Medicina natural, actualidad y economía

Sigue la preocupación por el valor del dólar. Riesgo de que baje aún más como consecuencia del terremoto

Se dan condiciones para que el valor de la divisa baje. Ya se observaron sensibles descensos, aunque ayer tuvo una ligera recuperación. La baja y la inestabilidad puede dañar a la economía nacional, desde dentro, como un cáncer, perjudicando la inversión productiva y la generación de un empleo sólido y estable.

Por una parte las reservas en divisas que tiene el Fisco podrían liquidarse, con variable e incierta cantidad, en el mercado interno para cubrir más gastos fiscales en moneda nacional. El sistema de seguros y reaseguros frente a los hechos catastróficos derivados del terremoto, puede a su vez aumentar la oferta interna de divisas y alentar la caída.

El Gobierno debiera recurrir más al endeudamiento interno para evitar agudizar la caída del valor del dólar, que ya se ha hecho sentir.

Muy util sería que frente a esta nueva crisis, derivada de este tremendo terremoto y sus réplicas, se busquen fórmulas para estabilizar la divisa a los niveles adecuados, positivos para estimular inversiones reales generadoras de empleo.

El Gobierno de Jorge Alessandri para el cataclismo de 1960, recurrió a los bonos de la reconstrucción, que fueron emitidos a una tasa de interés relativamente alta; entiendo que ello generó importantes disponibilidades nacionales. Recurrir a este mecanismo podría ser interesante ya que además llegaría a ser un estímulo a un ahorro nacional más masivo, el que se ha debilitado notablemente con la destrucción del sistema de cuentas de ahorros que se venía arrastrando e incrementando desde la creación de la Caja Nacional de Ahorros, responsabilidad que quedó asumida por el Banco del Estado creado en el Gobierno de Carlos Ibáñez del Campo.

El Banco del Estado sucedió a la Caja Nacional de Ahorros en el fomento del ahorro, especialmente familiar, desde la segunda década del siglo pasado, hasta el Gobierno de Ricardo Lagos, en que bajo la presidencia bancaria de un socialista, esta institución estableció una comisión a estas millones de cuentas que junto con quitarle o apropiarse de capital de los ahorrantes, especialmente de los de menores ingresos, condujo prácticamente a una destrucción del sistema.

Sin dudas estas comisiones aumentaron sensiblemente las utilidades del banco estatal y “prestigiaron a sus directivos por sus éxitos económicos”. Su presidente, por lo menos aparentemente, habría sido posteriormente premiado con un cargo ministerial y hoy es un importante directivo de la banca privada.

Ojalá el nuevo gobierno cambie la política. La probabilidad sería baja.

Me parece interesante reproducir párrafos de lo que una publicación del mismo Banco del Estado señala,

Los primeros pasos

El crecimiento prosiguió sin pausas. El Consejo de la Caja de Crédito Hipotecario integró en 1927 la Caja de Santiago a la Caja Nacional de Ahorros. Chile tenía entonces 4,0 millones de habitantes y la Caja Nacional de Ahorros manejaba 1,4 millones de cuentas y operaba en 147 oficinas en el país.

El rol social, un valor que se remonta a los orígenes de este banco, se hizo presente para el terremoto de Chillán, en 1939, que dejó más de 30.000 muertos. La Caja Nacional de Ahorros contribuyó activamente a la reconstrucción del área devastada y adoptó una política generosa de créditos con los damnificados.

Escriba un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Hola, soy Rolando Chateauneuf.

Dentro de mi blog podrá encontrar contenidos  relacionados a:

Alimentación y nutrición, Ética y valores. Cáncer. Constitución. Cultura ecuestre. Economía y Desarrollo. Dólar. Inversiones extranjeras, Medicina natural (Plantas medicinales). Política agrícola. Universidad de Chile.

Para ubicar los artículos por temas, descienda por esta columna hasta alcanzar a Categorías y ahí pinchar la que le interese.

Buscador
Categorías
Archivos
Archivos
Enlaces externos