Medicina natural, actualidad y economía

Consumo de palta o aguacate tendría entre otros beneficios importantes la reducción de colesterol malo (LDL).

Interesante artículo publicado en el diario El Mercurio de Santiago de Chile hace esta afirmación. Se titula: Comer palta a diario ayuda a reducir el colesterol “malo”.

Más adelante incluyo el artículo completo.

Lo destaca como una buena noticia. Una investigación concluye que una persona que consume diariamente esta fruta aceitosa reduce en forma importante el colesterol “malo” o LDL. La baja que se consigue es mayor que la que se obtendría con una dieta baja en grasas. También mejoraron las cifras del colesterol total y de los triglicéridos.

Se dan las opiniones de varios especialistas en torno a los resultados de esta investigación. Cabe destacar algunos planteamientos:
– La gente debe consumir una dieta saludable para su corazón, que incluya palta y otros alimentos nutritivos ricos en grasas buenas.
– Es muy conveniente usar la palta como agregado a las ensaladas porque tiene grasas saludables, pero hay que tener presente que su aporte calórico es alto. La mitad de una palta regular, es decir 60 gramos, tiene 106 calorías.
– Usar la palta en lugar de ponerle mayonesa a la ensalada, o en el pan cambiar la mantequilla por este producto”.
– La baja lograda es importante y es más de lo que se consigue con una dieta, aunque es menos que si se le compara con el uso de medicamentos.
– La palta tiene varios componentes saludables. El principal es la presencia del ácido oléico, que tiene muchos beneficios cardiovasculares.

Pero también tiene fitoesteroles, algo presente en los vegetales y que también reduce el colesterol, aparte de la fibra, que tiene un efecto similar.

Los especialistas coinciden en que no se debe pensar en la palta como una “pastilla mágica”, si no que es un alimento saludable que se debe consumir con otros productos similares. Debe en lo posible usarse como sustituto de otros consumos de grasas, especialmente de las menos saludables.

Más adelante se presenta el artículo completo y también se hace referencias a algunos temas importantes relacionados con el colesterol

Comer palta a diario ayuda a reducir el colesterol “malo”

Publicado el 08 de Enero de 2015

Una buena noticia para la salud de las personas es que el consumo diario de palta reduce en forma importante el colesterol “malo” o LDL. Incluso, la baja que se logra es mayor si se compara con una dieta baja en grasas, algo que sería crucial para tener una buena salud cardíaca.
Así lo revela un estudio realizado en Estados Unidos, cuyos resultados se publican en la revista de la Asociación Americana del Corazón.

Una información que también es positiva para Chile, que está entre los principales productores y exportadores de palta del mundo. Según información facilitada por los productores de palta Hass -la variedad con que se realizó el estudio-, el país es un gran consumidor de este producto, y “los chilenos están dispuestos a pagar por la palta de buena calidad. En ese sentido, el mercado interno y el de exportación compiten por esta fruta”.

En la investigación publicada participaron 45 voluntarios sanos, con sobrepeso u obesos, y con edades entre los 21 y los 70 años (ver recuadro).
Grasas buenas

Mientras que quienes consumieron una dieta moderada en grasa y palta a diario, disminuyeron su colesterol “malo” en 13,5 mg/dL, los que hicieron la misma dieta y sin palta, redujeron este colesterol en 8,3 mg/dL.

Aunque este resultado es el más destacable, también mejoraron las cifras del colesterol total y de los triglicéridos.

“Este fue un estudio de alimentación controlada, pero este no es el mundo real, aunque sí es una evidencia. Necesitamos enfocarnos en lograr que la gente consuma una dieta saludable para su corazón, que incluya paltas y otros alimentos nutritivos ricos en grasas buenas”, dice la doctora Penny Kris-Etherton, autora del estudio y profesora de nutrición de la Universidad Estatal de Pensilvania.

Para la nutricionista Karen Basfi-fer, académica del Departamento de Nutrición de la Facultad de Medicina de la U. de Chile, es “muy recomendable usar la palta para agregar a las ensaladas porque tiene grasas saludables, pero hay que tener presente que su aporte calórico es alto”. La mitad de una palta regular, es decir 60 gramos, tiene 106 calorías.

Por eso, sugiere reemplazar otras grasas. “Usar la palta en lugar de ponerle mayonesa a la ensalada, o en el pan cambiar la mantequilla por este producto”, dice Karen.

“Lo que vemos acá es una baja importante del colesterol”, dice el doctor Mauricio Fernández, cardiólogo de Clínica Alemana. “Esto es más de lo que logramos con una dieta, aunque es menos si lo comparamos con el uso de medicamentos”, agrega.

Este especialista destaca que el consumo de este fruto debe ser en el contexto de una dieta sana. “No se trata de cambiar el completo por un italiano porque tiene palta”, advierte.

La nutricionista Ximena Díaz, de Clínica Indisa, explica que este producto tiene varios componentes saludables. “El principal es la presencia del ácido oléico, que tiene muchos beneficios cardiovasculares. Pero también tiene fitoesteroles, algo presente en los vegetales y que también reduce el colesterol, aparte de la fibra, que tiene un efecto similar”, añade Díaz.

Los especialistas coinciden en que no se debe pensar en la palta como una “pastilla mágica”, si no que es un alimento saludable que se debe consumir con otros productos similares.
Publicado en El Mercurio

 

Me ha parecido conveniente agregar algunos antecedentes sobre el colesterol.

El tema del colesterol ha sido tradicionalmente preocupación en relación a la medicina preventiva, especialmente de arterioesclerosis y la ateroesclerosis. Éstos avances han sido la base del mejor entendimiento de la fisiopatología de diversas enfermedades humanas, fundamentalmente la enfermedad vascular aterosclerótica, principal causa de muerte en el mundo occidental a través del infarto agudo al miocardio y los accidentes cerebrovasculares y el fundamento de la farmacología de las drogas

Nota: Arterioesclerosis: Se caracteriza por un endurecimiento de las paredes arteriales, lo que conlleva disminución del flujo cardíaco, sobre todo hacia el cerebro y extremidades.

Ateroesclerosis: Obstrucción de las arterias por depósitos de sustancias grasas en las paredes internas, lo que impide el flujo sanguíneo normal. Es una de las principales causas de muerte por enfermedades cardíacas

El colesterol es un esterol (lípido) que se encuentra en los tejidos corporales y en el plasma sanguíneo de los vertebrados. Se presenta en altas concentraciones en el hígado, médula espinal, páncreas y cerebro. Las cifras elevadas de colesterol en sangre tienen consecuencias perjudiciales para la salud. De todos modos debe estar en la sangre a adecuados niveles ya que es una sustancia esencial para crear la membrana plasmática que regula la entrada y salida de sustancias en la célula.

Regulación del colesterol

El colesterol es tanto generado por el organismo como también recibido de los alimentos. La producción en el humano del colesterol es regulada directamente por la concentración del colesterol presente en el retículo endoplásmico de las células, habiendo una relación indirecta con los niveles plasmáticos de colesterol presente en las lipoproteínas de baja densidad (LDL). Una alta ingesta de colesterol en los alimentos conduce a una disminución neta de la producción endógena y viceversa.

Se debe tener presente que el colesterol es esencial para la vida y reducir la síntesis de colesterol farmacológicamente o mediante dietas puede ocasionar fisiopatologías más graves que la que se desea prevenir o curar.

El colesterol es imprescindible para la vida animal por sus numerosas funciones:
1. Estructural: el colesterol es un componente muy importante de las membranas plasmáticas de las células animales.
2. Precursor de la vitamina D: esencial en el metabolismo del calcio.
3. Precursor de las hormonas sexuales: progesterona, estrógenos y testosterona.
4. Precursor de las hormonas corticoesteroidales: cortisol y aldosterona.
5. Precursor de las sales biliares: esenciales en la absorción de algunos nutrientes lipídicos y vía principal para la excreción de colesterol corporal.
6. Precursor de las balsas de lípidos.

Transporte del colesterol e hipercolesterolemia

La concentración actualmente aceptada como normal de colesterol en el plasma sanguíneo (colesterolemia) de individuos sanos es de 120 a 200 mg/dL. Cuando esta concentración aumenta se habla de hipercolesterolemia.

Habitualmente se afirma que la existencia sostenida de niveles elevados de colesterol LDL, conocido como “colesterol malo”, por encima de los valores recomendados, incrementa el riesgo de sufrir eventos cardiovasculares (principalmente infarto de miocardio agudo).

Se ha definido clínicamente que los niveles de colesterol plasmático total (la suma del colesterol presente en todas las clases de lipoproteínas) recomendados por la Sociedad Norteamericana de Cardiología son:
• Colesterolemia por debajo de 200 mg/dL (miligramos por decilitros): es la concentración deseable para la población general, pues por lo general correlaciona con un bajo riesgo de enfermedad cardiovascular.
• Colesterolemia entre 200 y 239 mg/dL: existe un riesgo intermedio en la población general, pero es elevado en personas con otros factores de riesgo como la diabetes mellitus.
• Colesterolemia mayor de 240 mg/dL: puede determinar un alto riesgo cardiovascular y se recomienda iniciar un cambio en el estilo de vida, sobre todo en lo concerniente a la dieta y al ejercicio físico.

En sentido estricto, el nivel deseable de colesterol LDL debe definirse clínicamente para cada sujeto en función de su riesgo cardiovascular individual, el cual está determinado por la presencia de diversos factores de riesgo, entre los que destacan:
• Edad y sexo.
• Antecedentes familiares.
• Tabaquismo.
• Presencia de hipertensión arterial.
• Nivel de colesterol HDL.

En personas con riesgo cardiovascular alto, es decir, aquellas con una probabilidad de más de un 20 % de sufrir un evento cardiovascular mayor o letal en un periodo de 10 años, tales como pacientes diabéticos o que previamente hayan tenido uno de estos eventos, la recomendación actual es mantener un nivel de colesterol LDL menor a 100 mg/dL]. Incluso en los pacientes que se catalogan de muy alto riesgo se recomienda un colesterol LDL igual o menor a 70 mg/dL.

En relación al colesterol total, pueden darse las siguientes cifras orientativas, aunque el riesgo es muy variable, dependiendo de otros factores asociados, como tabaquismo, diabetes e hipertensión arterial.
• Colesterol por debajo de 200 mg/dL: bajo riesgo.
• Colesterol entre 200 y 300 mg/dL: riesgo intermedio.
• Colesterol mayor de 300 mg/dL: alto riesgo.

____________________________________________

Escriba un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Hola, soy Rolando Chateauneuf.

Dentro de mi blog podrá encontrar contenidos  relacionados a:

Alimentación y nutrición, Ética y valores. Cáncer. Constitución. Cultura ecuestre. Economía y Desarrollo. Dólar. Inversiones extranjeras, Medicina natural (Plantas medicinales). Política agrícola. Universidad de Chile.

Para ubicar los artículos por temas, descienda por esta columna hasta alcanzar a Categorías y ahí pinchar la que le interese.

Buscador
Categorías
Archivos
Archivos
Enlaces externos