Medicina natural, actualidad y economía

Cánceres importantes del tracto digestivo: gástrico y colorrectales. Tratamientos alopáticos y de la medicina natural. Alimentación. Segunda parte, especialmente sobre cáncer colorrectal

Antes de analizar el cáncer colorrectal en más profundidad, haré una breve referencia al aparato digestivo. Sobre el cáncer gástrico, ya escribí un artículo, que es el anterior a este.

Repito contenido general del artículo anterior. Para así tener una visión más amplia.

En forma más general, a veces se habla de cánceres del tracto gastrointestinal.

El tracto digestivo también es llamado tracto gastrointestinal o canal alimentario. Está constituido por el sistema de órganos humanos que conducen al consumo de los alimentos; para ello los digieren para extraer energía y nutrientes y finalmente expulsar los residuos resultantes. El tracto para sus funciones es acompañado de órganos accesorios: glándulas salivales, hígado, vesícula biliar y páncreas.

Cuatro grandes funciones cumple este tracto: ingestión, digestión, absorción y excreción.

En el hombre adulto normal, mide aproximadamente 11 m de largo.

Se le diferencian dos grandes parte, el tracto gastrointestinal superior y el tracto intestinal inferior. El tracto intestinal también puede ser dividido en intestino anterior, intestino medio e intestino posterior.

El tracto gastrointestinal superior se inicia en la boca, le sigue la faringe, el esófago y el estómago. En la boca desembocan las glándulas salivales; se encuentra en ella la lengua y los dientes. Le sigue la faringe, el esófago hasta llegar al estómago. Después se llega al llamado tracto gastrointestinal inferior constituido por los intestinos delgado y grueso, hasta terminar en el año.

Al intestino delgado se le reconocen tres secciones: duodeno, yeyuno e ilion. Al intestino grueso se le distinguen las siguientes partes: ciego, colon ascendente, colon transversal, colon descendente, colon sigmoides. Posteriormente se encuentra el recto y al final el ano, orificio de salida de los excrementos.

Los órganos accesorios del canal alimentario, como ya se ha señalado, incluyen, las glándulas salivales, el hígado, la vesícula biliar y el páncreas. El hígado secreta la bilis en el intestino delgado, vía el sistema biliar y emplea la vesícula biliar que tiene la única función la de almacenar y concentrar la bilis. El páncreas secreta un fluido que contiene bicarbonato y varias enzimas, incluyendo la tripsina, la quimotripsina, la lipasa y la amilasa pancreática, así como también enzimas nucleolíticas (desoxiribonucleasa y ribonucleasa) dentro del intestino delgado. Estos dos órganos secretores ayudan a la digestión, especialmente de las grasas.

La función que realiza el tracto es la de transporte (alimentos), secreción (jugos digestivos), absorción (nutrientes) y excreción (mediante el proceso de defecación).

El proceso de la digestión transforma los glúcidos, lípidos y proteínas en unidades más sencillas, gracias a las enzimas digestivas, para que puedan ser absorbidas y transportadas por la sangre. Las enzimas se hacen presentes especialmente en la saliva de la boca, en el estómago y en intestino delgado, el que es el gran absorbedor de los nutrientes.

Desde la boca hasta el ano, el tuvo digestivo mide unos 11 metros de longitud. La digestión empieza propiamente en la boca; los dientes trituran los alimentos, las secreciones de las glándulas salivales los humedecen e inician su descomposición química generando el bolo alimenticio, que cruza la faringe, sigue por el esófago hasta llegar al estómago. Este es una bolsa muscular de una capacidad del orden de litro; allí se inicia la acción del jugo gástrico segregado de la mucosa interior del estómago.

Movimientos musculares de este órgano contribuyen a transformar el alimento en el quimio, que pasa al intestino delgado, organo de una longitud de unos 6 metros.

El cardias es el límite entre el esófago y el estómago y el píloro es el límite entre el estómago y el intestino delgado. En un individuo mide aproximadamente 25 cm del cardias al píloro y el diámetro transverso es de 12 cm.

La primera porción del intestino delgado denominado duodeno recibe, además de las secreciones de las glándulas intestinales, la bilis y los jugos pancreáticos. Estas secreciones contienen gran cantidad de enzimas que degradan especialmente las grasas.

El tubo digestivo continúa por el intestino grueso, de algo más de metro y medio de longitud. Su porción final es el recto, que termina en el ano, por donde se evacuan al exterior principalmente los restos no digeribles de los alimentos.

Dos cánceres son frecuentes en el aparato digestivo, el gástrico y el del intestino grueso que se puede hacerse presente también en el recto y se le denomina colorrectal. Además se presentan otros cánceres como los de hígado y páncreas. Esos cuatro cánceres serán analizados en el anexo 2 del libro en preparación. Además hay varios otros cánceres que afectan desde el de boca hasta el de ano.

El intestino grueso se inicia a partir de la válvula ileocecal en un fondo de saco denominado ciego, de donde sale el apéndice vermiforme y termina en el recto. Desde el ciego al recto describe una serie de curvas, formando un marco. Su longitud es variable, entre 120 y 160 cm, y su calibre disminuye progresivamente, siendo la porción más estrecha la región donde se une con el recto o unión rectosigmoidea donde su diámetro no suele sobrepasar los 3 cm, mientras que el ciego es de 6 o 7 cm.

Las partes del intestino grueso son el colon ascendente de una longitud de unos 15 cm, le sigue el colon transverso de unos 50 cm para continuar en el colon descendente de unos 10 cm. Finalmente se hace presente el colon sigmoideo, para después el recto y el ano. Es importante saber que los cánceres de colon ascendente (lado derecho) presentan diferencias con los de colon descendente tanto en sus características como en sus síntomas.

 

Enfermedades del sistema digestivo

Por lo general son productos de factores externos, especialmente por los alimentos y las infecciones. Son consecuencia por lo general de descuidos en la alimentación, higiene y dieta, por ello pueden ser en alto grado evitable.

Entre las enfermedades cabe señalar:

Enfermedad celiaca. Es producida por una intolerancia permanente al gluten, en personas con predisposición genética.

Síndrome del intestino irritable. No propiamente una enfermedad, sino más buen un conjunto de trastornos funcionales del intestino caracterizados repetición de dolores abdominales, molestias asociadas a hinchazones abdominales y alteraciones en las deposiciones, tanto en sus frecuencia como en las consistencias de ellas.

Colitis. Inflamación del intestino grueso (colon), generadora de dolores abdominales y diarrea.

Úlcera péptica. Consistente en una lesión permanente de la mucosa gastrointestinal. Se localiza generalmente en el estómago y en duodeno.

 

Dos cánceres son especialmente importantes, los de estómago y de intestino grueso

Cáncer de estómago. Una de las causas principales de la mortalidad por cáncer. Tiene influencia importante en generarse la presencia del Helicobacter pylori, la predisposición genética y la alimentación. Se estima que los factores ambientales son causantes del 62% de su presencia y los factores hereditarios del orden de un 28%.

Cáncer del intestino grueso. Dentro de este cáncer se destaca el cáncer de colon, que tiene gran incidencia en los países desarrollados y ocasiona muchas muertes. Este tipo de cáncer se analiza especialmente en este artículo.

Cáncer colorrectal, o cáncer de colon incluye cualquier tipo de neoplasias (tejido nuevo de carácter tumoral, benigno o maligno) del colon, recto y apéndice.

– Se piensa que muchos de los casos de cáncer colorrectal nacen de un pólipo adenomatoso en el colon. Estos crecimientos celulares en forma de hongo son usualmente benignos, pero de vez en cuando con el tiempo se vuelven cancerosos.

– Son los pólipos más frecuentes en adultos y se caracterizan por la presencia de hiperplasia y displasia del epitelio glandular de bajo o alto grado. Si las células displásicas sobrepasan la lámina muscular de la mucosa e infiltran el tejido submucoso, se trata de carcinoma invasivo (cáncer sobre pólipo).

– En la mayoría de los casos, el diagnóstico del cáncer localizado es por colonoscopia.

El tratamiento alopático es por lo general quirúrgico, y en muchos casos es seguido por quimioterapia.

– Epidemiología. Es la tercera forma más común de cáncer y la segunda causa más importante de mortalidad asociada a cáncer en América.

– Factores de riesgo

Edad. El riesgo de contraer cáncer colorrectal se incrementa al aumentar la edad. La mayoría de los casos ocurren entre los 60 y 70 años, mientras que antes de los 50 años es poco común, a menos que haya una historia familiar de aparición temprana de cáncer colorrectal.

En particular pólipos adenomatosos. La eliminación de pólipos del colon durante la colonoscopia disminuye el riesgo subsecuente de cáncer de colon.

Historia de cáncer. Los individuos que previamente hayan sido diagnosticados y tratados por tener cáncer tienen un mayor riesgo que la población general de contraer cáncer colorrectal en el futuro. Las mujeres que hayan tenido cáncer de ovario, útero o del seno tienen un riesgo aumentado de la aparición de cáncer de colon.

Herencia. Historia en la familia de cáncer colorrectal, en especial de un familiar cercano menor de 55 años o múltiples familiares. Poliposis adenomatosa familiar y síndrome de Lynch o cáncer colorrectal hereditario no asociado a poliposis.

Colitis ulcerosa crónica o enfermedad de Crohn.

Fumar. Es más probable que una persona que fuma muera de cáncer colorrectal que una persona no fumadora

Dieta. Los estudios demuestran que una dieta rica en carnes rojas y baja en frutas, vegetales, aves de corral y pescados aumenta el riesgo de cáncer colorrectal. Planteamiento discutible. Aquellos que frecuentemente comen pescado han mostrado un riesgo menor.

Actividad física. Aquellos que son activos físicamente tienen un menor riesgo de desarrollar cáncer colorrectal.

Bajo contenido corporal de selenio.

Alto consumo de alcohol (de destilados, no de vino ni posiblemente de cerveza).

 

Patología.

Se detecta a partir de biopsia o una operación. El tipo más común de célula cancerígena es el adenocarcinoma (95%).

 

Se distingue cáncer del lado derecho (colon ascendente y ciego) del cáncer del lado izquierdo. El primero es exofítico, crece hacia afuera; el segundo, circunferencial y puede obstruir el intestino.

El adenocarcinoma es un tumor de células epiteliales malignas, originándose del epitelio glandular de la mucosa colorrectal. Invade la pared, se infiltra hacia la muscularis mucosae, la submucosa y la lámina muscularis propia.

 

Síntomas.

No da síntomas hasta fases avanzadas.

La edad habitual de desarrollo del cáncer colorrectal es entre los 60 y 80 años de edad.

Los síntomas más frecuentes incluyen la hemorragia digestiva baja y la rectorragia (rectorragia o proctorragia es un tipo de hemorragia que consiste en la pérdida de sangre roja o fresca a través del ano), bien sola o asociada a las heces, cambios en las defecaciones y dolor abdominal. La presencia de síntomas notables o la forma en que se manifiestan depende un poco del sitio del tumor y la extensión de la enfermedad.

Cáncer de colon derecho

Los síntomas principales son dolor abdominal, síndrome anémico y ocasionalmente la palpación de un tumor abdominal. Los pacientes manifiestan fatiga (cansancio, debilidad) palpitaciones e incluso angina de pecho y se les descubre una anemia macrocítica (es un término genérico para cualquier tipo de anemia caracterizada por glóbulos rojos pequeños e hipocroma que indica un déficit de hierro).

 

Cáncer de colon izquierdo

Por ser más estrecho, el dolor cólico en abdomen inferior puede aliviarse con las defecaciones en el caso de algunos pacientes puede desarrollar anemia por falta de hierro. Al igual que en el caso de cáncer de colon derecho es importante darse cuenta que no solo pierda sangre por las heces sino también por otros orificios del cuerpo como puede ser por los orificios nasales (nariz) o por la boca.

El crecimiento del tumor puede ocluir la luz intestinal provocando un cuadro de obstrucción intestinal con dolor cólico, distensión abdominal, vómitos y cierre intestinal.

 

Tratamiento alopático

El tratamiento alopático del cáncer colorrectal puede incluir:

– Cirugía.

– Medicamentos o quimioterapia por vía intravenosa u oral o quimioterapia por vía intratecal (medicamentos introducidos en la médula espinal con una aguja, en el área denominada espacio subaracnoide).

– Radioterapia.

– Terapia biológica.

 

Prevención

Importante de detección precoz. Los exámenes de prevención se utilizan para detectar pólipos y evitar que evolucionen a cáncer. Los exámenes de detección precoz se usan para detectar el cáncer en sus fases iniciales, aunque no existan síntomas ni antecedentes de dicha enfermedad.

Debe someterse a pruebas de prevención y/o detección precoz de cáncer colorrectal a una edad más joven o hacérselas con mayor frecuencia, si existe cualquiera de los siguientes factores de riesgo de cáncer colorrectal:

  1. Antecedentes familiares de cáncer o pólipos colorrectales.
  2. Antecedentes familiares conocidos de síndromes de cáncer colorrectal hereditarios (poliposis adenomatosa familiar y cáncer colorrectal hereditario sin poliposis).
  3. Antecedentes personales de enfermedad inflamatoria intestinal.

 

Metástasis

El cáncer colorrectal puede diseminarse de cinco formas diferentes. Directa: por continuidad a la pared intestinal y a través de ella, a las estructuras adyacentes. En el caso del colon izquierdo, el lugar más frecuente de propagación directa es el uréter ipsilateral. Linfática: es el tipo de diseminación más importante porque se trata de uno de los criterios fundamentales a la hora de decidir la amplitud de exéresis(1) quirúrgica. Hemática: por la sangre. Son frecuentes y se localizan fundamentalmente en hígado (a través de la vena mesentérica y la porta) y pulmón; también puede localizarse en las suprarrenales, huesos, riñones, cerebro. Siembra peritoneal: la carcinomatosis peritoneal es poco frecuente, aunque muy grave. Intraluminal por implantación en otros puntos del intestino como consecuencia de la intervención quirúrgica.

(1) Extirpación de un órgano o de un tejido corporal.

 

Medicina natural y alimentación para el tratamiento de este cáncer

Importancia de la alimentación

Ya la medicina alopática planteaba: Los estudios demuestran que una dieta rica en carnes rojas y baja en frutas, vegetales, aves de corral y pescados aumenta el riesgo de cáncer colorrectal. Por ello se recomienda corregir esa dieta.

Fuente: “Tratamientos naturales para el cáncer de colon – Cáncer de colon”.

https://www.euroresidentes.com/salud/cancer-colon/tratamientos-naturales-para-el-cancer

La prevención temprana es muy importante para ayudar a detener la formación de los pólipos. Los médicos naturistas trabajan ayudando a tratar la raíz del problema mediante el uso de herramientas como apoyo dietético, acondicionamiento físico, suplementos de plantas medicinales, otros suplementos, acupuntura, asesoramiento en el estilo de vida y educación.

 El apoyo dietético que puede proporcionar un médico naturista para la prevención del cáncer de colon incluye un aumento de la ingesta total de fibra a través de la fruta y verdura, así como de granos enteros. También es importante, para la prevención del cáncer de colon, la disminución de productos de origen animal y la ingesta de carne procesada, y el consumo de alcohol.

 Suplementos como el ácido fólico, el calcio o la vitamina D son suplementos que pueden ayudar a prevenir o retrasar el desarrollo del cáncer.

 El ejercicio es importante en la prevención del cáncer, además de por el aumento de la energía y la mejora del estado de ánimo, porque también disminuye la inflamación, los niveles de ciertos factores que promueven el crecimiento del cáncer, y el refuerzo del sistema inmunológico.

Apoyando a la medicina alopática durante la quimioterapia, la radioterapia y/o la cirugía ayudando a mejorar la tolerancia y el éxito de las terapias convencionales. A pesar de su probada efectividad, una de las mayores preocupaciones cuando se usan terapias convencionales (como quimioterapia, radioterapia o cirugía) en el tratamiento del cáncer de colon son los efectos secundarios. El uso de terapias naturales puede ayudar a mejorar estos efectos secundarios.

 Los pacientes que reciben quimioterapia y/o radioterapia a menudo tienen problemas gastrointestinales importantes como náuseas, vómitos, diarrea, estreñimiento, disminución del apetito, etc. Una nutrición adecuada es muy importante durante este tiempo para asegurar la eficacia y tolerancia del tratamiento, prevenir la pérdida de peso, así como garantizar una ingesta adecuada de los nutrientes esenciales.

 La actividad física es beneficiosa antes, durante y después del tratamiento del cáncer. Ayuda a reducir el cansancio relacionado con el cáncer y los efectos secundarios de los tratamientos, así como a reducir las tasas de recurrencia del cáncer y mejorar la supervivencia.

Ayudando a prevenir la recurrencia una vez que el cáncer se ha tratado con éxito

. Después de que se hayan realizado los tratamientos para el cáncer, la dieta, el ejercicio físico y las terapias naturales son muy importantes en esta etapa para mantener un sistema inmunológico saludable y crear un ambiente hostil para que vuelva a aparecer el cáncer.

 

Temas relacionados con tratamientos naturales para el cáncer de colon.

Muérdago para el cáncer de colon”. Raquel Pomares

Fuente: https://www.euroresidentes.com/salud/cancer-colon/muerdago-para-el-cancer-de-colon.

Investigadores de la Universidad de Adelaide, en Australia, han demostrado que el extracto de muérdago podría ser una alternativa a la quimioterapia, e incluso potenciar sus efectos, en el tratamiento del cáncer de colon.

 Se comparó la eficacia de tres tipos diferentes de extracto de muérdago, con o sin quimioterapia, sobre células de cáncer de colon y células intestinales sanas en cultivo.

Los resultados mostraron que de los tres tipos de extractos de muérdago probados, y en comparación con la quimioterapia, el obtenido a partir de una especie conocida como fraxini (crece sobre los árboles de fresno), fue muy eficaz contra las células de cáncer de colon, y además tenía un efecto muy leve sobre las células intestinales sanas.

 El extracto de fraxini era incluso más potente sobre las células de cáncer que la quimioterapia, y a ciertas concentraciones también aumentó la potencia de la quimioterapia contra las células cancerosas.

 Este es un resultado importante porque la quimioterapia afecta tanto a las células sanas como a las células cancerosas. Lo que produce efectos secundarios graves para el paciente como úlceras en la boca (mucositis oral) o la pérdida de cabello.

 Estos hallazgos podrían significar que el extracto del muérdago fraxini es una posible alternativa para el tratamiento del cáncer muy eficaz con pocos efectos secundarios. Sin embargo, para validar este trabajo son necesarias más pruebas de laboratorio.

___________________

Tener presente que el quitral o quintral, que es una planta semiparásita, especie chilena, tendría cualidades medicinales similares al muérdago, que es originaria del hemisferio norte y que es también una planta semiparásita.

__________

 

“Semillas de uva: ¿Tratamiento para el cáncer colorrectal?”

Raquel Pomares

Fuente: https://www.euroresidentes.com/salud/cancer-colon/semillas-de-uva-y-cancer

El extracto de semilla de uva podría ser más eficaz que la quimioterapia en la lucha contra el cáncer colorrectal.

El cáncer colorrectal se puede prevenir, principalmente con cambios saludables en el estilo de vida. Las recomendaciones nutricionales de la Sociedad Americana del Cáncer incluyen una ingesta adecuada de frutas y verduras en la dieta.

El extracto de semilla de uva, que se consume comúnmente como un suplemento nutricional, ha despertado un gran interés debido principalmente al alto contenido de antioxidantes en forma de proantocianidinas. La capacidad antioxidante de este extracto ha demostrado ser mayor que la de otros antioxidantes conocidos como la vitamina C y la E.

Prevención y tratamiento del cáncer colorrectal con extracto de semilla de uva

Son muchos las investigaciones que se han hecho al respecto.

Entre ellos, destacamos lo publicado en la revista Cancer Letters en la que se encontró que el extracto de semilla de uva inhibe el crecimiento de las células cancerosas en experimentos con células cancerosas cultivadas. Destacando que los beneficios del extracto de semilla de uva se incrementaron en las etapas más avanzadas del cáncer, al contrario que la quimioterapia que disminuye su eficacia en etapas avanzadas de cáncer.

Por lo general, el cáncer colorrectal es difícil de tratar con quimioterapia cuando se detecta en una etapa avanzada (estadio IV). En estas etapas avanzadas, las células del cáncer colorrectal son resistentes a la quimioterapia debido a mutaciones genéticas.

Se estima que una célula de cáncer colorrectal tiene más de 11 mil mutaciones que la diferencian de una célula sana. El extracto de semilla de uva es capaz de eliminar las mutaciones, por lo que puede ser más eficaz que la quimioterapia en el tratamiento de un cáncer colorrectal.

Un estudio similar publicado anteriormente en la revista Carcinogenesis encontró que, tanto en cultivos celulares como en ratones, el extracto de semilla de uva atacaba a las células cancerosas sin dañar las células sanas.

Al parecer el extracto de semilla de uva crea un ambiente desfavorable para el crecimiento de las células cancerosas.

 

¿Solo son las semillas de la uva?

Aunque una gran parte de los estudios sugiere que las semillas de uva son una fuente de fitoquímicos con potencial en el tratamiento y prevención del cáncer, las otras partes de la uva como la piel, toda la uva o las pasas también han demostrado eficacia potencial contra el cáncer en varios estudios preclínicos y clínicos.

Otro de los fitoquímicos presentes en la uva es resveratrol, que se encuentra en abundancia en la piel de la uva, en los cacahuates (maní), el té y el vino. Hay una gran cantidad de estudios científicos que han demostrado la eficacia contra el cáncer y la quimioprevención del cáncer del resveratrol en numerosos modelos de cáncer en cultivo celular y en animales.

Nota. Por las características de este cáncer, varios otros tratamientos podrían ser favorables para actuar contra este mal.

Desde ya recomendaría los tratamientos basados en:

–           Galium aparine y carbón vegetal.

–           Mezcla de aloe, con miel de abejas y un destilado alcohólico de alta graduación.

–           El consumo de unas dos hojas diarias de aranto (Kalanchoe daigre montiana).

–           Como complementos estudiar los posibles desequilibrios en el paciente entre los omega 6 y 3, si estos existen a favor del omega 6.

–           El otro es estudiar el grado de acidez de la sangre, lo que puede corregirse con una alimentación reforzada en alcalinizantes y el tratamiento del bicarbonato.

Este conjunto de tratamientos se hacen más aconsejables en la medida que este cáncer al detectarse es muy posible que haya generado metástasis.

Presento a continuación un listado de tratamientos que en general recomiendo para todos los cánceres y en negrita los que considero más recomendables. Para llegar a cada uno de ellos buscar el Google el nombre del tratamiento, al que agregue cáncer y Chateauneuf.

Este es el listado. Llantén. Aloe en mezcla con miel de abejas y un destilado alcohólico de alta graduación. Aranto o Kalanchoe daigremontiana. Galium aparine o lengua de gato. Uña de gato o Uncaria tomentosa. Semilla de damasco o albaricoque. Graviola o guanábana. Bebida a base de beterraga, zanahoria y manzana. Palo negro. Quintral. Artemisia annua. Dulcamara (BIRM). Cúrcuma. Zapallo o calabaza. Alacrán cubano. Gorgojos chinos. Trébol rojo. Bicarbonato de sodio.

______________________

Escriba un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Hola, soy Rolando Chateauneuf.

Dentro de mi blog podrá encontrar contenidos  relacionados a:

Alimentación y nutrición, Ética y valores. Cáncer. Constitución. Cultura ecuestre. Economía y Desarrollo. Dólar. Inversiones extranjeras, Medicina natural (Plantas medicinales). Política agrícola. Universidad de Chile.

Para ubicar los artículos por temas, descienda por esta columna hasta alcanzar a Categorías y ahí pinchar la que le interese.

Buscador
Categorías
Archivos
Archivos
Enlaces externos