Medicina natural, actualidad y economía

Poder curativo contra el cáncer de dos especies del género Aloe, la Aloe vera y la Aloe arborescens. Gran informador sobre el tema, Fray Romano Zago. Marcadamente preferible el uso de la A. arborescens

Mucho se ha escrito sobre el poder curativo de especies del género Aloe, para varias enfermedades, especialmente contra diferentes cánceres.

Recientemente he llegado al convencimiento, gracias a María Jesús que me hiciera observaciones a lo que yo tenía escrito en páginas anteriores, en cuanto a que una de las mejores especies de aloe es la Aloe arborescens MILL. llamado planta pulpo, aloe candelabro o simplemente candelabro. La otra especie es la Aloe vera(L.) BURM.F., 1768, también conocida como sábila, sávila, aloe de Barbados, aloe de Curazao y babosa en Brasil. Esta especie tiene también el nombre científico de Aloe barbadensis Mill.,1768; esto ha llevado a algunas confusiones. Hasta antes de estas informaciones, en mi opinión la mejor especie era la Aloe vera; me parece  haberlo señalado en otro artículo.

El fraile Romano Zago ha sido el gran divulgador de las cualidades especialmente medicinales de plantas del género Aloe, denominadas en sus varias excelentes publicaciones como Aloe vera, en circunstancias que a la que más le asigna beneficios contra los cánceres es a la Aloe arborescens, la que al parecer la considera erróneamente como una de las variedades de especies de la Aloe vera, en circunstancias que es una especie distinta.

Es por ello a mi juicio conveniente separar, diferenciar a ambas especies y destacar especialmente la importancia de la Aloe arborenscens.

En una de las más importantes obras del Fraile Romano de Zaga, titulada “El Poder curativo del Aloe Vera” se señala que el Aloe arborescens sería según el Instituto Palatino, de Salzano, Venecia, 200% más rico en propiedades medicinales que el A. barbadensis(Aloe vera). El Aloe vera tendría la cualidad de contener mucho más gel, por eso se le puede apreciar más en el uso industrial para la obtención de gel comercial.

Señala el padre Romano que el volumen de cáscara en la  A. arborescens es mucho mayor que en la A.vera, además la arborescens, por su modo de ser, queda bastante más expuesta a los rayos solares (se asemeja a un paraguas abierto), mientras que la A. vera proyecta sus hojas en sentido casi vertical, dificultando la penetración de la luz solar. De otras fuentes se aprecia que se señala que su mayor concentración de principios activos se derivaría de ser su hoja más alargada y tener más parte verde y menos pulpa que la  A. vera.

Todos estos antecedentes hacen destacar de la importancia de las partes verdes de la hoja por lo cual ésta no debe pelarse, usarse con todo su exterior, salvo las espinas que la hoja tiene en sus bordes.

Lo otro importante que debe tenerse en cuenta, es la recomendación del uso de hojas maduras que deben tener a lo menos cuatro años.

Quisiera comentar lo importante de las conclusiones anteriores. Por lo menos en Chile es mucho más común la Aloe arborescens. Se le encuentra en muchas calles y jardines públicos, ya que es una especie de valor ornamental, de crecimiento muy rápido. Por ejemplo en bordes de cerros de avenidas de Valparaíso y Viña del Mar, en Chile, se encuentran muchas plantas de  Aloe arborecens, algunas bastante antiguas

_________________________________________

 

Me ha parecido conveniente aporvechar la ocasión para hacer una extensa presentación de antecedentes del Fray o Padre Romano Zago, que tanto ha aportado a la medicina natural.

En su libro “El Poder curativo del Aloe vera” se da la siguiente información.

Fray Romano Zago nació en Lajeado el ii de agosto de 1932. Después de cursar Filosofía y Teología se ordenó sacerdote franciscano en 1958. En 1971 se diplomó en Lengua portuguesa, francesa y española en la Facultad de Letras de PUCRS.

Fue en la parroquia de San Antonio donde escuchó los primeros comentarios sobre las bondades curativas del áloe vera y en 1958 comenzó a testear la receta que venía difundiéndose desde épocas remotas de boca en boca y constató los primeros casos de cura. Luego de ello estuvo en Jerusalén utilizando con éxito la misma receta. Dio conferencias sobre el tema en Portugal, Francia e Italia. Tiene editados sobre el tema libros en Brasil e Italia.

 

A continuación presento una fuente de información interesante, de la que se puede obtener un video de mucho valor en su contenido.
Fte: https://vimeo.com/17660293.

Al abrir la página aparece una intesante información en la que se dan más antecedentes del Padre Romano; también se informa sobre tratamientos recomendados

Aloe Arborescens – Conferencia Padre Romano Zago.

Conferencia en Sevilla con Padre Romano Zago presentando su libro en español, “la Aloe no es un medicamento pero cura”

¿Quién es el Padre Romano Zago?

Romano Zago, de ascendencia italiana, nace el 11 de abril del 1932 en Brasil, en el actual municipio de Progreso. Con sólo once años entra en el seminario Seráfico “San Francisco” de Taquari donde termina sus estudios. Se hace novicio en el 1952. Estudia Filosofía en Daltro Filho y Teología en Divinípolis, en el Mato Grosso. Se ordena como sacerdote en la Orden de los Frailes Menores y muy pronto recibe el nombramiento como profesor en el seminario de Taquari donde había iniciado sus estudios. En el 1971 consigue también el título de licenciado en Letras y enseña Francés, Español, Portugués y Latín en diversos centros pertenecientes a su Orden. En 1991 es enviado a Israel, donde continúa su labor de enseñanza a los jóvenes.

Actualmente vive y trabaja en Brasil, a donde regresó al término de su misión en Tierra Santa.

Una bebida “extraordinaria”

Es en Israel donde el Padre Romano realiza su descubrimiento. El Aloe vera, o Sábila, muy abundante en la región, es la “materia prima” en la que concentra su atención en los momentos de ocio. “Ya conocía la planta – declarará después el religioso – En Brasil, mi madre nos la daba siempre como lenitivo, cuando de niños nos heríamos mientras jugábamos o para tantos otros pequeños percances relacionados con daños físicos. Pero entonces no creía que una planta tan menuda y difundida pudiese tener un poder curativo tan grande”.

Mezclando el jugo que se obtiene al batir las hojas de la planta con simple miel de abejas y aguardiente, se consigue un compuesto con unas propiedades curativas extraordinarias. Sus primeros “pacientes”, a quienes el Padre Romano da algunas dosis de la solución, son sus conciudadanos cristianos, hebreos, y musulmanes, indistintamente.

La investigación del Padre Romano Zago se publica en la conocida revista “Tierra Santa” y en otras importantes publicaciones especializadas. Así comienza la notoriedad para el monje franciscano y su elixir de larga vida. A su regreso a Brasil en 1995, el Padre Romano Zago divulga ulteriormente su fórmula, y empieza a dedicarse de forma continua a sus experimentaciones y al cuidado de los enfermos más graves y desesperados. Convencido por las numerosas curaciones asombrosas, recoge su experiencia en el libro “O cancer tem cura” (“Di cancro si può guarire” – “Es posible sanar del cáncer”) edición italiana Adle ediziones, Padua), en el cual el Padre Romano expone con sencillez y claridad la práctica de la cura de la “enfermedad del siglo” a través de su bebida extraída del Aloe. “Si algunos se han curado valiéndose de este método simple y económico, ¿por qué no darles la misma oportunidad a más personas? Este es mi único objetivo”, explica en su libro el Padre Romano Zago.

En el volumen, entre otros capítulos dedicados a explicar la fuerza del preparado, respondiendo también con precisión a algunas de las preguntas más comunes que pueden surgir frente a las posibilidades revolucionarias del producto, destaca el capítulo “Internacionalización de la fórmula”.

En él se explica que la bebida a base de Aloe ha recibido poco a poco gran acogida en muchos países, adquiriendo dignidad de tratamiento completo contra graves enfermedades, y se recogen numerosísimos testimonios de personas completamente curadas gracias a la ingestión de este líquido.

En 1998, el Padre Romano Zago autorizó a una industria brasileña a producir en su nombre el compuesto a base de Aloe. Y fue entonces cuando comenzó la historia del “Aloe vera del Padre Romano Zago” , bebida elaborada conforme a la fórmula original, y comercializada en muchos países.

En él mismo año se creó la Fundación “Fray Romano Zago”, que además de ocuparse en tareas humanitarias de ayuda a personas con dificultades y de solidariedad en general, realiza una intensa actividad de difusión e investigación de las ventajas y de las propiedades curativas de los productos naturales, entre lo que el Aloe ocupa, obviamente, un lugar de primer plano.

 

Cómo descubre la fórmula

“Honestamente no pretendo ser considerado como el creador o el inventor del método, ni mucho menos presentarme como el pionero, o sea, como el primero que ha aplicado esta fórmula con éxito. Eso no se correspondería con la realidad. Otros, mucho antes que yo, deberían atribuirse legítimamente ese derecho”. (“Di cancro si può guarire” – “Es posible sanar del cáncer” ediciones Adle, Padua, pag. 5).

Con estas palabras, el Padre Romano Zago quiere resaltar el hecho de haber sido el principal difusor, aunque no el inventor de la fórmula. En realidad, él la ha recogido de la sabiduría popular, de la gente de las chabolas con quien él trabajaba y de las enseñanzas de otros padres franciscanos, como el padre Arno Reckzigel, que fue Padre provincial durante su estancia en Río Grande do Sul.

El mérito del Padre Romano Zago, este humilde pero incansable fraile franciscano, es el de haber perseguido, con gran determinación y constancia, la divulgación de la solución a base de aloe, que él perfeccionó, primero a través de la suministración directa a la infinidad de personas que acudían a él en busca de obtener al menos una esperanza de curación en el momento difícil de la “enfermedad del siglo”, para ellas mismas o para sus familiares; y posteriormente con diversas publicaciones que han dado notoriedad a la fórmula del Aloe vera del Padre Romano Zago incluso en Occidente, entre las cuales “O cancer tem cura”, el libro editado en Italia por Ediciones Adle de Padua con el título “Dicancro si può guarire” (“Es posible sanar del cáncer”) .

 

La justificación de los ingredientes

El éxito especial de la fórmula se debe a sus tres ingredientes: principalmente, el aloe, además de la miel y el aguardiente. ¿Por qué se han elegido la miel y el aguardiente (o coñac, o brandy) para acompañar las propiedades del aloe? “La explicación es simple” dirá el propio Padre Romano. Y efectivamente es así. La miel, siempre que se trate de miel de abeja, natural y no (demasiado) tratada, tiene la propiedad de transportar, de conducir, las sustancias curativas contenidas en el jugo del aloe hasta los receptores más remotos de nuestro organismo, consintiéndole ejercitar su acción benéfica.

Por su parte, el aguardiente efectúa una acción de vasodilatación, es decir, ensancha los vasos sanguíneos facilitando la depuración general del organismo. La sangre puede así purificarse, eliminando las sustancias patógenas. Por lo demás, el organismo humano no podría absorber íntegramente el líquido viscoso y rico de propiedades, la aloína – que mana de la planta de aloe cuando se le practica una incisión – sin disolverlo en un destilado.

Preparación y suministración – las reacciones de nuestro organismo

 

Esta es la fórmula definitiva del Aloe vera del Padre Romano Zago.

INGREDIENTES:

Medio kilo de miel de abeja (miel biológica de acacia)
40-50 ml (unas 6 cucharadas) de destilado (aguardiente, coñac, whisky, etc.)
350/400 gramos de hojas de Aloe vera /Aloe arborescens.

¿CÓMO SE PREPARA?

La respuesta nos la da el propio Padre Zago: “Se eliminan las espinas de los bordes de las hojas y el polvo depositado en ellas, utilizando un trapo seco o una esponja.

Después se cortan a trozos las hojas (sin quitar la corteza) y se meten en la batidora junto a la miel y al destilado elegido. Se bate bien y el preparado está listo para su consumo. No hay que filtrarlo, ni cocerlo, sino sólo conservarlo con cuidado en el frigorífico dentro de un envase oscuro, bien cerrado”.

Las dosis que aconseja el Padre prevén la ingestión de una cucharada sopera media hora antes de cada una de las tres comidas principales. Se debe agitar bien el producto antes del uso. Una vez terminado el primer frasco, se recomienda someterse a una visita médica para comprobar el estado de la enfermedad. Según sea el parecer del facultativo, después de una pausa de varios días, se puede repetir el ciclo del tratamiento, hasta la eliminación del mal.

Debe utilizarse una planta madura de aloe, es decir de al menos cuatro años, y es importante que la miel sea también de óptima cualidad y sobre todo natural, precisamente a causa de su carácter de “portadora” de las sustancias benéficas contenidas en el aloe.

Por lo que se refiere a las reacciones que la suministración del aloe puede causar, el Padre Romano Zago advierte que no deben asustarnos. En efecto, suponen la expulsión, la liberación completa de las sustancias impuras por parte de nuestro organismo, y sobre todo, cuando se producen, tienen una duración limitada, de uno a tres días como máximo.

Por tanto, la persona que toma la bebida a base de aloe puede experimentar erupciones cutáneas, o diarrea o en los casos más acentuados, conatos de vómito: pero, según el Padre Romano, ello indica que se va por el buen camino, y que los esfuerzos realizados comienzan a dar sus frutos. Todos pueden emplear este preparado, aunque se desaconseja su uso a las embarazadas, por su particular condición.

Debe utilizarse una planta madura de aloe, es decir de al menos cuatro años, y es importante que la miel sea también de óptima cualidad y sobre todo natural, precisamente a causa de su carácter de “portadora” de las sustancias benéficas contenidas en el aloe.

Por lo que se refiere a las reacciones que la suministración del aloe puede causar, el Padre Romano Zago advierte que no deben asustarnos. En efecto, suponen la expulsión, la liberación completa de las sustancias impuras por parte de nuestro organismo, y sobre todo, cuando se producen, tienen una duración limitada, de uno a tres días como máximo.

Por tanto, la persona que toma la bebida a base de aloe puede experimentar erupciones cutáneas, o diarrea o en los casos más acentuados, conatos de vómito: pero, según el Padre Romano, ello indica que se va por el buen camino, y que los esfuerzos realizados comienzan a dar sus frutos. Todos pueden emplear este preparado,, aunque se desaconseja su uso a las embarazadas, por su particular condición.

 

Debo agregar finalmente que he tenido conocimiento de que el Padre Romano ha tenido una positiva permanencia en República Dominicana. Me ha llegado información sobre valiosas sanaciones logradas especialmente en cáncer mamario.

_____________________________________

Escriba un comentario

12 respuestas

  1. Hola buenos días mi esposo hace 3 mese fue diagnosticado con cancer en el estomago en el líquido del pulmón izquierdo y abdomen por la cual le colocaron un catéter en el intestino delgado cuanto le puedo dar al día ya que solo puedo tomar líquidos claros y por porciones muy pequeñas ya que existe la posibilidad de que cualquier cosa le cause un sangrado gracias

  2. 25 de julio de 2017

    Rebeca:

    Le recomiendo que considere el tratamiento con galium aparine y carbón vegetal, que son productos homeopáticos. Esos no pueden dañar el estómago. Busque en Google: Galium, carbón vegetal, cáncer y Chateauneuf

  3. porque tiene que modificar la formula, solo debe utilizarse aloe arborensens y nada de sabila sea usted mas conciente y no modifique las cosas confunde a las personas y provoca que los efectos de la formula no sean efectivos, solo por tratar de lucirse, sea mas conciente existen tantas publicasiones confusas como las de usted, tanto en las fotos como en los resultados devido a esas publicasiones engañosas

  4. 30 de octubre de 2017

    Don Marco.
    Primera vez que recibo una comunicación como la suya. Hay opiniones fundadas que pueden utilizarse varias especies de aloe. La arborense pare la mejor, para varias opiniones.
    Lamento el tenor de su mensaje; he tratado siempre de ser consciente. Espero que recapacite de sus expresiones. Atentamente.
    Rolando

  5. Señor Rolando.

    Lo felicito `por su weblog. Su explicacion de Aloe Vera Arborescens es correcta. Yo lo consumo desde hace mucho tiempo y pienso seguir haciendolo de por vida. Preparo la receta de Fray Romano con este tipo de Aloe que es 200% mas terapeutico que todos los demas tipos de Aloe Vera.
    Gracias por tanta informacion de mi parte es muy apreciada- Saludos desde Argentina.

  6. Estimado profesor
    En su libro sobre Plantas medicinales y cáncer Ud. recomienda escurrir la resina amarga. Mantiene esa indicación? Agradeceré la aclaración.

  7. La receta del Padre dice que se utilice todo. Por qué recomienda usted escurrir el liquido amarillo? Dejando el aloe afuera de la nevera y con luz no se oxida o limita su resultado? Gracias.

  8. 22 de agosto de 2019

    Alina: La recomendación es cuando recién se corta para eliminar un líquido que no tiene efecto medicinal y es de mal sabor; se le considera como una defensa de la planta. Cuando se habla de usarla todo, se refiere a que no debe pelarse, pero de todas maneras se recomienda sacarle los borde que tienen unas especies de espinas.
    Atentamente. Rolando

  9. Yo tengo cáncer de piel basocelular. Mide 4cm x 4cm. No me sana, tengo una costra que no cae y está inflamado y duele. El aloe lo puede curar? Qué otra cosa puedo hacer?
    Gracias don Rolando.

  10. 18 de septiembre de 2019

    Alina: Le recomiendo que lea el libro de Maria Treben titulado la Botica de Dios. Se puede bajar sin costo por internet. Ella recomienda aplicar varias veces al día jugo de hojas de caléndula. Puede apretar una hoja fresca de caléndula con los dedos y así obtiene el jugo que con los mismos dedos se lo puede aplicar.

    De todos modos le recomiendo que consulte un médico dermatólogo. Habría productos nuevos y además existirían otros tratamientos.

    De todos modos le recomiendo el tratamiento con la mezcla de aloe con miel de abejas y un destilado alcohólico de alta graduación.

    Atentamnte. Rolando

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Hola, soy Rolando Chateauneuf.

Dentro de mi blog podrá encontrar contenidos  relacionados a:

Alimentación y nutrición, Ética y valores. Cáncer. Constitución. Cultura ecuestre. Economía y Desarrollo. Dólar. Inversiones extranjeras, Medicina natural (Plantas medicinales). Política agrícola. Universidad de Chile.

Para ubicar los artículos por temas, descienda por esta columna hasta alcanzar a Categorías y ahí pinchar la que le interese.

Buscador
Categorías
Archivos
Archivos
Enlaces externos