Medicina natural, actualidad y economía

Cáncer mamario. El aumento del cáncer de mama en mujeres jóvenes. Alimentación y medicina natural

En la Revista Ya del Diario El Mercurio de Santiago de Chile del 2 de abril de 2013 aparece un interesante artículo titulado “El silencioso aumento del cáncer de mama en mujeres jóvenes” escrito por Loreto Passalacua G.

En él se hace referencia a varios temas que merecen ser destacados y analizados. Cabe mencionar que en el artículo se presentan opiniones dadas por varios especialistas chilenos sobre estos temas. Al final de lo que he preparado se incluye el artículo in extenso. Recomiendo leerlo con atención; es un importante aporte al conocimiento de esta materia.

Haré primero referencia a los contenidos de este artículo que he considerado más importantes:

Un reciente estudio estadounidense señala  que el número de mujeres menores de 40 años con cáncer mamario metastático ha ido en aumento desde 1976, casi triplicándose. Antes era raro entre las jóvenes. No es posible pronunciarse si esta evolución se está produciendo en Chile.

  1. Los cánceres de mama en mujeres jóvenes suelen ser más agresivos que cuando se desarrollan a una edad más avanzada Los tumores mamarios en jóvenes tienen más probabilidades de ser de alto grado (es decir, con muchas células que se dividen muy rápidamente) y de ser más “triple negativo” que los de las mujeres mayores. Los cánceres triple negativo son conocidos por ser biológicamente agresivos y por tener un peor pronóstico. Las mujeres con ese tipo de tumor tienen más probabilidades de morir de su cáncer.
  2. Tema de preocupación ha sido saber cuáles serían las causas de esta evolución. Se atribuyen a varias, entre éstas a la tecnología mejorada de detección que identifica el mal con anterioridad, a los cambios en el estilo de vida, la exposición a un mayor ambiente tóxico.
  3. Se observa que a mayor nivel de desarrollo socio económico hay más tasa de morbilidad de cáncer mamario. Ello llevaría a muchas causas como al consumo mayor de grasas, de alcohol, al tabaquismo, etc. Está clara la relación entre obesidad y cáncer de mama. En países desarrollados serían factores de riesgo el tomar hormonas, tener hijos más tarde o no tenerlos, el no amamantar, la menarquia temprana como consecuencia a la exposición prolongada a las hormonas femeninas.
  4. Existiría el riesgo en las mujeres jóvenes, en edad fértil, que el tratamiento a base de quimioterapia podría hacerle perder su capacidad de reproducirse. Al parecer el riesgo es bajo.
  5. El cáncer de mama tiende a ser más agresivo en mujeres menores de 40 años. No se sabe por qué. Una razón podría ser la mayor dificultad de detectar precozmente el cáncer en la mama de la joven que en la edad mayor por presentar tejidos diferentes.

Dos hechos me han llamado la atención en este artículo. Uno es la poca importancia que se le da al tema alimentario, sobre lo cual mucho se ha escrito. Se destaca en muchos trabajos la importancia de una dieta adecuada para prevenir el cáncer mamario.

 El otro, el que no se haga mención de los tratamientos que descansan en la medicina natural. Es destacable el rápido efecto curativo contra el cáncer mamario que tendría la ingesta del preparado a base de aloe vera, miel de abejas y un destilado alcohólico de alta graduación. A estos dos temas me referiré más adelante.

El tema alimentario y el cáncer de senos

Diferentes publicaciones hacen referencia a la alimentación como un factor importante causante de cáncer mamario. Éste tiene mayor presencia en países que consumen muchas carnes rojas y grasas de origen animal. También se mencionan dietas favorables a reducir la presencia del cáncer de seno.

A continuación presento textualmente contenidos de unas de estas publicaciones

Fuentes: http://www.botanical-online.com/medicinalscancerdemamaalimentacion.htm; …………http://www.esmas.com/mujer/saludable/alimentacion/479492.html

Desde un punto de vista natural, la alimentación constituye el principal factor para evitar el cáncer, incluido el cáncer de mama. Se sabe que las mujeres de países occidentales son más propensas a sufrir esta enfermedad, especialmente aquellas que viven en países que poseen una dieta muy poco cuidada, muy rica en grasas, con gran ingestión de azúcares y harina refinados, con una industria alimentaria de comida rápida, llena de edulcorantes, conservantes y aditivos alimentarios. Todo ello con un alto poder calórico que conlleva a una tasa muy elevada de obesidad y una mayor predisposición a desarrollar tumores.

Se han hecho comparaciones sobre la incidencia de esta enfermedad en mujeres que se ciñen al modelo anterior respecto a otras que viven en culturas donde se le da una importancia mayor a los alimentos naturales vegetales (Frutas, verduras, legumbres, etc.) y donde la ingestión de comida de origen animal, especialmente en forma de grsas no es tan grande.

Los resultados han mostrado como las mujeres que adoptan el segundo tipo de dieta no presentan un porcentaje tan elevado de cáncer de mama. Sin embargo, cuando estas mujeres se trasladan a vivir a un país occidental y adoptan la dieta propia de aquel país, su porcentaje de enfermas aumenta, incluso se hace paralela en sus hijas o nietas.

Todo ello nos demuestra la incidencia de la alimentación en el desarrollo del cáncer de mama.

Múltiples estudios han descubierto que los siguientes son los alimentos más saludables que se conocen como anticancerígenos, pues tal es su poder que actúan como potentes armas para prevenir sobre todo el cáncer de seno: 

Pescados azules. El cáncer de seno es casi desconocido para los esquimales de Alaska y Groenlandia, porque consumen habitualmente pescados azules (salmón, sardina, atún), que son ricos en ácidos grasos Omega-3, uno de los nutrientes más eficaces para combatir el cáncer.

Aceite de oliva. ¿Quieres más razones para amarlo? Consúmelo a diario y tendrás menos riesgo de padecer cáncer de seno a lo largo de tu vida. Es un escudo natural contra el cáncer, es el secreto para oxidarte menos y vivir más.

Brócoli. Es el anticancerígeno número uno y tal es su poder, que algunos laboratorios están desarrollando medicamentos para prevenir el cáncer, basados en los compuestos que contiene.

Coles. La col, el repollo, las coles de Bruselas, la coliflor, el colinabo y la col china tienen virtudes protectoras y son potentes armas para prevenir el cáncer. Nota del editor: El brócoli también es un col

 Cebollas, ajos y porro.Estimulan las defensas naturales y protegen a las células de sus principales enemigos como el cáncer.

Leguminosas. Los frijoles, lentejas, garbanzos, habas, alubias y chícharos tienen poderosos antioxidantes y fitoestrógenos con un poder anticancerígeno probado. Comer leguminosas dos o más veces a la semana te da un 35% menos riesgos de desarrollar cáncer de seno.

Naranja. Una naranja al día es uno de los mejores guardianes del organismo. Es rica en antioxidantes y otros nutrientes, y por lo tanto ayuda a prevenir el cáncer.

Bioflavonoides. Estudios recientes indican que estos compuestos vegetales se han mostrado activos contra el cáncer de seno. Están presentes en el vino tinto, té, frutas y verduras, sobre todo cítricos, arándanos, lechuga y apio.

Leche de soya.Cuanta más leche de soya consumas, menos riesgo tienes de sufrir cáncer de seno. Esta bebida es uno de los mayores aliados de la salud, porque contiene fitoestrógenos, que son compuestos similares a las hormonas.

Yogurt. Muchos estudios lo establecen como un gran aliado para reducir el riesgo de cáncer de mama o retardar la reaparición de ciertos tumores.

 

Medicina natural contra el cáncer, especialmente el mamario

Tengo varios artículos escritos en mi página web  www.rochade.cl sobre cáncer en que en algunos de sus contenidos se hace referencia al cáncer de mama.El 22 de agosto de 2008 edité el artículo titulado “La Aloe vera, sus importantes cualidades medicinales y el germanio orgánico que contiene”

Este artículo parte con lo siguiente:

La Aloe vera y en general las diferentes especies del género aloe tienen interesantes y valiosas cualidades terapéuticas, también refuerza el A. vera al sistema inmunológico. Se calcula que plantas del genero aloe han sido utilizadas desde hace unos 5 mil años. Se han tenido resultados muy positivos en la lucha contra el cáncer, dentro de los cuales puede destacarse el mamario. Sus cualidades provienen por el rico contenido de elementos y compuestos. Más recientemente se ha destacado el germanio que contiene, en su condición de orgánico, que tiene efectos positivos en el organismo, en especial en el sistema circulatorio y en particular en la sangre.

En el artículo se hace referencia a sus aplicaciones terapéuticas, a medidas precautivas en su uso y a sus principales cualidades derivadas de su rico contenido de elementos y compuestos, donde se destaca el germanio como elemento importante.

El tratamiento se basa en la ingesta de una mezcla de hojas de aloe vera, miel de abejas y un destilado alcohólico de alta graduación. Se señala en los artículos la forma de prepararla y de consumirla.

El 9 de agosto de 2009 publiqué el artículo con el título: “Aloe vera y cáncer. Tratamiento y nuevos testimonios”

Se iniciaba así: “En el día de ayer recibí un mensaje por mi correo sobre este tratamientos, en qué consiste y sus resultados impresionantes contra todo cáncer.

Me ha parecido conveniente junto con transcribirlo, agregar un par de testimonios que se presentan en el libro próximo a lanzarse del cual soy uno de los autores. Su título es “Plantas Medicinales y Medicina Natural: Conversaciones con el Ingeniero Roberto Williams Benavente”. Es la segunda edición y está con amplios nuevos contenidos.
Tener presente que este tratamiento no debe ser aplicado a embarazadas, puede provocar aborto”.

Presento a continuación parte inicial del mensaje recibido el 8 de agosto del 2009 que viene de República Dominicana:

Franciscano Cura el Cáncer
Una sencilla receta basándose en sábila (aloe), preparada por UN SACERDOTE FRANCISCANO, que no se opone a revelarla, causa revuelo en las montañas de Judea. ‘No es un milagro, tú puedes curar el cáncer y otras enfermedades’. (Nota agregada: sábila o aloe son nombres comunes de la especie Aloe vera)

Remedio Natural contra el Cáncer
Queridos Amigos, amigas, Hermanos y Hermanas:

Lo que van a leer a continuación, salió publicado en el periódico Listín Diario, de Santo Domingo, hace un mes atrás. En verdad les digo que al leerlo no creía mucho en lo que me decía el artículo.

Este remedio se le debe a un Fraile Franciscano, que lo llaman, en Belén (Brasil), Fray Romano, de origen brasileño. Actual maestro del seminario de Belén. Su fama a través de toda Judea, se va extendiendo y como él expresa:

Yo curo el cáncer y cualquier persona puede hacerlo, sin hacer milagros, simplemente aplicando los productos que produce la madre naturaleza.

Antes de darles la receta, quiero decirles mi experiencia personal sobre la Bendita Receta..

Tengo conocimiento de varias personas que se han curado, después de beber el brebaje, a las cuales les daban menos de un mes de vida, por el padecimiento de diferentes tipos de cánceres terminales. Luego del conocimiento de las virtudes de este medicamento totalmente natural, me he propuesto hacerlo circular, por esta vía, para que cualquier persona que tenga un amigo, pariente relacionado con esta terrible enfermedad prepare la receta y se lo dé a tomar. Ya verán el resultado a la semana de estar tomándolo, se los aseguro, es algo que trabaja rápidamente.

La Receta es:
* 1/2 kilo o litro de miel pura de abejas.
* Dos (2) hojas grandes o tres (3) pequeñas de la planta llamada Sábila (en otros países se conoce como ALOE) ·
* Tres (3) cucharadas de coñac, whisky, tequila o aguardiente (esto se usa como vaso dilatador).

Se le quita el polvo y las espinas a la hoja de Sábila (aloe), se cortan éstas en pequeños trozos, luego se introducen todos los elementos, antes citados, en una batidora eléctrica o licuadora. Se bate hasta que se vea que se forma una pasta viscosa.
Ya esta lista para tomar.

Se puede dejar fuera de la nevera o ponerse en el refrigerador, al gusto de cada cual.

No debe quitarle la cáscara a la Sábila (aloe), ni colar el remedio.

Fray Romano dice que debe tomarse una cucharada grande, tres (3) veces por día, 15 minutos antes de cada comida. Esto debe hacerse por 10 días seguidos.

 

En el libro que antes señalé, el Ingeniero Williams da testimonio de dos casos que se sanaron, uno de cáncer al pulmón de una persona desahuciada y otro de una dama en que sus nódulos mamarios desaparecieron en 15 días. En ambos casos los exámenes habrían indicado “que estaban totalmente limpios”.

Es conveniente recordar de anteriores artículos, que la propiedad anticancerígena de plantas del género aloe estaría en grado importante en su contenido de germanio orgánico, que motiva un efecto positivo en la sangre que contribuye a que las células malignas se transformen en benignas. La miel y el destilado alcohólico contribuyen a que los principios activos del aloe, que no es sólo el germanio, se extiendan por el organismo y al dilatarse los vasos capilares por efecto del alcohol, estos principios lleguen a todo el organismo.

Recordemos también que este tratamiento tendría efectos preventivos contra el cáncer y se le recomienda repetirlo cada 6 meses.

Es conveniente destacar la rapidez con que se aprecia el efecto positivo de la mezcla de aloe vera, miel de abejas y el destilado alcohólico de alta graduación.

Para llegar más fácilmente a los artículos se abre la página www.rochade.cl, se desciende por ella hasta llegar a la indicación de publicaciones por mes y año y se pincha en el mes correspondiente.

Recomiendo también los artículos que tengo escritos sobre el aranto, que igualmente es un importante anticancerígeno. Para llegar a ellos recomiendo usar Google, buscando: “Aranto, cáncer, Chateauneuf”

Nota: Me ha parecido conveniente repetir el contenido de un artículo que presente en mi página web  www.rochade.cl a mediados del años pasado.

“Impresionante nuevo caso de sanación de cáncer mamario con el tratamiento de la mezcla de aloe vera. Miel de abejas y un destilado alcohólico de alta graduación” 18 agosto 2012 |

Reservo la fuente específica de la información. Doy en forma indirecta el origen de esta interesante noticia.

Una amiga me informa que un familiar de un país del norte de Chile  le ha hecho llegar esta noticia:.

“Bajo el principio de: “SI NO CURA, NO HACE DAÑO”, en esta casa ya usamos este remedio, con mi empleada doméstica, quien tenía un tumor en el seno, más o menos del tamaño de un kiwi. La doctora me informó que el cuadro no era nada halagador, pues el tumor tenía ramificaciones. Ella debía regresar en una semana para otros estudios.

Mi empleada preparó la receta tal cual se indica aquí y empezó a tomarla 3 veces al día, pero en vez de una cucharada ella tomaba dos antes de cada comida.

Regresó al médico una semana después, el tumor se había reducido a medio centímetro, no lo encontraban. Le preguntaron si había hecho algo diferente a lo indicado y sólo dijo que yo le había dicho como preparar un remedio naturista.

Le pidieron que lo siguiera tomando y volviera de nuevo en una semana.

Ella regresó una semana después y ya había desaparecido totalmente el tumor.

La doctora le pidió que le escribiera la receta, por los excelentes resultados comprobados.

La doctora que la atendió es especialista en cáncer de mama y es una gran amiga mía a quien le agradezco infinitamente su apoyo”.

Más adelante se presenta la fuente de información que contiene el tratamiento. Además se agrega un comentario final.
Este es el artículo que re refiere al tratamiento:

Franciscano Cura el Cáncer:

Una sencilla receta basándose en sábila (aloe), preparada por  UN SACERDOTE FRANCISCANO, que no se opone a revelarla, causa revuelo en las montañas de Judea. ‘No es un milagro, tú puedes curar el cáncer y otras enfermedades’ .

Remedio Natural contra el Cáncer

“Yo curo el cáncer y cualquier persona puede hacerlo, sin hacer
milagros, simplemente aplicando los productos que produce la madre
naturaleza”.

La Receta es:

* 1/2 kilo o 1/2 litro de miel pura de abejas.
* Dos (2) hojas grandes o tres (3) pequeñas de la planta llamada
Sábila(en otros países se    conoce como ALOE) •
* Tres (3) cucharadas de coñac, whisky, tequila o aguardiente (estose usa como vaso dilatador).

Se lava y se le quitan las espinas a la hoja de Sábila (aloe); se cortan éstas en pequeños trozos, luego se mezclan todos los ingredientes en una  licuadora. Se bate hasta que se vea que se forma una pasta viscosa.

No debe quitarle la cáscara a la Sábila (aloe), ni colar el remedio.Se puede dejar fuera de la nevera o ponerse en el refrigerador, a gusto de cada cual.

Fray Romano recomienda tomarse una cucharada grande, tres (3) veces por día, 15 minutos antes de cada comida. Esto debe  hacerse por 10 días seguidos.

Aconseja agitar el frasco antes de cada  toma.

El fraile advierte que si después de haber tomado la bebida salen abscesos en la piel, esto es buen síntoma. Continúa diciendo que si después de la primera toma no se han obtenidos los resultados deseados, repetir  después de haberse hecho los exámenes pertinentes a ver si el tumor no ha cedido, beber 4 veces más, hasta la curación total.

Desde hace seis (6) años que el fraile está usando esta receta, gratuita, con óptimos resultados. Ha curado a varias decenas de personas en Belén y sus alrededores.

El dice que no sólo cura el cáncer, sino que también lo previene. Cura el cáncer de la piel, del cerebro, del  pulmón , del seno, de la próstata, la leucemia, etc.. También cuenta que últimamente ha curadona una religiosa italiana de 29 años, enferma de esclerosis .

Cabe hacer mención que no sólo cura el cáncer, es además un restaurador de células natural, y refuerza nuestro sistema inmunológico.

(Nota: El que desee un  testimonio de uno que estaba desahuciado de cáncer pulmonar, puede contactar al Sr. Fausto Pimentel, en Santo Domingo, Republica Dominicana al teléfono: (809) 247-2316     (809) 247-2316 . Este señor es el que publicó lo que he contado más arriba, como agradecimiento a la vida por haberse curado cuando sólo le daban pocos días de vida.)

http://www.wispoogle.com/2009/08/cura-del-cancer-con-savila-miel-de.html

Comentarios finales:

Sin duda que es un nuevo caso interesante. Confirma la información ya obtenida de otras fuentes sobre el rápido éxito de este tratamiento de cáncer mamario. En menos de dos semanas se logra esta sanación. Sin duda que también es muy positivo que esta doctora especialista en cáncer mamario haya aceptado este tratamiento y se haya interesado en él.

Recomiendo revisar artículos anteriores presentados en esta página web sobre la aloe vera. Es interesante recordar que el efecto positivo lo ocasionaría el germanio orgánico que contiene la aloe vera y otras especies del género aloe. Este metal generaría un efecto en la sangre la que al llegar a la célula cancerígena la convierte en normal. La miel ayuda a trasladar la acción sanadora por el organismo y el destilado alcohólico al dilatar los vasos capilares extiende el efecto a los sectores de cuerpo de más difícil acceso.

 

A continuación presento el artículo publicado en la Revista Ya de El Mercurio, del 2 de abril de 2013

El silencioso aumento del cáncer de mama en mujeres jóvenes

Un reciente estudio estadounidense encendió las alarmas. El número de mujeres menores de 40 años con cáncer de mama metastásico (diseminado) ha ido en aumento desde 1976, casi triplicándose en ese país. Los cambios en el estilo de vida, las nuevas tecnologías médicas y factores hormonales podrían estar detrás de estas cifras. ¿Por qué crece el riesgo en el grupo de edad que suele presentar cánceres más agresivos? ¿Cuál es el panorama en Chile?

Por Loreto Passalacqua G.

Cuando se refiere al cáncer de mama, la doctora Rebecca Johnson, directora del Programa Oncológico para Adolescentes y Adultos Jóvenes del Hospital Infantil de Seattle, en Estados Unidos, sabe de lo que habla. No piensa en la enfermedad solo como especialista; ella misma es una sobreviviente. Tenía solo 27 años cuando, en 1996, le descubrieron un tumor en una de sus mamas. Era un cáncer localizado que trató primero con una mastectomía, luego con cuatro ciclos de quimioterapia con Adriamicina y Cytoxan -dos fármacos que suelen utilizarse juntos para tratar el cáncer de mama- y después con una cirugía reconstructiva.

-En ese momento sentí miedo. Quería hacer muchas cosas con mi vida, y por eso me sentí agradecida de tener un tratamiento potencialmente curativo disponible -dice hoy desde el estado de Oregon.

Mientras estaba en el proceso de su tratamiento, la dra. Johnson empezó a darse cuenta de que a su alrededor otras mujeres, también jóvenes, se enfermaban de ese cáncer.

-Cuando me diagnosticaron, la mayor parte de la literatura médica decía que el cáncer de mama era “raro entre mujeres jóvenes”. Me pregunté en qué grado el cáncer de mama era algo de qué preocuparse para las mujeres jóvenes y si la incidencia de cáncer de mama había cambiado con el tiempo.

Así, su experiencia personal se convirtió en los años que siguieron en una fuente de investigación profesional. Junto a un colega, el doctor Archie Bleyer, Rebecca Johnson inició un estudio cuyos resultados fueron publicados en febrero pasado. Revela que si bien las mujeres jóvenes representan sólo un siete por ciento del total de mujeres con esta enfermedad -al igual que en Chile-, y la incidencia de cáncer de mama localizado en mujeres menores de 40 años se ha mantenido estable en Estados Unidos, existe un grupo de mujeres de entre 25 y 39 años en el que la prevalencia de la enfermedad aumentó: se trata de las que tienen un cáncer metastásico o diseminado (también llamado “Etapa IV”), es decir, una etapa en que las células cancerosas se desprenden del tumor en la mama, se desplazan a distintas partes del cuerpo y continúan creciendo.

El estudio -publicado en el “Journal of the American Medical Association” (JAMA), y realizado a partir de datos obtenidos de la Encuesta Epidemiológica del Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos- indica que el tumor en la mama se ha convertido en el cáncer más común en las mujeres de ese rango etario en Estados Unidos. Johnson y Bleyer descubrieron, efectivamente, que las mujeres en ese caso pasaron de ser 275 por año, a mediados de los 70, a 850 casos anuales, en el último registro de 2009, lo que representa un incremento promedio de aproximadamente dos por ciento por año.

-Eso significa que el número de casos de cáncer de mama metastático se triplicó, a pesar de una nivelación (e incluso una pequeña disminución) desde 1990 en la población de mujeres estadounidenses de ese grupo de edad -dice la doctora Johnson.

Lo más preocupante de ese incremento es que los cánceres de mama en mujeres jóvenes suelen ser más agresivos que cuando se desarrollan a una edad más avanzada.

-Los tumores mamarios en las mujeres jóvenes tienen más probabilidades de ser de alto grado (es decir, con muchas células que se dividen muy rápidamente) y de ser “triple negativo” que los de las mujeres mayores. Los cánceres triple negativo son conocidos por ser biológicamente agresivos y por tener un peor pronóstico. Las mujeres con ese tipo de tumor tienen más probabilidades de morir de su cáncer -explica la autora del estudio.

Este nuevo estudio ha generado debate en el mundo médico. Desde que se publicó, numerosos especialistas han comenzado a buscar las posibles causas de este aumento de mujeres con cáncer de mama diseminado. Y también a preguntarse, en el caso de los expertos chilenos, si existen datos similares en el país como para poder descartar esta tendencia.

La oncóloga del Centro Integral de la Mama de Clínica Las Condes, Soledad Torres, dice que en Chile no tenemos cómo saber si han aumentado los casos de cáncer en etapa metastásica en mujeres jóvenes. Explica que aquí no se cuenta con un registro poblacional de salud, que los servicios de salud privados no tienen el deber de informar cuántos casos de cáncer de mama atienden por año, ni de dividirlos por etapa o por edad de diagnóstico. Los datos recopilados en los servicios de salud públicos, agrega, no muestran un aumento, por lo menos en el tramo de tiempo que va desde 2005 a 2011, período para el cual hay información disponible. Lo único que sí indica la última tabulación del Programa Nacional de Cáncer de Mama del Ministerio de Salud, es que 3.300 nuevos casos son diagnosticados cada año en Chile, que una mujer muere a causa de esta enfermedad cada seis horas, y que las mujeres jóvenes representan alrededor de un siete por ciento del total de mujeres con cáncer de mama. En Chile, los médicos no hablan de una tendencia en aumento.

En Estados Unidos, en cambio, debido a la magnitud de la población, la multiplicación de los casos de mujeres jóvenes con cáncer de mama ha llevado a la creación de grupos de apoyo para las afectadas. En 1998, tres mujeres jóvenes, sobrevivientes del cáncer de mama, fundaron Young Survival Coalition (Coalición de Jóvenes Supervivientes), una organización sin fines de lucro destinada a mejorar la calidad de vida de las mujeres de menos de 40 años que sufren esta enfermedad. YSC entrega información gratuita y material educativo, trabaja en conjunto con las comunidades médicas y legislativas, promueve la investigación sobre el cáncer y organiza eventos como las corridas de bicicletas “YSC Tour de Pink” que se hacen en todo Estados Unidos para juntar recursos. La organización tiene una red que apoya a 200 mil personas cada año.

Jennifer Merschdorf, CEO de la agrupación desde 2011, cuenta que a ella le descubrieron un cáncer de mama hace tres años, cuando tenía 36. Poco antes, en enero de 2010, su mamá había sido diagnosticada con esta enfermedad. El impacto había sido fuerte.

-Mi familia no sabía mucho de este cáncer. Estábamos aterrados, y mi mamá pensó lo peor. Yo leí todo lo que pude para saber más de esta enfermedad -cuenta.

Ese mismo año, Jennifer -casada, aún sin hijos- sintió una protuberancia en una de sus mamas. Bien informada, partió a hacerse exámenes médicos y descubrió que ella también tenía cáncer.

-En cosa de semanas, mi foco pasó de ayudar a mi mamá en su lucha contra el cáncer de mama a saber que debía enfrentarme a mi propia batalla contra el cáncer -recuerda.

Actualmente, Jennifer toma un medicamento llamado Tamoxifen, y continúa enfrentando el cáncer de mama junto a su madre.

-Todos los días trato de hacer un balance sobre cómo ha cambiado mi vida familiar el tener esta enfermedad -dice la joven representante de YSC.

La familia es uno de los principales temas que enfrentan las mujeres jóvenes con cáncer de mama. Están en una edad fértil y corren el riesgo de perder su capacidad de reproducirse con la quimioterapia. Esa es una realidad que deben asumir, al mismo tiempo en que les toca aprender a aceptar su enfermedad.

Cuando supo de su diagnóstico, la doctora Rebecca Johnson no tenía hijos. Cuenta que decidió entonces buscar en las publicaciones médicas cuál era el riesgo de ver afectada su fertilidad. No encontró ninguna respuesta determinante. Pero algunos años después leyó un artículo que decía que el riesgo de infertilidad en mujeres de 30 años, con el tipo de quimioterapia al que ella se había sometido, era bajo.

-Eso fue un gran alivio. De todas formas, no pude dejar de preocuparme por ese tema hasta que quedé embarazada de mi primer hijo. Hoy tengo dos, un niño de 9 y una niña de 6.

Los especialistas dicen que hoy existen aproximadamente 250 mil sobrevivientes al cáncer de mama en Estados Unidos solo en el tramo de edad que considera a menores de 40 años, y que alrededor de 13 mil mujeres jóvenes son diagnosticadas con esta enfermedad cada año. La pregunta que surge entonces es ¿por qué?

Los médicos, tanto en Estados Unidos como en Chile, dicen que no hay una respuesta única. Avanzan distintas teorías para explicar el aumento de casos de cáncer de mama metastásico en el país norteamericano. La primera es la del avance de la tecnología. Debido a la aparición de técnicas médicas más modernas y a un mejor uso de la imagenología, los diagnósticos se han vuelto más precisos. La doctora Jamile Camacho, jefa del Centro de la Mama de Clínica Alemana, explica:

-Por ejemplo, si antes llegaba una enferma con un cáncer en estadio II, que involucra tumores de entre 2 a 5 centímetros, no le hacían más exámenes o a veces le hacían una radiografía de pulmón o una ecografía de abdomen, que no eran muy buenas. En cambio ahora, a esa misma enferma uno le hace un escáner de tórax, abdomen y pelvis, una resonancia magnética del cerebro, etc. Y uno puede encontrar lesiones metastásicas chiquititas, que no dan síntomas y que antes no se detectaban. Eso hace que al tiro la paciente pase a estadio IV, que es un cáncer metastásico, más complejo porque ataca otros órganos.

Aún así, Jamile Camacho dice que esa explicación no la convence totalmente, porque si bien los cambios en las tecnologías son reales y fueron importantes sobre todo en las décadas del 70 hasta el 90, desde el año 2000 la calidad de las imágenes médicas no ha progresado mucho más.

– Por eso no entiendo por qué entre el 2000 y el 2009 esta tendencia sigue aumentando en Estados Unidos. Y la verdad es que aún no hay nadie que lo haya explicado -dice.

La doctora Rebecca Johnson piensa que para que se genere un aumento de esta magnitud en un período de tiempo tan corto, deben existir razones externas a las propias mujeres jóvenes.

-Los cambios en el estilo de vida podrían ser un factor de riesgo y una de las razones para explicar este aumento. La exposición a un ambiente tóxico puede ser otra explicación potencial, pero creo que se necesitan más estudios para poder determinar qué provoca esta tendencia -dice desde el Hospital Infantil de Seattle.

Tampoco se sabe todavía acerca de por qué el cáncer de mama tiende a ser más agresivo en mujeres menores de 40 años. Jennifer Merschdorf, de YSC, explica que uno de los principales problemas es que el cáncer es más difícil de detectar, porque no existe una herramienta de escáner efectiva para este rango de edad, que presenta un tejido diferente en la mama en comparación con las mujeres mayores. La oncóloga Soledad Torres confirma que la mama de la mujer menor de 40 es más densa y fibrosa, por lo que además es más difícil diagnosticar un nódulo a través de la palpación.

-Cuando la mama es joven cuesta establecer una diferencia entre la consistencia del tumor y lo fibrosa de la mama. En cambio, cuando uno palpa a una mujer sobre los 60 años, con una mama ya más blanda y más adiposa, el contraste es mayor y es más fácil palparlo -dice.

A eso se suma que la mujer joven no tiene indicación de mamografía, porque la incidencia de cáncer de mama en ese rango etario sigue siendo baja. En consecuencia, explican los médicos, las pacientes menores de 40 años comúnmente consultan por algún síntoma. Y el síntoma más frecuente de consulta por cáncer de mama es un nódulo palpable.

La influencia del medio ambiente y de agentes externos sobre la prevalencia de la enfermedad se ha ido consolidando a medida que han ido apareciendo estudios que vinculan la incidencia de cáncer de mama con el nivel de desarrollo económico de un país. En los más avanzados, aseguran los expertos, esta es más elevada. Por eso, por ejemplo, en Estados Unidos la tasa total de mujeres con cáncer de mama casi dobla a la tasa chilena. El cirujano oncólogo del Centro Integral de la Mama de Clínica Las Condes, Juan Carlos Acevedo, autor del libro sobre cáncer de mama “No le des la espalda”, señala que uno de los argumentos para relacionar al desarrollo con la mayor incidencia de este cáncer es el nivel socioeconómico y el estilo de vida de cada país.

-Ahí podemos echarle la culpa a muchas cosas, al uso de las grasas, al consumo de alcohol, al tabaquismo, etc. Lo que está claro es la relación entre obesidad y cáncer de mama, y la obesidad es algo que todavía se ve más en los países del hemisferio norte, específicamente en Estados Unidos -dice.

La doctora Jamile Camacho, de Clínica Alemana, agrega que otros factores de riesgo asociados a los países desarrollados son el tomar hormonas, tener hijos más tarde, no tenerlos, y el no amamantar, por nombrar algunos ejemplos. Algunos estudios muestran, en efecto, que tener al primer hijo después de los 35 años aumenta el riesgo de desarrollar cáncer de mama. Otras investigaciones relacionan la menstruación temprana con un aumento en el riesgo. Eso podría deberse a la exposición prolongada a las hormonas femeninas.

-Cuando uno tiene una menstruación a una edad menor de 10 años, y una menopausia tardía, es decir, cuando se es mayor de 55, tus glándulas mamarias están más tiempo expuestas a los estrógenos. Y ese es un factor de riesgo -dice la doctora Camacho.

Ante la investigación de la doctora Rebecca Johnson, uno de los temas que volvió a discutirse es si las mamografías deberían exigirse en forma más temprana (hoy se suele pedir un examen de ese tipo a los 35 años y si sale todo bien, ninguna más hasta los 40, cuando se comienza a repetir anualmente). Y a pesar de lo alarmista que pareció ser para muchos el nuevo estudio, la misma oncóloga que lo lideró insiste en que la incidencia del número de casos de esta enfermedad en las mujeres jóvenes sigue siendo muy baja, y que no justifica la aplicación de mamografías antes de los 40 o 50 años, en pacientes sin antecedentes familiares directos de cáncer de mama. Lo que sí importa, agrega, es mantener un estilo de vida sano.

-Les sugerimos a las mujeres seguir hábitos de vida saludables, aunque la relación entre sus elecciones y el cáncer de mama no esté todavía clara. Deben ser conscientes de que el cáncer de mama puede afectarlas aun siendo jóvenes, y por eso deben ser proactivas y buscar asesoría médica si observan algún cambio en sus mamas o si no se sienten bien -explica.

“una mujer muere de la enfermedad cada seis horas. las jóvenes representan un 7% del total de mujeres con cáncer de mama en Chile”.

 

UNA MUJER JOVEN con cáncer de mama tiene mayor posibilidad de ver disminuida su capacidad fértil

 Scarlett Poseck, 43 años, 4 hijos. “Soy una sobreviviente”

El día en que el médico le dijo a la relacionadora pública Scarlett Poseck, 43 años -hoy agente de ventas del Grupo SURA- que tenía cáncer de mama, ella no lo pudo creer.

Tenía solo 30 años y acababa de tener a su segunda hija, cuando notó un bulto extraño en su mama izquierda y decidió consultar. Fue a hacerse los exámenes que le pidieron sin gran inquietud, porque asumió que se trataba de un simple quiste. Pero cuando al darle el diagnóstico, y frente a su incredulidad, el médico se sentó a los pies de su cama y le explicó en qué consistía la enfermedad, se le vino el mundo encima. Luego recapacitó.

-Pensé que haría todo lo posible para ganarle a este cáncer -cuenta hoy.

Todo se desencadenó muy rápido. El tumor que le habían descubierto tenía tres centímetros, pero la buena noticia era que estaba localizado. Pasaron 20 días y Scarlett tuvo que decidir cómo quería reconstruir su mama después de la cirugía en que le extirparon el tumor. Eligió usar musculatura de sus abdominales.

-Me pusieron una especie de malla en la zona abdominal y estuve cuatro meses en recuperación, mientras me hacía la quimioterapia.

En ese momento, una de las cosas más difíciles fue poder explicarles a sus dos pequeñas hijas de uno y tres años lo que le estaba pasando.

– Les dije que la mamá tenía una enfermedad de nombre atroz, pero que no todos los cánceres terminaban mal. Nunca les hablé de muerte. Lo más fuerte para ellas fue cuando se me cayó el pelo, pero traté de que lo tomaran como un juego. Me acompañaron a la peluquería, salíamos a comprar sombreros. Pero la más chiquitita me sacaba todos los gorros, así que preferí andar con la cabeza pelada.

Seis meses después del término de su tratamiento, Scarlett supo que estaba embarazada de su tercer hijo.

-Fue una tremenda sorpresa, porque los médicos siempre insistieron en que era muy difícil que con mi marido pudiéramos tener más hijos, porque mi marido también tuvo cáncer y estuvo en quimioterapia y radioterapia -dice desde su casa en Huechuraba.

También sintió angustia; pensó que la malla abdominal que le habían puesto no resistiría un embarazo y que las cosas podrían complicarse. Pero su hijo nació sin problemas, “completamente sano”. La sorpresa de Scarlett fue aún mayor cuando descubrió, un año y medio después, que estaba nuevamente embarazada. Nuevamente sintió miedo, pero no a la enfermedad.

-Tuve miedo de no poder resistir el embarazo, porque todos mis hijos habían nacido por cesárea. No temí que pudiera reaparecer el cáncer.

Desde entonces, los médicos le han hablado de nuevos estudios que indican que no existe ninguna relación entre el embarazo y la recaída del cáncer. A ella no la sorprende. Siente que ganó la batalla.

-Hay que aprender a parar. Hoy, yo agradezco tener una pechuga diferente a la otra, porque cuando me miro, pienso: “soy una sobreviviente”.

 

Paola Pinilla, 42 años, un hijo. “No hay que dejarse estar”

Cuando le diagnosticaron un cáncer de mama, a los 32 años, la ingeniera civil Paola Pinilla nunca pensó que se iba a morir. Su preocupación mayor en ese momento era tener más hijos.

Paola estaba amamantando a su hijo Matías, hoy de 11 años, cuando notó un pequeño bulto en una de sus mamas. Pensó que se trataba de un “porotito de leche”. No era así. Poco tiempo después, una biopsia reveló que se trataba de un tumor de dos centímetros.

-Yo estaba tan enfocada en tener más hijos, que de inmediato pensé en cómo hacerlo -dice.
Y se había enterado de que una mujer joven con cáncer de mama tiene la posibilidad de presentar menopausia temprana o ver disminuida su capacidad fértil. Por eso, Paola recurrió a un procedimiento para congelar pronúcleos, es decir óvulos ya fecundados, pero que aún no se consideran embriones. Para eso retrasó el inicio de su tratamiento contra el cáncer por cerca de dos meses.

-Mi papá quería que empezara al tiro con las terapias, estaba preocupado. Pero le pregunté a mi doctor y él me autorizó a hacer el tratamiento con mis óvulos -dice, sentada en su casa de Las Condes.

Solo después de eso empezó con sesiones de radioterapia. Recuerda que le dejaban su piel como una “capa de cebolla”, “como si te hubieses quemado con el sol”. Durante un mes y medio fue tres o cuatro veces por semana a la clínica para ese tratamiento. Después vino la quimioterapia, y Paola decidió probar un medicamento que en ese entonces era relativamente nuevo en el país, pero que ya se utilizaba en Europa.

-La quimio duró seis meses. Optamos por usar un fármaco llamado Caelyx, que a pesar de ser más caro que otras drogas tradicionales, había demostrado en algunos estudios ser menos dañino para el corazón y evitar la caída del pelo. Para mí eso era de lo más fuerte. Pensar en lo rara que me vería sin pelo -dice.

Por suerte, el remedio funcionó y Paola no tuvo que pasar por ese mal rato. Tomó su enfermedad como oportunidad. Se dedicó a su familia y a su hijo. Antes de que le descubrieran el cáncer se había sentido muy estresada. Después de su postnatal, se había autoimpuesto recuperar el ritmo de trabajo que tenía antes de quedar embarazada. Ella cree que eso le pasó la cuenta.

Paola no logró tener más hijos. Pero a pesar de eso, cree que tuvo suerte. No tuvo que reconstruir su mama y hoy está recuperada.

-Les diría a las mujeres que sean responsables y que se hagan los controles. Muchas mujeres jóvenes no consultan por miedo a que les vayan a decir que tienen cáncer de mama. Pero no saben que si hacen lo que tienen que hacer, se pueden salvar. No hay que dejarse estar.

Por Loreto Passalacqua G..

Escriba un comentario

4 respuestas

  1. Totalmente de acuerdo con este articulo, la alimentación es primordial cuando de enfermedades degenerativas se refiere. Hoy en día existen muchas clinicas que tratan el cancer con tratamientos 100% natutarles, ejemplo de esto es la famosa terapia creada por el Dr. Gerson, la cual lleva su nombre..

    Gracias por tán importante información..

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Hola, soy Rolando Chateauneuf.

Dentro de mi blog podrá encontrar contenidos  relacionados a:

Alimentación y nutrición, Ética y valores. Cáncer. Constitución. Cultura ecuestre. Economía y Desarrollo. Dólar. Inversiones extranjeras, Medicina natural (Plantas medicinales). Política agrícola. Universidad de Chile.

Para ubicar los artículos por temas, descienda por esta columna hasta alcanzar a Categorías y ahí pinchar la que le interese.

Buscador
Categorías
Archivos
Archivos
Enlaces externos