Medicina natural, actualidad y economía

Contaminación Ambiental en la Región Metropolitana. Preocupantes errores y carencia de una política de base profunda

El tema ha tomado especial importancia estos últimos días; desgraciadamente sólo parece atenderse con la debida preocupación cuando se llegan a las crisis que obligan a tomar medidas inmediatas: cierre de fuentes contaminantes, prohibición de uso de determinados combustible y aumento de la restricción vehicular. La situación se ha agudizado más por las fallas de dos pronósticos, en ambos sentidos, por déficit y por exceso, que se han hecho presente estos últimos días: una realidad peor a la esperada y la otra, como la del día de ayer, mejor que lo pronosticado. Además aparece como un nuevo factor, los cortes o reducciones de entrega de gas argentino, que obliga a usar otros combustibles más contaminantes. Las causas estructurales son poco atendidas; cada vez más población y un mayor parque automotor; frente al continuo proceso de quitar suelos agrícolas para ampliar irresponsablemente las áreas urbanas. Se modifican los planos reguladores, motivados entre otros factores por el lucro. El país carece de políticas de localización poblacional en el territorio nacional. Se suma a lo anterior las deficiencias de las políticas energéticas, en que se ve debilitada la generación hidroeléctrica no contaminante. Tampoco se le ha dado atención a otras fuentes energéticas como la eólica, la solar y la geotérmica, también no contaminantes. Pero el eje central sin dudas es la generación eléctrica obtenida por fuentes limpias como son la hidráulica, eólica, solar y geotérmica.

El Intendente manifiesta su malestar contra el sistema de pronósticos, solicitando sumario. Declaró: “Me parece impresentable que tengamos sistemas de pronósticos de estas características” No puede olvidarse que es imposible pronosticar el tiempo con plena seguridad. Bienvenido que el pronóstico último haya sido más desfavorable que la realidad, porque eso da resguardo a la población y motiva un mejoramiento de la calidad del aire mayor que el esperado; ello sin duda beneficia a la población, en especial a la más vulnerable. Esto no debe significar crítica; el reprochar estos más prudentes pronósticos puede motivar actitudes futuras de mayor riego; es preferible levantar una restricción durante el día, ya que la situación inversa, que daña seriamente a la población de los sectores o comunas más afectados, se hace muy difícil modificarla oportunamente; así se corre el riesgo de llegar a situaciones tremendamente críticas.

A mi juicio las autoridades están cometiendo dos graves errores, uno el ya planteado, de crítica oficial a un pronóstico más negativo que lo presentado en la realidad, con amenazas de investigaciones(sumarios), de eventuales sanciones y de renuncias voluntarias o solicitadas; todo ello puede comprometer la decisión técnica objetiva futura.

El otro, el de levantar sanciones a los conductores de vehículos catalíticos que no cumplieron la restricción inicialmente establecida y fueran sorprendidos y sancionados.. Esto último puede estimular a que en el futuro se favorezca el no cumplimiento de las ordenanzas; en torno a esto no puede haber discrecionalidad, la orden de la autoridad en casos como éstos, debe siempre respetarse.

Se proyecta la imagen de que el sistema existente es deficiente, descansando en estos dos fracasos. Ello es grave, pues debiera haber un procedimiento permanente de su perfeccionamiento a base de experiencias externas y de las mismas nacionales. Es un tema tremendamente delicado porque de sus deficiencias pueden derivarse daños enormes a muchos habitantes, comprometer su salud e incluso conducir a la muerte. En buena hora se dé más atención al tema.

Debe también ampliarse la gama de indicadores para apreciar la calidad del aire.

Hay causas mucho más profundas y estructurales de la mala calidad de nuestro aire. La condición topográfica de la Región Metropolitana, con cortinas montañosas por el oriente y norte e incluso en parte por el poniente y el sur; es una realidad casi imposible de modificar. Hay otro factor también no modificable y cambiante aleatoriamente, es el de los vientos; los períodos más críticos son en otoño e invierno, cuando se dan calmas o sólo ligeros vientos, a lo que se agrega la reducción de las temperaturas nocturnas en las noches despejadas que hacen retroceder la contaminación de este a oeste, desde partes más altas a las más bajas, concentrándose en estas últimas las mayores densidades de contaminantes. Las condiciones que acompañan a la lluvias dan breves alivios por los vientos que se generan y por el efecto favorable de la caída del agua que traslada a la superficie parte significativa de la contaminación, pero rápidamente retornan las altas presiones, sin vientos y con bajas temperaturas y el problema rápidamente se agrava.

El sistema de transporte tampoco ha sido atendido debidamente en su relación con la contaminación. Mucho de ello es causa del modelo neoliberal que perdura en nuestra sociedad. Puede recordarse cómo los chicago boys eran contrarios al desarrollo del Metro; incluso quisieron hasta levantar la línea dos por considerarla antieconómica y uno de sus típicos personeros llegó a manifestar que de haber estado ellos en el poder, la línea uno no se habría construido; debe recordarse que ellos contribuyeron a que el Gobierno Militar paralizara las inversiones en este importante medio. Sólo en los últimos años de ese Gobierno las inversiones se reanudaron.

También se vio cómo se destruyó el transporte a base de trolley buses, debido a que la Empresa de Transportes Colectivos(ETC), empresa del Estado dueña del sistema, fue destruida; también se dejó debilitarse el transporte ferroviario junto a la privatización de esa gran empresa estatal la ENDESA, a la que primero la fraccionan, y después la privatizan para entrar a funcionar el nuevo sistema privado a base de la búsqueda de altas rentabilidades financieras, por sobre el interés nacional, como es natural que suceda en una empresa privada con fines de lucro.

Debe recordarse cómo se crea ENDESA, por qué se constituye y cómo era su modo de actuar, de invertir y de financiar su desarrollo. Estudiaba la demanda a futuro por provincias y desarrollaba sus proyectos de manera que nunca los desabastecimientos perjudicaran la producción nacional. Parte importante de su financiamiento provenía del ahorro nacional y de recursos prestados por el Banco Mundial, a bajas tasas de intereses y a plazos prudentes. Había seguridad en las disponibilidades de energía, a costos prudentes y estables. Los deficientes abastecimientos de energía eléctrica pre ENDESA, fue la motivación principal para crearla; hoy nos enfrentamos a situaciones similares. La escasez de energía y su alto costo está siendo una importante restricción a nuestro aumento productivo y a la generación de contaminación.

Triste ha sido la experiencia del atrayente gas argentino, se lograba a bajo costo, bastante más alto al pagado en Argentina. Se pasó a depender de él para importantes procesos, sin al parecer considerar que era una fuente agotable. Se debiera haber sabido de las deficientes inversiones que en este rubro hacía la nación vecina y su creciente demanda por gas proveniente de sus altas tasas de crecimiento, iban tarde o temprano a repercutir en las entregas a Chile, por lo que puede considerarse fuerza mayor.

El parque automotor se ha expandido irresponsablemente. La congestión vehicular es cada día peor. Positivo debe reconocerse es el esfuerzo en torno al Transantiago, que tiene aún mucho que mejorar. Quisiera mencionar lo que se me informó años atrás en Shangai; en esa importante ciudad china el número de vehículos que pueden circular está limitado a la capacidad de sus carreteras; si alguien compra un nuevo automóvil, no lo puede usar mientras no obtenga el cupo que, o esté disponible o en caso contrario compre el derecho que otra persona lo posea. A medida que se amplían las carreteras, se va aumentando los cupos. Hoy en día las grandes carreteras de la región Metropolitana colapsan, como algo similar se produce en muchas otras calles de Santiago.

Muy débil ha sido la reforestación y el desarrollo de áreas verdes como también las políticas de tratamiento de las basuras; éste se ha concentrado en sistemas de vertederos contaminantes que han pasado por encima de los planos reguladores. Poco o nada se ha avanzado en el tratamiento integral de estos desechos, como se hace en las ciudades de países desarrollados.

El tema de la contaminación ambiental y de la mala calidad del aire no sólo afecta a la Región Metropolitana; en otras regiones se dan también situaciones críticas, especialmente en Temuco. Se necesita una política de Estado en estas materias; pero ¿quién la formula?.

______________________

Escriba un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Hola, soy Rolando Chateauneuf.

Dentro de mi blog podrá encontrar contenidos  relacionados a:

Alimentación y nutrición, Ética y valores. Cáncer. Constitución. Cultura ecuestre. Economía y Desarrollo. Dólar. Inversiones extranjeras, Medicina natural (Plantas medicinales). Política agrícola. Universidad de Chile.

Para ubicar los artículos por temas, descienda por esta columna hasta alcanzar a Categorías y ahí pinchar la que le interese.

Buscador
Categorías
Archivos
Archivos
Enlaces externos