Medicina natural, actualidad y economía

Costo del trigo importado, carta de productor con críticas a ODEPA. No favorables las condiciones para los precios actuales y próximos

Hoy sale en El Mercurio carta de un productor en que presenta una crítica a la forma como el Ministerio de Agricultura y COTRISA calculan el costo del trigo importado base Chillán y además hace otras críticas e interesantes consideraciones. Transcribo más adelante la carta, hago algunos comentarios. Es preocupante que el bajo costo a que se llega que es de $14.630 el quintal, sobre la base de un dólar a $ 635,54, conduce implícitamente a no justificar la presencia de COTRISA, ya que el precio ofrecido por la molinería sería el adecuado. Preocupante también es que el dólar hoy lo tenemos a alrededor de $ 620, lo que generaría un costo más bajo, como en un 2,5%.
Primero presento la carta en referencia, para después hacer algunos comentarios.

 El diario titula “Costo del trigo” a la carta enviada por Juan Enrique Arzola Acuña, Constructor Civil PUC. Agricultor.

Señor Director:
En medio del conflicto con los trigueros, la ODEPA (Oficina de Estudios y Políticas Agrarias del Ministerio de Agricultura) publicó en su página web el Indicador de Costo de Internación de Trigo para el período entre el 4 y 9 de enero. Según esto, el trigo pan Argentina tiene un costo internado base Santiago de $16.023 por quintal, y para este mismo, base Chillán, de $14.623 por quintal, e indican que para estimar esto último se debe considerar un flete interno de $1.400 el quintal.
Lo novedosos de este cálculo es que en lugar de agregar el flete Santiago-Chillán al costo base Santiago, se lo restan y obtienen $14.623 por quintal, en lugar de $17.423 por quintal que es el correcto base Chillán, o, por último corregir la parte variable del flete San Antonio-Santiago, que si han considerado en su cálculo de costo base Santiago, por la mayor distancia de alrededor de 300 km a Chillán.
Es inaceptable que un organismo estatal técnico incurra en este error, pues avala los escuálidos $14.000 por quintal, como máximo, que los molineros de la zona están pagando a los agricultores de Ñuble y, de paso, genera fundadas dudas sobre la calidad de la asesoría técnica que la ODEPA presta al ministro en este tema.
Por otra parte los cálculos de la ODEPA no incluyen utilidad del importador, con lo cual obviamente obtienen un precio menor.
Tampoco señalan las propiedades físicas del trigo pan Argentina, utilizado como referencia en la comercialización interna, como sí lo hacen para el trigo SRW y HRW de EE.UU.
En resumen, dada la situación actual, los errores y omisiones de la publicación de ODEPA sólo contribuyen a perjudicar a los agricultores en beneficio de los molineros y a dificultar la solución de este conflicto, entregando, esperando que involuntariamente, respaldo a la estrategia comercial de los molineros.

JUAN ENRIQUE ARZOLA ACUÑA
Constructor Civil PUC. Agricultor.”

La lectura de esta carta me llevó a obtener la información proporcionada por ODEPA en su página web. La revisé.

El análisis de los antecedentes me lleva a señalar lo siguiente:

  1. Debe tenerse presente que el precio más alto e importante debe presentarse en el centro de mayor demanda de una zona deficitaria, es decir que produzca menos de lo que consume. Por lo tanto hay que traer el cereal desde el extranjero o de zonas nacionales excedentarias. Seguramente Santiago debe abastecerse principalmente para cubrir sus déficits con el trigo importado, y es su costo el que determina el precio base. La zona de Ñuble, por lo menos estacionalmente debe ser excedentaria y por lo tanto pasa a ser una abastecedora real o potencial de Santiago. La racionalidad de la empresa molinera santiaguina sería comprar trigo nacional puesto en Santiago a un precio similar al costo del trigo importado. Por ello tendría justificación que el precio de compra en Ñuble(Chillán) sea el costo del trigo importado, menos el costo de llevar el producto desde Ñuble a Santiago.
  2.   En mi opinión ODEPA ha errado en denominar costo del producto importado base Chillán, ya que ese costo se entendería el del trigo importado llevado a Chillan, y por lo tanto encarecido por su traslado. La presentación de ODEPA debió tener una aclaración en que se señale que el valor indicado para Chillán es el que pagaría la molinería para tener un costo similar del trigo nacional al importado, base Santiago. Cuando Chile fue exportador de trigo, el precio se establecía base puerto(Valparaíso, Talcahuano) y hacia el interior y sur el precio era el portuario menos flete ferroviario. Cuando dejó ser exportador, pasó a usarse la Base Providencia primero, y después base Ñuñoa y finalmente Alameda . Para el sur, los preciso se establecían por estaciones ferroviarías, descontando al precio base Santiago(Ñuñoa, Alameda) menos fletes ferroviario. En esa época el fuerte del transporte era por ferrocarril e incluso por muchos años se bonificó la tarifa ferroviaria, incluso a tasas creciente. Se llegó hasta el 90%. Esas bonificaciones a cargo fiscal, reducían las diferencias regionales de los precios.
  3.   Es importante tener presente que los cálculos de ODEPA descansan en información proporcionada por la molinería y COTRISA. Eso podría ser discutible y quizás merecería algunas revisiones o chequeos. Tanto a la molinería como a COTRISA le podría convenir presentar costos del trigo importado más baratos, ya que les justifica pagar menos por el trigo nacional o a COTRISA, liberarla de intervenir. La carta que envía el agricultor, hace una importante observación, en la que en el costo del trigo importado no se incluye la utilidad del importador; pero es probable que la molinería sea la importadora.
  4.   No comparto la duda que se soslaya en la carta, de favoritismo de ODEPA a la molinería. La falla está en el modelo tan neoliberal del sistema, en que deja al productor totalmente dependiente de las oscilaciones de los precios internacionales y del dólar. El sistema debiera dar algún tipo de estímulo para que la molinería prefiera comprar trigo nacional y favorezca una mayor producción nuestra.

En mi opinión Chile debe tener una política de precios agrícolas no tan dependiente de las oscilaciones y de las imperfecciones de los mercados externos y de las marcadas e inestabilidades del valor de la divisa. Nuestro país tiene condiciones muy favorables para producir trigo; una buena política triguera nacional podría favorecer una mayor producción, generar más empleo, mejorar la distribución de los ingresos; también contribuiría a una mayor seguridad alimentaria.

Escriba un comentario

2 respuestas

  1. Estimado Mario:

    He revisado su página, me ha parecido muy interesante. Sin duda
    que ese embalse es muy útil. Chile no debiera dejar salir aguas al
    mar, todas almacenarlas. El riego en Chile genera una gran
    potencialidad; muy importante el sistema de riego por goteo en
    agriculturas intensivas.En la V región ha motivado una importante
    economía de agua. Se están haciendo maravillas con la incorporación de
    los lomages. Tengo una pequeña parcela en Lonque, en la parte poniente
    del cordón del cerro Chena. Un empresario peruano compró parte del
    cerro y está plantándono, al parecer con paltos; ha sido impresionante
    las obras que ha hecho.

    Atentamente

    Rolando Chateauneuf

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Hola, soy Rolando Chateauneuf.

Dentro de mi blog podrá encontrar contenidos  relacionados a:

Alimentación y nutrición, Ética y valores. Cáncer. Constitución. Cultura ecuestre. Economía y Desarrollo. Dólar. Inversiones extranjeras, Medicina natural (Plantas medicinales). Política agrícola. Universidad de Chile.

Para ubicar los artículos por temas, descienda por esta columna hasta alcanzar a Categorías y ahí pinchar la que le interese.

Buscador
Categorías
Archivos
Archivos
Enlaces externos