgar esta publicación, sobre materias de actualidad. Muchos no estamos bien informados sobre estos temas, que no son fáciles en algunos aspectos de comprender.

Primero hago referencias a aspectos de su contenido que me ha parecido conveniente destacar, para finalmente incluirlo in extenso. Aprovecho en mi presentación incluir algunas consideraciones personales.

En el desarrollo del proceso de la ley de fármacos discutida en el Congreso se ha apreciado la relativa ausencia del elemento técnico científico. Poderosas y efectivas pasan a ser: las posturas políticas ideológicas, el lobby de empresas farmacéuticas y cadenas de farmacias y las asociaciones gremiales de médicos y químicos farmacéuticos

Se dan preocupantes antecedentes sobre los cambios de posiciones de los representantes de las organizaciones gremiales. Destaca cómo se han impuestos los intereses de las grandes tres cadenas farmacéuticas, que en mi opinión, tanto han dañado a la sociedad chilena.

Estas cadenas además de a los altos precios a que venden, han caído en las vergonzosas colusiones de precios, que en su conjunto mucho han lesionado especialmente a las familias más pobres extrayéndoles en forma inmoral parte importante de sus ingresos;  han ejercido su poder para eliminar gran parte de la antiguas farmacias del farmacéutico y su familia que daban confianza al usuario del barrio. Se han caracterizado por la presión sobre sus vendedores para extraer dinero a sus clientes con premios al engaño a través de la llamada “canela”. Hoy, como en muchas otras actividades, se les exigen a sus vendedores metas honestamente difíciles o imposibles de alcanzar, cuyos incumplimientos los amenazan con la pérdida de sus fuentes de trabajo. Este último tema, junto al de la canela, para mí, son de enorme gravedad. No se les ha dado la debida importancia.

Especial referencia se hace en el artículo al comportamiento del gremio médico y al de muchos de sus profesionales alentados por pagos de distinta naturaleza para favorecer intereses de las poderosas empresas farmacéuticas. Textualmente señala en el artículo: Quien puede desconocer la tremenda presión que reciben los médicos de parte de la Industria Farmacéutica: regalos y regalitos, viajes, estadías, inscripciones, cenas opíparas, entradas a espectáculos, shows de rock, “educación continua” y tantas otras cosas.

Más adelante se continúa con los comentarios, para finalmente incluir el artículo in extenso

Se critica también al gremio de los farmacéuticos. Cómo han actuado con slogan tales como: “No a los medicamentos fuera de las farmacias”; “No a la “bioequivalencia a la chilena”, a la importante iniciativa de promover la exigencia de que los medicamentos mal llamados genéricos debieran cumplir con la exigencia de evaluarse y demostrar efectivamente que no son “puro talco”.

Se señala que es grave nada menos que “el presidente de la gremial farmacéutica ha llegado incluso a desconocer, en la última reunión de la OPS, que en Chile hay instituciones validadas, como el Instituto de Investigaciones Farmacológicas, IFT, para realizar estudios de bioequivalencia.

El IFT es una institución de prestigio, perteneciente a la Universidad de Chile y dirigido incluso por un farmacéutico, el Dr. Iván Saavedra, quien ha sido nombrado el Farmacéutico mas prestigioso de Chile, por la misma asociación de Farmacéuticos.

En cuanto a la bioequivalencia y a la intercambialidad, se destaca en el artículo lo importante que es una vez obtenida la bioequivalencia lograr que las recetas médicas al indicar el medicamento de marca, también agreguen la denominación del bioequivalente. Esta medida traería un gran alivio al gasto de bolsillo de nuestra población que en los estratos más vulnerables, el gasto en medicamentos llega hasta 45 % de sus ingresos e incluso supera ese porcentaje.

Quisiera hacer un breve paréntesis. En Chile los medicamentos tienen los precios de los más altos del mundo. En el pasado fuimos de los países pioneros en América Latina del llamado formulario nacional; ello fue reconocido internacionalmente. Lo producía una empresa del Estado, la que fue privatizada en el gobierno militar; se trataba del Laboratorio Chile, que mantiene su nombre pero es hoy una empresa privada y por lo tanto perseguidora de utilidades, de lucro.

No hace mucho en Madrid, mi señora quiso comprar un medicamento; tenía la receta chilena. La farmacia nos vendió el medicamento, pero dudamos de él; la diferencia con su precio en Chile era inmensa. Insistimos en su equivalencia y se nos aseguro que era el mismo producto. Cuando uno ve esas diferencias tiene el derecho a exclamar ¡Cómo se le saca dinero a la población en Chile para hacer la compra generalmente imprescindible de los medicamentos!. ¡Cuánto hace bajar a la familia pobre los ingresos disponibles para cubrir otras necesidades, si tiene que comprar medicamentos a estos precios que pasan a ser múltiplos de lo que debe ser un precio normal o un precio que deberíamos llamar ético!

Sin duda esas tremendas diferencias, a las que se agrega la colusión de precios y los estilos de venta de las grandes cadenas, generan recursos a estas estructuras de poder para tantas cosas inmorales, dentro de las cuales está el que los lobbies vergonzosos perduren o se refuercen. Cómo estas cadenas se asocian directa o indirectamente a las grandes farmacéuticas para succionar recursos a una población que tiene pocas alternativas de recurrir a sustitutos. Cómo desgraciadamente esos poderes económicos actúan exitosamente atrayendo a su causa a profesionales, que gran parte de ellos han obtenido sus títulos gracias al aporte de toda la sociedad. Cómo se está perdiendo la ética profesional.

Se señalan en el artículo otros temas importantes que demuestran el poder de los grandes intereses para dificultar el acceso espacial de la población a la compra de los medicamentos y a que éstos puedan venderse a valores manifiestamente inferiores.

Buenos abogados respaldan a estas verdaderas estructuras de poder.

Respecto a la situación actual, señala el artículo que “nos encontramos actualmente con un fuego cruzado, medicamentos OTC, bioequivalencia, intercambiabilidad de la receta, lobby de farmacéuticas en el congreso, discusión acerca de los procedimientos poco éticos de la `Big Pharma´, escándalos mayúsculos de la empresa farmacéutica en diversos países; defensas corporativas, influencias del marketing en la prescripción, colusión”.

Termina el artículo señalando la visión de la Universidad de Chile, de su facultad de Medicina, y los esfuerzos que se están realizando para lograr ir superando estas tristes situaciones existentes, especialmente en torno a actividades académicas en la formación de las nuevas generaciones de profesionales. Esperanzador es lo que se señala en cuanto a la existencia de ONGs de profesionales jóvenes del área de la salud que luchan por nobles causas en este terreno.

A continuación presente el artículo in extenso

Medicamentos: Aspectos legales y éticos de la prescripción y relación con la industria farmacéutica
Aug. 12 , 2013

Ley de Fármacos
Sin duda alguna, observando las discusiones en el Congreso en torno a la Ley de Fármacos, hemos podido constatar que el elemento técnico y científico ha estado relativamente ausente y han sido más influyentes las posturas políticas e ideológicas, la respuesta al lobby de las empresas farmacéuticas y cadenas de farmacias, y por supuesto,  la tremenda influencia que han ejercido las asociaciones que representan a los médicos colegiados y la asociación de farmacéuticos.

Gremio Médico y Medicamentos OTC
Estas asociaciones profesionales  han mostrado a mi juicio, conductas erráticas, puesto que han sufrido significativos cambios, dependiendo de las diferentes directivas que han pasado a lo largo de estos años por el Colegio Médico. Se ha llegado a ver cambios de opinión que son verdaderas “vueltas de carnero”. Durante un tiempo se aceptaba la salida de los fármacos OTC a los supermercados, después con la llegada del Dr. E. Paris, se comenzó una campaña del terror, que apuntaba a las muertes que provocaría esta medida, y se aludía a las intoxicaciones masivas que podrían provocar la venta de medicamentos en lugares no farmacias;  él personalmente, sin embargo, había demostrado en un estudio realizado por el CITUC, que las intoxicaciones por medicamentos, siendo importantes en Chile, se producían mayoritariamente en niños menores y que los medicamentos eran aquellos con acción en el sistema nervioso central: antidepresivos, antipsicóticos, anticonvulsivantes, etc., y estos medicamentos, ¡oh paradoja!, son todos de venta con receta, es decir, corresponden a prescripciones médicas. No son medicamentos de tipo OTC, o sea, aquellos que pueden ser comercializados sin receta o sin la necesaria participación de un médico en su utilización.

Y son en definitiva éstos, los medicamentos OTC, que el proyecto de ley de fármacos propone su salida de un terreno exclusivamente de farmacias y sujeto a los “arreglines” léase colusión, de este triopolio de los grandes poderes de las cadenas de farmacias, hacia la posibilidad de venta en supermercados, mini markets y almacenes.

El gremio médico en realidad ha tenido, en este tema, una conducción errática y no terminan de sorprender a la opinión pública; la firma de un bizarro acuerdo de cumplimientos éticos en las relaciones con la industria farmacéutica es solo fuego de artificio y una vez terminado el ruido, quedará exactamente nada. Quien puede desconocer la tremenda presión que reciben los médicos de parte de la IF: regalos y regalitos, viajes, estadías, inscripciones, cenas opíparas, entradas a espectáculos, shows de rock, “educación continua” y tantas otras cosas.

Los Farmacéuticos
Respecto a la postura del gremio farmacéutico, ha sido sorprendente como se han opuesto en forma reiterada a todas las medidas y reformas propuestas, no importa si provenían del gobierno de la Dra. Bachelet o si eran posiciones del actual gobierno, e impulsadas por el Dr. Mañalich; No a los medicamentos fuera de las farmacias ha sido su predicamento; y es entendible, defienden a ultranza su parcela de poder. Después surgió otro slogan: “bioequivalencia a la chilena” como han denominado a la importante iniciativa de promover la exigencia de que los medicamentos mal llamados genéricos debieran cumplir con la exigencia de evaluarse y demostrar efectivamente que no son “puro talco” como acusan las grandes transnacionales farmacéuticas. El presidente de la gremial farmacéutica ha llegado incluso a desconocer, en la última reunión de la OPS,  que en Chile hay instituciones validadas, como el Instituto de Investigaciones Farmacológicas, IFT, para realizar estudios de bioequivalencia.  En este último caso, el IFT es una institución de prestigio, perteneciente a la Universidad de Chile y dirigido incluso por un farmacéutico, el Dr. Iván Saavedra, quien ha sido nombrado el Farmacéutico mas prestigioso de Chile, por la misma asociación de Farmacéuticos (¡!).

Curiosamente, los farmacéuticos gremialistas no se plantean acerca del problema que significa en las farmacias que se vendan medicamentos con y sin receta por igual; rara vez exigen la receta en aquellos medicamentos que por ley deben venderse con receta. Con los únicos que realmente se cumple esta norma es con los medicamentos cuya receta es retenida o con receta cheque. Y lo otro, ¿cuando el farmacéutico atiende a los “clientes”?, todos sabemos que son los dependientes quienes expenden los medicamentos y aunque muchos de ellos tienen relativa experiencia, no son profesionales de la salud.

Bioequivalencia e intercambiabilidad
Pero como resultado de la aplicación de la bioequivalencia, debería surgir entonces la importancia de poder sustituir en las recetas a los medicamentos de marca con estos genéricos debidamente comprobados en su eficacia y seguridad. Aquí comienza el problema de modificar el actual sistema de prescripción, “inviolable” defienden algunos, pero aunque intocable, altamente influido por los intereses de las farmacéuticas y por la acción permanente del marketing, que en cifras actuales, puede significar hasta un 60% de los costos de los medicamentos, por lejos superior a la inversión que se hace en Investigación y Desarrollo de los nuevos medicamentos.

Pero la sustitución en la farmacia puede no ser necesariamente adecuada, pero si el médico indica en su receta el medicamento de marca y de modo conjunta, un genérico bioequivalente, ¿donde está el problema?  Por el contrario, esta medida traería un gran alivio al gasto de bolsillo de nuestra población que en los estratos más vulnerables, el gasto en medicamentos llega hasta 45 % y lo supera.

Había que luchar ahora entonces contra la bioequivalencia y aun más fuerte contra la intercambiabilidad de medicamentos. ¡GUERRA SANTA!

Abogados a la carga
En esta etapa de la batalla, salieron al baile abogados especialistas en tema de medicamentos y que buscaron con ahinco parar el dictamen que obligaba a realizar los estudios de bioequivalencia y como consecuencia detener el gasto que debían incurrir los laboratorios que dedican fundamentalmente a producir “genéricos que no son genéricos” sino que son las llamadas “copias”. En lenguaje internacional, un medicamento copia es genérico cuando cuenta con estudios de bioequivalencia. El resultado fue que se detuvo la naturaleza perentoria de la exigencia y se logró por términos legales, que el período se alargara lo más posible; por supuesto, había que darles facilidades a las empresas farmacéuticas.

Situación actual
Entonces, nos encontramos actualmente con un fuego cruzado, medicamentos OTC, bioequivalencia, intercambiabilidad de la receta, lobby de farmacéuticas en el congreso, discusión acerca de los procedimientos poco éticos de la “Big Pharma”, escándalos mayúsculos de la empresa farmacéutica en diversos países; defensas corporativas, influencias del marketing en la prescripción, colusión. Y la gente continúa, tras varios años del proyecto de ley en el congreso, a la espera de poder adquirir medicamentos eficaces y seguros y a precio conveniente, sigue esperando también que hayan lugares de venta de medicamentos más cercanos a su barrio, villa o pueblo: que haya más equidad entre los chilenos. Que se termine la asimetría del mesón de farmacias.

La visión de una Universidad comprometida con lo social
Por todos estos motivos, en la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile, hemos organizado una actividad orientada a estos temas. Nos proponemos analizar dando una mirada libre, renovadora y técnica en torno a  materias de acceso a medicamentos, incorporación de medicamentos genéricos y bioequivalentes en la prescripción y las barreras y aspectos que influyen en las iniciativas en discusión, actualmente en Chile. Buscamos analizar la influencia de las empresas farmacéuticas y la visita médica sobre la prescripción, educación continua, estudios clínicos y artículos científicos-médicos.

Nos motiva nuestra visión del futuro inmediato, en el que los estudiantes, futuros profesionales médicos y de la Salud, entre otras decisiones, tendrán que incorporar nuevas prácticas de prescripción, definir  formas éticas de relación con la Industria Farmacéutica y orientar a sus pacientes en materia de medicamentos, buscando por sobre cualquier otra consideración, el bienestar y beneficio del paciente.

Nuestra mirada se realizará a través de la experiencia de jóvenes médicos representantes de una ONG que va cobrando cada vez mas fuerza en nuestro país: Médicos Sin Marca, que se enmarca en una tendencia global de concientización respecto de los efectos dañinos del marketing y los conflictos de interés sobre la práctica clínica.
También recibiremos la opinión de jóvenes farmacéuticos que representan a la ONG Políticas farmacéuticas, que constituyen la tercera vía, la de las organizaciones sociales libres del lobby y que son motivos de constantes invitaciones en las mas importantes reuniones sobre medicamentos, patentes, derechos intelectuales a nivel nacional e internacional.

Además daremos una revisión a estos temas desde un punto de vista legal, para lo que se ha invitado a un joven abogado, PhD en Alemania,  reconocido experto en empresas farmacéuticas y materias legales asociadas a medicamentos; que  actualmente asesora a una importante empresa productora de medicamentos genéricos.

Referencia:
“Acceso a Medicamentos, Aspectos legales y Éticos de la Prescripción y Relación con la Industria Farmacéutica”
Asistencia gratuita, inscripciones:
mesaredondafarmacologia-AT-gmail-DOT-com

Escriba un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Hola, soy Rolando Chateauneuf.

Dentro de mi blog podrá encontrar contenidos  relacionados a:

Alimentación y nutrición, Ética y valores. Cáncer. Constitución. Cultura ecuestre. Economía y Desarrollo. Dólar. Inversiones extranjeras, Medicina natural (Plantas medicinales). Política agrícola. Universidad de Chile.

Para ubicar los artículos por temas, descienda por esta columna hasta alcanzar a Categorías y ahí pinchar la que le interese.

Buscador
Categorías
Archivos
Archivos
Enlaces externos