Una nueva desgracia carretera. Necesitamos una política de Estado en estas materias

En el día de ayer edité el artículo titulado: “Qué pasa en Chile que no se hace cumplir las leyes. Muy grave las del tránsito, especialmente las de excesos de velocidad y el no respeto a la distancia entre vehículos”.

Hoy, 17 de octubre, leo en El Mercurio la noticia: “Accidente en la Ruta 5 Sur deja tres muertos en la comuna de Requínoa”.

 Va acompañado de una fotografía en colores en que se capta la gravedad del accidenteAl pie de la fotografía viene el siguiente texto:

 Tres vehículos menores y un camión protagonizan una colisión múltiple cerca de las 17.45 horas de ayer en el kilómetro 97 de la Ruta 5 Sur, en el cruce Las Mercedes, comuna de Requínoa, Región de O´Higgins. Producto del impacto, dos hombres y una mujer murieron y hasta el cierre de esta edición Carabineros no había entregado sus identidades. Otras seis personas heridas fueron trasladadas al Hospital de Rengo, donde se descartó que alguno esté en riesgo vital. Según explicó el prefecto de Carabineros de Cachapoal, coronel Juan Baeza, uno de los vehículos habría disminuido su velocidad por trabajos que se realizan en la vía, por lo que fue colisionado por el vehículo que le seguía, lo que generó una colisión en cadena, con el volcamiento de uno de los automóviles. El tránsito estuvo suspendido por más de dos horas, lo que generó una gran congestión en el lugar.

 Afortunadamente no se generó incendio, como en el caso del gravísimo accidente en el Camino a Lonquén, en la Comuna de Calera de Tango.

El accidente de ayer, seguramente está asociado a dos causas, una cierta el no respeto a las adecuadas distancias entre vehículos y una segunda, probable, velocidades superiores a las máximas establecidas.

Impresiona que todo esto se inicia con la reducción de su velocidad del primero de los automóviles, debido a trabajos en la vía. Uno puede pensar o imaginar qué podría haber sucedido si ese vehículo primero hubiera tenido que hacer una detención obligada y repentina.

Bastante se informa de los accidentes en los fines de semanas más largos, gran parte de ellos se relacionan con los llamados “Por alcance”.

Pienso que es fundamental establecer a la brevedad posible una “Política de Estado” para enfrentar las causas de estos accidentes.

Es posible que no se requiera más que hacer cumplir las legislaciones existentes. A lo mejor deben perfeccionarse o ampliarse.

Desgraciadamente en Chile en general se maneja muy mal. En la movilización colectiva se observan conducciones muy riesgosas, lo cual contribuye a que muchos que se inician estén acostumbrados a tratar de conducir en forma parecida, al punto de considerarla normal.

Los que manejamos con prudencia, vamos inquietos en la mayoría de las veces que nos toca viajar en vehículos de la movilización colectiva de superficie. Además ello se asocia a riesgo de los pasajeros por la mala conducción, que origina golpes e incluso caídas que afectan al pasajero, especialmente a los adultos mayores.

Seguramente podría existir en la movilización colectiva un sistema de registro en cada vehículo de velocidades excesivas, actos de brusquedad en la conducción, asociados a fecha y hora de la mala gestión. Así se podría calificar a los conductores, sancionarlos hasta su suspensión temporal y permanente, como también otorgar reconocimiento y la obtención de un registro de buenos conductores.

En mi opinión debería desarrollarse una política integral de Estado, actuando en distintos frentes y con diferentes intervenciones.

Por ejemplo con campañas que se repitan periódicamente, asociadas a otras acciones o intervenciones permanentes.

En las carreteras concesionadas debieran registrarse los excesos de velocidades al igual que los distanciamientos insuficientes; registrar las placas correspondientes e iniciar las acciones posiblemente primero con notificaciones de cortesía, advirtiendo una futura sanción en una nueva ocasión de infracción. La reincidencia ser sancionada con multas crecientes por reiteraciones, hasta sancionar al vehículo con prohibiciones temporales de circulación. Estas suspensiones debieran quedar registradas de manera que el comprador sepa el gravamen del vehículo que adquiere, que por lo tanto pasaría a tener un menor valor en el mercado, generando perjuicio al vendedor.

En la actualidad tenemos ingenieros especializados en tránsito, seguramente deben existir hasta doctorados, que podrían contribuir a hacer proposiciones de medidas de políticas en estas materias. Muy importante puede ser la contribución del Automóvil Club.

¿Algo que decir? comparta con nosotros un mensaje:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Aún no hay comentarios para este artículo.