Medicina natural, actualidad y economía

Crítica situación económica social de Chile. Medidas propuestas por el Gobierno no enfrentan los reales problemas que afectan a  Chile

He planteado en artículos anteriores sobre la necesidad de hacer un profundo y amplio diagnóstico de la situación socioeconómica del país asociado a volver a establecer de un sistema nacional de planificación.

Nada aparece sobre esa planificación deseada en la nueva constitución propuesta por la Convención Constituyen; al contrario se defiende en extremo una paridad de género, con una presencia femenina no menor al 50%, lo que hace perder eficiencia en las organizaciones de distinta naturaleza que necesita el país, las que deben ser constitutivas por los miembros más capaces. Incluso en lo visto, hasta se reduce la participación femenina si ella en la selección queda en mayoría. Lo que debiera defenderse es la equidad de género, no castigar a la mujer, por ser mujer.

Me ha extrañado que la paridad de género tan deseada en el proyecto de constitución propuesto,  casi no ha sido cuestionada por nadie; solo lo he captado públicamente en el presidente de la UDI.

El sistema nacional de planificación, debería partir de un diagnóstico como el señalado en un artículo anterior de mi página web, en que se identifiquen los grandes problemas y en lo posible las causas de su presencia, tanto las más próximas como las remotas, las causas de las causas.

Un diagnóstico de esa naturaleza debe ir acompañado de una prognosis, que se entiende como una proyección a futuro de los problemas existentes si no se cambian las políticas, si no se toman nuevas medidas. La prognosis aporta una valiosa información, que contribuye a destacar la necesidad de llevar adelantes políticas planificadas.

Un problema de los más graves que enfrenta el país es el de las características del empleo. Cada día se debilita más el empleo formal para caer en una ampliación preocupante del empleo informal, representado en forma importante en la venta callejera, que colma las calles, plazas y otros espacios de uso público. Además en mi opinión, la carencia de posibilidades de obtener trabajo, contribuye a que se desarrolle la delincuencia. El delincuente tiende a no aparecer como desempleado o cesante; sin duda recibe ingresos por su actividad delictual. Las cifras de desempleo serían mayores si los que delinquen se consideran empleados.

Causas importantes, a mi juicio, del debilitamiento del empleo formal es el daño que ha experimentado la industria manufacturera. Han casi desaparecido grandes grupos industriales de amplio empleo formal. Cabe destacar rubros como los de los textiles y de la confección, los del cuero y calzado, los de la manufactura metal mecánica, dentro de ella la del cobre. Muchas de esas actividades poseían sólidos sindicatos y algunos con poblaciones para obreros y empleados cercanas a sus lugares de trabajo.

Cuánto se habla del deseo de agregarle valor a los productos de nuestra minería de exportación, especialmente del cobre y en eso hemos retrocedido. Se ha llegado al extremo que ya nos estamos abasteciendo principalmente de derivados del cobre, ahora provenientes del exterior. Fueron positivos en el pasado los impulsos que le dio el país a través de CORFO  a la industria entre  ella  a la manufactura del cobre con la creación de Madeco y la de otros metales con Mademsa, que después se privatizaron y que hoy están ya desaparecidas.

Qué importancia le daba el país a crear empresas en ciudades intermedias como fueron las plantas de la Industria Azucarera Nacional (IANSA), las plantas lecheras y los mataderos frigoríficos. Como también las industrias de la celulosa.

Cabe recordar al Presidente Ibáñez quien determinó que desde su partida la IANSA, gran consumidora de combustible, operara sus plantas con carboncillo chileno y no con petróleo del que éramos deficitarios. En un momento dado la industria remolachera llegó a demandar la mitad del carbón que producía Lota, zona de serios problemas de cesantía. Ello sin duda contribuyó a una economía de divisas.

 Por otra parte IANSA no quiso usar la semilla monogérmica para mantener la demanda de mano de obra en el raleo del cultivo.

Frei Montalva decidió construir una planta de IANSA en la Zona de Valdivia, en Rapaco, para contribuir a crear empleo frente a una aguda cesantía que en esa época se hacía presente en esa zona de Valdivia.

Un proceso racional de desarrollo a partir de una zona agrícola, es el desarrollo inicial urbano, en ciudades que se van desarrollando actividades comerciales, financieras e industriales, tanto para productos como para insumos. Todo ello va generando ocupación urbana.

 

Temas preocupantes. La carencia de política cambiaria, la dependencia de la economía del precio del cobre. La apertura amplia a los mercados externos. Sube el precio del cobre, baja el valor del dólar y se abaratan los productos importados.

Tenemos la discutida globalización, que más ha favorecido en gran parte del mundo al capital y no al trabajo.

Un triste caso simbólico de desaparición de industrias fue la paralización de Paños de Tomé que producía telas de prestigio mundial; exportadora de casimires de alta calidad. Cuánto eso ha dañado a la ciudad de Tomé.

Otro caso triste es el de Aluminios Fantuzzi. Interesante empresa desarrollada por esa familia de origen italiano. Se ha destacado el hijo ya chileno Roberto por la lucha por hacer sobrevivir esa empresa, que fuera tan importante en Chile, de muy buena relación con sus trabajadores y que se caracterizó por dar trabajo a personas salidas de la cárcel. Cuánto luchó por el apoyo a la compra de productos nacionales y por una adecuada política cambiaria. Empresa familiar que como muchas otras perecieron por la competencia desleal de los productos importados.  

Otros tristes casos han sido los cierres de Madeco y Mademsa. Como también la paralización de las plantas azucareras en varias ciudades del país; cabe mencionar la desaparición de refinerías de azúcar cruda importada como las de Viña del Mar y Penco.

 Otros triste caso ha sido el término de la producción en el Puerto de San Antonio de la planta fabricante de conteiner refrigerados, perteneciente a una empresa de capitales extranjeros. Estos conteiners tan demandados por nuestras exportaciones de productos perecibles, especialmente de frutas y hortalizas.

Otro caso lamentable es el del  cierre de las textiles y de la confección, actividades  grandes empleadoras de mujeres, con buenos sindicatos. Igualmente el cierre de las industrias del cuero y calzado, desde empresas extranjeras como Bata, con el proceso integrado de curtiembre y fabricación de calzado, como también curtiembres y fábricas de cazados de capitales nacionales. Cuántos obreros especializados perdieron su trabajo.

Parece increíble que Chile haya llegado a ser importante importador de ropa usada, traída a granel, yendo una parte importante de lo importado a contaminar vertederos.

Otro caso simbólico es el cierre de la moderna planta de Cerámicas Cordillera, ya que resulta más económico importar el producto, a pesar de su peso que encarece su transporte. De no haberlo hecho esa empres, corría el riesgo de cierre por su situación adversa frente a los competidores importadores.

Hemos observado las dificultades que han enfrentado industrias de insumos importantes como las bolas de acero para la molienda minera; la competencia china incluso se ha hecho presente con dumping. El país oriental en tono a esto ha logrado rebajas de gravámenes antidumping que fueron propuestos en nuestro país. Ya se habrían cerrados plantas existentes. Grave es que un insumo como éste, teniendo el acero nacional y la demanda interna de la molienda de minerales termine siendo abastecida por productos importados, incluso por empresas con capitales chilenos que están instaladas en el extranjero.

La apertura a China nos ha dañado seriamente. Incluso capitales chilenos se habrían establecido en China para desde allá obtener productos de menor costo. Esto ha pasado en muchos países, incluso en países desarrollados.

Fabricas nacionales de calzado, paulatinamente entraron a abastecerse con productos elaborados en el exterior, para terminar siendo solamente comercializadores de calzados de sus marcas producidos en el exterior. Un caso digno de analizar es el del Calzado Guante.

Es imprescindible que el país fomente el empleo formal. Pero eso no está sucediendo. Incluso se han planteado proposiciones de política que estimulan la reducción del empleo.

La elevación significativa de los montos del empleo mínimo, el establecimiento de imposiciones  patronales que encarecen la contratación de trabajadores. Imposiciones que se pretende en parte importante a financiar el monto de las jubilaciones de toda la sociedad.

Por qué no se piensa mejor en recrear las asignaciones familiares para evitar  que no se encarezcan los costos de contratación.

Cabría preguntarse si es adecuado en estos momentos reducir las jornadas de trabajo semanal.

 Preocupante es la paridad de género, tan respaldada incluso por distinguidos economistas y hombres públicos, que conducen a que los equipos corregidos por la paridad, pierden cualidades de eficiencia, no quedan en el grupo los más capaces. Pocos defienden la equidad de género frente a la paridad debilitadora de eficiencia.

Equipos más eficientes de desempeños pueden quedar constituidos por disparidades géneros. Al forzar la paridad, se genera pérdida de eficiencia.

 

El tema de la venta callejera. El combatirla parece lógico, pero no estaremos motivando la creación de más delincuencia, por la desesperación de obtener ingresos de subsistencia.

Estimo que convendría pensar en establecer un sistema de empleo mínimo, como el que se desarrolló en el Gobierno o Dictadura Militar, con la diferencia de dedicarse especialmente a hacer inversiones. Cuánto de esos recursos humanos se podrían destinar a arreglar calles y veredas, a limpiar las ciudades y también a hacer otras inversiones como reforestaciones urbanas y rurales, rehabilitaciones de suelos. Hay experiencia extranjeras, como las de Suecia, que en periodos de crisis reforestaron el país y con ello lo solo crearon una riqueza forestal, sino que a la postre la industria para el tratamientos de bosques y maderas.

Ese empleo mínimo podría combinarse con actividades de capacitación de esa fuerza de trabajo.

Que importante es para el ser humano tener un trabajo digno y terminar su jornada diaria teniendo conciencia de haber hecho en ese día una labor útil para la sociedad.

Creando ese empleo, posiblemente mucho podríamos ayudar a reducir la delincuencia.

Escriba un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Hola, soy Rolando Chateauneuf.

Dentro de mi blog podrá encontrar contenidos  relacionados a:

Alimentación y nutrición, Ética y valores. Cáncer. Constitución. Cultura ecuestre. Economía y Desarrollo. Dólar. Inversiones extranjeras, Medicina natural (Plantas medicinales). Política agrícola. Universidad de Chile.

Para ubicar los artículos por temas, descienda por esta columna hasta alcanzar a Categorías y ahí pinchar la que le interese.

Buscador
Categorías
Archivos
Archivos
Enlaces externos