Medicina natural, actualidad y economía

Alcaldesa, concejales, contralor interno y Contralor de la República. El caso de Providencia

Es un caso que a mi juicio no prestigia a la política chilena ni al sistema municipal.

Aparece después de un año y medio un “grave escándalo”, la alcaldesa de Providencia permite o apoya una ceremonia de un matrimonio civil de un sobrino en espacios edilicios. Ella señala que la autorizó el contralor interno, quien lo niega y quien sólo dio la sugerencia que podría hacerse en su oficina, ya que ésta se puede considerar recinto privado. Parece que el traguito de celebración se hizo en ella, pero la solemne ceremonia del matrimonio civil se realizó en un salón o en el gran salón municipal (Sala del Concejo Municipal).

Cabe preguntarse, es un hecho tan grave el sucedido; a quién ha dañado esto. Se dejaron de utilizar esos espacios para otros fines, para otros usos que quedaron desplazados. No es algo humano que una tía, autoridad municipal, haya permitido un acto de esta naturaleza, seguramente para un familiar querido. Entiendo que son actos breves. La alcaldesa me parece que señaló que ella había comprado con recursos propios la champaña. Tal vez ahí ya cometió una falla, tal vez por ignorancia; ya no se puede usar en Chile el nombre de champán y champaña ya que su uso es patrimonio francés. Debió haber dicho “vino blanco o rosado espumante”.

Me recuerda un dicho de un gran amigo mío, hace muchos años fallecido. “Autoridad que no abusa, se desprestigia”. No sé si esa expresión cabría usarla en este caso, creo que no.

Vivo muy cerca de una pizzería (Telepizza) de la esquina de El Bosque con Tobalaba. Desde hace años he venido reclamando el abandono de sus jardines; unos arbustos que apena sobreviven, en algún momento años atrás con el nochero de mi edificio los regamos para que no perecieran. Hoy están nuevamente agónicos.

Años ha planteé el tema a la Municipalidad, lo hice además a través de un concejal colega y amigo. Se trató éste en una sesión como tema especial. El resultado fue que no habría forma de proceder para exigir el riego y el cuidado del jardín. Por Avenida Tobalaba hacia el sur, hay varios locales muy concurridos por grupos de personas que los visitan para tomar algunas bebidas y hacer algunos consumos. La mayoría de los arbolitos están en triste situación. Muchos se secan y habitualmente la Municipalidad los repone, varios de ellos todos los años. Pero nadie se preocupa por cuidarlos. No convendría que los concejales ayudaran a la alcaldesa a abordar estos temas.

Contrasta esto con hermosos jardines del barrio y con la actitud de varios otros vecinos y empresas que cuidan el césped y sus árboles.

Hoy día mismo llamé a la Telepizza usando el número de teléfono que sale en unos de sus avisos hacia la calle para hacer el reclamo. Lo hice pero me encontré con que estaba comunicado con otro local. Trasmití el mensaje a la telefonista que me atendió, le señalé que eso desprestigiaba a la firma; no sé si de algo servirá. Entiendo que ésta es una empresa extranjera, no sé si española.

Tiempo atrás pedí hablar con el administrador de este local, en forma personal. No estaba. La respuesta del encargado fue que ellos no tenían manguera.

Hace algunos meses algo pasó. La Telepizza puso césped en un triángulo de jardín que tiene en la esquina y por los lados. Regaba toda la obra que se mantenía bien cuidada. Pero qué pasó que quedó todo nuevamente abandonado.

Traté por Internet de comunicarme con la Municipalidad para dejar un nuevo reclamo como lo podía hacer con el alcalde anterior, pero ahora me fue imposible.

Poco después veo y escucho en televisión a un concejal, abogado, con unas expresiones contra la alcaldesa, contra la buena y generosa tía, criticándola por ese discutido matrimonio civil y por los espacios ocupados. En El Mostrador veo la información del contralor interno en parte desautorizando las expresiones de la alcaldesa, pero dejando ver que le dio su opinión verbal que el acto lo podía hacer en su oficina. Como también lo leo en una noticia destacada en El Mercurio.

La alcaldesa ha reconocido su error y ha pedido perdón, por tan graves pecados. Los escándalos municipales son tremendos; me tocó conocer varios antecedentes sobre el incendio de los cerros de Valparaíso, grave catástrofe anunciada. Por no disponer de unos 200 millones de pesos se llegó a lo que sucedió. Hay platas extraviadas en ese municipio por el doble de esa suma. Y en qué ha quedado todo ello.

También oí a ese señor concejal que con otro habrían llevado el tema al Contralor superior de la República, el tema del uso de los espacios municipales en el matrimonio del apreciado sobrino. Es criterioso distraer al señor Contralor con estos temas, frente a tantos otros escándalos que debe analizar y muchos ellos en diferentes municipalidades de Chile.

La periodista le pregunta al elocuente concejal, si la falta o el delito cometido por doña Josefa daría para su destitución. Su respuesta es inmediata, como abogado digo que no.

Doña Josefa ha pedido perdón por el pecado recientemente conocido; reconoce su falta, que para mí es más bien su error.

Si uno valora los actos por las alegrías netas que generan, diferencia entre la suma de las alegrías originadas menos los desagrados producidos, parece que el saldo es positivo. Cuál fue el costo de todo esto; habrá sido algunos minutos de más gasto de luz y algo de agua en los baños. Quizás todo eso se le pueda cobrar a la culpable.

Escriba un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Hola, soy Rolando Chateauneuf.

Dentro de mi blog podrá encontrar contenidos  relacionados a:

Alimentación y nutrición, Ética y valores. Cáncer. Constitución. Cultura ecuestre. Economía y Desarrollo. Dólar. Inversiones extranjeras, Medicina natural (Plantas medicinales). Política agrícola. Universidad de Chile.

Para ubicar los artículos por temas, descienda por esta columna hasta alcanzar a Categorías y ahí pinchar la que le interese.

Buscador
Categorías
Archivos
Archivos
Enlaces externos