Medicina natural, actualidad y economía

Dos expresiones de dignidad criticables a mi juicio, utilizadas en Chile: Colonia Dignidad y Plaza de la Dignidad en Santiago

Respecto a la Colonia Dignidad, Wikipedia la describe así: “Colonia Dignidad (inicialmente Sociedad Benefactora y Educacional Dignidad) es un asentamiento de colonos alemanes fundado en Chile en 1961 por el exmiembro de las Juventudes Hitlerianas Pauk Schäfer. Está ubicada en la comuna de Parral, Provincia de Linares, Región del Maule.se hizo célebre como centro de detención y tortura en tiempos de la dictadura militar”.

Respecto a la colonia, mucho se le llegó a estimarla en Chile, parecía un ejemplo de una organización; de tener ella grandes cualidades sociales y una administración eficiente y ejemplar.

No pocos la consideraban así. Entre ellos, varios políticos y funcionarios importantes. Se admiraba a su cabeza, con un sistema de manejo plausible. Su autoabastecimiento era destacable. Se proyectaba al medio con un restaurant que atraía a muchos turistas y viajeros; me acuerdo haber sido uno de estos últimos; todavía está en mi memoria una muchacha triste, muy reservada, que nos atendió en esa pasada.

Poco a poco fueron surgiendo dudas; actuaron desde distinta forma contra un pequeño convento de monjas cercano. La presencia de esas religiosas parece que les molestaba; lograron finalmente alejarlas.

La colonia daba servicio de salud a población externa, ello contribuía a conseguir reconocimiento: Poseía un buen hospital.

No pocos profesionales y técnicos apreciaban su forma de eficiente trabajo. Está en ni memoria que yo siendo un ejecutivo de la CORFO en el campo agrícola, me tocó cursar un préstamo para maquinaria agrícola que se justificaba; eran una línea de crédito muy especial. Prestábamos a base de créditos externos de proveedores, que permitió al país llenar un amplio vacío en la mecanización del país. Los créditos los otorgábamos en moneda nacional, con precios controlados y frente a informes de profesionales que analizaban los predios para verificar si realmente necesitaban esas maquinarias dentro de un manejo racional de la propiedad. Esto era por los años 1960 y 1970.

En la colonia la organización interna humana era muy especial. No existía el sistema de familia; los hijos eran criados a parte de sus padres. Internamente existía una férrea disciplina.

Primeras sospechas surgieron de personas que trataron de fugarse de ese medio y fueron duramente tratadas y perseguidas, hasta que uno o unos pocos lograron emigrar. Esa situación llegó a conocerse en Alemania y así surgieron investigaciones que permitieron conocer bastante más de lo que se sabía.

El Gobierno Militar destinó precios políticos a esa colonia donde habrían sido torturados y asesinados.

Es interesante revisar esos antecedentes especialmente en Wikipedia-

Sin duda nada dice la Colonia de la Dignidad con la dignidad misma.

El segundo caso es el de la Plaza Baquedano que se le está denominando por varios sectores como la Plaza de la Dignidad.

Cómo han surgido desde concentraciones diferentes en esa plaza, acciones destructivas inimaginables. Cuántos pequeños empresarios han perdido gran parte de su patrimonio y de poder realizar sus actividades desempeñadas por muchos años hacia atrás. Cómo desde ahí se generaron destrucciones de verdaderos patrimonios de distinta naturaleza, iglesias, museos, establecimientos educacionales, teatros, hoteles. Cuánto comercio ha sido saqueado y en parte importantes destruidos, hoteles saqueados que han dejado de funcionar, cómo han sufridos habitantes de los alrededores, muchos de ellos niños y ancianos afectados por las gases lacrimógenos. Cómo se le han desvalorizado sus propiedades y el valor de sus arriendos.

Cómo han sido atacadas las fuerzas policiales tratando de llegar incluso hasta asesinarlas. Para mí fue impactantes como arrancaban dos mujeres carabineras incendiándose sus cuerpos por los efectos de las bombas molotov. Cómo se trataba de cegar a carabineros especialmente a conductores con rayos laser.

Mucho me desagradó ver a un diputado joven, ex gran dirigente estudiantil, increpando a un joven soldado parado que estaba contribuyendo al orden del lugar. hablando en contra del ejército de Chile y de sus altos mandos por sus hechos en la dictadura. Qué tenía que ver ese joven muchacho con el pasado. Las expresiones del joven parlamentario eran en fuerte voz para que fueran captadas al derredor.

Para qué decir de cuántos objetos desde piedras a otros más contundentes se lanzaban contra componentes de la fuerza pública, sin dudas con finalidades de herir y matar.

Cómo se destruían bienes materiales para hacer barricadas y para atacar a la policía.

Cabe destacar los daños destructivos de la estación del Metro y muy especialmente al monumento al General Baquedano considerado héroe militar especialmente en de la Guerra del Pacífico y la destrucción de lo concerniente a la tumba del soldado desconocido donde yacen los resto de uno de ellos. Cuántos países tienen, en lugares siempre respetados, recuerdos similares de los soldados fallecidos en sus guerras históricas.

¿Todo eso merece ser constitutivo de la dignidad del país?.

Me impresiona cómo se mezcla esta denominación de Plaza de la Dignidad con el populismo y posiblemente por conseguir votos en las campañas políticas.

Llama la atención de qué manera se expande, a veces quizás inconscientemente, esta denominación en los medios de comunicación. Cómo que me ha enervado, cuando oigo en una de las mejores radioemisoras de Chile a locutores y reporteros mencionar, quizás espontáneamente, la palabra Plaza de la Dignidad como sinónimo de Plaza Baquedano. Al igual oír a un candidato de un partido de orden considerar en un mensaje de captación de votos como sinónimos Plaza Italia, Plaza Baquedano y Plaza de la Dignidad. Se sabe oficialmente que la plaza dejó de denominarse legalmente Plaza Italia para llamarse Plaza Baquedano. Seguramente sus expresiones le captan votos mucho más que los que pierde como será posiblemente el mío.

Pido disculpas por mis expresiones anteriores, son las de un octogenario. Son sinceras y en cierta manera, espontáneas, muy ligadas a valores y costumbres de otras épocas, que ahora parecen ser diferentes.

Escriba un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Hola, soy Rolando Chateauneuf.

Dentro de mi blog podrá encontrar contenidos  relacionados a:

Alimentación y nutrición, Ética y valores. Cáncer. Constitución. Cultura ecuestre. Economía y Desarrollo. Dólar. Inversiones extranjeras, Medicina natural (Plantas medicinales). Política agrícola. Universidad de Chile.

Para ubicar los artículos por temas, descienda por esta columna hasta alcanzar a Categorías y ahí pinchar la que le interese.

Buscador
Categorías
Archivos
Archivos
Enlaces externos