Medicina natural, actualidad y economía

Algunas consideraciones sobre un sistema previsional para Chile, especialmente en torno a pensiones de jubilación

Es importante recordar las medidas que estableció en estas materias el Gobierno Militar, que por sus características podía legislar rápidamente. Llegó en sus inicios al extremo de que si algo era inconstitucional, se modificaba automáticamente la Constitución para dar respaldo legal a esa ley.

Anteriormente teníamos en general un sistema de reparto con muy distintos tratamientos para diferentes situaciones. Se descansaba en un sistema de cajas de previsión; las más conocidas eran dos, la de empleados públicos y periodistas y la de empleados particulares.

El sistema existente tenía muchos defectos; se pretendió hacer profundos cambios, pero ellos no pudieron concretarse. La dictadura lo pudo modificar rápidamente creando las llamadas AFP (Administradoras de fondos de pensiones).

El Gobierno Militar descansó fuertemente en el neoliberalismo una vez que los civiles entraron al sector económico con el equipo llamado de Chicago y neoliberalismo que se trató de establecer en la previsión. Para ello, en mi opinión, tomó tres medidas importantes, la primera fue que los nuevos imponentes solo lo podían hacer en AFP (empresas privadas); una segunda, bajó el porcentaje de la remuneración que iba a la previsión aproximadamente a la mitad, lo que se traducía en que el que se incorporaba terminaba recibiendo una remuneración monetaria mayor. La otra medida fue que informaban que más adelante iba ser obligación para todos los antiguos imponente trasladarse al nuevo sistema, al de las AFP.

Al entrar los imponentes antiguos al sistema de las AFP, se le reconocía un bono que se integraba al ahorro previsional del nuevo sistema.

Tuve información de que los primeros pensionados del nuevo sistema tuvieron rentas vitalicias de buenos montos, posiblemente por dos causas, una que el sistema antiguo se basaba en porcentaje de aporte mayor (valor importante del monto llamado de reconocimiento para los primeros pensionados) y la otra, que la nueva demanda de valores en el mercado financiero por las AFP, habría hecho aumentar sus precios en ese mercado y por lo tanto, crecer en grado importante el monto del fondo.

En general parece estimarse que las AFP cumplieron bien la tarea de administración de los fondos, ya que los hicieron aumentarse en porcentajes relativamente altos, pero el problema surgió en que los nuevos aportes eran muy inferiores a los que recibía el antiguo sistema, el de las cajas de previsión.

También ha contribuido a la crítica a las AFP, el que estas anunciaban que quienes se pensionasen a futuro tendría jubilaciones en valores cercanos a los de sus últimas remuneraciones en actividad. Lo que posteriormente no se dio.

Interesante sería analizar el por qué eso no se produjo. Habría sido un engaño premeditado, o una estimación errada al no considerar que, si bien los valores mercantiles subieron inicialmente ya que el valor de las acciones de muchas de las sociedades tenían inicialmente un valor de libro superior al del precio del mercado. Una vez que se acercaron los valores de libro a los de mercados, esa fuente de valorización desaparecía.

También se explicaría estas realidades inferiores a las esperadas, el no haber bien previsto el aumento de las esperanzas de vida futuras.

Ahora hay conciencia de que para mejorar las pensiones futuras se hace necesario aumentar los porcentajes destinados a la previsión y aumentar los años de servicio antes de poder jubilar.

 

Política futura

Inquieta lo que puede suceder y los enfoques que se tienen. Esta política debería apoyarse en un análisis completo de la realidad económica y social del país.

A mi juicio es un error que se establezca un aporte patronal a la previsión, ello encarece el empleo formal, que es necesario reforzar. Además es mejor que el empleador retenga el aporte del empleado y lo deposite en una AFP; si no lo deposita es mucho más grave el delito que si él no haga una imposición oportunamente. No imponer es menos grave que apropiarse de un dinero que no le pertenece si es el empleado el que hace el aporte. Obligar al empleador a un aporte patronal, es más bien un populismo.

Muy importante es que exista una política que persiga el empleo pleno. Cada día tenemos menor proporción de empleo formal. Impresiona como hemos debilitado el sector económico de la industria manufacturera con lo que se ha reducido gravemente el trabajo formal a favor del informal, con todos sus efectos negativos, varios de ellos basados en ilegalidades,

Por otra parte, en mi opinión, la imposición del que trabaja debería ir totalmente a beneficio del trabajador, no como se plantea que ella vaya en importante proporción a un fondo solidario. La pensión básica solidaria debería financiarse de otras fuentes de ingresos fiscales.

Considero que sería muy conveniente que proviniese del IVA, lo que pasa a tener características redistributiva ya que más aportan a los ingresos por este impuesto los que más ganan y por ello, esta fuente va a en beneficio mayor de los sectores de menores ingresos.

Desgraciadamente la Constitución vigente no permite que existan impuestos específicos para determinados fines, que es una característica que defienden los monetaristas; la única excepción constitucional es el impuesto que sebe pagar CODELCO equivalente al 10% de sus ventas que deben destinarse a las fuerzas armadas.

Ese porcentaje del IVA a pensiones solidarias debería ir asociado a aumentar los ingresos de otras fuentes como preferentemente establecer una escala más progresiva del impuesto a la renta y posiblemente también en parte con mayores impuestos a las plusvalías de bienes raíces, especialmente de terrenos agrícolas que pasan a ser urbanos.

Un tema importante es el de las AFP, que es posible o recomendable que sigan existiendo y además posiblemente exista una organización que participe como una especie de AFP del Estado que cumpla también de esas funciones. Habría que establecer la libertad al imponente para elegir la organización que crea conveniente, tanto para su inicio como para después cambiarse libremente a la que le parezca mejor.

Un tema interesante de analizar es el que estos fondos previsionales puedan ser destinados de alguna forma o proporción como fuente de financiamiento a inversiones para el desarrollo nacional, como podría ser para carreteras similares a las extranjeras concesionadas actuales que tienen garantías del Estado para lograr altas rentabilidades legales.

En cuanto a una empresa estatal que actúe como AFP, desgraciadamente tenemos en Chile una triste experiencia con, el Banco del Estado, hoy BancoEstado, el que en una de sus responsabilidades estaba la de fomentar el ahorro, como heredero de la Caja Nacional de Ahorros que fue una de las instituciones que se incorporaron al banco estatal en su nacimiento

Nota.  El 24 de julio de 1953, el Presidente Carlos Ibáñez del Campo fusionó la Caja de Crédito Hipotecario, la Caja Nacional de Ahorros, la Caja de Crédito Agrario y el Instituto de Crédito Industrial, dando origen al Banco del Estado de Chile, hoy BancoEstado.

El fomento al  ahorro por el Banco del Estado, perduró incluso durante el Gobierno Militar. Prácticamente esa función se mantuvo hasta  que en un gobierno de la Concertación, durante el gobierno de Ricardo Lagos, este banco estatal impuso unilateralmente una comisión fija a las cuentas de ahorro, comisión de carácter reajustable, que le permitió ir absorbiendo los capitales de gran parte de los ahorrante, que habían llegado a tener más de diez millones de cuentas. Extraña que todo esto haya sucedido frente a una pasividad de la opinión pública. Solo CONADECUS llevó adelante un juicio con resultados positivos, pero por razones no muy claras, solo se incluyeron las cuentas de ahorro a la vista. El fuerte del ahorro estaba en las cuentas a plazo,

Este acontecimiento contribuye a poner en duda las seguridades que puede dar una empresa del Estado en plena democracia.

El sistema privado de las AFP tiene aspectos interesantes y positivos. Uno de ello es que son varias que compiten entre sí en dar los mejores resultados y como también en el monto de las comisiones que cobran. Sin duda tienen que tener equipos profesionales de alta capacidad y conocimiento para que determinen en el mejor destino de la colocación de los recursos de los ahorrantes.

Además están ligadas a capitales extranjeros que tienen la capacidad de defender internacionalmente el cumplimiento de los compromisos del Estado, como se está viendo actualmente.

El monto de las futuras jubilaciones debería provenir una parte de un fondo solidario que entregue un monto similar a todos los pensionado y otro provenir  del esfuerzo de ahorro que ha hecho el imponente con el pago de sus aportes provenientes de las remuneraciones recibidas e incluso podría provenir de aportes voluntarios que vaya haciendo a partir de sus ahorros voluntarios.

Podría mantenerse la jubilación a partir de repartos pactados con la AFP a la que finalmente se pertenece, como también, obtener una jubilación vitalicia a través de una empresa de seguros.

Es de lamentar que lo que se ha hecho con recientes disposiciones legales populista que establecen la posibilidad de repactar forzosamente los contratos vigentes para obtener dineros inmediatos a costa de la reducción de las mensualidades futuras. Este proceder ocasiona mayores riesgos para las aseguradoras lo que ha de significar rentas futuras programadas castigadas.

Esto ya ha originado reclamos de las aseguradoras extranjeras que pueden conducir hasta juicios internacionales, que perjudican aún más nuestro prestigio internacional ya castigado con lo que hasta ahora ha sucedido. Al aumentar los riesgos debe producirse de inmediato castigos a los montos potenciales pensiones mensuales calculables en las condiciones de la anterior situación.

Puede agravar la situación en la medida que esta legislación se ha aprobado en un gobierno que puede considerarse políticamente de Derecha.

_______________________

Escriba un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Hola, soy Rolando Chateauneuf.

Dentro de mi blog podrá encontrar contenidos  relacionados a:

Alimentación y nutrición, Ética y valores. Cáncer. Constitución. Cultura ecuestre. Economía y Desarrollo. Dólar. Inversiones extranjeras, Medicina natural (Plantas medicinales). Política agrícola. Universidad de Chile.

Para ubicar los artículos por temas, descienda por esta columna hasta alcanzar a Categorías y ahí pinchar la que le interese.

Buscador
Categorías
Archivos
Archivos
Enlaces externos