Medicina natural, actualidad y economía

Aeródromos, aeropuertos, vertederos, planos reguladores, grandes intereses privados y éticas profesional y política

Este último tiempo hemos apreciado muchas opiniones e incluso polémicas sobre el Aeródromo de Tobalaba y el Aeropuerto de Cerrilos, sus cierres, causas y consecuencias. Tiempo atrás tuvimos una fuerte polémica frente a los vertederos de Santa Marta y de Rinconada de Maipú y se ha visto cómo se gestan y alteran los planos reguladores en defensa de intereses privados. También se ha observado cómo se presionan a las Comisiones del Medio Ambiente para fallar a favor de determinados intereses, generalmente políticos, con visiones de corto plazo. Miembros de ellas han sido amenazados si no votan de acuerdo a la voluntad del Gobierno e incluso hubo un caso de un seremi regional que fue destituido por votar de acuerdo a su convicción, en contra de lo que el Gobierno quería. Sin duda que en torno a esto se está comprometiendo la ética de profesionales y de políticos.
 


Aeródromos y aeropuertos. El cuidado de las áreas verdes
El cierre del Aeropuerto de Cerrillos originó un largo debate, pero finalmente se cerró; aunque algunos creen que todavía es posible que se eche pie atrás. Recuerdo que la Fuerza Aérea, en mi opinión con bastante buenas razones, se opuso a su cierre. Los terrenos ocupados por Cerrillos sin duda que constituían una atracción inmobiliaria; al parecer esos intereses lograron finalmente primar y el aeropuerto se cerró. Mucho se ha criticado, y sin dudas con razón, que esto no debió hacerse hasta que estuviera decidida y habilitada una racional alternativa.
Unas de las consecuencias de su cierre fue el recargo del Aeródromo de Tobalaba, el que se vino a conocer ante la opinión pública después del lamentable accidente que costó la vida de varias personas  que estaban en tierra. No cabe duda que los recargos de vuelos sobre un aeródromo, aumentan las posibilidades de que se presente un accidente grave.
Hace un par de días pasé por las afueras de Cerrillos y lamenté el abandono en que se encuentra, con un número importantes de árboles secándose. Sabemos lo que está contaminada la Región Metropolitana y llama la atención que tan lucrativos negocios no tengan a lo menos preocupación por la vegetación existente.
Esto me trae al recuerdo el esfuerzo que he hecho para que en un sector de Providencia exista más preocupación por sus árboles, arbustos, flores y prados. Vivo en el sector de El Bosque con Tobalaba, donde he podido apreciar la falta de atención por el tema. Fue cortado un hermoso cedro, posiblemente centenario, en la propiedad poniente de la esquina de Tobalaba con José Antonio Soffia, donde antes había un negocio de venta de juguetes, para después ser una sucursal más de Farmacias Ahumadas. El árbol estaba en el límite aparente entre la vereda y la propiedad privada. De la noche a la mañana el árbol fue cortado; la Municipalidad nada hizo, y la cadena de Farmacias Ahumada, que se supone que vela por la salud de la población, al parecer lo cortó.. Debo señalar que el árbol nada molestaba, contribuía a dar sombra, aportaba al paisaje y era como un símbolo del ingreso a hermosas áreas habitacionales verdes de la Comuna. Es común en la Comuna de Providencia ver hermosos edificios que sus construcciones han respetado los árboles existentes; posiblemente en torno a eso están los valores de los profesionales de la arquitectura, los que en general se han preocupado bastante del paisaje y del medio ambiente.
Poco más hacia el Sur, en la esquina de El Bosque con Tobalaba, existe una pizzería que muy poco se ha preocupado de sus jardines, a diferencia de lo que acontecía con el negocio anterior. Me molestó que unos arbustos se estaban secando por falta de riego; me acerqué a ellos, conversé con el administrador y le sugerí que se regaran; su respuesta fue que no tenían manguera para hacerlo. Más hacia el extremo de la esquina existe un triángulo donde antes se tenía un jardín con una especie de hermosa palmerilla y otros agregados. Yo creía que esa parte pertenecía a la Municipalidad.
Después de recibir del administrador del negocio su indiferencia a lo que le solicitaba, envié un correo a la Municipalidad de Providencia para informarle de la situación y solicitarle que intervinieran. Tuve respuesta inmediata señalando que mi comunicación había sido enviada a la unidad correspondiente; después nada más me informaron; la situación siguió igual. Reiteré mi inquietud en comunicación personal al Alcalde, sin tampoco recibir respuesta. 
Recordaba cuando tiempo atrás a una propiedad de la Comuna se le aplicó al parecer erradamente una sanción por no mantener sus jardines a la esposa del arrendatario responsable del hecho, la que incluso fue detenida por “rebeldía”. Eso originó muchas críticas ya que se había actuado contra una mujer dañando a su familia, cuando la responsabilidad recaía realmente en su esposo. Tuvo que intervenir el mismo alcalde para conseguir que fuese liberada. De esperar que ello no haya generado una desmotivación para hacer cumplir obligaciones de mantener los jardines exteriores y de regar los árboles.
Después de un tiempo prudencial sin tener respuesta, opté por informar de esta situación al concejal Pedro Lizana, a quien conocía desde cuando trabajábamos en la CORFO. De inmediato me dio respuesta e incluso llevó el tema a una reunión del Concejo Municipal. Él me informó de inmediato de todas sus gestiones; el informe interno habría señalado que esa esquina era privada y nada podía hacer el Municipio. Yo incluso le había sugerido a la Municipalidad poner en la esquina un árbol nativo, como podría ser un quillay. En la misma esquina hay un basurero municipal. Finalmente nada resultó, de nada sirvió todo mi esfuerzo ni la atención prestada por el concejal Lizana. Es triste lo que pasa en este Chile y en una comuna que dispone de tantos recursos financieros y humanos; bastante esfuerzo se hizo y con resultado nulo. Falta realmente conciencia social en personas con poder; cada planta verde contribuye a aminorar la contaminación; jardines y, árboles bien cuidados contribuyen a que otros sigan el ejemplo.             
Volviendo al tema de Cerrillos, es importante considerar que se tenía un verdadero patrimonio urbano en cuanto a construcciones de baja altura en su cono de aproximación tradicional, como también, extensas áreas de baja densidad en su cono de proyección de despegues. Eso en cierto modo contribuía a que se mantuvieran suelos agrícolas y áreas verde de baja densidad poblacional.
Me han informado que los terrenos del Aeropuerto de Cerrillos fueron donados para ese uso exclusivo, pero a  través de resquicios legales se pudo desafectar y lograr generar el proyecto inmobiliario que se está conociendo.
 Años atrás, cuando era decano de la Facultad de Ciencias Agrarias y Forestales de la Universidad de Chile, en un pequeño acto que se tuvo en el Parque Metropolitanos a favor de nuestras especies nativas, me tocó decir unas palabras en presencia del Ministro de la Vivienda; le planteé en esa ocasión que debiéramos preocuparnos de mantener como suelos agrícolas todo el sector del sur oeste de Santiago para contribuir a mejores condiciones ambientales y a mejorar la calidad del aire; señalaba mi preocupación por los loteos industriales que se estaban dando en esos sectores. Desgraciadamente el avance urbano e industrial sobre suelos agrícolas continúa. Se ven desaparecer viñedos, plantaciones frutales y alfalfares en toda una ára por donde penetran los vientos del suroeste que caracterizan por largos periodos del año a la Región Metropolitana.
Necesidad de una planificación física espacial, de elaborar y aprobar adecuados planos reguladores y fiscalizar sus cumplimientos   
Chile, y desde luego su Región Metropolitana, requiere de una planificación física y espacial. Dentro de ésta deberían estar los planos reguladores comunales, elaborados con seriedad técnica y política, con altura de mira a favor de un desarrollo integral nacional, regional y comunal. Los colegios profesionales ligados a estos temas deberían preocuparse que los profesionales aborden estas tareas con la máxima responsabilidad profesional y procurar que sus asociados que actúan seriamente, sean respaldados. La Contraloría General de la República debiera también ser un importante vigilante de estas actuaciones.
La que fuera zona agrícola importante de Santiago, sus suelos de los sectores precordilleranos, tenían grandes condiciones agrícolas, especialmente por su clima. Eran famosas las zanahorias de La Reina. Sus suelos en pendiente y su altura, tenían dos efectos importantes. Por una parte estaban menos afectados por las heladas, ya que los vientos fríos descienden hacia las partes bajas y, por otra, al haber heladas, el sol llega a las plantas cubiertas por la escarcha con retraso, lo que evita el daño del hielo depositado sobre la vegetación.. Además son sectores con mayor luminosidad; en Santiago puede apreciarse que muchas de las neblinas llegan hasta las cotas del Canal San Carlos; mientras más se avanza al oriente, menos presencia se tiene de neblinas o éstas van siendo más tenues y de más rápida desaparición.
Estas condiciones climáticas del lugar donde está situado el Aeródromo de Tobalaba, le da a éste una condición especial. Es sin dudas un aeródromo de alternativa. Lamentablemente los suelos agrícolas que lo rodeaban se fueron poblando, lo que fue consecuencia de las ampliaciones legales de las áreas consideradas urbanas. Se dice que en torno a ello hubo grandes beneficiados que dispusieron en su momento de informaciones privilegiadas. Santiago debió haber conservado totalmente sus viñas tales como la Viña Manquehue y en especial la Viña Macul, ubicada en suelos agrícolas de muy buena calidad y con climas privilegiados. Esas franjas agrícolas eran muy importante para lograr mayor infiltración de las aguas lluvias que alimentan las aguas subterráneas con lo que además se que reducen los daños de inundaciones en las partes más bajas. El verdor no sólo favorece el paisaje sino que también oxigena el aire.
Es de esperar que el Aeródromo de Tobalaba persista, sin ampliarles sus tareas. Siga siendo del Club Aéreo Civil y de Carabineros y quede siempre como una pista de emergencia.

Los vertederos y el tratamiento de las basuras
Otro tema que exige un gran plan nacional es el de los vertederos de basuras, especialmente urbanas. Estoy seguro que si CORFO hubiese seguido con sus antiguas atribuciones y con la calidad de sus cuadros directivos y profesionales, junto a la amplitud de su Consejo, habría abordado estas materias. Debería tener el país en torno a esto toda una política planificada y de Estado, que cubriera desde las grandes ciudades hasta las localidades menores. El caso del Gran Santiago puede considerarse patético, con sus vertederos improvisados, impuestos por la urgencia de las circunstancias; el problema se extiende hasta localidades más pequeñas. Hace algún tiempo oía la gravedad del tema para la Isla de Pascua, posiblemente uno de los centros turísticos más importantes.
Es conveniente tener presente que en países desarrollados se hace un uso integral de las basuras, entre otros destinos está emplear parte de ellas en la generación de energía, unido al reciclaje de muchos de sus contenidos. Su tratamiento constituye un verdadero proceso empresarial complejo que se inicia desde el hogar mismo, asociado a una verdadera cultura ambiental. Sus actividades generan empleo y otra serie de importantes productos; desde luego, un efecto importante es el evitar la contaminación ambiental.
Los casos de los vertederos de Santa Marta y de Rinconada de Maipú son claros lamentables proyectos, en los cuales estuvo presente desde la improvisación, hasta  pasar por encima de los planos reguladores y del cumplimiento de exigencias técnicas elementales. A mi juicio en torno a ello hay también compromisos a la ética. De nada sirvieron los esfuerzos de los vecinos, de los alcaldes y sus equipos de las  municipalidades de Talagante y de Maipú. El de Santa Marta se ha establecido en un sector agrícola importante especialmente en producciones de exportación frutícola y vitivinícola, que pueden verse comprometidas en sus cualidades sanitarias  El vertedero de Rinconada, está cercano lugares poblados como la Población El Maitén. 
Ambos proyectos pasaron por encima de los planes reguladores que establecían otros terrenos aptos destinados para esos usos. Un punto sin duda criticable fue la actitud del entonces Intendente de Santiago, quien después de asesorar a los agricultores en forma remunerada y concluir que ese vertedero de Santa Marta no podía construirse, una vez llegado al cargo de Intendente, se compromete a cerrar en un plazo determinado el vertedero de Lepanto, lo que lo lleva a hacer todos sus esfuerzos exitosamente y dejar establecido y en operación el  de Santa Marta. Al parecer muchos otros intereses estaban involucrados en llevar adelante esta obra, dentro de éstos, los de propietarios de los terrenos. También para los municipios vecinos, este vertedero era de especial importancia porque evitaba costos mayores para las extracciones de sus basuras y evitaba que se estableciera alguno de ellos en sus territorios. Se llegó al extremo que al vertedero de Santa Marta se le diera su patente en la Municipalidad de San Bernardo, a pesar de que la obra estaba en la Comuna de Talagante.
Establecidos estos dos vertederos, el tema de una política nacional y regional para el destinos de las basuras, parece que pasó al olvido.
Traspaso de terrenos rurales a urbanos
El traspaso de terrenos rurales a urbanos ha generado grandes beneficios a privados, utilidades que no son tributables. En mi caso particular con una hermana compramos con sacrificios una parcelita agrícola en La Reina. Pasados los años me informan el aumento de su valor a límites para mí difícil de imaginar; se había autorizados las subdivisiones de estas parcelas. Posteriormente negociamos con una empresa constructora la que recibió nuestro terreno y nos entregó a cada uno de nosotros una casa DFL 2 de 140 metros cuadrados. A Impuestos Internos les extrañó ese aumento de mi patrimonio, que no concordaba con mis ingresos tributados, pero al demostrar el origen de esa vivienda, quedó todo conforme. 
Parecería lógico que en Chile se restableciese el antiguo tributo a la plusvalía, que se basaba en considerar renta tributable a la diferencia entre el valor vendido y el de adquisición, actualizado por el IPC a la fecha de la venta.
En la actualidad muchos terrenos agrícolas están sobre valorados en relación a la renta que generan y ello es consecuencia de su posibilidad futura de pasar a ser urbanos. Es probable que si existiese el impuesto a la plusvalía, esas diferencias se reducirían. También es de justicia que eso se aplicase a las propiedades urbanas beneficiadas con obras públicas, como el Metro de Santiago.
Es preocupante cómo se cambian los planos reguladores comunales. Me tocó vivir una caso propio, cuando construí mi casa en Las Condes se me obligó a que mi vecino que no había construido, se pronunciara por mi obra, ya que cuando él construyese debía constituir con mi vivienda un conjunto armónico. Más tarde cuando quise construir un altillo, un dormitorio más, debí pedir autorización a mi vecino. Pasaron los años se construyó cerca de mi casa un gran edificio de departamentos, que en pleno invierno proyectaba sobre mi vivienda su sombra y el consiguiente enfriamiento repentino de ella. Se dice que la obra no cumplió normas existentes; como muchas otras que se eleven en diferentes comunas no las cumplirían y están pasando por encima de sus planos reguladores y otras normativas.
El caso de Talagante, en dos etapas se aprecian anormalidades. La primera con la incorporación de las comunas al Plan Regulador Metropolitano, se  amplió su zona urbana a más del doble y en su proceso de aprobación, sin mediar estudios previos, en menos de dos meses, se modificó dos veces. Superficies de alrededor 300 ha , que el estudio de impacto ambiental señala terrenos clase dos por lo tanto de muy buena calidad agrícola,  se pasan a urbanos; se prescinde así de su racional uso en la agricultura.. Una segunda anormalidad se manifiesta en la actualización del Plan Regulador Comunal donde se invita a  la participación ciudadana a distintos actores, para posteriormente las autoridades comunales realizar modificaciones a conveniencias, al parecer, de algunos intereses inmobiliarios.
El caso de Ñuñoa y de varias otras comunas; las fuerzas económicas son muy fuertes para hacer cambios de destinos, los que siempre favorecen a unos pocos en perjuicio de muchos más y de toda una región en su conjunto. El alcalde de esa comuna públicamente declara su impotencia para actuar en estas materias.
Los planes reguladores deben descansar en normas técnicas y ser preparados por profesionales capacitados y responsables; en torno a ello es muy importante que se tengan en cuenta los valores éticos y respaldarlos, para evitar que minorías beneficiadas logren imponer caminos o decisiones, coludidos con beneficios monetarios o de otras índoles, que incluso llegarían a favorecer a sectores políticos involucrados. La Contraloría General de la República debiera especialmente fiscalizar esos aspectos, como también darse garantía a los técnicos que actúan en la Comisiones del Medio Ambiente  para que puedan proceder en conciencia. Lamentablemente se ha visto a nivel comunal y regional que recursos tan importantes como los destinados a generar empleo y al deporte, han sido destinados a campañas políticas para beneficiar a candidatos de diferentes partidos políticos. En este período preelectoral se debiera resguardar que esto no vuelva a suceder.
Por otra parte considero que no debiera obligarse a que los informes de proyectos sean favorables, a base de presiones de intereses; si el informe es desfavorables y las autoridades políticas creen conveniente hacerlos, que las obras se hagan, asumiendo el costo político que ello pudiera significar.  Me parece conveniente exigir el informe técnico previo, sin que necesariamente deba ser favorable, pero que éste sea seriamente hecho y aprobado. Se engaña a la sociedad cuando se presiona a los funcionarios a un pronunciamiento contrario a sus propias posiciones, bajo el temor de despidos o de rebaja de remuneraciones; con los procederes actuales se pierde confianza en estas comisiones y se generan angustias en aquellos que deben ceder a las presiones sobre ellos ejercidas.

Escriba un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Hola, soy Rolando Chateauneuf.

Dentro de mi blog podrá encontrar contenidos  relacionados a:

Alimentación y nutrición, Ética y valores. Cáncer. Constitución. Cultura ecuestre. Economía y Desarrollo. Dólar. Inversiones extranjeras, Medicina natural (Plantas medicinales). Política agrícola. Universidad de Chile.

Para ubicar los artículos por temas, descienda por esta columna hasta alcanzar a Categorías y ahí pinchar la que le interese.

Buscador
Categorías
Archivos
Archivos
Enlaces externos