Medicina natural, actualidad y economía

Delicada situación en que se encuentra Chile y que tiende a agravarse. Algunas sugerencias para un mejor proceder futuro

El país explotó en situaciones y manifestaciones de violencia a fines del año 2019. Es importante conocer y analizar sus posibles causas. Una de las más importantes parece ser la desigual distribución del ingreso.

A mi juicio, como lo he señalado en anteriores artículos, se hace necesario elaborar un profundo diagnóstico de la situación en que está el país y de sus perspectivas futuras, si no se establecen nuevas políticas de desarrollo. El diagnóstico debería identificar las grandes problema y sus causas, tanto las más próximas como la remotas, las causas de la causas.

Se hace muy necesario que Chile restablezca un sistema de planificación como el que se logró años atrás, bien representado por el Plan Nacional de Desarrollo para el decenio de los años sesentas. Muy importante fue la labor de CORFO, especialmente de su Dirección de Planificación.

Desgraciadamente sobre la planificación del desarrollo nada se plantea en el trabajo de la Convención Constitucional. Es un tema que debería estar en la nueva constitución.

En mi opinión tenemos dos grandes vacíos en políticas económicas, estas son las de empleo y la cambiaria. Se ha destruido gran parte de la industria manufacturera y se ha expandido enormemente,  incluso con violencia, el comerció callejero informal.

La falta de trabajo formal, especialmente para la juventud, puede ser una de la causas para el desarrollo del consumo y del comercio de la droga y, en general, de la delincuencia desgraciadamente con una creciente participación de menores de edad.

Estimo desgraciadamente que en los últimos años estamos afrontando difíciles momentos, entre estos temas está el de la delincuencia, cada día más violenta.

Estamos en presencia de una preocupante situación política, en parte relacionada con la preparación de una nueva constitución, especialmente en los resultados que se van observando en el trabajo de la Convención Constitucional que posiblemente termine en un proyecto de constitución que sea finalmente rechazado en el plebiscito que debe pronunciarse sobre ese proyecto. Se debe estar preparado para ese posible rechazo.

A partir de la explosión social de fines del 2019, ha surgido un inquietante populismo y un feminismo extremo, reflejado en parte importante por la paridad de género, lo que a mi parecer han influido en la elección presidencial y la formación de un equipo de gobierno poco experimentado y, hasta ahora, con un bajo apoyo político, especialmente del Poder Legislativo.

Se suma como problema muy preocupante la violencia en la Araucanía, que se ha ido extendiendo a otras regiones, con la hasta ahora incapacidad del Estado para enfrentarla con resultado ni siquiera ligeramente significativos; al contrario la situación parece agravarse.

Otro de los temas en crisis es el de la previsión. El sistema impuesto por el Gobierno Militar basado en las AFPs se considera fracasado; mucho de ello se debe a que para implantarlo se bajó la tasa de imposición, con lo cual se alentó el traslado desde el sistema de reparto al de ahorro individual y, con ello, el imponente veía ampliado el ingreso que recibía. Además, todo el nuevo imponente solo podía ingresar al nuevo sistema, el de las AFPs.

Actualmente se analizan nuevos sistemas, entre los que parecen con mayor respaldo es el solidario, y con un más débil apoyo al ahorro previsional individual. Además aparece con bastante apoyo el aporte patronal, que a mi juicio tiene dos consecuencias negativas, una es la de encarecer la contratación formal de trabajadores y la otra que puede renacer el endeudamiento previsional del empleador, que bastante perjudicó en el pasado a no pocos trabajadores, en la obtención de las pensiones que se merecían.

Interesante es la idea de crear una jubilación básica mínima, pero considero inconveniente que ella se base en el encarecimiento del empleo formal. Me permito sugerir que esa pensión básica se haga de recursos fiscales provenientes especialmente de las captaciones por el IVA. Esa pérdida de disponibilidades fiscales debería recuperarse con recursos provenientes de la reforma tributaria. Ese proceder obligaría a un cambio en la constitución actual que impide que impuestos vayan a fines específicos, salvo el 10% de las ventas de CODELCO que va a las Fuerzas Armadas.

Lo anterior significaría que parte de lo que está gastando el consumidor, va  a ahorro previsional general. Los de mayores ingresos y por ello de compras, aportan más al fondo previsional y mejor sería aún, si el IVA fuera de tasas distintas a favor del menor precio de los productos de primera necesidad.

El fomento del empleo formal y la disminución de la venta callejera, motivaría aumento de las captaciones por IVA.

Mucho más se podría plantear sobre estos temas. Espero seguir escribiendo sobre estas materias

Escriba un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Hola, soy Rolando Chateauneuf.

Dentro de mi blog podrá encontrar contenidos  relacionados a:

Alimentación y nutrición, Ética y valores. Cáncer. Constitución. Cultura ecuestre. Economía y Desarrollo. Dólar. Inversiones extranjeras, Medicina natural (Plantas medicinales). Política agrícola. Universidad de Chile.

Para ubicar los artículos por temas, descienda por esta columna hasta alcanzar a Categorías y ahí pinchar la que le interese.

Buscador
Categorías
Archivos
Archivos
Enlaces externos