Medicina natural, actualidad y economía

Asamblea Constituyente. Tema en debate. Extraña que la Democracia Cristiana la cuestione cuando la idea surge de ese gran líder Eduardo Frei Montalva

El tema de la Asamblea Constituyente continúa en el debate, pero capto una sensación de que ella pierde apoyo en la Nueva Mayoría. La Democracia Cristiana aparece como un importante obstáculo y gran defensor de ella es el Partido Comunista. Extraña la posición actual de la DC, contraria a la posición que tuvo Eduardo Frei Montalva. Las nuevas corrientes de izquierda mayoritarias en el estudiantado posiblemente la defenderán.

He sido un defensor de una nueva constitución que se geste basada en una asamblea constituyente(AC), que represente ampliamente a la ciudadanía chilena. La gestación de una asamblea de esta naturaleza y su futuro trabajo será sin duda una de las clases más importantes que pueda darse al país de Educación Cívica, materia docente que no ha habido mayor interés de reestablecerla. Es algo increíble que se dé eso en Chile, como también que sigan existiendo las leyes secretas, aquellas que sólo se publicaron en algunos ejemplares del Diario Oficial, porque el de conocimiento público apareció con páginas en blanco. Sigue siendo esto una vergüenza cívica. En parte ello puede deberse a la ignorancia de lo que debe ser una ley, la de ser conocida, antes de su vigencia, por toda la ciudadanía.

La ignorancia en educación cívica en Chile es impresionante. Qué poco valor parece dársele a que exista una constitución sanamente gestada, con amplia participación de una ciudadanía plenamente informada de lo que debe ser su contenido y de las diversas alternativas sobre las cuales deba pronunciarse ella.

Parece preferible por pasividad o por estrategia para que no llegue a concretarse, postergar el tema por ejemplo por el de la reforma tributaria, la que quizás se estime conveniente postergarla y suavizarla frente al tema de los terremotos. No olvidemos cómo se ha postergado la desmunicipalización de la educación fiscal durante todos los gobiernos de la Concertación y al parecer se sigue postergando por lo menos en su prioridad.

La espuria constitución actual gestada por una minoría impresionante, incluso pasando por encima de lo aprobado por el Consejo de Estado presidido por el ex primer mandatario Jorge Alesandri Rodríquez, contiene todo tipo de obstáculos para que se logre alcanzar una auténtica carta fundamental, que sea orgullo nacional. Podrá haber tenido esta constitución de 1980 muchas modificaciones, pero no han ido a los cambios fundamentales. Las modificaciones son las que les han convenido a las minorías que la sustentan. Incluso algunas modificaciones han sido a mi juicio retrocesos, como es el debilitamiento de disposiciones que existieron para que parlamentarios electos hayan tenido que tener un cierto período mínimo en la región donde sean elegidos.

Hoy oía en radio a un dirigente de Renovación Nacional decir que la AC se podía considerar rechazada porque en la última elección un porcentaje bajo de los votantes marcó AC.

No puede olvidarse que varios rumores e incluso instrucciones de algunos partidos fue no marcar AC porque el voto podía ser anulado. Yo le preguntaría a ese dirigente y a muchos más, por qué no llevamos a plebiscito si la AC sería parte del mecanismo para llegar a lograr una nueva constitución; señalo parte de un mecanismo pues creo que a lo menos parte de lo que acuerde la AC con resultados estrechos, deba ir  a plebiscito. La respuesta va a ser por los contrarios que eso es inconstitucional; la constitución del 1980 no lo permite; modificarla requiere un quórum especial.

Por una de las razones que defiendo la AC y me hizo mucho estudiar el tema, nació cuando ese gran estadista, tal vez de los únicos altos últimos estadistas que el país ha tenido, Eduardo Frei Montalva, tan claramente lo planteara como el gran camino para tener una auténtica Constitución.

Me pregunto, por qué muchos demócratas cristianos son hoy contarios a ese camino. Mi impresión es que a varios de ellos el electorado los rechazó, como también a ese gran político socialista Camilo Escalona que no logró al igual que Soledad Alvear, continuar como senador.

Considero un profundo error cuestionar al Partido Comunista porque defiende, quizás tímidamente, el camino de la AC. Estimo muy probable que cada día pueda ir tomando más peso en el electorado nacional la conveniencia de la asamblea. Sé de no pocos que no votaron por su corriente ideológica y desviaron su voto por ejemplo al Partido Radical que ha sido un claro defensor de ella.

El estudiantado cada vez más informado, es muy posible que tome como una nueva bandera de lucha la AC. Es una advertencia los resultados de las elecciones estudiantiles; observar cómo se van gestando nuevas corrientes políticas de izquierda especialmente distantes de los partidos políticos existentes, salvo del Partido Comunista.

Importante ha sido, incluso con impacto mundial, el surgimiento de esa nueva líder, Camila Vallejos, con planteamientos tan claros, precisos y respetuosos que la han llevado a ser diputada. Su carrera política seguramente será exitosa; yo soy de aquellos que sin tener simpatías por el Partido Comunista del pasado, votaría por ella si llega a mi distrito como candidata a senadora e incluso probablemente a Presidenta de la República

Escriba un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Hola, soy Rolando Chateauneuf.

Dentro de mi blog podrá encontrar contenidos  relacionados a:

Alimentación y nutrición, Ética y valores. Cáncer. Constitución. Cultura ecuestre. Economía y Desarrollo. Dólar. Inversiones extranjeras, Medicina natural (Plantas medicinales). Política agrícola. Universidad de Chile.

Para ubicar los artículos por temas, descienda por esta columna hasta alcanzar a Categorías y ahí pinchar la que le interese.

Buscador
Categorías
Archivos
Archivos
Enlaces externos