Medicina natural, actualidad y economía

Breve análisis sobre entrega pública de información por el Presidente del Partido Comunista Guillermo Teillier, referente a lo tratado en reunión con Presidente Boric. Análisis parcial del delicado tema del debilitamiento del accionar de carabineros

El primer tema me parece bastante delicado. No es usual que la versión sobre lo tratado en  temas importantes en una reunión privada entre autoridades, lo entregue una de ellas, y ésta sea la de menor nivel. Más aún que la que informa sea una persona de larga tradición política y nada menos que presidente de un partido de importancia en Chile desde su nacimiento. No puede explicarse por una falta de madurez política. Bien puede pensarse que hubo por lo menos alguna otra intención especial.

El tema no debe dejar de preocupar por la simple declaración del informante, por la que se disculpa reconociendo que no debió proceder así.

Es posible que la versión de lo conversado del Presidente de la República pueda ser otra, pero éste último no lo ha manifestado, a mi juicio con buen criterio. La autoridad máxima no puede entrar  en un debate de esa naturaleza.

El Presidente requiere apoyo y respeto de los ciudadanos. Es Presidente de la República con fuerte respaldo electoral, aunque haya sido por circunstancias muy especiales. La elección se dio entre dos extremos, posiblemente muchos de los que votaron por él, lo hicieron principalmente por evitar ser electa la alternativa.

Cabe preguntarse, qué otra intención hubo de por medio de lo informado por el Presidente del Partido Comunista Guillermo Teillier,

El tema está muy relacionado con el de carabineros.

Se puede considerar grave la intención de designar Subsecretario del Interior, del Ministerio del que depende Carabineros de Chile, a una persona que ha sido muy crítica en el pasado del proceder de los carabineros. Me refiero a Nicolás Cataldo.

La ratificación de su nombramiento hubiera, en mi opinión, agudizado el serio problema que tiene el país por el debilitamiento en este último tiempo de Carabineros de Chile. Este es impresionante; muchos de sus miembros más capacitados se han alejado para asumir varios de ellos responsabilidades de vigilancia principalmente en empresas privadas. Ha bajado la presentación de aspirante a ser carabinero; algo se habría informado sobre que se han rebajado exigencias para ingresar al Cuerpo, como la de que no importa tener pie plano o bien poseer en su cuerpo tatuaje.

Lo de pie plano puede ser especialmente preocupante, ya que sería una limitante para desplazarse con la velocidad que debe poseer un policía. Aunque si puedan desempeñarse bien en labores administrativas, liberando de esa función a otros policías que pueden actuar sin limitaciones físicas derivadas de poseer ese problema en sus pies.

De la declaración de Teiller se deduciría que al Presidente Boric no le merecería rechazar  la designación de Cataldo como Subsecretario del Interior, sino que se habría visto forzado a hacerlo. Si fuera efectivamente así, es tema preocupante.

Desde hace muchos años se hace frecuente ataques injustos a los carabineros. Se ha dado mucho en la juventud desde hace años el “vamos a tirarles piedras a los pacos”, y frecuentemente eso se ha concretado.

Es imprescindible que se respete a Carabineros; en general ese respeto ha estado presente en el pasado ya algo remoto. Recuerdo de retenes rurales que con bajo contingente estaban abiertos días y noches sin mayor refuerzos físicos nocturnos. Ya eso no sucede desde hace por lo menos un par de década. Se ha debido en locales de comisarías instalar cabinas especiales para evitar ataque nocturnos de no mayor importancia. Hoy vemos que la situación ha empeorado. Empieza a ser frecuente que se les ataque y el personal debe refugiarse en su interior para desde ahí defenderse incluso de la muerte.

Sin dudas el ataque a un local policial es un delito gravísimo, es como se dice “el ladrón detrás del juez”. Me preocupa que eso suceda, pero además creo que merece crítica, que no se defienda al establecimiento con fuerzas especiales, que desde la retaguardia puedan detener a los atacantes, fuerzas que pueden preparase muy bien para ello.

Hemos sido informados de frecuentes ataques a la Comisaría de Peñalolén. Ese ejemplo de ataque debería ser defendido por este método, sobre todos porque así se detiene a los que están cometiendo tan grave delito, con ello reducir a los atacantes y además desalentar a que otros delincuentes se incorporen a estos ataques.

Desgraciadamente se produce una sensación de que amplios sectores de la población, incluso autoridades, no respalden al policía.

Los acontecimientos de los últimos años, especialmente en torno a la Plaza Baquedano, proyectan esa impresión con respeto a Carabineros. Da la sensación que no se les considera seres humanos. Recuerdo a los “humanoides” que para el Almirante Merino eran los comunistas. Hoy parece que tenemos una nueva clase de hombres y mujeres humanoides, a quienes se les puede atacar impunemente. No puedo olvidar cómo se estaban quemando vivas por las bombas molotov una par de carabineras y ver la desesperación de sus compañeros por atenderlas.

Cuando uno ve ese tipo de cosas, comprende que un carabinero pueda llegar a sobrepasarse en su desempeño.

No puedo olvidar cómo se les trataba de enceguecer con rayos laser a carabineros en las noches de violencia en torno a la Plaza Baquedano. Muy poco he visto que han analizado lo anterior. Cabe preguntarse, si no parte de los atropellos de vehículos de la policía entre las causas estaba ese este tipo de enceguecer.

Un acontecimiento que me ha impresionado y desagradado mucho es el del caso de ese carabinero que en una ciudad sureña debió ir a controlar la identidad de un callejero malabarista de machetes. Al hacerlo, recibe el ataque inmediato y debe arrancar de quien lo persigue y sobrevive gracias a que usó su revólver. Todo ello está grabado.

De eso ya pasó bastante tiempo y solo hace unos pocos días ese carabinero quedó totalmente libre de culpa. Un ejemplo como éste, sin duda, no favorece la captación de aspirantes, y seguramente alienta a otros en funciones a retirase oportunamente del servicio.

Preocupante es el tema de la Plaza Baquedano que terminó con la destrucción de la tumba del soldado desconocido y con graves daños al monumento del General Baquedano. No puede olvidarse cómo se llegó a dañarlo y el ver que se le trato incluso de volcar. Parece increíble que todo ese destrozo que pudo hasta ser filmado, fue imposible impedirlo.

Hoy la Estatua de Baquedano está, no se sabe hasta cuándo, en el Museo Militar, antigua Escuela Militar.

Los daños no fueron solo a la plaza; larga sería la descripción de los perversos efectos marginales que tuvieron esas populistas manifestaciones infiltradas por delincuentes, a los que se les dejó de manera increíble que desarrollaran sus actividades no solo de saqueos sino que de objetivos principalmente destructivos.

Seguramente baja proporción de los asistentes  a estas manifestaciones eran delincuentes, por ello cabe la interrogante, por qué no hubo reacción de otros participantes en contra de estos actos de minorías. Posiblemente ello sea una consecuencia de pérdidas de valores. También queda la preocupación por la cantidad de manifestantes que agreden a la policía.

Triste recordar el intento, bastante manifestado por muchos, de pasar a llamar a la Plaza Baquedano “Plaza de la Dignidad”. Cómo muchos periodistas le daban directamente ese nombre. El “populismo” y el “feminismo” se hicieron presentes en forma ciega. Afortunadamente ha perdido presencia el nuevo nombre que se le quería dar a la Plaza. Parece que se quiere olvidarse de ello.

El tema de la pérdida de respeto a Carabineros se ha agravado este último tiempo. Ya no se les ve en las calles, donde no solo vigilaban sino que también, como en muchos países, eran importantes informantes, especialmente para los turistas.

Es fundamental dar más atribuciones y respeto al Cuerpo de Carabineros. Positivo ha sido en mi opinión la reciente legislación que castiga las carreras clandestinas de automóviles. Criticable la lentitud en legislar y la demora del Gobierno para publicar esta legislación ya aprobada por el Parlamento. Parece que no hay conciencia nacional sobre estas materias.

Si no se cambia el estado en que estamos, no hay posibilidad alguna de tener una fuerza policial satisfactoria.

Pienso que ha sido un error designar a Nicolás Cataldo como otro de los subsecretarios del Ministerio del Interior.

Tema preocupante a mi juicio es el populismo que se manifiesta en las altas autoridades de Gobierno, que perjudica a lo anterior y que en este último tiempo ha dañado a nuestras políticas internacionales.

Se hace sentir una falta de presencia en el Gobierno de personas de más experiencia, especialmente de gente que tengan valores de estadistas.

______________________

Escriba un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Hola, soy Rolando Chateauneuf.

Dentro de mi blog podrá encontrar contenidos  relacionados a:

Alimentación y nutrición, Ética y valores. Cáncer. Constitución. Cultura ecuestre. Economía y Desarrollo. Dólar. Inversiones extranjeras, Medicina natural (Plantas medicinales). Política agrícola. Universidad de Chile.

Para ubicar los artículos por temas, descienda por esta columna hasta alcanzar a Categorías y ahí pinchar la que le interese.

Buscador
Categorías
Archivos
Archivos
Enlaces externos