Medicina natural, actualidad y economía

Plausible fiscalización de la Ley del Tránsito en Casablanca

Desde hace un tiempo se ha conocido las infracciones a la Ley del Tránsito en el camino a Valparaíso, especialmente por exceso de velocidad. La noticia ha tomado notoriedad debido a que han sido sancionados vehículos de parlamentarios, varios de ellos han reaccionado con molestia haciendo sentir su condición de miembro del Parlamento. Hace pocos días este tema tomó actualidad por haber sido sorprendido un automóvil en que viajaba un ministro de Estado. no sólo a exceso de velocidad. sino que además el vehículo portaba una baliza, que si bien no iba encendida, correspondería a un artefacto reglamentariamente prohibido. La misma autoridad de Gobierno dice que a veces ese vehículo lo ha usado.

Ha quedado en claro que ningún vehículo puede usarlo salvo los de bomberos y las ambulancias, dotadas además de sirena. El complemento de esos dos medios contribuye a aminorar posibilidades de accidentes, además que estos vehículos habitualmente están conducidos por personal seleccionado con acumuladas experiencias.

Ha tomado actualidad el proceder del Juez de Policía Local que personalmente se ha hecho presente en estos controles como testigo directo, lo que es positivo ya que se han hecho sentir presiones sobre miembros del Cuerpo de Carabineros, por haber actuado sobre parlamentarios.

Me parece lamentable la reciente reacción de la Cámara de Diputados, solidaria con sus miembros afectados por estos controles, lo que proyecta negativos efectos sobre la sociedad. Contribuye a desprestigiar al Poder Legislativo y a dañar a los políticos en general. Ahora se suma, lo que a mi juicio es un errado proceder, la reacción de un Ministro de Estado.

Ojala que todos los jueces de policía local de cada municipalidad tuvieran formas de proceder similares. Los límites máximos de velocidad muy poco se controlan, cuando uno los respeta es a menudo “agredidos por otros con bocinazos o acercamientos temerarios”, hasta que se da el espacio para adelantar y lo hacen, desde luego a exceso de velocidad. Se les ve rápidamente alejarse. Afortunadamente han desaparecido las micros amarillas, las que habitualmente andaban a velocidades superiores a las permitidas; si uno respetaba la velocidad máxima y molestaba su curso, se le acercaban peligrosamente y con juegos de luces motivaban a aumentar velocidad. Posiblemente esos conductores manejaban con fuertes tensiones por tratar de obtener ingresos adicionales con la venta de boletos; se decía que no pocos conducían drogados.

Vemos en televisión cómo hoy se muestran los accidentes en las nuevas carreteras y sus causas, la más frecuente, el exceso de velocidad. Uno se pregunta, por qué eso no se sanciona. Ley que no se hace cumplir, tiende a generalizar su incumplimiento.

En otro artículo me referiré al incumplimiento de otras disposiciones constitucionales y legales especialmente en el tema electoral, hoy de gran actualidad

Escriba un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Hola, soy Rolando Chateauneuf.

Dentro de mi blog podrá encontrar contenidos  relacionados a:

Alimentación y nutrición, Ética y valores. Cáncer. Constitución. Cultura ecuestre. Economía y Desarrollo. Dólar. Inversiones extranjeras, Medicina natural (Plantas medicinales). Política agrícola. Universidad de Chile.

Para ubicar los artículos por temas, descienda por esta columna hasta alcanzar a Categorías y ahí pinchar la que le interese.

Buscador
Categorías
Archivos
Archivos
Enlaces externos