Sign up with your email address to be the first to know about new products, VIP offers, blog features & more.

Hígado graso, alimentación y medicina natural

Días atrás fui consultado en mi edificio de departamento donde vivo sobre tratamiento a base de medicina natural contra el llamado hígado graso.

Mi primera respuesta, después de poco pensar, fue recomendar el cardo mariano (Silybum marianum L.). Pero quedé de investigar más sobre el tema.

Me pareció conveniente estudiar primero este mal, el hígado graso.

Presento a continuación material que reuní, que creo conveniente adjuntar.

El hígado es el órgano humano más grande y es de gran importancia. Contribuye a la digestión de los alimentos, elimina toxinas y almacena energía.

El hígado graso es una enfermedad que se caracteriza por la acumulación de grasa y triglicéridos en ese órgano. Es una condición por lo general fácilmente tratable y en la mayoría de los casos es un mal benigno. Controlando las causas que hayan provocado la aparición de grasa en el hígado, se facilita su curación.

Se distinguen principalmente dos tipos. Hígado graso no alcohólico e hígado graso por alcohol.

La práctica de ejercicio es adecuada en todos los casos, dado que se ayuda al organismo a que elimine la grasa sobrante.

Para el no alcohólico, hay matices. Hígado graso simple y esteatosis hepática no alcohólica.

  • Hígado graso simple :
    Hay acumulación de grasa que no daña las células del hígado; no genera inflamación y sí lo hace, ésta es débil.
  • Esteatosis hepática no alcohólica :
    Hay inflación manifiesta y daño en las células hepáticas. Puede causar fibrosis, cirrosis y cáncer.
  • No se conocen en forma precisa las causas que generan el hígado graso no alcohólico. Se presume que sea la mala alimentación y la baja actividad física; se relaciona con el sobrepeso y la obesidad, especialmente con la abdominal. Es más común en persona obesa, que sufre prediabetes o diabetes tipo 2, de mediana y mayor edad, de presión alta, de altos niveles de colesterol y triglicéridos en la sangre y tienen infecciones como la hepatitis C.

Se estima que una cuarta parte de la población sufre de hígado graso.

Para el hígado graso por alcohol, su causa es el alto consumo de productos alcohólicos, incluso naturales como vinos y cervezas.

Alta proporción del alcohol que se bebe es descompuesto en el hígado; en el proceso se generan toxinas que pueden dañar las células hepáticas, provocar inicialmente inflamaciones y debilitar el sistema inmunológico. Más adelante puede llegar a etapas más avanzadas generando hepatitis alcohólica y cirrosis.

Esta enfermedad se hace presente sólo en personas que beben mucho alcohol por largo tiempo; mayor presencia en obesos.

Síntomas

Estas enfermedades en general en sus inicios poco manifiestan síntomas. Se estima que alrededor de un 30% de los pacientes con esta enfermedad no presentan prácticamente ningún síntoma.

Entre los síntomas que se manifiestan están sufrir malestar general, cansancio, pesadez en especial después de la comidas y experimentar molestias o dolor en el lado superior derecho del abdomen.

Tratamientos

Para el hígado graso no alcohólico, la medicina recomienda perder peso. También analizar los medicamentos que se están tomando que podrían ser causa y hacer las modificaciones que se aconsejen.

No habría medicamentos que hayan sido aprobados para tratar el hígado graso. La medicina natural, como se verá más adelante, tiene amplias recomendaciones.

Para el tratamiento del hígado graso por alcohol lo importante es abandonar las bebidas alcohólicas. Hay mención de que un vaso de vino tinto al día, contribuiría a reducir la grasa del hígado.

Para el hígado graso hay recomendaciones de cambios en el estilo de vida basado en:

  • Consumir una dieta saludable. Comer muchas frutas, verduras y derivados de granos integrales. Limitar la sal y los azúcares refinados. Nota: Recomendaciones similares para prevenir y enfrentar cánceres.
  • Vacunarse contra una serie de enfermedades. Hepatitis A y B, gripe y la enfermedad neumocócica.
  • Hacer ejercicios, en general más actividad física, para perder peso y reducir grasa del hígado.

Acompaño a continuación el breve documento que entregué a la persona que me lo solicitó. Después del documento, agrego otras informaciones logradas.

Remedios naturales para tratar el hígado graso

R. Chateauneuf. 28 de diciembre de 2017

Además de aprovechar las ventajas de los remedios caseros, es preciso que la persona que padece de esta condición realice algunos cambios en su vida cotidiana, sobre todo en lo relacionado a su alimentación y a algunos hábitos (como ser beber alcohol en exceso). La recuperación hepática puede llevar su tiempo si el paciente no se compromete y deja todo lo que pone en riesgo a este órgano. Los remedios caseros más eficaces son:

Alcachofa (Cynara scolymus L.). Añadir este vegetal a la dieta diaria para mejorar la salud del hígado. No tiene muchas calorías, es un diurético excelente, ayuda a regular el colesterol y el azúcar en la sangre disminuye la absorción de grasas, entre otros beneficios. Se aconseja consumir al menos dos veces por semana, de manera natural, en preparaciones ligeras, cocidas o al horno, sin aderezos, salsas o cremas.

Níspero ( Eriobotrya japonica L.). Sirve para muchas dolencias, entre ellas, para curar el hígado graso. Esto se debe a que mejora las funciones hepáticas y tiene un efecto depurador sobre el organismo. Consumir además frutas como postre.

Rábano (Raphanus sativus L.) y remolacha o betarraga (Beta vulgaris L.) Ambos sirven para desinflamar el hígado, son muy nutritivos. Aportan pocas calorías. El rábano se puede consumir crudo o rallado en ensalada y la betarraga se hierve para ser un excelente componente para ensaladas o como acompañamiento; también se puede consumir cruda.

Cardo mariano (Silybum marianum L.) El cardo mariano es una de las plantas con beneficios medicinales más destacados para el cuidado y la protección del hígado. Contiene silimarina, la cual ayuda a regenerar y proteger las células del hígado. Las hojas secas sirven para hacer una infusión que protegen este órgano y mejoran sus funciones. Se deben consumir tres tazas diarias, con una cucharada del cardo mariano en cada una. Se puede consumir cápsulas de cardo mariano o extracto líquido de cardo mariano, que se encuentra fácilmente en herbolarios. Tiene gran capacidad para reparar el hígado.

Diente de león o lechuguilla (Taraxacum officinalis). Es uno de los depurativos más potentes que existe. Ayuda a limpiar el hígado y mejorar la salud hepática. Se aconseja consumir tres tazas al día de una infusión hecha con una cucharada de diente de león por ¼ de litro de agua hirviendo. También se puede comer cruda, sola o en ensaladas.

Boldo (Peumus boldus). Es muy popular porque sirve para depurar las toxinas y eliminar la grasa del hígado, facilita su recuperación. Consumir una infusión después de las comidas; también ayuda a la digestión.

Limón (Citrus×limon). Añadir jugo de limón al té. Además a ensaladas, bebidas y otras preparaciones. Es uno de los limpiadores hepáticos más potentes y ayuda a eliminar las grasas que se acumulan en el hígado. Se puede también consumir el jugo de limón solo.

Jengibre (Zingivir officinalis). Hay demostraciones de que puede ser de mucha ayuda para tratar el hígado graso, ya que contiene antioxidantes y sirve para reducir triglicéridos. Preparar infusión a partir de la trituración de dos cucharaditas de su rizoma (pseudo raíz) que se echan en una taza de agua hirviendo. Dejar reposar unos minutos y beberla antes de que se enfríe. También se puede consumir rallado en las ensaladas.

Achicoria (Cichorium intybus L.). Lavar y picar un kilo de raíz de achicoria tierna. Pasar lo picado por la licuadora, colocar lo obtenido en una cacerola y añadir medio kilo de azúcar. Hervir hasta conseguir una consistencia similar a la de un jarabe. Conservar en una botella de vidrio con cierre hermético. Beber una cucharadita por día.

Pomelo (Citrus x paradisi). Es bueno para los enfermos de hígado graso debido a uno de sus componentes principales, la naringenina, activa los químicos responsables de oxidar los ácidos grasos. También sirve para disminuir la grasa del cuerpo y atenuar el síndrome metabólico, dos de los factores que se relacionan a menudo con esta enfermedad.

Fte. principal: https://mejorconsalud.com/como-curar-el-higado-graso/


He recogido otras informaciones sobre el tema

Optar por infusiones depurativas del hígado: Una infusión hecha con alcachofa y diente de león. Para ello se debe hervir en un cazo el equivalente a una taza de agua, y llevar a ebullición.

Nota: Cazo. Utensilio para cocinar, usado especialmente para cocer o calentar alimentos, que consiste en un recipiente de metal o porcelana, cilíndrico, más ancho que alto, con mango largo y, a veces, con pico para verter su contenido.

Cuando el agua entre en ebullición añadir una cucharadita de diente de león y otra de hojas de alcachofera(Cynara scolymus). Dejar hervir durante 3 minutos, para luego apagar el fuego, colar y dejar en reposo 3 minutos. Beber 3 tazas de esta infusión al día.

También se puede optar por la infusión de regaliz (Glycyrrhiza glabra). En este caso la elaboración es idéntica a los pasos seguidos anteriormente, con la diferencia que se deberá sustituir la alcachofera y el diente de león por una cucharadita de regaliz, y no beber más allá de 2 tazas al día, ya que puede actuar negativamente sobre la presión arterial.

______________________

 

1Un voto

No Comments Yet.

What do you think?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *